21 jul. 2017

La reunión de «control de daños» del grupo parlamentario del PRI (en Sinaloa..

 Solo tres anunciaron que votarán en contra: Margarita Villaescusa, Fernanda Rivera y Víctor Godoy
Columna EL ANCLA / 
El Debate,  21/07/2017 
La reunión de «control de daños» del grupo parlamentario del PRI/ Luis Enrique Ramírez
Anoche, los 21 diputados del PRI estaban convocados para una cena a las 21:00 horas en el hotel Tres Ríos. «Temas diversos», se anunciaba en medio de absoluta discreción, pero los 21 guardaban el secreto anhelo de que el gobernador Quirino Ordaz «se apareciera» en la reunión, y hasta el cierre de esta columna la duda continuaba en todos, o al menos en 20 de ellos; solo una, la coordinadora de la bancada, Irma Tirado, podría saber si el mandatario acudiría, sin anunciarse, a la misteriosa cena.
A los legisladores priistas les urge entablar contacto directo con su jefe político, y ya no con el enlace que ha sido el subsecretario general de Gobierno, Antonio Castañeda.
«Control de daños» sea quizá el primer tema que le pondrían sobre la mesa, luego de la tormentosa aprobación de la reforma, ayer, al artículo 37 constitucional. Enseguida, claro, serían las cuentas públicas.
El miércoles, entre 16:00 y 18:30 horas, se llevó a cabo una reunión interna del grupo parlamentario del PRI, donde la lideresa Irma Tirado pidió a sus compañeros definir, desde ese momento, el sentido de su votación el jueves próximo respecto a las cuentas del gobierno estatal anterior. Solo tres anunciaron que votarán en contra: Margarita Villaescusa, Fernanda Rivera y Víctor Godoy. En el caso de Carlos Montenegro, se aventó un rollo larguísimo que parecía encaminado a que diría que no, pero al final dijo que votará a favor, con una condición: que el gobernador Quirino Ordaz se reúna con el grupo. Si ello no ocurre, votará en contra, advirtió el diputado millanista.

Fue una reunión tensa, donde la mayoría prefirió guardar silencio, sobre todo después de una escena que provocó Margarita Villaescusa, visiblemente alterada ante la intención de aprobarle las cuentas a su exjefe político, Malova, a quien ahora que no es gobernador trata como si fuera su peor enemigo. La señora se descompuso. En vano intentó Maribel Chollet llamarla a la prudencia, pues le respondió con agresividad, y como ya sabemos que la Chollet es de mecha corta, también se encendió y se hicieron de palabras, incluso altisonantes, de esas que lo dejan a uno preguntándose: ¿y con esa boquita comen?
HUMOR INVOLUNTARIO. Entre los hilarantes comentarios que despertó la exigencia del diputado federal Manuel Clouthier de «extraditar» a Malova igual que a Javier Duarte nos recuerdan algunos lectores un episodio similar que se presentó en Culiacán en 2005: en medio de la vorágine nacional por el histórico desafuero de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno del Distrito Federal (hoy Ciudad de México), como parte de un fallido intento del entonces presidente Vicente Fox para desacreditar al Peje, un grupo de pobladores de Eldorado realizaron manifestaciones a nivel local en las que demandaban «desaforar al síndico», procedimiento imposible, puesto que un síndico carece de fuero.
Así es esto del abarrote: apenas se pone de moda una palabra o un tema en política, y hasta de abajo de las piedras salen quienes gustan de lucrar con el escándalo y abanderan la causa sin saber ni de qué se trata.
O sabiéndolo, como es el caso de Manuel Clouthier, quien ha sido diputado federal en dos ocasiones («no podemos decirnos inocentes», diría el clásico), en las que por cierto no ha traído ni un solo beneficio tangible para Sinaloa. En esta legislatura le resta un año, y el tiempo se le fue en declaraciones incendiarias, así como en autopromoción permanente en Facebook (que por cierto es carísima), en su abierta campaña por la senaduría en 2018 y, si corre con suerte, para la gubernatura en 2021.

No hay comentarios.: