3 abr. 2017

Maduro se queda sólo.., casi

La crisis venezolana Tras una fuerte disputa interna, la OEA logró reunirse y condenó con dureza a Venezuela Denunció una grave alteración inconstitucional. Bolivia buscó bloquear la reunión pero la mayoría desbarató la maniobra
Crisis en Venezuela

WASHINGTON. AFP, DPA, EFE Y CLARIN, 3 de abril de 2017..
Bolivia intentó ayer bloquear una reunión del Consejo Permanente de la OEA que agendó discutir las situación venezolana. La maniobra la revirtió una veintena de países del organismo que impuso la realización del crucial encuentro al final del cual denunció la existencia de “una grave alteración inconstitucional” en el país que gobierna Nicolás Maduro. La declaración fue aprobada “por mayoría” de 17 de los 21 Estados presentes en la Sala. Se abstuvieron República Dominicana, Bahamas, Belice y El Salvador.

El gobierno boliviano había sido el único de la región que apoyó el “autogolpe” del régimen chavista que el jueves pasado anuló el Congreso pero. Debido al escándalo internacional que generó, dos días debió dar una bochornosa marcha atrás el fin de semana. Para la OEA ese retroceso es insuficiente e instó a Venezuela a “actuar en los próximos días para garantizar la separación e independencia de los poderes y restaurar la plena autoridad del la Asamblea Nacional (Congreso)”.

Bolivia asumió el sábado la presidencia pro tempore del Consejo Permanente y su primera acción ayer fue suspender la reunión pedida por 20 países para discutir la delicada situación venezolana. El asesor jurídico Jean Michel Arribhi explicó luego que la sesión podía comenzar de todos modos porque había quorum de un tercio de los 35 estados miembros, es decir al menos 12. Y al no estar el titular pro tempore, Bolivia, ni el vicepresidente, Haití, le corresponde presidirla al embajador más antiguo, el hondureño Leónidas Rosa Bautista. No es común anular una decisión de la Presidencia del Consejo, como sucedió. En un sorprendente exceso de retórica, la delegación de Venezuela y la boliviana denunciaron “un golpe institucional en la OEA”.
La canciller argentina, Susana Malcorra, advirtió que el organismo no es “injerencista” como achaca el régimen bolivariano sino que está para vigilar el comportamiento de sus miembros. La funcionaria argentina representa además al Mercosur que declaró el sábado en Buenos Aires que hay una “ruptura del orden constitucional” y una “intromisión sistemática” por parte de la Corte Suprema en el Parlamento venezolano.
La actitud de Bolivia aumentó la irritación en la región por las acciones golpistas de Caracas. Ese sentimiento es tal que Chile anunció ayer que no autorizará el regreso de su embajador en Venezuela. Y el presidente uruguayo le puso un fuerte límite a Maduro quien acusó a Montevideo de coordinarse con Washington contra el país caribeño. “Que muestre pruebas o se retracte”, bramó el mandatario uruguayo.
Los 20 países que solicitaron la reunión de la OEA sobre Venezuela son Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Jamaica, Barbados, Bahamas, Guyana, Belice y Uruguay.
La sesión, que finalmente comenzó con Honduras en la presidencia interina, tuvo como objeto principal de la agenda “considerar los recientes eventos” en Venezuela, en alusión a la decisión de la Corte colonizada por el chavismo que se arrogó facultades legislativas mientras mantenía anulado al Parlamento. w


No hay comentarios.: