22 jul. 2017

'Todos de pie... ante su Señoría'

'Todos de pie... ante su Señoría'
La audiencia por el delito de robo de hidrocarburo se realizó en el Centro de Justicia Penal del Reclusorio Norte. Foto: Archivo
Nota de Abel Barajas/Reforma
Cd. de México (10 marzo 2016).- Después de nueve días de la entrada en vigor del nuevos sistema de justicia penal adversarial, un juzgado de control determinó ayer abrir el primer juicio oral a nivel federal en la Ciudad de México, en contra de dos jóvenes imputados de robo de hidrocarburos.
Gerardo Moreno García, juez del Centro de Justicia Penal en el Reclusorio Norte, vinculó a proceso a Juan Álvarez Martínez y Francisco Álvarez Anaya, a quienes les confirmó la prisión preventiva durante el juicio.
"Es probable que todo esto que se señaló haya acontecido. Nadie está juzgando, es sólo a manera de probabilidad", les aclaró el juzgador, de frente, a los dos imputados, al final de una audiencia de 2 horas con 15 minutos de duración.

Los procesados fueron detenidos el 1 de marzo pasado por la Policía Investigadora de la Ciudad, supuestamente en la Colonia Siete Maravillas de la Delegación Gustavo A. Madero.
Los agentes aprehensores Antonio Nava Villar y José Alberto Estrada de la Paz afirmaron que fue una detención en flagrancia, cuando los jóvenes sustraían diesel de una toma clandestina de un ducto de Pemex, a través de una manguera con la que llenaban nueve bidones.
Una vez que vinculó a proceso a los detenidos, a solicitud de la PGR, el juez fijó para el próximo 6 de mayo el plazo para concluir la investigación, es decir, para entregar diversas pruebas como documentos e interrogatorios que serán valorados en sentencia.
La audiencia de ayer es la primera en la capital del País que puso en práctica la reforma de justicia que inició en 2008.
La sala
El escenario es una sala dividida por una barandilla de madera. Al frente, se encuentra el pódium del juez y a sus costados están distribuidos cuatro escritorios con sus respectivos micrófonos.
A la derecha del juzgador, uno de los escritorios lo ocupa el auxiliar de sala y otro la defensa y los imputados; en el costado contrario, está el sitio de los testigos o peritos y el de los funcionarios de la PGR.
Cinco cámaras de circuito cerrado filman la audiencia y la transmiten en las dos pantallas que penden del plafón.
La barandilla de madera divide el lugar para el público, un espacio con 27 sillas.
La audiencia inició ayer a las 11:00 horas, con todos los asientos ocupados y al menos cinco personas de pie.
Todo es novedad, pero una que resaltó desde el primer momento fue la investidura del juez.
"Les pedimos por favor que se pongan todos de pie, para el ingreso de su Señoría", pidió el auxiliar del impartidor de justicia, momentos antes de que Gerardo Moreno García apareciera en la sala de audiencias, vestido con su toga.
A su entrada o salida, el público debía levantarse de los asientos. En el escritorio del juez no faltaba el mallete de madera.
La práctica de los procedimientos para garantizar la presunción de inocencia es otra de las novedades del nuevo sistema oral.
A las autoridades penitenciarias se les pide presentar a los inculpados a la audiencia, con un registro donde conste no sólo su fotografía y datos personales, sino su estado de salud apto.
En la audiencia inicial de ayer, los dos inculpados comparecieron no detrás de una rejilla de prácticas, como aún se estila en el sistema de justicia escrito, sino sentados detrás de un escritorio junto a su abogado, con el que en todo momento podían hablar.
La prensa puede tener acceso a las audiencias por su carácter público, pero no se autoriza introducir cámaras fotográficas o de video, grabadoras, celulares o cualquier otro dispositivo electrónico.
El proceso
La audiencia inicial comenzó ayer con la exhibición de un video de una cámara de la Secretaría de Seguridad Pública del DF, ubicada en Avenida Río de los Remedios y Calle 3, en la Colonia Progreso Nacional, en la delegación Gustavo A. Madero.
El abogado Antonio Meléndez buscaba demostrar con ese video que los jóvenes fueron detenidos en las inmediaciones de ese sitio, entre las 15:00 y las 15:15 horas del 1 de marzo, y no en la toma clandestina ni en la hora que dice la policía.
El filme se adelantó para aproximarse al momento indicado, pero cuando habían transcurrido unos minutos, el litigante pidió suspender la transmisión porque uno de sus clientes le comentó que la detención no se vería en esta cinta, pues había ocurrido a unos 150 metros de distancia.
A su vez, la PGR presentó como pruebas la puesta a disposición de los detenidos, los testimonios de los 2 agentes aprehensores, las entrevistas a 4 policías y un velador, dictámenes de criminología, química y balística, así como 190 fotos y la comparecencia de un apoderado de Pemex.
Una vez lo anterior, se dio al defensor y a la PGR la oportunidad de argumentar y debatir, algo que hoy se denomina como control transversal de las partes.
El juez Gerardo Moreno al final vinculó a proceso a los jóvenes por robo de hidrocarburo.

.

No hay comentarios.: