20 mar. 2017

Reducir diputados sólo acentuará el poder caciquil del gobernador: Diego Valadés

Reducir diputados sólo acentuará el poder caciquil del gobernador: Diego Valadés
Rio Doce, 20 de marzo de 2017
Judith Valenzuela
El peligro del poder

El abogado constitucionalista Diego Valadés fue contundente: “La disminución de la representación política en los Congresos locales a lo único que contribuiría es a acentuar el poder caciquil de los gobernadores”.
Durante la conferencia magistral Problemas de una Constitución centenaria, dictada en Culiacán en el marco del Segundo Aniversario del Colegio de Periodistas y Escritores de Sinaloa José Cayetano Valadés, quien ha sido uno de los más entusiastas promotores de la modernización jurídica en México, expresó que “la reducción de un órgano de representación política trae como resultado evidente un proceso de concentración del poder y en el ámbito local exponen a los diputados a la cooptación, a la intimidación o a la represión, si se llegara a dar el caso”.
En sus reflexiones con motivo del centenario de la Constitución mexicana, el pasado 3 de marzo en el Colegio de Sinaloa, quien fuera ministro de la Suprema Corte de Justicia agregó que “entre más restringida es la representación, mas intereses y corrientes de pensamiento quedan fuera”.

El también ex Procurador General de la República mencionó que debido al desprestigio de la política, los partidos políticos y las instituciones como los Congresos, la fuerte retórica que plantea la reducción de diputados de representación proporcional tiene “un vigoroso apoyo generalizado en el país cuando debería ser al revés”.
Estaremos cometiendo un error, dijo, si como país sacrificamos el sistema representativo para construir un nuevo ordenamiento constitucional como ya se ha hecho en repúblicas como Bolivia, Ecuador y Venezuela, para dar lugar solo a los mecanismos de democracia participativa, con la posibilidad de que se arrolle al sistema jurisdiccional y se desnaturalice la democracia, como ha ocurrido en ese último país.
Diego Valadés dijo que la posición restrictiva de los congresos no obedece a ninguna razón, ni política ni económica, sino estrictamente de acomodarse a una corriente de pensamiento adversa a la política.
“Si construimos una Constitución imbuida por el rencor hacia la política, y por la necesidad para muchos de limitar e invalidar al poder, todo lo que tendremos es instituciones disfuncionales que no van a restituir lo que hoy los mexicanos queremos: mas justicia, mas seguridad, mas equidad. No es posible que sigamos a merced de los episodios de inseguridad que todos los días afectan a la población y que sigamos viviendo en una democracia que tiene en su seno a un 50 por ciento de la población viviendo en condiciones de pobreza y miseria”, indicó el constitucionalista.
 Al hablar sobre las más recientes reformas constitucionales, el también integrante del Colegio de Sinaloa dijo que es muy desconcertante y difícil de entender cuando “hay una institución que se llama Procuraduría General de la República que existe en la realidad pero no está en la Constitución, y hay otra que se llama Fiscalía General de la República que existe en la Constitución pero no en la realidad”.
 Sobre los rezagos constitucionales “que han quedado como producto de nuestro federalismo”, dijo que hoy tenemos más de 120 instrumentos que rigen la materia civil y penal (…), lo que trastoca el principio de igualdad, pues “hay estados que tienen más derechos que otros”.
 Ejemplificó: “En el DF una mujer es libre de su cuerpo y puede poner fin a la embarazo durante las 12 primeras semanas. En otros estados hay mujeres que por haber abortado en ese periodo están purgando sentencias de 30 años de cárcel.
 “Cuando consideramos que en un mismo país, un mismo hecho significa para una mujer cero penalidad y para otra 30 años de privación de la libertad, estamos vulnerando principios de igualdad ante la ley, de ese tamaño son los problemas de ese federalismo que no hemos tenido la voluntad de resolver”.
 El doctor en derecho informó que de acuerdo a la Encuesta de Cultura Constitucional, realizada en 2003,2011, 2015 y la última en diciembre de 2016, sólo uno de cada cinco mexicanos considera que la Constitución es adecuada para las necesidades del país. Esto, reafirmó, se llama crisis de la cultura constitucional del país.
 Dijo que las 230 reformas realizadas a la carta magna “en general son aceptables, algunas con errores técnicos, pero cuando hablamos del voto a la mujer, de la ciudadanía a los 18 años, de la seguridad social, de la autonomía universitaria, de la defensa del medio ambiente, del derecho a la educación y a la protección de la salud y de tantas otras instituciones surgidas, tendremos que convenir que al menos el 90 por ciento han sido razonables, y que el balance es positivo”.
 Diego Valadés concluyó que “cien años de Constitución, un proceso de redacción que la ha desnaturalizado, no en cuanto a su contenido pero si en cuanto a su expresión, ha traído como consecuencia, entre otras, que ya un ciudadano medio no tiene posibilidad alguna de leerla y si la lee sus posibilidades de entenderla son muy precarias, hay que tener una gran dedicación para abordar ese texto y mucho mayor para tratar de entenderle”.
 Dijo que a la Constitución mexicana, la segunda más extensa del planeta con 67 mil palabras, no hay forma de detenerla, a menos que se opte por reordenarla y condensarla a los enunciados más generales, dejando todo lo reglamentario a una ley de desarrollo constitucional, como lo ha propuesto el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.


No hay comentarios.: