21 jul. 2017

Los obispos de Guerrero llama a criminales a arrepentirse...

Los obispos de la Provincia Eclesiástica de Acapulco, Guerrero, llamaron a los violentos a arrepentirse de sus actos y acercarse a Jesús para que renueve y transforme el “corazón de piedra en corazón de carne, que ama a pesar de los pecados”.
En un comunicado los obispos expresaron que “nos duele profundamente el sufrimiento que está viviendo nuestra Provincia a causa de la violencia, que está afectando fuertemente a las familias, a las instituciones sociales y comunidades enteras, en su integridad física, en su economía y en su estabilidad. Así, como el desprecio de la dignidad de las personas, de la convivencia respetuosa y del trabajo honesto”.
Comunicado de los Obispos de la Provincia de Acapulco
PROVINCIA ECLESIÁSTICA DE ACAPULCO
12 de julio de 2017.
A las comunidades diocesanas y a los agentes de pastoral.
A las autoridades civiles y a las organizaciones e institucionales sociales.
A la sociedad civil y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.
Les saludamos con gozo y esperanza en este tiempo en el que la provincia de Acapulco vive y celebra el Año de la paz con misericordia.

Nos duele profundamente el sufrimiento que está viviendo nuestra Provincia a causa de violencia, que está afectando fuertemente a las familias, a las instituciones sociales y comunidades enteras, en su integridad física, en su economía y en su estabilidad. Así, como el desprecio de la dignidad de las personas, de la convivencia respetuosa y del trabajo honesto.
Nos acercamos a esta realidad con ojos y corazón de pastores que ven y sienten los sufrimientos de los pueblos, que están viviendo esta realidad dolorosa.  Queremos mantener nuestra «mirada fija en quienes tienden sus manos, clamando ayuda y pidiendo nuestra solidaridad. Son nuestros hermanos y hermanas, creados y amados por el Padre celestial» que necesitan consuelo y acompañamiento.
Invitamos con paternal firmeza a todos aquellos que están generando diversos tipos de violencia en nuestras comunidades, que no olviden que somos hermanos, y los exhortamos al arrepentimiento de sus acciones, acercándose a Jesucristo que renueva y remide a la persona, transformando el corazón de piedra en corazón de carne, que ama a pesar de los pecados.
A los fieles católicos les recordamos que «todos tenemos necesidad de consuelo, porque ninguno es inmune al sufrimiento, al dolor y a la incomprensión» y que todos podemos empeñarnos en la vivencia del Año de la Paz con Misericordia con «una palabra que da ánimo, un abrazo que te hace sentir comprendido, una caricia que hace percibir el amor, una oración que permite ser más fuerte, son todas expresiones de la cercanía de Dios a través del consuelo ofrecido por los hermanos, haciendo de la misericordia un estilo de vida de cristiana.
A todos los equipos de Comisiones y Dimensiones en sus diferentes niveles les animamos a poner su mejor esfuerzo para impulsar iniciativas y acciones, que permitan a todos volver a mirarse como hermanos, con la confianza mutua de ser gente de bien, con el compromiso de luchar hombro a hombro para mejorar los ambientes en los que vivimos, siendo artesanos de la paz.
Que santa María de Guadalupe y los santos mártires guerrerenses, san Margarito Flores y san David Uribe, nos acompañen para dar testimonio de servicio y fidelidad al evangelio. Con cariño les hacemos llegar nuestra bendición.
+Salvador Rangel Mendoza
Obispo de Chipancingo-Chilapa
+Dagoberto Sosa Arriaga
Obispo de Tlapa
+Maximino Martínez Miranda
Obispo de Ciudad Altamirano
Pbro. Rafael Valencia González
Administrador Diocesano de Acapulco

No hay comentarios.: