Ir al contenido principal

Dios y el gobierno de Calderón/Roberto Blancarte

Dios y el gobierno de Calderón/Roberto Blancarte
Milenio, 2012-11-27 •
Dijo el presidente Calderón hace apenas unos días, con cierto ánimo fatalista: “A uno le toca vivir el momento que le toca vivir por alguna razón, que Dios sabe por qué pone a determinadas personas frente a determinadas circunstancias”. No quiere decir esto, aunque parezca, que el presidente de la República mexicana le quiere echar la culpa de sus acciones a Dios; pero se acerca. Es ciertamente un reconocimiento de que a él como jefe del Ejecutivo federal le tocó vivir en circunstancias muy difíciles, pero es también una suposición de que él llegó a la Presidencia porque allí lo puso Dios. Y en estas pocas palabras se puede resumir de alguna manera lo que ha sido la actitud de Calderón y presumir respecto a lo que pensó debía ser su papel en este sexenio: entender por qué “Dios” (ni más ni menos) lo puso en ese lugar y en esas circunstancias. Lo cual puede asumirse como una carga, pero también como una misión.
Lejos está dicho pensamiento del que un presidente laico, supongo, debería tener. Es decir, un presidente laico debería asumir que él llegó a esa enorme responsabilidad gracias al voto de los ciudadanos y que él se metió a ese lugar, después de muchos esfuerzos, sabiendo en qué se metía. En otras palabras, quizás Calderón no podía adivinar que le tocaría lidiar con una enorme crisis económica, pero sí podía prever que la situación en el país de todas maneras no era buena. Y ciertamente tenía que haber sabido de la enorme tarea y posibilidades en materia de seguridad cuando decidió “limpiar” el país de narcotraficantes, empezando, curiosa y paradójicamente, por Michoacán.
El problema con el argumento de que al final es Dios quien pone y quita a los gobernantes, es que inhabilita la acción de los ciudadanos. Dice el llamado Nuevo Testamento que el apóstol Pablo habría señalado en su epístola a los romanos (Romanos 13) lo siguiente: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten acarrean condenación para sí mismos.” Lo cuestionable aquí es que bajo ese argumento se puede justificar cualquier tiranía. Así, Dios habría puesto a Hitler, Stalin y a Pinochet, entre otros.
Y el mensaje es que los buenos cristianos tendrían que someterse a dichas autoridades “porque no hay autoridad sino de parte de Dios” y el que resiste se va al infierno. Lo cierto es que otros pensadores cristianos, como Santo Tomás, han elaborado tesis más sofisticadas respecto al derecho a la rebelión y el propio Ratzinger, cuando le preguntaron si el Espíritu Santo era el que elegía a los papas tuvo que decir que no siempre, porque tenía en mente a los muchos papas corruptos y viciosos de la Edad Media. O sea, que uno no debería responsabilizar a Dios por las cosas que hicimos, por el lugar al que nos metimos, o por a quien decidimos mantener, soportar o por el contrario a quien decidimos criticar o resistir. Dios no tiene nada que ver con nuestros errores. Como lo dijo el propio Benito XVI en sus palabras en el Angelus del 19 de noviembre: “Cada uno es responsable de sus comportamientos y solo según estos seremos juzgados”. Si el pontífice lo decía en alusión al juicio final, cualquiera de nosotros lo puede decir respecto al juicio de los ciudadanos o de la historia.
Esta es la última semana del gobierno de Felipe Calderón. Me queda claro que, si bien algunos piensan que éste fue uno de los gobiernos más comprometidos en la lucha por la seguridad y contra el crimen organizado, otros lo consideran uno de los mayores fracasos en la historia reciente del país. Las cifras sirven para lo mismo: mientras que algunos muestran las decenas de miles de muertos como la mejor prueba de que algo se tenía que hacer porque el sistema estaba corrupto hasta la médula, otros las señalan como el mejor indicador del desastre humanitario y el descontrol generado por la falta de una estrategia sensata para enfrentar ese monstruo de mil cabezas. Lo cierto es que ya hubo en julio pasado una primera evaluación: en ella el panismo resultó derrotado y en ese sentido también el presidente Calderón salió reprobado.
Haber permitido el regreso del PRI a Los Pinos puede ser muestra del espíritu democrático con el que se gobernó, pero también de una incapacidad para hacer una gestión política en función del verdadero interés público.
Es, sin embargo, quizás demasiado pronto para una evaluación sosegada y habrá que hacerla en las distintas áreas de su gestión gubernamental. Me queda claro, por ejemplo, que su política en materia religiosa fue ambigua y en ocasiones contradictoria, en buena medida por los funcionarios que estuvieron en Gobernación a lo largo del sexenio, desde los ultracatólicos hasta los liberales, más recientemente, quienes resultaron más eficaces que los anteriores. Pero también por la propia dificultad para hacer compatible un gobierno moderno con las reivindicaciones inadmisibles de una jerarquía católica todavía acostumbrada a los privilegios y por lo tanto a la inequidad. Queda pendiente, en todo caso, el juicio de la historia (la de los humanos), en la que Dios no tiene nada que ver.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…