15 may. 2018

Francisco: “Pienso en el momento en el que tendré que despedirme…” Mmm.

Aún no...., el mensaje es para otros: obispos chilenos... 
Este martes 15 de marzo, día Internacional de la Familia, diversos medios de comunicación informaron que el Papa Francisco habría “pensado” en la hora de despedirse, especulando sobre una posible renuncia al pontificado....
Los medios se basaron en las palabras del Papa en la Misa celebrada en la Casa Santa Marta, donde invitó a los obispos a reflexionar sobre el testamento de San Pablo, quien –como narra los Hechos de los Apóstoles– se reúne con los ancianos de la Iglesia y los presbíteros en Éfeso para hacer examen de conciencia y despedirse de ellos.

“El testamento de Pablo es un testimonio. Y también es un anuncio, e incluso un desafío: ‘Yo ya he hecho el camino. Continuad vosotros’ (…). Pablo no tenía nada, sólo la gracia de Dios, la valentía apostólica, la revelación de Jesucristo y la salvación que el Señor le había dado”, dijo el Papa.
Luego, Francisco hizo una reflexión personal: “Cuando leo esto pienso en mí, porque también yo soy Obispo y deberé despedirme”.
Esta fue la frase que usaron varios medios para hablar de una posible renuncia del Papa.
“Pido al Señor la gracia de poder despedirme así”. “Que el Señor nos de la gracia a todos nosotros de poder despedirnos así, con este espíritu, con esta fuerza, con este amor a Jesucristo, con esta confianza en el Espíritu Santo”, añadió Francisco.
Sin embargo, en declaraciones a la agencia ACI Prensa, el Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, señaló que “no es la primera vez que el Papa habla de este pasaje de San Pablo”, el cual “claramente le gusta”.
El 30 de mayo de 2017, el Papa Francisco reflexionó también sobre este pasaje de los Hechos de los Apóstoles para reflexionar sobre las actitudes que debe tener todo pastor y que en cierto momento de la vida todo obispo debe “despedirse”.
“Todos los obispos debemos despedirnos. Llega un momento en el que el Señor nos dice: ‘ve a otro sitio, ve allí, ven aquí, ven conmigo’. Y uno de los pasos que debe dar un pastor es también prepararse para irse bien, no irse a la mitad. El pastor que no aprende a despedirse es porque tiene algún lazo de unión no bueno con la grey, una unión que no está purificada por la Cruz de Jesús”, indicó esa vez.
En Santa Marta, el Papa recuerda el ejemplo de San Pablo que dejó Éfeso para ir a Jerusalén: "Le pido al Señor la gracia de despedirme así. En el examen de conciencia no saldré vencedor como él..."
Francisco, tiene  81 años, y ha dicho en mas de una ocasión que el papa Benedicto XVI con su renuncia “abrió una puerta” a los futuros papas. 
También ha dicho que no preveía un pontificado largo, pero no ha dicho explícitamente si renunciaría.
Se ha dicho también que Bergoglio  tal vez se refería a los obispos chilenos implicados en el encubrimiento de abusos sexuales..., algunos tendrán que irse....
El retiro de obispos -en el mundo- ha aumentado desde que el Papa Francisco autorizó el 10 de junio de 2015   la creación de un tribunal para juzgar por el delito de “abuso de poder” a los obispos que han encubierto a sacerdotes pederastas....por ahí viene lo dicho por el papa.
Ah!, por cierto hace unas semanas el papa dio de baja por motivos fundados a uno de los integrantes de la Curia -hecho insólito- se trata de Dario Edoardo Viganò, Prefecto de la Secretaría de Comunicación de la Santa Sede.
En la carta de renuncia fechada el 19 de marzo de 2018, Viganó le agradece al papa"por el acompañamiento paternal y firme que me ha ofrecido con generosidad en este tiempo y por el renovado aprecio que ha querido manifestarme hasta nuestro último encuentro". Y le pide que le acepte la renuncia "mi deseo de hacerme a un lado y poniéndome, si usted lo desea, a disposición para colaborar en otras modalidades". 
En su carta de respuesta, publicada por el Vaticano este miércoles 21 de marzo, el papa Francisco acepta esta renuncia..."...después de haber reflexionado y haber ponderado atentamente las motivaciones de su petición de dar "un paso atrás" en la responsabilidad directa del Dicasterio para las Comunicaciones, respeto su decisión y acepto, no sin esfuerzo, la renuncia de Prefecto".
Viganò, era un hombre muy poderoso en la Curia, era prefecto del Pontificio Consejo de las Comunicaciones Sociales y por tanto responsable de la Sala de Prensa de la Santa Sede, del Servicio Fotográfico, la Libreria Editrice Vaticana, la Radio Vaticana, el Centro Televisivo Vaticano y el Servicio de Internet del Vaticano. 
Viganò reconoce que se equivocó en la crisis denominada "lettergate", es decir, en el pésimo manejo informativo que dio al presentar una serie de libros sobre la teología de Francisco, difundió parcialmente una carta de Benedicto XVI que luego se supo era de carácter privado y reservado...
El años pasado, Francisco nombró a su hermano el jesuita español, Luis Francisco Ladaria Ferrer como nuevo miembro de la Curia, y lo colocó en una posición clave: Prefecto para la Congregación de la Doctrina de la Fe.
Ferrer Ladaria sustituyó al otrora poderoso Cardenal alemán Gerhard Ludwig Müller; un teólogo de 69 años, ex obispo de Ratisbona y creado Cardenal en el primer Consistorio del Papa Francisco en febrero de 2014. 
La decisión tomada por Francisco de quitarlo del cargo no tiene precedente; es por donde quiera que lo veamos, un golpe duro al conservadurismo de la Curia.
La mañana del sábado 1 de julio, la Santa Sede explicó en un comunicado que el Pontífice "ha dado la gracias al Cardenal Gerhard Ludwig Müller al concluir su mandato de cinco años (2012-2017) como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y de Presidente de la Pontificia Comisión ´Ecclesia Dei´, de la Pontificia Comisión bíblica y de la Comisión Teológica Internacional".
O sea tenía tres cargos y un gran equipo de cardenales y de teólogos, y responsable de los temas de pederastia.
¿Por qué esa decisión de Jorge Mario Bergoglio?
Muchas lecturas. 
La primera es que la decisión de darle las gracias al cardenal alemán ocurrió a pocas horas que la justicia australiana indicio a George Pell, el denominado "zar de las finanzas" de la Curia e integrante del consejo de cardenales, un hombre muy cercano al papa, y quien tuvo que retirarse de la curia para atender la demanda penal en su contra...
Aparentemente este asunto no tiene nada que ver con el despido de Gerhard, aparentemente.
Dos, uno de los temas de fondo es que el cardenal alemán tuvo diferencias con el papa Francisco, sobre todo de orden teológico, concretamente con el tema de los divorciados vueltos a casar.
Tres, en algo - o mucho- tuvo que ver con las diferencias que tuvo con Marie Collins, ex miembro de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores. Recordemos que Ludwig Müller fue directamente señalado por Marie Collins como una de las personas que había entorpecido las reformas y la relación con las víctimas que dicho órgano había sugerido. Ella lo llamó en su momento "resistencias".
Cuatro. Otra versión más diplomática es que el papa con esta decisión inaugura una nueva etapa en la Curia donde todos los cargos duraran 5 años; y otro más es según publicaron algunos medios vaticanos, que Ludwig Muller le habría confirmado al papa su voluntad de retirarse y no habría aceptado ningún otro encargo dentro de la Curia-
Mmm.
¡Nadie se retira de un cargo en la Curia a los 69 años de edad y teniendo toda una carrera por delante!
Algo ocurrió por la mente de Francisco, de hecho ya lo tenía en la mira, y espero su momento...
Además sabemos que varios cardenales ya le habían sugerido al papa que lo removiera visto que remaba claramente en su contra; no es casual que semanas antes Francisco desmanteló a su equipo más cercano, como lo mencionó el mismo cardenal alemán en una entrevista.
En efecto, en diversas ocasiones, Müller públicamente hizo saber que no coincidía con las posiciones de su jefe, en especial, durante los dos sínodos sobre la familia y luego, al publicarse la exhortación apostólica "Amoris Laetitia" (la alegría del amor), que les abrió las puertas a los divorciados vueltos a casar... https://goo.gl/JFcJju
Antes, en octubre de 2015, durante los trabajos del Sínodo de la Familia se difundió una carta firmada por él y otros 12 cardenales conservadores en las que denunciaban la metodología empleada en la asamblea de los obispos. 
Como sabemos el  asunto no quedo zanjado y las polémicas entorno al Sínodo no concluyeron ahí.
La carta al papa
Meses después el 19 de septiembre de 2016, cuatro cardenales escribieron una carta al Papa Francisco pidiéndole que aclarara algunos puntos de su exhortación que analizaba las consideraciones expresadas por los obispos durante el Sínodo celebrado el año anterior.
Y como el papa no les respondió el grupo de cardenales hicieron publica la misiva el 14 de noviembre a través del vaticanista italiano Sandro Magister quien la colocó en su sitio web. https://goo.gl/r57VYP
Los cardenales -dos alemanes Walter Brandmüller y Joachim Meisner; el italiano Carlo Caffarra y el estadounidense Raymond Burke, asiduo crítico del papa Francisco- piden luego que "nadie interprete el hecho según el esquema ´progresistas-conservadores´: sería una total malinterpretación. 
Dicen que están "profundamente preocupados por el verdadero bien de las almas, suprema ley de la Iglesia, y no por hacer progresar en la Iglesia cualquier forma de política".
En esa  carta dada a conocer en noviembre pasado cuestionan al Pontífice por su exhortación apostólica Amoris laetitia; sostienen la idea de que las enseñanzas modernizadas del papa sobre las familias y los divorciados católicos son en parte "sacrílegas" y "pueden justificadamente ser consideradas heréticas", como señala Steve Skojec, cofundador y director de la publicación católica One Peter Five.
Y el prefecto de la Congregación tomó partido.
En una entrevista con la publicación italiana Il Timone, en febrero de 2017, el prefecto de la Congregación se puso del lado de los cardenales "rebeldes" que le exigieron al papa aclarar cinco dudas del capítulo octavo de la "Amoris Laetitia".
Por eso ese es uno de los posibles motivos del retiro temprano del cardenal alemán.
Respuesta a la decisión papal
Y curiosamente casi al mismo tiempo que se dio a conocer la renuncia el cardenal dimitido dio una entrevista en Alemania al diario local Allgemeine Zeitung.
En la breve entrevista concedida apenas horas después de conocer que ya no dirigiría la poderosa Congregación, el cardenal dijo que la decisión de su retiro era normal y no el resultado de algún conflicto entre él y el papa Francisco.
¿Normal? 
¡Con todo respeto señor cardenal!
Ludwig Müller  habló al diario mientras visitaba Mainz para la reunión por el 50 aniversario de su promoción de secundaria; de hecho viajó a la ciudad alemana el mismo viernes  30 de junio, después de reunirse con el papa Francisco y recibir la noticia de que no se renovaría su periodo como miembro d ella Curia.
El cardenal dijo al medio local que aunque no sabe los detalles específicos de por qué su periodo de 5 años no fue extendido, el papa le informó de su deseo de abandonar la costumbre de renovar los mandatos en la curia romana.
El ex obispo de Ratisbona dijo que durante su reunión privada, el papa Francisco le dijo que quiere avanzar progresivamente hacia una práctica de limitar los mandatos a solo 5 años, y "sucedió que soy el primero al que esto aplicaba".
Mmm.
En ese sentido el papa Francisco tendría que cambiar casi toda la Curia..., y no creo que lo haga, no por el momento.
Insistió el señor cardenal que su despido haya sido el resultado de diferencias de opinión sobre la exhortación  Amoris Laetitia, aclaró que aunque los dos no estuvieron de acuerdo sobre todos los aspectos del texto, insistió en que no hubo una pelea al respecto.
Empero, sí lamentó la decisión del Papa de retirar a tres miembros de su equipo, semanas atrás, pues "eran personas competentes".
¿Por qué retiro el papa a su equipo?
Es una pregunta sin respuesta
¿Y ahora que hará el cardenal dimitido?
Mucho se especuló que regresaría a Alemania, pero no, ¡se quedará en el Vaticano!
"Trabajaré académicamente, seguiré sirviendo en mi rol como Cardenal, haré trabajo pastoral", señaló, y agregó que  "hay suficiente por hacer para mí en Roma", indicando que "en cualquier caso, normalmente yo sería un pensionista a estas alturas".
En efecto, el cardenal tiene derecho a una pensión...
Fuente: ACI/ notas personales.......

No hay comentarios.: