13 feb. 2017

Un escape de leyenda/retrospectiva

Un escape de leyenda/retrospectiva
Las primeras declaraciones de los custodios detallan la historia que el capo sinaloense difundió sobre un kilo de oro que había que sacar del Cefereso; los testimoniales dan cuenta de la red que Guzmán Loera tenía montada en el penal La estrategia de 'El Chapo' en Puente Grande
Víctor Fuentes y Abel Barajas, reporteros
Reforma, 19 de febrero de 2001.
Joaquín "El Chapo" Guzmán conoció al custodio Miguel Angel Leal Amador cuando se lo presentaron en 1999, y al enterarse que era de Culiacán le dijo: "se me hace que somos parientes". La relación no fue tan cercana, pero se intensificó en noviembre pasado, cuando "El Chapo" comenzó a difundir dos historias, una a todo mundo, la otra sólo a Leal y a su colega Jaime Sánchez Flores: estaba a punto de salir libre "porque mis abogados ganaron un amparo", y que necesitaba ayuda para sacar del penal un kilo de oro que "un maestro de los talleres" había ido acumulando durante años. 
El 3 de noviembre nació en Culiacán el hijo de Leal, pero dos semanas después seguía internado en el Hospital Regional. Tenía un soplo en el corazón. El custodio se la pasó de incapacidad hasta el 7 de enero, cuando volvió al penal de Puente Grande, en Jalisco. "El Chapo" lo mandó llamar, le dio un abrazo de año nuevo y le preguntó dónde había andado. "Le conté que iba a renunciar porque mi suegra, que es dueña de un minisuper en Culiacán, quería que me encargara del negocio. Ella quería irse a Tijuana con su hija menor. Le dije a "El Chapo" que ganaría 12 mil mensuales, aunque la verdad serían 7 mil", relató Leal. Pero no, no había por qué irse. "'El Chapo' me dijo que él me apoyaría con un dinerito. Le dije que necesitaba mil 500 pesos. Me dijo que si mi hijo requería cirugía, él la pagaba, que ya pronto le iban a dar su libertad y que para su seguridad requería de gente como yo", declaró el custodio. 

Durante meses, el comandante Miguel Angel Godínez estuvo reclutando custodios con la promesa de salarios de 12 a 15 mil pesos -casi el triple de sus ingresos-, para trabajar con "El Chapo" cuando saliera. Leal recibió 2 mil pesos. Los análisis confirmaron que su hijo tiene un soplo, y la posibilidad de cirugía a los 6 meses de edad, ante el riesgo de que se desarrollara un ventrículo en el corazón. El 13 de enero, "El Chapo" le dijo a Leal: "ya me voy, estoy limpio, mis abogados investigaron y no tenía proceso pendiente en México, el único pendiente era con los gringos". "Insistió en que conformaría una empresa de seguridad, y nos ofreció trabajo a Jaime Sánchez y a mí, una empresa en forma legal para que cuando viajara lo cuidáramos y pudiéramos portar armas". 
Posteriormente, "El Chapo" reveló la historia del kilo del oro.
 'Lo reunió poquito a poco' El kilo de oro que el maestro de talleres quería sacar del penal, según "El Chapo", "el maestro lo había reunido poco a poco". El custodio Leal entendió la historia. "Me hizo recordar que había el rumor de que al inicio de las funciones del penal, una empresa empleaba a los internos trabajando con oro, pero que los internos escondían el metal poco a poco, incluso se lo tragaban y después lo defecaban, y reunida cierta cantidad la entregaban a sus familiares". Había algunos peros. 
El maestro sólo confiaba en Francisco Javier Camberos, "El Chito" -virtual empleado de "El Chapo" en el penal-, y por tanto sería éste quien sacaría el kilo de oro. "Echenme la mano. Si le encuentran el oro al maestro, se quedará toda la vida en la cárcel". El maestro, según "El Chapo", "no quería pasar por el arco de metales, por lo que el lugar ideal era la aduana de vehículos". 
La instrucción fue que los custodios Leal o Sánchez estarían ahí el viernes 19, entre las 19:00 y 21:00 horas, cuando sale el personal administrativo. Además, "El Chapo" dijo que en última instancia no le interesaba el oro. "Total, si no se hace, me lo llevo cuando salga, no hay problema, ni modo que me revisen a mí". Ni Leal ni Sánchez tenían nada qué hacer en esa aduana. Pero esa parte estaba arreglada desde el 16 de enero.
 Según el testimonio de Miguel Angel Godínez, lo llamó Jaime Valencia Fontes, asistente de "El Chapo", y le dijo: 
-¿Usted está elaborando el rol de servicios?
 Sí. -¿Y ya tiene en el rol al compa Leal?
 El compañero Leal Amador no está en ningún servicio.
 -Pues incluya a Leal en el rol de servicios del viernes, y asígnele la aduana de vehículos, tal vez tengamos visita. 
-¿Para qué lo quiere en esa zona?
 Es que va a venir "El Chito" con unas cosas. 
Y en efecto, cuando Leal llegó el 19 de enero, el comandante Felipe Díaz Ruelas lo asignó a la aduana.
 "A las 20:30 o 20:40 horas, noté que "El Chito" empujaba un carrito de lavandería del penal. Al llegar a la aduana, colocó el carrito a metro y medio de mi persona, y pude apreciar que en el interior llevaba algo cubierto con cobertores color beige. "Enseguida presione el botón que abre el portón de la aduana, a efecto de que 'El Chito' saliera. También sin querer, presioné el botón de alto, por lo que 'El Chito' no tenía espacio suficiente para sacar el carrito de la aduana. Ante esto, 'El Chito', con evidente molestia, volteó a verme diciéndome 'aquí llevo el oro del maestro', por lo que presioné de nuevo el botón, dando suficiente espacio para que 'El Chito' pasara el carrito". 
Desde aquel 19 de enero, no se ha vuelto a saber de "El Chapo" ni de "El Chito", ni mucho menos de "el maestro de los talleres" y su kilo de oro. Las maniobras Estas son algunas de las cosas que sucedían en el interior del penal de Puente Grande, en Jalisco, y las indicaciones que dieron para la fuga de "El Chapo": 
"En febrero del 2000, el comandante Dámaso López nos llamó a mí y a Antonio Becerra, y me dijo que a los Tres Señores les interesaba que su comida viniera de fuera, y que yo ya sabía que tenía que entrarle porque si no los señores se iban a molestar, que ya estaban muy molestos por los reportes que yo había hecho. Nos dijo: no se preocupen, si los corren nos vamos a trabajar con 'El Chapo' cuidándole las vacas en cualquiera de sus ranchos" Juan José Pérez Díaz Segundo comandante "La camioneta Vanet blanca se usaba para sacar todas las pertenencias de los reos que no podían estar ahí. 
Desde el Centro de Control se permitía que la camioneta no fuera revisada, y se apagaban las cámaras de video cuando pasaba" Salvador Quiroz Vigilante "Durante todo el día (19 de enero), y en todo el momento que me encontré en el Diamante siete del Nivel A, siempre me percaté que el panel de control marcaba las puertas abiertas que dan al pasillo A, donde se encuentra la celda 307 (de "El Chapo"), situación que reporté a los vigilantes Antonio Díaz y Salvador Quiroz, para que cerraran perfectamente las puertas, observación de la que no hicieron caso" 
"Tenemos prohibido reportar por teléfono cosas anormales que sucedan en el Cefereso, porque todo lo graban" Ernesto Ramos Aguilar "'El Chito' hizo unos cuadros de madera y los colocó en la puerta de acceso que conduce al pasillo del Nivel 1-A, de tal manera que cuando estaba con 'El Chapo' podían sentirse totalmente seguros de que nadie se enteraba de sus pláticas". 
Antonio Díaz Hernández Vigilante 
"A las 20:40 horas salió 'El Chito' del módulo tres empujando uno de los carritos azules. En el carrito azul, 'El Chito' llevaba un bulto envuelto en una sábana de color beige, de las que utilizan los internos... no era normal que 'El Chito' empujara carritos, eso lo hacía José Barajas Villalobos, 'El Veneno'" Francisco Javier Vázquez Cortés "Pensé que 'El Chito' nos estaría esperando para entregarle las cosas que se debían sacar del penal; sin embargo, al llegar a la aduana de vehículos, me dirigí con el oficial que estaba de guardia, Leal Amador, al que le toqué en la ventanilla del portón de la aduana y le pregunté si 'El Chito' había ido con 'El Pollo'. Leal me dijo 'sí vino, pero ya se fue', entonces cuestioné a Leal diciéndole ¿oye, 'El Chito' no trajo unas cosas que vamos a sacar?, a lo que me respondió, 'ya las sacó, 'El Chito'". Entonces le dije: '¡pero si nosotros las íbamos a sacar!". José Barajas, "El Veneno" Custodio "Hay que aguantar la caliente, porque si no los de adentro nos matan, y ya valió madre. Hay que salirle y no involucrar a más gente. 'Está bien cabrón, plebes. Les aseguro que se les va a brindar todo el apoyo, tanto adentro como afuera, porque allá afuera', e hizo la señal de que los matarían". 
Jesús Vizcaíno Adjunto del subdirector de Seguridad Interna, en reunión post-fuga con sus subordinados directos La huida No está claro quiénes sabían que "El Chapo" pensaba mudar su residencia el 19 de enero. El único del que se sabe con certeza es Francisco Javier Camberos, "El Chito", que lo sacó en un carrito de ropa sucia. Inicio de Operaciones En un cambio descrito como "inusual", el subdirector de Seguridad Interna, Francisco Fernández Ruiz, envía al área de Seguridad Externa a sus tres segundos comandantes, que son reemplazados por Felipe Díaz Ruelas y Alejandro Patiño Rodríguez. 10:00 horas Módulo 3: "El Chapo", Saúl Rivera, Benjamín Rivera, Jesús Parra, Alberto Cervantes y Januario Gutiérrez bajan a jugar volibol. 
En esos minutos, llegan al penal el subsecretario de Seguridad Pública, Jorge Tello Peón, y el director de Prevención y Readaptación, Enrique Pérez Rodríguez.
 12:00 horas Termina el juego. "El Chapo" platica con su asistente Jaime Valencia, sube a bañarse y recibe en su celda la primera de cuatro visitas del comandante Juan José Pérez Díaz. 
13:00 horas Plaza del Sol en Guadalajara, afuera de Pizza Hut. César Guzmán, hijo de "El Chapo", llega en un Cutlass gris blindado para reunirse con "El Chito". "Me dijo que iba a comprar boletos de avión para ir a México. Lo dejamos en la plaza, llevaba una mochila negra al parecer llena de dinero... no lo volvimos a ver", declara José de Jesús Briseño, amigo de "El Chito". 
14:00 horas "El Chapo" no baja al comedor, según testifica la dietista Mercedes Fajardo. 15:00 horas El custodio Salvador Hernández Quiroz dice que a esa hora "fingimos pasar la lista". Su colega Jaime Sánchez Flores confiesa que ese día no se pasó ninguna de las tres listas "porque nos dio flojera". A la misma hora, "El Chapo" recibe al subdirector Fernández Ruiz. 
16:00 horas "El Chapo" no es visto en la hora de biblioteca. Está en su celda, despachando visitas, que incluyen otra de Pérez Díaz y, a las 17:40 horas, la de los adjuntos de Fernández, Jesús Vizcaíno y Carlos Ochoa. 
18:00 horas Un custodio ve a "El Chapo" conversando en un pasillo con Manuel Rivera Ayala. 
18:20 horas "El Texas" y "El Güero" Palma se reúnen con "El Chapo" durante 5 minutos. Al salir, "El Güero" le dice: "que estés bien, compadrito".
 A las 18:30 horas, "El Chapo" está en el pasillo con Alberto Cervantes. 
19:00 horas El reo Mariano Morales García recibe visita íntima aunque no sea día permitido. Su vigilancia ocupa la atención de varios custodios. Morales pasa más de tres horas con la mujer. 
19:30 horas "El Chito" introduce al área de vigilancia dos carritos de ropa sucia y se encuentra con "El Chapo".
 20:30 horas Jaime Valencia Fontes, Mario Vázquez Méndez y "El Chapo" se dirigen al cubículo del área médica. Vázquez lleva un colchón y sábanas color beige. Sólo Valencia y Vázquez salieron del cubículo. 
20:40 horas "El Chito" se adelanta a los trabajadores apodados "El Veneno" y "El Pollo" y se lleva uno de los carritos hacia la aduana de vehículos. Miguel Angel Leal Amador lo deja salir. 
22:30 horas Los comandantes Juan José Pérez Díaz y Jesús Vizcaíno, que iban a mover de módulo a "El Güero" Palma, a "El Texas" y a "El Chapo" Guzmán, pero ya no encuentran al último. 
Pagos y privilegios 
Los capos Joaquín "El Chapo" Guzmán; Arturo Martínez, "El Texas", y "El Güero" Palma tenían comprados a la mayor parte de los encargados de vigilar el penal. 10 mil dólares mensuales de cada uno de los tres capos para Francisco Fernández Ruiz, subdirector de Seguridad Interna. 45 mil pesos mensuales para Agapito Olmos, Jesús Vizcaino, Carlos Fernando Ochoa (conocidos como "los sinaloenses" por ser originarios de ese estado), adjuntos del subdirector. 3 mil dólares mensuales para Edgar Pineda, Carlos Efraín Rizzo, Juan José Pérez Díaz, comandantes de compañía. 9 mil pesos mensuales para Marcos Mora Fernández, Candelario Castillo, Felipe Díaz Ruelas, Miguel Angel Godínez, José Luis García González, segundos comandantes. 5 mil 500 pesos mensuales para José Barajas, custodio que se encargaba de introducir comida desde el exterior del penal. 250 pesos por turno a por lo menos 40 oficiales de prevención.
 La forma de pago 
Durante 1999 y principios del 2000, los pagos se hacían en el exterior. Los custodios eran citados en diversos puntos de Guadalajara y Tlaquepaque por personajes cercanos a los capos. Hacia mediados del año pasado, los capos comenzaron a recibir fondos en el interior del penal. "El Chapo" pagaba los días 15 de cada mes, y "El Texas" y "El Güero" Palma los días 25. A cargo de la administración estaban los asistentes personales de "Los tres Señores". Los privilegios os Tres Señores -como les decían- controlaban el Módulo 3, además de las áreas de Centro de Control, lavandería, cocina, mantenimiento, resguardo, área médica y área de comunicación. 
En el 2000 se celebraron los cumpleaños de los señores con música, comida y alcohol, además de que en diciembre organizaban sus posadas. En octubre o noviembre fue la fiesta de "El Güero". "El Chapo" y "El Texas" compraron pintura para redecorar el área. La cena de año nuevo, para 50 personas, fue organizada por Ofelia Contreras González, comadre de Eduardo González Quirarte, lugarteniente del extinto capo Amado Carrillo Fuentes. El menú fue filete mignon, crema de langosta, papas al horno, y ensalada de verduras. Contreras -en cuya casa de Guadalajara fueron decomisados 500 gramos de cocaína, 9 armas largas cortas-, gastó 6 mil pesos, pero cobró 12 mil. Una testigo calculó que entraron más de 100 galones de tequila para las fiestas de fin de año. Los tres capos recibían comida diferente, artículos de limpieza personal, pláticas con otros internos, visitas íntimas en días no permitidos que duraban incluso varios días, sexo con personal de la cocina y de intendencia, paso de defensores, visita conyugal en el dormitorio. Además de dinero en efectivo, equipo de cómputo portátil, teléfonos celulares, una agenda móvil access donde registraban los datos generales del personal del Cefereso. Hornos de microondas, parrillas eléctricas, vajillas, lámparas. La fortaleza 'derribada' uienes conocen por dentro el penal federal de Puente Grande describen la sofisticada seguridad que lo convierte en una fortaleza. Pasillos superiores Custodios armados hacen rondines y tienen instrucciones de tirar a matar a quien se encuentre en el "espacio de muerte". Malla electrificada de 8 metros de altura. Sistema antiexcavación Existe monitoreo hasta una profundidad de 20 metros, aproximadamente, para evitar una fuga a través de túneles. Central de control Todo el sistema de seguridad está monitoreado desde una central que es operada por 10 ó 12 personas. Desde aquí es posible abrir o cerrar todos los accesos del reclusorio. Oficinas administrativas Dentro del área de oficinas administrativas se encuentran la oficina del director y la sala de control computarizado y electrónico de todo el penal. Potente cámara Desde una cámara de video instalada en una de las torretas, se pueden distinguir las placas de los autos que ingresan al penal. 

No hay comentarios.: