16 jul. 2017

Las columnas políticas a 16 de julio de 2017...

Otros dicen, la Ley es nuestro Destino;
otros dicen, la Leyes nuestro Estado;
otros dicen, otros dicen
la Ley ya no existe,
la Ley ha desaparecido...."Auden.
Miguel Ángel Aguilar López, Magistrado del Primer Tribunal Unitario, resolvió no conceder el beneficio a Elba Esther Gordillo por estimar que existe el riesgo de que pueda darse a la fuga al estar procesada por el delito de delincuencia organizada.
Mmm.

En su resolutivo, que aún no es definitivo porque la próxima semana deberá ser calificado por la Magistrada Isabel Porras Odriozola, el titular del tribunal considera que por razón de Estado la delincuencia organizada contempla restricciones constitucionales para la libertad personal.
"...existe el riesgo de que la procesada pueda sustraerse a la acción de la justicia para el caso de que se le conceda la medida cautelar de prisión preventiva domiciliaria, no porque sea mayor de 70 años de edad y padezca precario estado de salud, sino por estar sujeta a un proceso por el delito de violación a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada".

El Magistrado -uno de los más preparados-, también sostiene que, si bien en el amparo otorgado a Gordillo le ordenaron ponderar los derechos humanos de los adultos mayores, en su opinión negarle la prisión domiciliaria no atenta contra sus garantías porque cuenta con todas las atenciones hospitalarias....en un hospital privado, 
El fallo fue dictado en cumplimiento al amparo que hace unos la magistrada Porras le concedió a la exlideresa magisterial y donde instruyó a su colega ponderar si realmente puede evadirse de la justicia teniendo más de 70 años de edad y más de 10 padecimientos crónico degenerativos.

La próxima semana la magistrada Porras calificará la resolución de su colega y, en caso de validarlo, la defensa de Gordillo puede inconformarse o presentar un nuevo amparo contra el fallo del magistrado.
Pero en caso contrario, el titular del Primer Unitario será obligado a emitir un nuevo resolutivo.
En ese amparo, uno de los lineamientos que estableció la magistrada fue que no podía argumentarse el riesgo de fuga por estar acusada de delitos con alta penalidad que implicaban mucho dinero. (Información de Abel Barajas, Reforma).
#
Venezuela en la mira....,: referéndum consultivo
La oposición al Gobierno de Venezuela intentará demostrar por qué las encuestas afirman que son abrumadora mayoría. Después de más de 100 días de continuas protestas contra el presidente Maduro, se preparan para participar en un referéndum consultivo que busca medir el rechazo a la Asamblea Nacional Constituyente, la solución del régimen chavista a la ausencia de diálogo y a la violencia política. 
Convocada por la Asamblea Nacional, que controla la oposición, y organizada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la consulta popular tendrá como garantes a los rectores de las principales universidades y a cinco expresidentes de AL : Jorge Quiroga (Bolivia), Vicente Fox (México), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla (Costa Rica) y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica). La alianza busca darle mayor legitimidad a su reclamo de elecciones adelantadas, liberación de presos políticos y respeto a las competencias del Parlamento.
El referéndum consultivo consta de tres preguntas: 
a) ¿Rechaza y desconoce la realización de una Constituyente propuesta sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?; 
b) ¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?; y
c) ¿Aprueba la renovación de los poderes públicos, así como la realización de elecciones libres y la conformación de un gobierno de unión nacional? 
La MUD promueve el Sí en las tres interrogantes.
El Gobierno ha tachado de ilegal el proceso no solo porque está vigente el veto del TSJ  a la Asamblea Nacional, que la considera en desacato, sino porque la votación no está organizada por el Consejo Nacional Electoral. 
Según ese razonamiento el resultado no sería vinculante, aunque la oposición dice que sí lo es porque el Parlamento está facultado para convocar consultas según la Constitución.
Las votaciones serán las primeras tras la victoria obtenida por los candidatos opositores en las elecciones parlamentarias de 2015. 
Pendientes...
#
Las columnas políticas a 16 de julio de 2017...
Templo Mayor de Reforma/ 
CON LA CALCULADORA en la mano andarán todo el día de hoy los consejeros electorales y sobre todo los representantes de los diferentes partidos ante el INE.
SUCEDE QUE, entre ayer por la noche y hoy, se esperaba que comenzaran a circular los "engroses" propuestos por la Comisión de Fiscalización a los dictámenes sobre los gastos de campaña en la elección para gobernador de Coahuila.
EL HECHO es que, a pesar de que el consejero presidente, Lorenzo Córdova, anticipa que las variaciones serán mínimas y se prevé que tanto el candidato del PRI, Miguel Riquelme, como el del PAN, Guillermo Anaya, rebasarán por un 5 por ciento el tope de gastos, bien claro tienen los partidos que el diablo está en los detalles.
PORQUE la "cifra mágica" para definir si los comicios pueden o no ser anulados es que el rebase sea de al menos el 5 por ciento, cifra establecida en el artículo 41 de la Constitución.
Y COMO 4.9 no sube a 5, cada peso contará a la hora de hacer la cuenta final en la sesión de mañana. Así es que preparen las palomitas porque todo indica que estará bueno el show.
EL VIEJO dicho priista que dice: "vivir fuera del presupuesto es vivir en el error" le queda como anillo al dedo a Alejandro Avilés Álvarez.
SÍ, SE TRATA del tricolor que tuvo que renunciar al cargo de secretario de Gobierno en Oaxaca luego de que se supo que su hijo usaba aeronaves oficiales para sus paseos particulares con la anuencia de su papi.
PUES resulta que Avilés será el nuevo delegado de la Sedesol en Oaxaca y regresará al candelero político. Ya nada más falta saber si antes de aceptar el encargo revisará la flotilla aérea de la dependencia... para lo que se ofrezca, pues.
ALLÁ en Puebla cuentan que quien va muy en serio en su búsqueda de la candidatura panista a la Presidencia es el ex titular de Relaciones Exteriores Luis Ernesto Derbez.
TANTO ASÍ que en la Universidad de las Américas Puebla, de la cual Derbez es el rector, ya están revisando perfiles de académicos para sucederlo. Así es que nadie se sorprenda si comienzan a ver al ex colaborador de Vicente Fox haciendo giras por el país para buscar adeptos.
UNA DUDA surgió esta semana en México después de que el ex presidente de Perú, Ollanta Humala, terminó en la cárcel por un escándalo de corrupción con la empresa Odebrecht.
¿SERÁ que el ex director de Pemex Emilio Lozoya puede dormir tranquilo? Es pregunta... en crudo.
#
 Frentes Políticos/Excelsior
I. ¿Chivo expiatorio? José María González, subprocurador de investigaciones especiales en Tijuana, Baja California, reveló que atraparon al supuesto responsable de la muerte de la doctora Angélica Ciani, quien fue asesinada de tres balazos la tarde del 3 de julio pasado. La detención se logró en menos de 15 días, pero llama la atención que, primero, Perla del Socorro Ibarra, procuradora del estado, dijo que la investigación apuntaba a una situación laboral, y ahora resulte que el presunto asesino se equivocó de puerta, y por ende, de víctima. Ya no se sabe qué es peor, si tener sicarios desorientados o la versión oficial más estúpida de la historia. Otro caso mediático de muy rápida solución. 
II. ¿Y la paz? La semana anterior, Luis Alberto Rodríguez Juárez, el vocero de seguridad de Tamaulipas, declaró que, pese a la delincuencia, el estado no sufría violencia generalizada, pues únicamente se concentra, aseguró entonces, en Reynosa. La noche del viernes, una vez más, los habitantes de esta ciudad vivieron horas de confrontaciones entre delincuentes y fuerzas policiacas que intentaban inhibir la violencia e inseguridad. En tanto, el secretario de Seguridad Pública estatal, Luis Felipe López Castro, rechazó que las autoridades hayan sido rebasadas por la delincuencia, ya que al confrontarse, son los criminales quienes han perdido. Dicen una cosa, pero se ve otra. 
III. Medio corrupto. Juan Carlos Campos Ponce, exedil de Zitácuaro, enfrentó la audiencia final del juicio político en su contra ante el Congreso de Michoacán, acusado de corrupción, desvío de recursos públicos y su presunta relación con el crimen organizado. El también exdiputado local acusó falsificación de documentos probatorios para inculparlo, negó los cargos y asentó que este proceso político se fundamenta en artimañas políticas de sus adversarios. Lo que sí reconoció Campos Ponce fue haber cometido nepotismo durante su encargo y aseguró “que no es tan grave”. Por lo pronto, quedó inhabilitado por dos años de todo cargo público. Fácil: encarcélenlo por nepotismo. ¿O también piensan que no es grave?
IV. Dudas matemáticas. En Nayarit, los habitantes se preguntan cómo ha hecho Roberto Sandoval, su gobernador, para adquirir tantos bienes con un salario, que si bien es de casi 120 mil pesos mensuales, no le alcanzaría para todo lo que posee. Cuentan que durante los tres cargos públicos que ha ocupado, ha logrado un gran patrimonio, principalmente de ranchos, cuyo valor supera por mucho a su sueldo. Se le conoce por su gusto hacia los caballos purasangre, y la Procuraduría General de la República lo investiga por enriquecimiento inexplicable. Qué le espera: ¿la impunidad o una página dorada en la historia de México? 
V. Beneficios para todos. El gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez, afirmó que la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) debe concluir en que México, Estados Unidos y Canadá mantengan la apertura comercial, financiera, productiva y migratoria. No hay duda de que el TLCAN es un acuerdo en el que los tres países han alcanzado grandes logros, con una visión más allá de las fronteras y de las diferencias que existan. En las reuniones de la Asociación Nacional de Gobernadores de Estados Unidos, el mandatario queretano resaltó que el acuerdo es una gran franja de desarrollo, bienestar y libertad, entre socios y amigos. Queda claro que el Tratado no puede tirarse por la borda. Esta región del continente debe seguir siendo abierta, libre y democrática.
#
La estación/GERARDO GALARZA
Excelsior
Recordar el olvido
Hace 29 años, la CFE era una dependencia legalmente encargada de organizar todo lo referente a las elecciones en México.
Tres décadas pueden ser mucho o poco tiempo, según para quién y para qué. Un máximo de treinta años, tendrán 25 millones 698 mil 468 mexicanos que deberán votar en julio de 2018, en la elección presidencial. Ellos son los mexicanos que nacieron en 1988. Son el 29.43% del Padrón Electoral al corte del 16 de junio de 2017. Si a ellos se les suman los nueve millones 547 mil 194 empadronados que hoy tienen entre 30 y 34 años de edad, ese porcentaje asciende a 40.36% del padrón. Los votos de esos jóvenes mexicanos son más que suficientes para otorgar el triunfo a cualquier candidato presidencial, que hoy no imagina siquiera obtener ese porcentaje de votación.
Hace 29 años, por estas fechas, los nombres de los políticos que llenaban los espacios de los medios de información eran los de Carlos Salinas de Gortari, Cuauhtémoc Cárdenas, Manuel J. Clouthier, Manuel Bartlett, Jorge de la Vega Domínguez, Luis H. Álvarez, Heberto Castillo y Gilberto Rincón Gallardo, entre muchos otros.
Esos nombres y, por encima de todo, sus historias políticas, poco o nada dicen a la mayoría de esos 35 millones 245 mil 662 jóvenes, quienes podrán votar el próximo año. Un apetitoso banquete. Por eso hay quienes apuestan al olvido.
Contra lo que hoy pregona el senador Manuel Bartlett Díaz, el miércoles 6 de julio de 1988 se cayó y se calló el sistema de cómputo (en realidad eran dos) de la Comisión Federal Electoral (CFE), que él presidía en su calidad de secretario de Gobernación, de acuerdo con la ley y con su presencia y actuación en el salón Revolución de esa dependencia. La CFE era el equivalente al Instituto Nacional Electoral (INE). Aquella era una dependencia controlada por el gobierno federal, legalmente encargada de organizar todo lo referente a las elecciones en México, mediante 32 facultades expresas que la ley le confería.
Para esa elección presidencial, la CFE dispuso de dos sistemas de cómputo: el del Registro Nacional de Electores (RNE), que encabezaba José Newman Valenzuela, y el de la Dirección de Servicios de Información del Proceso Electoral, de Óscar Lassé. Al primero, tenían acceso los partidos políticos contendientes y ésa era la primera vez que habría resultados en tiempo real (lo que sería el antecedente de lo hoy conocido como PREP). Y se cayó. Poco después de las 18 horas de ese 6 de julio, los comisionados de los partidos políticos fueron informados de la caída del sistema del RNE.  Y más: el sistema de cómputo de Lassé se calló. Bartlett quiso tranquilizar a los comisionados de los partidos: “La información comenzará a fluir, no se impacienten”, dijo, y decretó un receso hasta las 22 horas.
A eso de las 21:45 horas, los candidatos Cárdenas, Clouthier y Rosario Ibarra, acompañados por decenas de simpatizantes, llegan a la Secretaría de Gobernación para entregar un documento titulado Llamado a la legalidad, firmado por ellos, en el que decían: “…hoy se ha puesto en evidencia la determinación del grupo gobernante de consumar una imposición a despecho de la voluntad popular”. “No prejuzguemos”, respondió Bartlett, después de oír la lectura del documento.
En el salón Juárez, Bartlett  intentó explicarles la caída y el silencio de los sistemas de cómputo. Dijo que, el primero, estaba basado en 160 líneas telefónicas que se congestionaron y, el segundo, en otras 300 líneas que se estaban preparando para funcionar en ese momento.
A la medianoche, la CFE seguía en receso. A las 00.10 horas del jueves 7 de junio, los comisionados del PRI se retiraron. El sistema seguía caído. A las 01:35 horas de ese jueves, Jorge de la Vega, líder nacional del PRI, proclamó el triunfo “rotundo, contundente, legal e inobjetable” de Salinas de Gortari. A las 01:50 horas, Bartlett reanuda la sesión de la CFE. Informa de la visita de los candidatos opositores y los critica. Los sistemas seguían caído y callado.
Dice el hoy senador Bartlett que él no conoció las cifras de aquella votación. La CFE era, legalmente, responsable de todos los cómputos y, por lo tanto, de ellas. Y sí se las entregó a la Cámara de Diputados que, erigida en Colegio Electoral, las calificó en una sesión de inicio el jueves 8 de septiembre y concluyó la mañana del sábado 10 del mismo mes.
Esas cifras, las de los tres principales candidatos que la CFE entregó a la Cámara de Diputados fueron: Salinas de Gortari, nueve millones 641 mil 329 (50.46%); Cárdenas, cinco millones  956 mil 988 (31.12%), y Clouthier, tres millones 267 mil 159 (17.07%).
Hace 29 años, el próximo serán 30, no había internet ni páginas web ni memes ni redes sociales ni chats ni WhatsApp, pero hoy todavía hay hemerotecas, donde es posible recordar el olvido.
#
De naturaleza política/ENRIQUE ARANDA
Excelsior
Eruviel: plural y cumplidor…
El otorgamiento de notarías constituye una de las muchas formas en que un gobernante en vías de dejar el cargo “agradece a los suyos la colaboración prestada”.
A la vista los nombres de los 12 suertudos mexiquenses beneficiados con la concesión-licencia para abrir una nueva notaría en algún punto de la vecina entidad, no resulta fácil sustraerse a la tentación de pensar en el saliente Eruviel Ávila Villegas como un gobernante demócrata, fiel a su extracción priista, atento a honrar sus compromisos y amistades pero, más importante aún, profundamente respetuoso de la vasta pluralidad político-partidista existente en el Estado de México.
El solo hecho de que en la reducida lista de quienes, desde ya, podrán abrir las puertas de una notaría aparezcan nombres como el de Alejandro Agundis Arias, exdirigente estatal y exdiputado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), hermano del coordinador —Francisco— en turno de la diputación local de ese partido o, por citar otro caso, el de Omar Martínez Vargas, hermano éste, de Octavio, el secretario de Asuntos Electorales a nivel nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) que, hace unos días fue invitado a integrarse al Tribunal (estatal) de Justicia Administrativa por su (¿ex?) correligionaria Arlen Jaime Merlos, abonan en el sentido señalado.
O bien, el que al lado del extitular de Finanzas, de Infraestructura y actual jefe de la oficina del gobernador Ávila, Erasto Martínez Rojas, priista éste sí, se incluya a Lorena Gárate Mejía, hija del anayista representante de Acción Nacional (PAN) ante el Instituto Nacional Electoral, Francisco Gárate Chapa, o a Luz María Alatorre Carbajal, exmagistrada del Tribunal de lo Contencioso Administrativo y esposa del diputado federal Ulises Ramírez Núñez, uno de los liderazgos más relevantes y polémicos del panismo estatal, no deja de sorprender a más de uno entre los más connotados politólogos especialistas en el análisis de lo que ocurre en esa entidad.
Amén de los anteriores casos, en el listado aparecen también Héctor Javier Astudillo Calvo, hijo del gobernador en funciones de Guerrero, Héctor Astudillo, y  Gustavo Fernández Sauri, estrechamente vinculados e identificados ambos al Revolucionario Institucional (PRI), así como los de Ricardo Giovanni, Beatriz Mercedes Corona o Francisco Xavier Borrego Hinojosa u otros, hasta completar la docena…
No faltará quien, a la vista, la generalizada convicción de que el otorgamiento de notarías constituye, desde siempre, una de las muchas formas en que un gobernante en vías de dejar el cargo “agradece a los suyos la colaboración prestada y el trabajo realizado en favor del Estado”, piense que entre los citados existen quienes, de una u otra manera, en forma directa o a través de otros, cumplieron un papel destacado o aportaron a la consolidación de la gestión de quien el próximo 1 de septiembre entregará la estratégica gubernatura a su correligionario Alfredo del Mazo Maza, ganador de la misma tras una cerrada contienda en la que, se especula, blanquiazules, verdes y militantes del sol azteca, cada uno a su manera, abonaron a su causa… y, a decir de buena parte de los mexiquenses de a pie, ¡no se estará equivocando!
ASTERISCOS
* Presencia de México en la consulta popular democrática #16J de hoy, convocada por la opositora Mesa de Unidad Democrática venezolana, con miras a tratar de frustrar la Constituyente “popular”, citada por el dictador Nicolás Maduro para modificar la Carta Magna de esa nación. Ayer, ya el expresidente Vicente Fox Quesada y el exgobernador morelense Marco A. Adame Castillo estaban en Caracas…   
* Evidencia de que las reformas estructurales aprobadas al inicio de la actual administración comienzan a aportar resultados, la creación de casi tres millones de empleos en lo que va del sexenio, asegura el mandamás en el sector popular priista, la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), Arturo Zamora.
Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.
#
Lechuga: el humor inteligente/Enrique Krauze
Reforma
A mediados de los sesenta, los muchachos de entonces veíamos con gusto un programa llamado "Chucherías" en el que Chucho Salinas (periodista circunspecto y profesional) entrevistaba a un risueño y despistado personaje del pueblo, Héctor Lechuga, quien aparecía con los atavíos y el lenguaje desparpajado de un plomero, un taxista, un peluquero, un burócrata. Salinas le preguntaba su opinión sobre temas de la vida cotidiana y Lechuga respondía de manera candorosa. Pero, poco a poco, las respuestas subían de tono e iban aludiendo a situaciones y personajes políticos (candidatos, ministros, presidentes) hasta volverse tan comprometedoras que Salinas suspendía la entrevista a como diese lugar, corriendo a Lechuga mientras éste (lenguaraz y dizque distraído) seguía musitando tremendas revelaciones.
Recuerdo, por ejemplo, un programa sobre el regente del Departamento del D.F. Ernesto P. Uruchurtu, sonorense conocido por su disciplina y mano dura. A pregunta expresa de Salinas, Lechuga comenzó a cantar (con la tonada de la canción porfiriana "Coronelas") esta letra: "Cucurucho, Cucurucho, la Bondojo, te agradece, el agua, potable, que tiene desde ayer". Y enseguida comenzaba a echar pestes sobre los problemas de la ciudad. Salinas detuvo la perorata, pero el apodo prendió: "Cucurucho". Y Uruchurtu tuvo que tolerarlo, de buen o mal grado.
Otro invento del dueto fue "Juan Derecho". Lechuga representaba a personajes torvos que abusaban de la gente, pero de pronto aparecía Salinas, Superman mexicano (algo enclenque) blandiendo el chicote de la justicia. Mi abuela Clara se moría de la risa con él y nos amenazaba con invocarlo.
Salinas y Lechuga provenían de la sátira política en teatros y carpas. Quizá su primer exponente fue Roberto "el Panzón" Soto. A raíz del asesinato de Obregón, Soto encaró a Plutarco Elías Calles con obras de crítica como "Según te portes, Gil", burla que aludía a la dependencia del presidente interino Emilio Portes Gil con respecto al temible Jefe Máximo. Cuando surge la pregunta "¿quién mató a Obregón?", alguien responde "¡Cálleeessee!".
Aunque Cantinflas practicó ese tipo de humor, su idiosincrática genialidad era más bien verbal. Y si bien hubo otros cómicos maravillosos en el cine (Consuelo Guerrero de Luna, "Chicote", "Chaflán"), su perfil no era político, quizá porque el medio no lo permitía. El teatro siguió siendo el sitio natural de la sátira política hasta la época de Alemán, cuando brilló Jesús Martínez "Palillo", quien (en referencia al gabinete) inventó aquello de "Alibabá y los cuarenta ladrones", por lo que fue a parar a la cárcel. El público lo adoraba.
Aunque la radio fue un excelente vehículo de humor ("Panzón Panseco", Emilio Brillas), la comedia política necesitaba la escena. Por eso "Chucherías" prendió en la televisión. Por desgracia, su vigencia fue breve. Gustavo Díaz Ordaz fue un sepulturero del género. Lo mismo su heredero. Cuando en 1972 el Loco Valdés -otro gran cómico- hizo un chiste sobre don "Bomberito" y doña "Manguerita" Juárez, Echeverría tronó en contra suya y fue vetado.
Desde tiempos de Echeverría hasta el final de la "Dictadura Perfecta", el humor político puro y duro desapareció de la pantalla por obra de la censura y la autocensura. Una nueva camada de cómicos ejerció una meritoria crítica social y cultural (pienso en el incisivo Héctor Suárez o en Alejandro Suárez, el "Joy"), pero ninguno tocó al presidente ni con el pétalo de una broma rosa.
El humor político es una prueba infalible de la democracia y, a veces, un instrumento de supervivencia. En los enloquecidos tiempos de Trump, la gran pelea por la libertad la están librando los medios impresos tradicionales (el New York Times y el Washington Post) pero, sobre todo, humoristas de la televisión como Stephen Colbert, Bill Maher y John Oliver, cuyo filo crítico, solidez informativa, rigor lógico y genio verbal resultan letales para el Calígula de la Casa Blanca.
En el sexenio de Fox, surgió "Brozo" y la comedia política -siempre activa en el teatro- tuvo una reaparición fugaz en la serie "El privilegio de mandar". Pero tras las elecciones de 2006, quizá debido al ambiente enrarecido y polarizado, se extinguió. (Su espacio es la radio, por ejemplo "El Weso"). Debería volver. Es extraño que en tiempos de López Mateos prosperara lo que ahora parece proscrito y que quizá mañana, cuando más lo necesitemos, podría proscribirse de verdad.
Por mi parte, no olvidaré a Lechuga y a Salinas, que me dieron tanta alegría con sus "Chucherías".
#
Ciudadanía vs. statu quo/Luis Rubio
Reforma
Los mexicanos hemos atestiguado una miríada de reformas en todos los órdenes y muchas de éstas han transformado al país, tanto en el ámbito económico como en el político. Esto ha abierto enormes oportunidades para trascender hacia el desarrollo que eran inconcebibles en los setenta o principios de los ochenta, cuando el viejo mundo se colapsaba y la viabilidad tanto de la economía como del sistema político postrevolucionario habían claramente dado de sí. Lo que las reformas no resolvieron, ni siquiera se plantearon, fue la constitución de un nuevo sistema de gobierno, coherente con las consecuencias que los propios procesos reformadores trajeron consigo.
Al modificar los fundamentos de las decisiones en materia económica (sobre todo con la liberalización de las importaciones y de la inversión) y de la forma de acceso al poder (con las reformas electorales), se alteró la realidad política del país -las entrañas del poder- pero nada se hizo para institucionalizar esas nuevas realidades y fuentes de poder ni mucho menos para modernizar el sistema de gobierno que, en su esencia, se remite al porfiriato. Tantas reformas y tan profundas no han cambiado una cosa fundamental: la estructura del poder.
Los partidos políticos y la clase política han hecho malabarismo y medio y han jugado a las sillas musicales, pero los mismos siempre acaban gozando de los privilegios del sistema. Se ha reformado la forma de acceder al poder pero no quién tiene acceso; es decir, han sido reformas para ellos mismos: la ciudadanía ha estado ausente y sus problemas y demandas, aunque conocidas en esos ámbitos, no son reconocidas como válidas o relevantes. Que haya enorme inseguridad y violencia, pues sí, pero qué le vamos a hacer; que haya mucha corrupción, pues sí, pero es algo cultural; que la infraestructura es paupérrima, pues sí, pero estamos tratando de conseguir a una constructora idónea.
Luego de décadas de reformas, es obvio que una reforma para hacer funcional y viable al país no va a venir de quienes no quieren esa reforma. Si de ahí no va a venir, ¿podrá venir de la sociedad?
En una investigación reciente respecto a este fenómeno, me aboqué a estudiar qué ha estado haciendo la sociedad mientras los políticos hacen como que gobiernan. Lo que me encontré es una enorme efervescencia social: una sociedad que ya no está dispuesta a esperar, sobre todo porque la realidad de inseguridad la abruma.
La sociedad mexicana ha cobrado una inusitada militancia en las últimas décadas. Han surgido toda clase de organizaciones civiles, se presentan denuncias, proliferan los manifiestos y crece el descontento. Hay organizaciones que proponen soluciones, otras que evalúan al gobierno; algunas denuncian la corrupción, otras procuran combatir la delincuencia y criminalidad. Algunas de estas entidades son producto de circunstancias o eventos específicos -un secuestro, un asesinato, la construcción del nuevo aeropuerto-, otras responden a preocupaciones más generales. Algunas buscan impacto inmediato, otras de largo plazo; muchas de ellas no son visibles, otras son protagonistas consuetudinarios. Hay de todo en la arena pública.
Mucho más trascendente, y revelador, es la forma en que innumerables comunidades, en todos los rincones del país, se han organizado para atender sus necesidades más fundamentales, esas que, en un país serio, el gobierno habría resuelto. Hay ejemplos extraordinarios de comunidades que, como en Cherán, han tomado el liderazgo, sobre todo en materia de violencia y criminalidad, y se han abocado a resguardar sus localidades y convertirlas en territorio que no permite el ingreso de bandas criminales. En Santiago Ixcuintla la historia es distinta, pero el resultado similar: en este municipio nayarita no ha habido un solo secuestro en más de seis años. En Monterrey, la Hermana Consuelo Morales de CADHAC logró que la procuraduría adoptara un modelo para un trabajo más eficaz de los ministerios públicos; en Veracruz y Morelos (Tetelcingo) las familias de desaparecidos se han capacitado en temas forenses (señoras que se convirtieron en expertas en muestras de ADN y laboratorios) y en búsqueda de fosas. En algunos casos, las autoridades han acompañado sus esfuerzos. Se trata de meros ejemplos de las miles de historias que proliferan en todo el país: años de violencia y criminalidad han forzado a la población a dejar de esperar a que el gobierno responda y se ha organizado para atender sus necesidades comunitarias.
Es imposible concluir de unos cuantos ejemplos que el país está al borde de una transformación social de gran escala. Los obstáculos son vastos y la capacidad de organización y movilización es obviamente muy limitada; sin embargo, nada impide que, poco a poco, vayan surgiendo elementos u organizaciones que catalicen estas iniciativas y cambien la realidad política del país. Esto claramente le ofrece oportunidades obvias a merolicos tradicionales, pero también a organizaciones sociales con presencia nacional.
Lo que me es claro es que el país cambiará cuando personas y organizaciones de muy distintos orígenes se sumen a pesar de sus diferencias y, con eso, den el paso que el viejo sistema se empeñó por décadas en hacer imposible.
@lrubiof
3#
Aprendizajes/Eduardo Caccia
Reforma
Mientras observo Jerusalén desde el Monte de los Olivos no dejo de pensar en la complejidad del ser humano y en las enseñanzas que esta simbólica zona del mundo tiene (para quien quiere verlas, al margen de polémicas y apasionamientos). Bajo la vista y junto al Huerto de Getsemaní colindan pacíficamente cristianos, judíos y musulmanes, individuos de las tres religiones monoteístas más grandes del mundo. Se trata de tres cementerios donde no hay disputas entre moradores. Pero incluso cruzando el Valle del Cedrón, los vivos han aprendido a cohabitar con sus diferencias, algo que muchas veces en nuestras ciudades o con nuestros vecinos de casa, no es tan fácil.

No deja de sorprender el sincretismo de la ciudad antigua donde estos grupos más sus diferentes subdivisiones étnicas y religiosas, más armenios, forman un núcleo donde la mayoría de los días son pacíficos y no suceden altercados a pesar de sus disputas ideológicas. Me llama poderosamente la atención entender la naturaleza de los israelitas y las condiciones que han hecho de esta nación un muy destacado generador de alta tecnología y de nuevos emprendedores. Estoy aquí en busca de pistas que podamos implantar en México. Llevo apenas unos días y tengo ya varios indicios.
Los judíos han sido un grupo muy resiliente. En México no hablamos de resiliencia ni de cómo crearla. Resiliencia es la capacidad que tiene un individuo de generar factores biológicos, psicológicos y sociales para resistir, adaptarse y fortalecerse ante un medio de riesgo, generando éxito individual, social y moral. Las sociedades resilientes tiene alta autoestima, crean un ecosistema donde se evita la riqueza y la pobreza extremas, promueven la meritocracia como forma de ascenso, tienen sentido de responsabilidad, disposición para soñar, individuos empáticos, tolerancia al sufrimiento (pero no indiferencia), la creencia de que uno puede y debe influir en lo que sucede alrededor, compromiso por la vida y en general una muy particular actitud frente al fracaso. De hecho se habla de "fracasos constructivos" o "inteligentes".
Israel ha sido un país impulsado por la adversidad. Su economía se ha fortalecido en buena medida porque sociedad y gobierno han trabajado en la creación de un ecosistema que promueve la innovación, la gestación de nuevas empresas y un alto énfasis en la educación científica. No es casual que sea uno de los países con más generación de nuevas empresas de alta tecnología. Los judíos discuten entre sí por naturaleza, son inconformes y retan las circunstancias (en México generalmente somos conformistas y demasiado aguantadores). Esta inconformidad les ha ayudado a superar adversidades. Dijo Shimon Peres: "tuvimos que descubrir la riqueza de la escasez".
Dos de sus presidentes han sido grandes científicos. Uno de ellos, Weizmann, fundó el instituto que lleva su nombre, hoy ícono y pionero de investigación científica en el mundo. Otra pista la encontré con el curador de los rollos del Mar Muerto, doctor Adolfo Roitman, quien me dice que debería interesarnos el mensaje de estos documentos milenarios porque somos expertos en lo que nos hace diferentes. Si entendiéramos el pasado sabríamos lo mucho que tenemos en común. Me entusiasmó escuchar que tiene un proyecto para reunir a periodistas, investigadores, intelectuales de México e Israel, para compartir experiencias que resulten en estrategias que cada país pueda aplicar para resolver problemas comunes.
En México somos muy tolerantes con nuestros problemas. Necesitamos una renovación con mejores gobernantes que piensen en varias generaciones adelante; necesitamos un Presidente que no nos venda su plan sexenal sino su proyecto de nación a 30 y 50 años. Un gobierno que favorezca la educación y el desarrollo científico así como la generación de nuevas empresas. Un país con un gobierno más chico, una clase empresarial más grande y una base social mejor educada. Muchos otros serios males (como corrupción e impunidad) se podrán solucionar con esto. El escritor alemán Tucholsky dijo: "Un país no es sólo lo que hace, es también lo que tolera". No más políticos de miras cortas, seamos inconformes productivos, tomemos el ejemplo de quienes han caminado con éxito la senda de forjar un futuro, no sólo esperarlo.
@eduardo_caccia
#
Revista Proceso · 2124, 16 de julio de 2017
“No tengo ambición de poder económico ni político”/
ÁLVARO DELGADO

Lino Korrodi, quien le allanó el camino a Vicente Fox para llegar a Los Pinos gracias al cuantioso –y no siempre claro– financiamiento obtenido mediante la figura de Amigos de Fox, ahora quiere ser amigo de Andrés Manuel López Obrador. Jura que no lo mueve la ambición de poder político ni económico, pero no descarta poner al servicio de Morena su experiencia financiera y de relaciones empresariales. En entrevista con Proceso, Korrodi toma revancha y acusa de corrupto e inepto al guanajuatense que lo abandonó en momentos críticos.
El abrazo de Andrés Manuel López Obrador y Lino Korrodi fue breve, pero consumó el compromiso.­
–Me da mucho gusto que estés comprometido conmigo.
–Por supuesto, Andrés Manuel, cuenta conmigo si soy necesario.
Son las únicas palabras que han cruzado hasta ahora el líder de Morena y el operador financiero de los Amigos de Fox, la estructura paralela al PAN mediante la cual Vicente Fox sustentó ilegalmente su proyecto presidencial, que triunfó en 2000.
“No tengo ambición de poder político ni mucho menos económico, lo juro”, asegura Korrodi, quien ofrece a López Obrador su aportación como ciudadano, pero tampoco descarta colaborar con su experiencia financiera y de relaciones empresariales: “Las cosas se dan naturales”, dice.
La adhesión pública de Korrodi a López Obrador, el sábado 8, durante la firma del Acuerdo Político de Unidad, en Hermosillo, la concibió Alfonso Durazo, exsecretario particular de Luis Donaldo Colosio y de Fox como presidente, quien asegura que no lo consultó previamente con el líder de Morena, y levantó polvareda entre los prosélitos y malquerientes de éste.
El expresidente Fox descalificó a los dos: “Dios los hace y ellos se juntan. Juntando ambos aún suma cero. Ignorancia-ineptitud sólo produce más de lo mismo”.
La referencia de Fox a dos características asociadas con él, ignorancia e ineptitud, hace que Korrodi sonría y mueva la cabeza. “Me da tristeza en qué ha terminado”, dice de quien se hizo amigo hace medio siglo, en 1967, y con quien rompió en 2004 por abandonarlo mientras era investigado por el IFE.
“Fox está envenenado y con problemas de inestabilidad emocional. Desafortunadamente sólo salpica estiércol. Su comportamiento es patológico”, enjuicia Korrodi, quien también acusa al expresidente de traidor, “huevón”, amargado y enriquecido por la corrupción conjunta con Marta Sahagún, su esposa y los hijos de ésta.
–¿Cuándo fue la última vez que vio a Fox?
–A finales de noviembre de 2004. Me preguntó cómo iba el caso de los Amigos de Fox. Le dije: “Vamos adelante, pero no gracias a ti. Tú no has hecho nada para terminar con la bronca”. Y le dije: “Me han comentado algunos empresarios que con el juicio de desafuero a Andrés Manuel le estás levantando el rating”. Y me respondió: “Dile a tus amiguitos empresarios que lo voy a meter a la cárcel para que no sea candidato”.
Estaba en curso el proceso de desafuero de López Obrador como jefe de Gobierno de la Ciudad de México, que se materializó en abril de 2005. Aunque Fox no lo encarceló, por la presión social, el hecho marcó la contienda presidencial, que oficialmente ganó Felipe Calderón en 2006.
–Fox logró su objetivo: no dejar que ganara López Obrador.
–Sí, pero no ganó Felipe, Felipe no ganó. ¿Quién operaba desde Los Pinos todo el apoyo, toda la comunicación con el PAN? Rodolfo El Negro Elizondo. Los empresarios se coludieron ahí, como lo vimos de manera tan vulgar y tan ramplona de apoyo para que Andrés Manuel no quedara.
Korrodi revela que, tras las elecciones, para la toma de posesión de Calderón se repartió mucho dinero: “Yo sé por buena fuente que el hermano de Juan Camilo Mouriño, Carlos, le llevaba bolsas de lana para que pudiera pagar todo el favor para que tomara posesión Felipe”.
–¿Dinero de los Mouriño?
–No, dinero de empresarios y de gente que contribuyó con todo para que Andrés Manuel no llegara.
Carlos Mouriño Atánez fue coordinador de los Amigos de Fox en el sureste del país, y platicó con él tras la muerte de su hijo Juan Camilo, en 2008. “Obviamente sé que llevaban las bolsas de lana para entregarle a toda la gente con la que Calderón hizo arreglos para que hicieran todo para que tomara posesión”.

En entrevista con el reportero, la tarde del lunes 10, en su departamento de las Lomas de Chapultepec, Korrodi acusa a Fox de corromperse desde la Presidencia, haciendo negocios con su esposa y los hijos de ésta.
Amigo de Fox desde 1967, cuando trabajaron juntos en la Coca-Cola, Korrodi vio evolucionar la fortuna de Fox mediante su rancho en Guanajuato: “Tenía su parcelita con su estanque ahí, no la albercota, el lago que tiene ahora, no los búngalos de ahora. No, para nada”.
–¿Hizo ese patrimonio con su sueldo de presidente?
–No, no, no, por favor. ¡Por supuesto que no!
–¿Se corrompió?
–Sí. Fue cómplice con Marta Sahagún y con sus hijos.
–¿Hay evidencias de que usó la Presidencia para hacer dinero?
–Hubo comités en el Congreso para investigar toda la corrupción de Marta y de los hijos de Marta. Ahí están las evidencias. Ese monumento faraónico que es el rancho es el símbolo de esa riqueza tan brutal hecha en seis años. ¡Ahí está! ¡Esa es la demostración más fehaciente de qué manera una persona puede enriquecerse brutalmente!
Korrodi conoció a Fox “cuando no tenía nada”, sobre todo cuando salió de la Coca-Cola: “Fue un reverendo fracaso como empresario. A mí me pedía a veces para la raya, porque no tenía ni para eso. Ya en la campaña, como no tenía para la servidumbre, tuvimos que asignarle un sueldo de Amigos de Fox. Y como candidato fue excelente, plural, abierto. Pero ya como presidente fue un desastre”.
Insiste: “Fox era una gente muy honesta, con valores familiares. ¿Explícame tú por qué ese cambio tan radical cuando llega a Los Pinos con Marta, con su familia, y comienza a sufrir una transformación?
–Explíquelo usted. ¿Fue por Marta?
–Marta operaba y Fox obviamente avalaba, pero entraba también a arreglar los negocios.
Fox: sinónimo de fracaso
Korrodi la ha pasado mal desde que hace dos décadas, el 6 de julio de 1997, estuvo al lado de Fox cuando anunció que buscaría la candidatura presidencial del PAN, siendo gobernador de Guanajuato, y luego de que ganó el máximo cargo del país.
A raíz de una queja del PRI ante el IFE por financiamiento ilegal de la campaña de 2000, en el que también incurrió éste mediante el Pemexgate –500 millones de pesos de Pemex transferidos a la campaña del candidato perdedor, Francisco Labastida–, el tamaulipeco fue sometido a investigación.
Pero antes de eso, tras el triunfo de Fox, era visto con admiración por su cercanía y sus relaciones con los proveedores de recursos: “Me decían el Raúl Salinas, el que iba a ser secretario de Hacienda, secretario de Economía, secretario de Turismo”.
Pero él nunca quiso un puesto, sino seguir siendo el enlace con los empresarios para que Fox cumpliera sus compromisos: “Y él mismo decía: ‘Aquí está Lino y Lino se va encargar de tenerme aterrizado y va a armar las reuniones en Los Pinos’. Así fue al principio y luego me pedía que las hiciera cada 15 días, luego cada mes y finalmente desaparecieron. Así de sencillo”.
–¿Y qué le dicen esos empresarios de Fox?
–Que fue un fracaso, que traicionó a los ciudadanos, que traicionó a la gente. Sus opiniones van en ese sentido. La mayoría termina diciendo que Fox fue un fracaso, que no cumplió nada de lo que prometió y lo que hubo fue mucha corrupción.
En los propios Amigos de Fox, dice, hubo actos de deshonestidad, y revela uno de ellos: el coordinador en la Ciudad de México, Jordy Herrera –quien fue secretario de Energía con Calderón–, fue investigado por “un faltante de 350 mil pesos”.
Reacio a dar detalles, Korrodi dice que el banquero Roberto Hernández fue clave en el financiamiento de Fox, de quien fue compañero en la Universidad Iberoamericana. Aunque en 1991, cuando fue candidato a gobernador, se los negó inicialmente –“no te puedo ayudar porque yo tengo un compromiso con el PRI”–, lo hizo a través de un tercero.
“Pero en la presidencial sí participó bastante. Fue Roberto el que tomó la decisión, junto con Manuel Medina Mora (director general de Grupo Financiero Banamex-Accival), de operar”.
–¿Qué se operó?
–El financiamiento.
El magnate Alberto Bailleres, dueño del Instituto Tecnológico Autónomo de México, fue otro de los principales impulsores de Fox, aunque no registra ninguna aportación económica. “Fue tres ocasiones con él a su oficina para ver de qué manera lo apoyaba y ahora no recuerdo que se hubiera concretado un apoyo con él”.
Reiteradamente Korrodi se niega a identificar específicamente a todos los empresarios que financiaron a Fox y si también hubo recursos del extranjero, que el IFE no investigó, pero recuerda que el PAN, con Luis Felipe Bravo Mena y Diego Fernández de Cevallos, no lo respaldaron.
Justamente por la falta de respaldo de Fox con los Amigos de Fox es que Korrodi rompió definitivamente con él: “Fue cuando empezó toda la linchazón (sic) en contra mía y además era obvio que la estaban moviendo desde dentro del gobierno y del PAN. En Los Pinos, en la cabaña, me decía que no saliera a defender, y yo le decía que sí”.
–¿Por qué?
–A Fox le dio hueva, no tuvo el carácter ni la determinación de poner las cosas en su lugar. Esa fue la falla de Fox también: traicionó a la gente, a Amigos de Fox. Con eso termina este gran proyecto.
“Es una gente que no le tiene lealtad a nada, a nada, a nada, a nada. Se convirtió en un ser humano pequeñito que anda vociferando por todos lados, con el ánimo de que le den espacios en los medios.”
–¿Qué expresa el tuit de Fox sobre usted?
–Puro rencor.
Tragedia para sí mismo
En su libro Me la jugué. El verdadero amigo de Fox (2004), Korrodi da su versión del caso del financiamiento de la campaña de 2000, pero también cuenta la génesis de su amistad con Fox y hace una sola mención a López Obrador.
“Así es como mi universo de relaciones se amplió y, en ese mundo de la grilla, conocí a personajes a los que veía con un respeto que no me inspiraban los priistas: Porfirio Muñoz Ledo, Rodolfo Elizondo, Andrés Manuel López Obrador, Jorge G. Castañeda…”
Pero ahora fue Alfonso Durazo, dirigente de Morena en Sonora, quien acercó a Korrodi con López Obrador. El primer contacto, sólo visual, fue en un encuentro de éste con migrantes en Phoenix, Arizona, el 7 de abril. Ni se saludaron, porque Lino pronto se retiró por una urgencia.
“Yo dije: ‘Aquí hay algo de valor’”, recuerda Korrodi, quien más tarde se reportó a una llamada de Durazo. “Oye, fíjate que traté de comunicarme más contigo, porque a Andrés Manuel le dio mucho gusto que vinieras y te quería saludar y platicar contigo”.
Y quedaron de verse en otro acto organizado por Durazo, en Hermosillo, el único estado que faltaba para la firma del Acuerdo Político de Unidad. Y ahí lo hizo, pese a que no es sonorense, sino de Tamaulipas. Lo presentó como “empresario mexicano preocupado por la pobreza, la desigualdad, y por impulsar el cambio democrático en nuestro país”.
Durazo niega que haya consultado con López Obrador: “Fue una decisión estrictamente personal, mía, no consultada con Andrés Manuel, como no consulté con ninguno de los firmantes. Hubo aplausos y ni un solo chiflido ni un solo sombrerazo”.
–¿Qué dijo después López Obrador? –se le pregunta a Durazo.
–No hizo referencia específicamente a la presencia de Lino. Se hizo una valoración general del evento, expresando su satisfacción por los términos en los que se había llevado a cabo. No hubo específicamente ninguna mención de Lino, pero sí en el caso de Phoenix mencionó que le pareció interesante que Lino estuviera en ese evento.
Recuerda que López Obrador invariablemente ha expresado la convocatoria a todos los ciudadanos del más diverso tipo político e ideológico a sumarse al proyecto de cambio que impulsa Morena.
“En ese sentido, yo me sentí con la posibilidad abierta de incorporar a Lino, conociendo su buena fe. Es un tipo de buena fe, de una gran calidad humana y abierto, harto, como millones de mexicanos, y deseoso de encontrar un espacio a donde sumar su esfuerzo, su aportación política para lograr un cambio de fondo en el país.”
–No pasa inadvertido que habría reacciones negativas, entre ellas la de Jaime Cárdenas.
–Sí, no me pasó inadvertido, y entiendo la reacción de Jaime, pero regreso a lo que decía: creo en el derecho de las personas a corregir decisiones equivocadas e incluso de llegar al extremo de reinventarse. Lino pagó las consecuencias de su participación en los Amigos de Fox, en la parte financiera, y creo que tiene derecho no sólo a una segunda oportunidad, sino a reinventarse si es su decisión.
–¿Qué opina de lo que Fox dijo de Korrodi y López Obrador?
–Fox no tiene autoridad moral para expresar un juicio sobre nadie que lo cuestione, puesto que es el causante del desencanto de millones de mexicanos. Millones de mexicanos creímos en Fox y terminamos decepcionados.
“Fox se ha convertido en una tragedia para él mismo. Es el causante de las mayores críticas hacia él y carece de autoridad moral para cuestionar a una persona de buena fe, como Lino Korrodi.”
#
La estructura secreta de los Amigos de Fox/JESÚS CANTÚ
Meses después de la creación formal, en febrero de 1998, de la asociación civil Amigos de Fox, Mauricio Candiani (entonces miembro de esa misma agrupación) me buscó para pedirme información respecto a la normativa vigente en materia de financiamiento para los partidos políticos.
Tras una primera reunión en la que le referí las principales regulaciones, y tras señalarle que yo no era el consejero electoral más indicado para proporcionarle información al respecto, porque ni siquiera formaba parte de la Comisión de Fiscalización del Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE), le propuse que viéramos a Alonso Lujambio, quien presidía esa comisión y le podría dar datos más precisos.
Candiani aceptó y hubo una segunda reunión en la cual, si la memoria no me falla (pues no tengo ningún apunte de esa época), participamos Candiani, Lujambio, José Luis González (entonces todavía coordinador nacional de la agrupación) y yo.
En la reunión, Lujambio recalcó la importancia de que todos los donativos que recibieran debían cumplir con los requerimientos legales, y que la asociación debía quedar al margen una vez que se formalizara la candidatura de Vicente Fox, pues a partir de ese momento absolutamente todos los ingresos y gastos tendrían que hacerse mediante los órganos y canales oficiales.

González señaló después que, “por lo menos hasta que yo estuve” (Proceso 1332), la recolección de fondos se apegó a las normas legales y a los reglamentos del IFE, que prohibían recibir recursos públicos (particularmente del gobierno de Guanajuato, que Fox encabezó hasta que solicitó licencia para buscar la Presidencia) y del extranjero, además de que se haría “un reporte contable mensual de ingresos y egresos con sus comprobantes correspondientes y auditado por una firma de contadores públicos”.
Sin embargo por algunas desavenencias, González dejó el equipo de Fox en mayo de 1999 (después se sabría que dichas diferencias fueron con Marta Sahagún, quien ya ejercía una gran influencia sobre el entonces precandidato) y es evidente que los lineamientos que se elaboraron cuando él era coordinador nacional y Lino Korrodi era coordinador nacional de financiamientos, no se respetaron.
La organización sirvió como eje de una bien estructurada red de financiamiento paralelo que permitía triangular e intentar perder el origen de los millonarios recursos que se recibieron por vías ilícitas.
Todos los obstáculos
El 21 de junio de 2000 (a 11 días de la jornada electoral y apenas una semana antes de que concluyeran las campañas) Enrique Jackson Ramírez, entonces diputado priista, detonó el escándalo en tribuna con datos precisos de las triangulaciones de fondos y de las personas (físicas y morales) implicadas, así como copias de los cheques y documentos que comprobaban las transferencias desde el extranjero.
Esa información sirvió de sustento para que tanto el PRI como la Alianza por México, encabezada por el PRD, interpusieran en los días siguientes sendas quejas. En esos momentos la prioridad era la celebración de la jornada electoral y por lo tanto el IFE no empezó las primeras diligencias sino hasta después de esa fecha, pero todavía en julio.
Los resultados de los requerimientos de información y las diversas gestiones que se realizaron fueron infructuosos, pues la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Secretaría de Hacienda se negaron a entregar la información pretextando el secreto bancario y fiscal. Ante la ausencia de información, la Comisión de Fiscalización decidió cerrar la instrucción y se elaboraron dictámenes y resoluciones desechando las quejas.
El 9 de agosto de 2001 se votó el desistimiento en el pleno del Consejo General del IFE: hubo siete votos a favor, el voto en contra de Jaime Cárdenas y mi abstención.
Ésta se fundó en que me negaba a dejar impunes las evidentes violaciones a la legislación electoral en materia de financiamiento de las campañas electorales, así se tratase de quien en esos momentos ocupaba la Presidencia; pero también reconocía la imposibilidad material de integrar un expediente, por la negativa de las autoridades, así que no veía en el horizonte una alternativa jurídicamente viable para sancionar.
La resolución fue impugnada por el PRI y el PRD, y la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) la revocó casi un año después, el 7 de mayo de 2002; además, al reconocer que al revisar las finanzas de los partidos políticos el IFE actuaba como autoridad fiscalizadora y por lo tanto no se le podían oponer los secretos bancario y fiscal, se abrieron las puertas para integrar el expediente.
Sin embargo, tanto la CNBV como los particulares implicados todavía utilizarían todas las argucias jurídicas a su disposición para intentar descarrilar la investigación o al menos obstaculizarla, demorarla. Interpusieron todo tipo de recursos legales para ello. Hubo un momento en el que parecía que lograrían evitar que ese primer Consejo General ciudadanizado pudiera votar el dictamen sancionatorio; pero afortunadamente ninguna de sus artimañas prosperó.
Cuando se lograron derribar las barreras legales y el IFE empezó a recibir la información que necesitaba para poder sancionar las irregularidades, Lino Korrodi comenzó a sentirse acorralado y abandonado a su suerte por su antes amigo, Fox, y por la estructura panista que pretendía eximirse de cualquier responsabilidad y culparlo a él de todas las ilegalidades (Proceso 1370).
Korrodi había involucrado en la red a sus hijas, a su asistente personal, a la hermana de su asistente y algunas de sus empresas. Las triangulaciones pasaban por cuentas abiertas en instituciones financieras nacionales e internacionales a nombre de las personas ya señaladas. Empezó a desesperarse. Un día me habló mi primo Javier Livas Cantú para decirme que a Lino le interesaba platicar conmigo, a lo cual accedí porque nosotros (los nueve miembros del Consejo General con derecho a voz y voto) concluiríamos nuestra gestión el 31 de octubre de 2003 y el tiempo se nos agotaba.
Nos entrevistamos un par de veces en un hotel en Polanco, en la primera con mi primo como testigo; en la segunda, sólo nosotros dos. En ambas él me expresó su intención de entregar toda la información que tenía disponible, pero enfrentaba la negativa de la dirigencia panista; quería saber si yo estaba dispuesto a ser el conducto para que él hiciese dicha entrega si los blanquiazules continuaban negándose. Le manifesté no sólo mi conformidad, sino mi interés en que eso ocurriese a la brevedad.
En la segunda entrevista incluso acordamos una fecha para la entrega, estuviese de acuerdo la dirigencia panista o no.
La diferencia sería que si los blanquiazules accedían, la entrega se haría (sin mi participación) al secretario técnico de la comisión; en caso de que los panistas se negaran, yo sería el enlace para que él se la diera a la misma instancia, que era lo que correspondía de acuerdo con los procedimientos establecidos en los reglamentos institucionales.
A más tardar el domingo (no recuerdo ni tengo registro de la fecha exacta, pero sí tengo en la memoria que sería un lunes) previo a la fecha acordada, él se comunicaría con mi primo y le informaría simplemente “vamos juntos”, lo cual indicaba que los panistas habían aceptado entregar la información; o “nos vemos donde quedamos”, lo cual implicaba que él iría sólo y yo debía hacer los arreglos correspondientes.
Ese domingo la comunicación fue “vamos juntos” y todo lo demás ya es público: el expediente se pudo concluir en tiempo y el 10 de octubre de 2003 el Consejo General definió la resolución sancionatoria por seis votos a favor y tres abstenciones. Posteriormente, la Sala Superior del TEPJF ratificó la resolución, aunque modificó algunos de los montos.
Es importante destacar que cuando ya se habían logrado vencer las barreras legales y la información empezaba a fluir, el consejero electoral Jaime Cárdenas recibió un par de anónimos con denuncias puntuales sobre acciones vinculadas con esa red de financiamiento. Una de ellas la dio a conocer el 9 de julio de 2003 y describía un procedimiento de financiamiento paralelo en el que se señalaba que Carlos Robles, pariente de Gabriela Ruiz del Rincón, tesorera del PAN y de la Coalición Alianza por el Cambio, era el encargado del enlace entre el dinero de Korrodi y el PAN.
En la denuncia anónima se especificaba –narra Cárdenas en su libro Lecciones de los asuntos Pemex y Amigos de Fox– que Robles recibía el dinero en dólares, los cambiaba a pesos, llenaba recibos de aportaciones en efectivo de simpatizantes y se los entregaba (pesos y recibos) a Ruiz para que entraran a las arcas del panismo y obviamente a la campaña de Fox.
Muchos años después (tampoco puedo precisar la fecha) y tras varios de hospedarme regularmente en un hotel de Insurgentes Sur, al que también solía llegar Carlos Robles, uno de los trabajadores del mismo me confió que éste les pedía a ellos que cambiaran los dólares por pesos, para poder entregárselos a la tesorera del PAN.
Como bien argumentó Cárdenas cuando anunció su abstención en la sesión del 10 de octubre, la investigación sobre dicho anónimo “fue defectuosa”, lo cual ahora respaldo plenamente, porque tengo información que no tenía en ese momento.
Sin embargo hay que reconocer que ese no fue el único aspecto defectuoso de la investigación, pues hubo muchas otras pistas y líneas de investigación que no fue posible agotar por falta de tiempo. Estoy convencido de que en ese momento cumplimos con nuestra responsabilidad y muy probablemente (a la luz de lo ocurrido con el consejo que nos sucedió) si nosotros no hubiésemos sancionado a la Alianza por el Cambio, dichas irregularidades hubiesen quedado impunes; también tengo que reconocer que no pudimos desentrañar todos los entresijos de la estructura de ese financiamiento paralelo.
Si hoy Korrodi pide no ser satanizado, y Andrés Manuel López Obrador, al justificar su incorporación a Morena y al Acuerdo Político de Unidad, dice que “se vale rectificar” y “que todos merecemos una segunda oportunidad”, lo primero que debe hacer aquél es desnudar –ahora sí, sin guardarse nada– la estructura (instancias, personas y formas de operación) de la red de financiamiento paralelo que él diseñó y operó en Amigos de Fox. Sería su mayor aporte a la construcción de la democracia en México.
#
“Lo declaro abiertamente: no soy cabeza de grupo alguno; soy un militante del PRI...."MFB
Revista Proceso · 2124, 16 de julio de 2017
“Tengo ambicion es, pero no obsesiones”...(Manlio)/Jose Gil Olmos
En entrevista con Proceso, Manlio Fabio Beltrones se considera un priista como los demás y aclara que no es quién para vetar a nadie: “Soy un hombre con ambiciones naturales como cualquiera, pero sin obsesiones”. Y además de lanzar sus críticas al Frente Amplio Opositor –lo promueven partidos que riñen ideológicamente, dice–, pide a sus correligionarios buscar la unidad con miras a 2018. En vísperas de la XXII Asamblea Nacional del PRI, puntualiza: lo prioritario no son los estatutos, sino respetar las reglas que el partido aprobó en su asamblea anterior. Lo importante, insiste, es ver al futuro.

Descrito por algunos como cabeza de una corriente interna dentro del PRI que intenta imponerse en el método de selección del candidato presidencial, el exdirigente nacional de ese partido Manlio Fabio Beltrones Rivera es contundente: “Yo no soy cabeza de grupo alguno. Yo no soy nadie para vetar a nadie”.
Si no logra acuerdos y unidad en la próxima asamblea nacional, puntualiza, el PRI se tendrá que “diluir” para la elección de 2018, factor que resultó decisivo para la entronización del PAN en Los Pinos en los comicios de 2000 y 2006.
“Lo declaro abiertamente: no soy cabeza de grupo alguno; soy un militante del PRI. Confío en que el partido político tenga la suficiente fortaleza –como lo ha demostrado durante tantos años– para modernizarse, reconocer sus errores, e insistir en sus aciertos. Solamente así podemos seguir siendo competitivos”, reitera el sonorense.

–¿Por qué lo ponen a usted como cabeza de grupo entre estas facciones o corrientes que se mueven previamente a la realización de la asamblea de su partido, donde se elegirá al candidato presidencial?
–Deben ser versiones interesadas de quienes sí tienen grupo. En lo personal soy un priista más, con voz autorizada para pronunciarme sobre lo que deseo para el PRI.
Y sobre su posible candidatura presidencial en 2018, Beltrones contesta: “Yo no soy un hombre de obsesiones; me he dedicado a acordar y a garantizar unidad, sobre todo si participo en un partido tan rico por su pluralidad interna. Siempre ha buscado la unidad en el propósito, más allá de sucumbir ante la vanidad personalizada”.
–Pero, ¿hay una ambición?
–Soy un hombre con ambiciones naturales como cualquiera, pero sin obsesiones.
Durante la entrevista, quien fue diputado y senador durante los dos sexenios panistas y el primer bienio de la administración peñista, periodo en el cual se aprobaron las reformas estructurales, admite que para la XXII Asamblea Nacional del PRI Enrique Peña Nieto deberá tener un peso importante.
Sin embargo, rechaza la posibilidad de una imposición a través del famoso “dedazo presidencial”, pues, recuerda, en la pasada asamblea nacional se aprobaron los métodos de selección y éstos deben ser respetados.
“El presidente de la República es un militante orgulloso del PRI y por ello tendrá mucho que ver con la responsabilidad del proceso para seleccionar candidato, el mejor o la mejor, aquel que nos garantice más unidad, consistencia entre nosotros para después ir por los otros. Esa responsabilidad del presidente es compartida por quienes interactuamos en el partido”, dice.
Ante el creciente descontento social y la alta reprobación ciudadana al PRI y a Peña Nieto, Beltrones sostiene que, si bien ha habido errores, son mayores los aciertos.
“Peña Nieto representa, en buena parte, el éxito del PRI… Nadie se libra de que cuando gobierna cometa algunas fallas, que deben corregirse; es injusto cuando no se aprecien los aciertos, pero el partido no debe apenarse, sino sentirse orgulloso de lo que ha hecho bien.”
Posicionamientos
Sobre los errores, comenta: “Confiamos en que con las reformas estructurales el partido conservaría la popularidad; pero la ausencia de una acción integrada entre el gobierno y su partido nos llevó a olvidar la frase de Luis Donaldo Colosio según la cual los gobiernos hacen, pero su partido lo resiente”.
–Eso es lo que está pasando en esta administración. Me refiero a Javier Duarte, César Duarte y Roberto Borge. La ciudadanía los identifica con la corrupción.
–Creo que este gobierno ha cumplido en gran proporción con lo que prometió… Si se hace un análisis al interior del partido, tenemos que profundizar y corregir algunos de esos errores.
“En el caso de ciertos gobiernos que no cumplieron con las expectativas –incluso estuvieron muy cerca de defraudar a quienes les dieron su confianza–, el PRI ha tomado sus providencias, quitándole los derechos a esos militantes o expulsándolos del partido. El gobierno ha cumplido y no ha cerrado los ojos ante lo evidente. Yo estoy más que seguro que se ha hecho el trabajo, pero todavía se puede hacer mejor.”
En las últimas semanas algunos grupos y militantes han exigido que la selección del candidato presidencial sea abierta para evitar el “dedazo presidencial”. Algunos advierten incluso sobre la intención de favorecer a algún colaborador del presidente Peña Nieto al querer cambiar los estatutos para que se quiten los candados de 10 años de militancia y otros factores, como el que los aspirantes a presidentes municipales, legisladores o el mismo presidente de la República hayan tenido un cargo de elección popular.
–¿La selección del candidato debe ser abierta?
–Debemos pensar más en el futuro que en los estatutos, aun cuando hay quienes han hecho de la discusión de los estatutos el principal motivo de la próxima asamblea. Lo que pasa es que no hay asamblea donde no aparezcan los intereses de algún grupo o de alguna fuerza. Lo importante es cómo lo resolvemos en un gran acuerdo que privilegie el pensamiento sobre lo que queremos, más que con quién deseamos participar.
Ante ello, Beltrones fija su posición en vísperas de la próxima asamblea nacional: “Mi mirada va a estar puesta más en el futuro que en los estatutos. Yo no soy nadie para vetar a nadie. Si el PRI se dio reglas en la pasada asamblea, lo único que se tiene que hacer es respetarlas. Y si hay tres procedimientos para seleccionar candidata o candidato, usemos el que más nos convenga para alcanzar el acuerdo que lo fortalezca”.
El político sonorense, a quien muchos le atribuyen un peso determinante en el futuro del PRI, insiste en que si logran ir en acuerdo y en unidad el triunfo para 2018 “va a estar más cerca de nosotros”.
No obstante, advierte: “Para cualquier partido lo importante es la unidad. Si alguien va simplemente a la asamblea a buscar con su rijosidad que el partido se parta, entonces habrá conseguido lo que todos hemos tratado de evitar, que éste se debilite. El partido, cuando no hay un acuerdo, se diluye, eso quiere decir que no dejas de sentir ser parte de él, sino que ya no participa con el mismo entusiasmo”.
Beltrones apela a la autocrítica a sus correligionarios para llegar más firmes a 2018: “Hay que ser autocríticos… en buena parte las victorias o derrotas están muy ligadas a la unidad del partido. Al PRI, cuando le hace falta esa cohesión, no se divide, se diluye, y posteriormente resurge cuando se toca el ejercicio del acuerdo y la convocatoria a todos. En el PRI no puede haber facciones; debe haber un interés conjunto que lo defina como una garantía de pensamiento alrededor de lo que le conviene a México”.
–¿El candidato tiene que ser priista de raigambre, con historia partidista?
–Cualquier partido, y el PRI nunca será la excepción, debe tener un candidato que mínimamente se identifique con él; creo que eso es básico. Ningún partido va a postular un candidato que no crea o se identifique con él.
Se le cuestiona también sobre la necesidad de remover a Enrique Ochoa Reza como dirigente nacional, como lo piden algunos militantes.
“Yo no me distraería en ver si hay cambio de dirigencia o no. Eso sucederá por un movimiento de carácter estratégico ante lo que viene”, sostiene Beltrones.
Las propuestas  
En lo que va de la administración de Peña Nieto el PRI ha perdido 5 millones de votos; 1 millón de ellos se fue a Morena en los comicios del mes pasado en el Estado de México, se le recuerda.
Ningún partido está a salvo de esta situación, responde.
En 2016, cuando era dirigente del PRI y éste perdió siete de las 12 gubernaturas, el factor esencial de la derrota fue la falta de unidad interna.
“Ese ejemplo, esa realidad es la que hoy nos hace apreciar mejor los valores de la unidad, de la responsabilidad. Insisto: no hay partido que se salve de haber vivido un deterioro de su votación. Para eso son las competencias electorales.”
Sin embargo, se le recuerda que al PRI y al gobierno les queda poco tiempo para recuperar esa confianza y credibilidad ante la ciudadanía frente al inminente arranque del proceso electoral, el próximo 8 de septiembre, ya que en las últimas encuestas 70% de la ciudadanía desaprueba al gobierno de Peña Nieto.
Beltrones insiste: no se pueden cerrar los ojos ante los resultados de los estudios demoscópicos. Sin embargo, recalca que las encuestas señalan también que ningún partido, por sí mismo, cuenta con más de un tercio de la confianza de la población.
De ahí su insistencia en que tanto el gobierno de Peña Nieto como el PRI deben esmerarse primero en consolidar su fuerza hacia el interior y, posteriormente, salir hacia la población para conseguir más ciudadanos que confíen en un proyecto de país.
–¿Está el PRI ante la posibilidad de una derrota en 2018?
–Hacia adentro, veo objetivos que nos permiten alcanzar acuerdos para llegar unidos. La unidad depende más de los acuerdos que de la disciplina.
–Esta unidad es importante, pero también hay posibilidades de una fractura como en 1987-1988.
–Todos los partidos tienen el fantasma de la fractura que los acompaña y sólo la calidad de los acuerdos y la negociación política los evitan. No ha habido en muchos años en los cuales no se planteen esas disidencias hacia el interior. La vamos a librar; y la vamos a librar bien, estoy seguro. Insisto: es parte consustancial la unidad de los acuerdos, más que de la simple disciplina.
–¿Cree entonces que el PRI va a repetir la victoria en 2018?
–Estoy seguro de que todo militante que tenga simpatía e identidad con el PRI y con un proyecto que podamos acordar en la asamblea se va a esmerar por conquistar la confianza de la mayoría de la población.
E insiste: los priistas deben ganar el espacio de la discusión sobre el futuro, a diferencia de los partidos que plantean permanecer en el pasado, o los que no saben qué quieren.
Beltrones aprovecha para lanzar una crítica a quienes promueven el Frente Amplio Opositor:
“Yo no soy nadie para vetar a nadie. Lo único que quiero decir es que los partidos tienen que conservar una identidad para no engañar a la población sobre lo que pretenden y lo que proponen.
“Lo digo ante las múltiples versiones sobre la necesidad de construir frentes (entre partidos) que riñen ideológicamente entre sí. Lo único que buscan es ser competitivos electoralmente, pero no precisan con claridad qué le ofrecen a la población.”

Y pide a sus correligionarios no centrarse en el debate de los estatutos y en la selección del candidato antes de la asamblea nacional, sino mirar que, donde lograron la unidad, ganaron la elección, y donde ésta estuvo ausente, “el PRI se diluyó”.

No hay comentarios.: