12 feb. 2017

Trump justificó las redadas contra los inmigrantes:

Clarin, 12/02/2017 
Trump justificó las redadas contra los inmigrantes: Es una promesa de campaña
Así explicó en Twitter el arresto, en la última semana, de más de 300 extranjeros sin permiso de 
“La mano dura con los criminales sin papeles es el cumplimiento de mis promesas de campaña”. Ante sus 25 millones de seguidores, Donald Trump explicaba hoy en Twitter los arrestos a extranjeros sin permiso de residencia que en la última semana, y según los principales medios de EE.UU., ascendieron a 350.
“Estamos sacando a los miembros de bandas criminales, a los traficantes de droga, y a otros”, detalló en la red social el presidente de Estados Unidos que en su campaña electoral prometió la deportación de 11 millones de inmigrantes sin los papeles en regla.
Lo que no dijo Trump por Twitter es que muchos de los inmigrantes detenidos la semana pasada no eran traficantes de drogas, miembros de banda ni criminales de ningún tipo (a menos que buscar trabajo y hogar en otro país sea considerado un crimen). Las organizaciones de derechos civiles denunciaron que los arrestos y deportaciones están afectando a personas sin antecedentes, por mucho que el Servicio de Inmigración diga que sólo deben preocuparse aquellos que suponen una amenaza para la seguridad pública.

“Esta definición es lo suficientemente amplia para cubrir casi a cualquiera que vino a este país para sobrevivir, para alimentar a sus hijos o para huir de la violencia y la persecución”, advirtió en un comunicado la ONG neoyorquina Make the Road, con más de 20.000 miembros.
Mirá también
Los otros muros de Trump: se quedó sin veto migratorio y debió retroceder con China
Otra cosa de la que Trump tampoco habló hoy fue de la derrota en la Justicia de su decreto contra inmigrantes de siete países musulmanes y refugiados de todo el mundo.
Después de que una Corte de Apelaciones de San Francisco diera la razón a los Estados de Seattle y de Washington al considerar ilegal el veto de Trump, el presidente republicano había prometido (también por Twitter) seguir el caso hasta la Corte Suprema. Pero sus asesores en la Casa Blanca ya se dieron cuenta del peligro de un empate en el máximo tribunal (con cuatro jueces cercanos a las posiciones del Partido Demócrata y cuatro cercanos a las del Republicano) y ya están hablando de un nuevo decreto migratorio: en caso de empate en la Corte Suprema, se impondría el fallo de San Francisco.
Mirá también
“Contemplamos todas las opciones posibles”, dijo ayer en la cadena Fox el asesor de la Casa Blanca Stephen Miller. El propio Trump había hablado el viernes de “un decreto totalmente nuevo” para el lunes o martes de la próxima semana.

Con el decreto del 27 de enero que la Justicia de EE.UU. ha dejado sin efecto, Trump prohibía durante 90 días el ingreso a Estados Unidos de los ciudadanos de Siria, Irak, Somalia, Irán, Sudán, Libia y Yemén, todos países con una mayoría musulmana. El mismo decreto prohibía durante 120 días la entrada al país a los refugiados de todo el mundo.
Mirá también
Trump comenzó su batalla judicial, por ahora perdida, atacando al juez James Robart, que en Seattle (Washington) fue el primero en admitir la demanda contra su decreto anti inmigrantes. “Pseudojuez”, lo llamó el magnate republicano en una serie de tuits en los que también acusó al poder judicial de tener sangre en las manos, “si algo sucede”.
Sus tuits de hoy fueron menos explícitos. “El 72% de los refugiados admitidos a los Estados Unidos entre el 3 y el 11 de febrero, durante la RUPTURA PROVOCADA POR LAS CORTES, viene de siete países: SIRIA, IRAK, SOMALIA, IRÁN, SUDÁN, LIBIA y YEMEN”, escribió Trump, hoy, en su cuenta de Twitter, como si recibir a gente de cualquiera de esos siete países fuera motivo suficiente de indignación. La novedad no es el sistema de valores que sustenta esa indignación. 

Como él mismo recordó hoy, Trump ha sido consistente desde sus días de campaña en su forma de juzgar a las personas en función de su país origen. Lo novedoso del tuit -dijeron analistas de EE.UU.- es que también delata la falta de imaginación del presidente: como si no se hubiera dado cuenta de que no todos piensan como él.

No hay comentarios.: