Ir al contenido principal

¿Existe Renato Leduc?/José Alvarado


¿Existe Renato Leduc?/José Alvarado*
Publicado en Milenio Diario, 2011-09-17;
Hay varias leyendas. Una refiere a un muchacho telegrafista en Chihuahua, entre los hombres adictos a Pancho Villa; otra alude a un pasajero por las aulas de San Ildefonso, en la vieja Universidad y cuenta de su ira por el asesinato de Germán de Campo; una más habla de un andariego irremediable por las calles de la ciudad de México y no falta la de quien hizo en siete días un viaje de Nogales a Tlalnepantla en vagón sin vidrieras y expuesto a balazos de rebeldes trashumantes. Una más: el residente en París, amigo de André Breton y Benjamin Peret, dueño de secretos indios y comedor de vidrio; otra, por si faltara, la del periodista solitario alojado en casa ruinosa, y no debe olvidarse la del poeta renegado. Vio la invasión de Hitler a París, lo despertaron los bombazos nazis sobre Ámsterdam; Victoriano Huerta bebió tequila en su presencia, junto a un mostrador de tienda por la colonia Santa María; Álvaro Obregón tomó café a su lado arrimado a la lumbre de un vivac; Plutarco Elías Calles le dictó órdenes militares.

Hizo de Moscú a Pekín un recorrido de nueve días en el Transiberiano, y un ingeniero soviético le preguntó acerca de John Reed, justo al cruzar el Volga. Se dejó perder en Shangai; se aburrió en Bruselas; pasó por Madrid; un caballereiro fue su amigo en Portugal. Y antes, su estancia de burócrata en la Secretaría de Hacienda, como experto en sucesiones y legados. ¿Cuál de estas consejas es auténtica? Acaso ninguna. Cada cual corresponde a un personaje distinto, pero todas llevan el mismo nombre: Renato Leduc.
Renato es periodista, fue gente de telégrafos, fue gente de telégrafos, viaja a pie, en el Metro, camión, tranvía, ferrocarril, aeroplano o montado a caballo. Le llaman poeta, y él lo niega; le dicen el Gran Jefe Pluma Blanca, como caudillo de una tribu extinta de comanches; lo señalan como personaje impar de la Ciudad de México, fue postulado como candidato a senador de la República. Se le ve por la calle de Rosas Moreno y por la del Apartado. Suele comer en El Nardito; alguna vez va al Prendes. Lo miran en la Plaza de Toros y no desdeña el ensabanado de Tezcoco ni el mezcal de Tamazulapa. Pero, ¿es el mismo Renato o son varios fantasmas con su nombre? Nadie lo ha podido averiguar hasta la fecha.
 ¿La leyenda persigue a Renato Leduc? ¿Va éste en pos de ella? Hay, según dicen, leyendas con pelo dorado y ojos azules; otras con faz bravía y ásperas palabras en los labios. Ninguna es para este poeta enemigo de solemnidad y adverso a estereotipia, verdugo de toda frase hecha y risueño asesino de almidonados tropos y dicciones a modo de corbata. Cada mañana Leduc inaugura una leyenda, cada noche la deja morir.
 No se ha logrado establecer, a ciencia exacta, si Renato figura en la imaginación de inédito autor de novelas por cuyas páginas transitan corsarios, el Corsario Beige, por ejemplo, o si cae en el mundo producido por delirio de versificador maldito, aún desconocido. Y quizá fuera mejor no investigarlo. (este texto en azul fue colocado como cuarta de forros en el libro "Renato por Leduc", Ed. Oceano, 1982, del periodista José Ramón Garmabella). 
 Una enciclopedia en lengua exótica y con tipografía indescifrable reúne los siguientes datos: “Leduc López, Renato, nacido en Tlalpan, D.F., el 16 de noviembre de 1897, hijo de Alberto Leduc, queretano, escritor conocido por su relato ‘Fragatita’, un tratado acerca del dominó, un recetario de coctelería y el primer diccionario histórico, geográfico y biográfico mexicano, en compañía de Lara Pardo y Roumagnac. Su madre, doña Amalia López, nació en Calpulalpan, sitio decisivo para la victoria de los liberales contra los conservadores. Su abuelo paterno: soldado francés traído por las tropas invasoras; optó por quedarse en México a la salida de sus compañeros de aventura, seducido no se sabe si por las carnitas, los ópalos o los camotes de Querétaro. Amigo juvenil de Miguel Othón Robledo, vate desdichado muerto en un hospital para indigentes; enemigo de don José Ives Limantour y todo lo representado por él. Autor de coplas, romances, madrigales, fábulas, ensiemplos, sonetos, corridos, elegías, poemas deliberadamente románticos y versos desesperados sin remedio. No se sabe si fue miembro de la Banda del Automóvil Gris, pero sí se le conocen muchos compadres, algunos truculentos. Taurófilo, prefiere el estilo rondeño al sevillano; socio de malandrines, tupamaros, rojillos y otra gente de baja ralea; partidario de las clases económicamente débiles; viajero. El más original entre todos los poetas de su tiempo. Lo admiran muchachas de mala conducta y mujeres adultas con buenas intenciones. Ajeno a la parafernalia y convencionalismos”.
 Nadie sabe, empero, quiénes son los autores de la enciclopedia citada. Tal vez sean unos duendes escandinavos, acaso unos brujos del Polo Sur en vacaciones.
 *José Alvarado, Originario de Lampazos, Nuevo León donde ( 21 de septiembre de 1911 - Ciudad de México, 23 de septiembre de 1974), fue un destacado periodista, narrador y ensayista mexicano. Durante la mayor parte de su vida llegó a escribir para varios periódicos del país, llegando a ser reconocido a nivel nacional. A principios de los 60, llegó a ser nombrado rector de la Universidad Autónoma de Nuevo León, teniendo que renunciar a los pos pocos años después por motivos políticos.
En 1941 se casó con Cándida Pérez Cotes, una de las jóvenes que acudían a su curso de historia de la filosofía en San Ildefonso. Cinco años más tarde nació Magdalena, única hija del matrimonio.
Confieso que no sé en donde se publicó por primera vez este texto..
Ya que también se publicó en 1983 en un cuadernilo.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.