Ir al contenido principal

La última colaboración de La China Mendoza


"..Oigan muchachos, yo no me quiero morir, échenle, por el amor de Dios, una oracioncita al Creador. Déjenlo ser Dios, él sabe. Espero salir de aquí para votar. (...) Yo estoy preparada, confesada y comulgada, el padre Francisco lo sabe, me quiero ir al cielo, pero antes saben qué, muchachos, quiero votar...." La China Mendoza en su última colaboración para Excelsior..
María Luisa La China Mendoza nació el 17 de mayo de 1930 en Guanajuato, murió a las primeras horas del viernes 29 de junio en el Hospital de Nutrición “Salvador Zurbirán”, al sur de la Cd de Mx...
Autora de los relatos del volumen Ojos de Papel Volando, publicó: Con él, conmigo, con nosotros tres (2003), Oiga usted (1973), Las cosas (1976), De ausencia (1974), El día del mar (1985), Fuimos es mucha gente (1999) y  entre otros tomos.
Descanse en paz...
#
 Vengan, vengan, vengan frutos…para mis padres   /MARÍA LUISA MENDOZA
Excelsior..
Vengan, vengan, vengan frutos…para mis padres
 Muchachos, aquí estoy, quizá ante mi última aventura, todo se ha precipitado. 
Como siempre puntual y con antelación, nuestra querida colaboradora nos hacía llegar su artículo los miércoles por la noche...
Siempre estará en nuestros corazones.
Hace años que, así como lo oyen, me siento mal; la vida me ha ido apretujando. Yo pensé que simplemente era la expresión oscura de un pasar del tiempo en una vida de trabajo, de estudio, de lectura, de investigación ante lo hermoso; de amistad espléndida, de amigos que vas convirtiendo en estatuas de sal y que se van quedando atrás, extrañamente, dándote la espalda.
Crees, piensas, que todo va a pasar, que ese terrible malestar físico se debe a tu enorme cansancio para mantenerte con la cabeza fuera del agua. Niña pobre, niña de trabajo, niña solitaria, a veces de la mano de alguien que puedes instituir como tu hermano.
Estoy en el Instituto de la salud, de la nutrición, de la alimentación, de la vida; por la ventana veo un mundo de árboles y pienso en La montaña mágica, pero aquí no hay afuera un enorme salón de baile donde los enfermos bailemos con caballeros de corbatita de moño y damas que vuelvan la cara para toser sangre. Nada. Estamos un grupo afortunado de Dios nuestro señor, luchando a trompadas por seguir existiendo. Yo me sentía muy mal, casi no comía, casi no dormía, rodeada de dos perros bastante virolos y de mi sobrina Viviana, quien al llegar a mi lado es como si se abriera una ventana y entrara la brisa del mar, así es ella; la veo chiquita, que va y viene con sus piernitas perfectas y ágiles, la veo con sus ojos de toda una estirpe de Mendozas que me ven y casi se están despidiendo de mí, no hay nadie más, una hermana sacrificada por enfermedades varias y el fruto de mi trabajo honrado, bueno y limpio que me enseñaron mi padre y mi madre. Yo no invento mi casa con dos balcones de la calle Sopeña, con una azotea encalada desde donde puedo ver si brincó quizá la estatua de Cristo Rey, en Silao, a Irapuato (ciudad con la que convivo todo el día porque le enjareto seres, andanzas, fantasías, peras, manzanas, todo lo vital en la vida de una niña de pueblo).
Una vez mi papá, en su auto fordsito, y mi tío Cosme, en otro fordsito, organizaron su fabulosa gran excursión de ir a Silao los sábados en la tarde a tomar nieve, y ahí vamos, nos dividimos los chiquillos y en ambos autos cantábamos, nos peleábamos, queríamos hacer pipí, mientras los papás luchaban con las hordas salvajes y felices de niños bien comidos que fuimos; nos atrancamos de nieve de limón, de sandía, de guayaba, y de pronto, Gloría Ávila Romero y yo estábamos solas en la plaza de Silao. No había nadie, se habían ido los coches con la misericordia del amparo de los papás, las nanas, las canastas de naranjas, y Gloria y yo, a los ocho años, estábamos a las puertas de Silao, caminando por el campo porque habíamos decidido ser lectoras de hombres de selva que recorren los caminos para descubrir tesoros infinitos arqueológicos y regresar a Guanajuato a pie.
Íbamos cantando, y a cada paso que dábamos, nuestros vestidos se oscurecían cada vez más porque iba cayendo el sol a una velocidad tan salvajemente rápida , así como transcurrieron nuestras vidas, y como de pronto nos íbamos a morir (Gloria se fue apuñalada por el cáncer) y yo me quedé para seguir bregando por la hogaza de cada día en una nunca vista soledad que solamente llenan los llantos de los míos y los ladridos de mis perros, la Tía Clo (así se llama la gordota  Chao Chao), y Federico Froebel, que sigue creando uno y otro kinder a lo largo de Alemania (mis perros a diario cambian de nombre, a veces son Belisario Domínguez o Emiliano Zapata o Carmen Serdán, esos grandes amores patrióticos de mi vida civil y que está a punto de detenerse —Dios no lo quiere—.
Pues sí, como les decía muchachos, estoy en el Instituto de la Nutrición. Me siento el personaje femenino y entrañable de la hermosa mujer de La montaña mágica que ya se va a morir. No, no me voy a morir, hay una mujer que me ama, se llama Carmen Parra, viuda de Gironella, quien me tiene en su mano como la Virgen de Guanajuato, y hay un hombre, el más alto, el más significativo y significante, que me quiere y no se avergüenza de que ahora, si todavía camino, sea en la “O”, por lo redondo de una silla de ruedas; ese superpoderoso santo mío dijo... “Hágase la luz y se hizo”, me tomó de la otra mano y me trajo aquí, a este lugar tibio y amoroso donde he sufrido tanto, tantos dolores, tantas desveladas, tanta oscuridad. Esa nube negra de la que yo hablé varias veces en mi columna se hizo real en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, y en un dos por tres, me quitaron la ropa y me agujerearon todo el cuerpo, ya no lloro porque ya no tengo lágrimas.
La Vivi, mi sobrina-hija, me arropa en su purísimo cariño y me habla de los míos, de la casa de Tres Guerras, etcétera. 
Oigan muchachos, yo no me quiero morir, échenle, por el amor de Dios, una oracioncita al Creador. Déjenlo ser Dios, él sabe. Espero salir de aquí para votar. Así como lo oyen, sigo siendo periodista, sigo siendo mujer, sigo siendo mexicana que quiere para su patria un país mejor, quiero que mi candidato, el mejor, el mío, pero capaz de que si digo el nombre vienen corriendo las hordas salvajes de la pureza y me quiten la poca vida que me queda... quiero que mi candidato de tantos años, de ese partido que me dio el gajo de mandarina de la diputación federal en mi tierra, la parte perfecta de mi existencia, sea Presidente de la República. Yo estoy preparada, confesada y comulgada, el padre Francisco lo sabe, me quiero ir al cielo, pero antes saben qué, muchachos, quiero votar.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.