6 nov. 2008

Entonces ¿qué pasó?

Hay dudas sobre el desplome; el avión no tenía fallas: Sinacta
■ Cayó luego de que se perdió la comunicación, dicen controladores
Hay dudas sobre el desplome; el avión no tenía fallas: Sinacta
■ La molestia de la SCT, porque informamos sobre lo ocurrido
Carolina Gómez, Patricia Muñoz y Gabriel León, reporteros
La Jornada, 6 de noviembre de 2008;
Segundos después de que desapareció del radar el Learjet 45 en el que viajaban Juan Camilo Mouriño y José Luis Santiago Vasconcelos se precipitó a tierra, aseguró Raúl Campilla Gómez, secretario general del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo (Sinacta). Aclaró que “nunca” hubo solicitud de ayuda o alarma por parte de los pilotos del avión a la torre de control.
Se entiende que haya dudas sobre la causa del desplome del avión, precisó, porque “si el equipo no falló, los procedimientos tampoco, y la aeronave era nueva; entonces ¿qué pasó? Eso es lo que estamos esperando que diga la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que aclare que si todo estaba funcionando normal, entonces qué fue lo que sucedió”. Señaló que afortunadamente ya se encontró la caja negra, la cual arrojará luces para “sostener la teoría de que se trató de un accidente o de lo que ocurrió en el vuelo”.
Detalló que durante el trayecto de San Luis Potosí a la ciudad de México se tuvo contacto con el piloto y “nunca se escuchó que estuviera nervioso o que tuviera problemas en la cabina, y nunca avisa, tampoco, que tuviera algún problema abordo”.
–¿Cuándo se pierde contacto con el piloto?
–El contacto con la nave se pierde casi en el momento en que cae; estamos hablando de unos 5 kilómetros de la pista en el aeropuerto. Se pierde contacto tanto en el radar como en la comunicación.
–¿Entonces fue instantáneo que desaparece del radar y cae?
–Es correcto.
–¿Hubo una alerta del piloto?
–La emergencia no la declara el piloto, la declara el controlador cuando deja de ver el avión en el radar.
El martes, cuando empezaron a darse las primeras versiones sobre las causas que originaron la caída del avión, Ángel Iturbe, secretario del trabajo y conflictos del Sinacta, dijo en entrevista que habría habido una alerta de parte de los pilotos, pocos segundos antes de que la aeronave se siniestrara. Esto causó enojo de la SCT, cuyo titular, Luis Téllez, lo calificó de mentiroso y de estar lucrando políticamente con lo ocurrido.
Iturbe señaló que inmediatamente después de la tragedia se presentaron funcionarios de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) para interrogar a Carlos Jiménez Martínez, controlador de tráfico aéreo con quien el piloto habló por última vez. Aseguró que fue el único que rindió declaración ante funcionarios de la SCT y luego se le “autorizó tomarse unos días de descanso para recuperarse de la impresión, y se le prohibió establecer contacto con los medios de comunicación y su sindicato para no entorpecer la investigación”.
El disgusto de la SCT con el sindicato, según el dirigente Campilla, radica en que el Sinacta fue el primero que dio informes sobre el vuelo y dio a conocer que Mouriño era uno de los pasajeros que iban abordo. “Nosotros no trabajamos escondiendo la verdad, nosotros de inmediato dimos la información y la secretaría se tardó aproximadamente tres horas para darla. Nosotros nunca dijimos a los medios esperen un boletín de prensa… esto es lo que causa la molestia de la secretaría”.
Por su parte, el capitán Leonardo Sánchez, vocero de la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores, señaló que expertos del Colegio de Pilotos Aviadores están dispuestos a colaborar en las investigaciones del caso. Acotó que, según lo expuesto, la aeronave tenía una “aproximación normal, no se veía desviación”, lo cual hace aún más inexplicable la caída del aparato.

No hay comentarios.: