Ir al contenido principal

La nariz de Cleopatra

 La nariz de Cleopatra/ Juan Eslava Galán, escritor.
ABCM 30 de octubre de 2016
Los historiadores suelen soslayar ciertas minucias que influyen poderosamente en la conducta de las grandes figuras de la historia. Si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, habría cambiado el curso de los acontecimientos, escribió el filósofo Pascal en un tiempo en que las grandes narices se tenían por signo inequívoco de voluntad firme y carácter decidido. Hoy, más informados, preferimos pensar que el poder de Cleopatra no residía en su nariz sino en sus otras gracias: «Su voz –dice Plutarco– era como un instrumento de muchas cuerdas (…) Platón reconoce cuatro formas de adular, pero ella conocía mil».

 La famosa reina de Egipto que sedujo a los más grandes romanos de su tiempo, Julio César y Marco Antonio, se sirvió de su femineidad, de su cultura y de su exotismo más que de su físico (sus retratos nos presentan a una mujer no muy agraciada, de nariz aguileña y frente despejada).

 Más recientemente, en la proclamación del Estado Catalán por Companys, aquella famosa charlotada de octubre de 1934 que duró tan solo unas horas, el historiador Jordi Canal ve «razones íntimas, vinculadas con el corazón y la entrepierna» que justificarían la actitud osada e incluso temeraria del president de la Generalidad.
 Al parecer Companys rivalizaba en amores con el activista Miquel Badía. El oscuro objeto de deseo de los dos hombres era la bella militante independentista Carme Ballester, sin que a ninguno de los dos le incomodara el hecho de que la mujer estuviera ya casada con un tercer militante de Esquerra, el dócil Carles Durán.
 No era Companys físicamente comparable a Badía. El president era ya cincuentón, estrecho de pecho y francamente feo con esa cara larga y picuda con aventajada nariz que le había valido el sobrenombre de El Pajarito en sus tiempos de abogado de oficio.
 Badía, por el contrario, era un galán atlético que a sus prendas físicas unía cierta fama de osado hombre de acción, lo que le había granjeado el sobrenombre de Capità Collons (Capitán Cojones).
 El día de la sublevación catalana, los dos pretendientes de Carme destacaron en sus respectivos campos: si el intrépido Capità Collons se batió bravamente en la lucha callejera al frente de sus milicianos; Companys, por no ser menos, proclamó la independencia de Cataluña desde el balcón de la Generalitat. Sorprendido quizá del paso que había dado, para el que hubo de sobreponerse al natural seny que le aconsejaba no comprometerse, al término de la alocución le oyeron murmurar, en catalán naturalmente. «Ahora ya no podréis decir que no soy suficientemente catalanista».
 O sea, que el trascendental episodio hoy inscrito en la memoria histórica catalana pudo deberse a una forzada demostración de hombría y valor de Companys destinada a deslumbrar a Carme Ballester. Sofocada la sublevación por las fuerzas gubernamentales, Badia huyó a Francia y Companys acabó en la Cárcel Modelo de Madrid, en la que posó rodeado de sus consellers para la famosa foto en la que aparece tras las rejas, con el coqueto aditamento del moquero colgándole del bolsillo superior de la chaqueta.
 A la postre, la erótica del poder resultó irresistible para la bella Carme, que se divorció de Durán para matrimoniar con el president Companys tras el misterioso y oportuno asesinato del Capitá Collons.
 Otro encalabrinamiento de gobernante, esta vez de Mussolini, pudo influir en su aceptación del Anschluss, la incorporación de Austria al Reich hitleriano el 12 de marzo de 1938.
 A Mussolini, que se consideraba protector de Austria, no le interesaba que un país tan poderoso como Alemania extendiera sus fronteras hasta Italia. Conocedor de este hecho, Hitler temió una reacción negativa de su colega ante el fait accompli de su invasión de Austria y le envió al príncipe Felipe de Hesse-Kassel, un camisa vieja nazi casado con la hija del rey de Italia, para templar gaitas y ofrecerle compensaciones. Para sorpresa suya, Mussolini aceptó el Anschluss de buena gana y mostró al negociador la más cordial disposición. Hitler, aliviado, le expresó su eterno agradecimiento: «Príncipe, dígale al Duce que jamás olvidaré este favor ocurra lo que ocurra. Desde lo más profundo de mi corazón le doy las gracias. Estoy dispuesto a suscribir cualquier clase de pacto. Estaré con él a las duras y a las maduras…».
 ¿Cómo explicar la despreocupación del Duce ante asunto tan grave, en franca contradicción con su política anterior? Nuevamente por un asunto del corazón. Su amante Claretta Petacci, era una grafómana que describía minuciosamente sus encuentros amorosos en un diario. Ese preciso día del Anschluss, la celosa Claretta le había organizado tal escena de celos que el Duce tuvo que pasar buena parte de la noche tratando de calmarla y reconciliarse con ella. Al final el esfuerzo valió la pena, a juzgar por la anotación del día siguiente: «Hicimos al amor como nunca antes lo habíamos hecho, hasta que le dolió el corazón, y después lo hicimos otra vez. Entonces él se durmió, agotado y satisfecho». En ese estado de euforia a Mussolini lo que menos le importó fue que su compadre Hitler se apropiara de Austria.
 Hitler, por su parte, estaba más pendiente de su médico que de su amante. Un aspecto de su vida que empieza a estudiarse con más detenimiento es su dependencia de las inyecciones y compuestos farmacológicos que le preparaba el doctor Morell. Un reciente estudio de Norman Ohlern, que ha descifrado y estudiado las detalladas notas del galeno, demuestra que, hacia el final de la guerra, la dependencia de Hitler de la cocaína era tan acusada que bien podríamos considerarlo un yonqui. Esta sumisión explicaría aquella aparente locura que lo inducía a mover sobre el mapa de operaciones ejércitos imaginarios con los que pretendía alterar la suerte de la guerra.
 En fin, que las íntimas miserias de los gobernantes nos complican la vida a los gobernados es un hecho que no necesita mayor demostración. Esperemos que ninguna turbia historia de sexo o sustancias psicotrópicas esté influyendo en la calamitosa actualidad política española.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.