Ir al contenido principal

XXIV Reunión de Embajadores y Cónsules

Los días 7 y 8 de enero de 2013 se celebrará en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores, o, la XXIV Reunión de Embajadores y Cónsules, que contará con la participación de más de 130 titulares de representaciones de México en el exterior.
La reunión fue inaugurada por el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, quien instruyó al cuerpo diplomático mexicano a mejorar la percepción que se tiene de México en el exterior y presentar a México como un país de inversión, seguridad y estabilidad económica.
La reunión de cónsules y embajadores es un encuentro anual que se ha celebrado de manera ininterrumpida desde 1990 y permite transmitir a los miembros de la diplomacia mexicana las prioridades de política pública del gobierno de la República y, en particular, los lineamientos centrales en materia de política exterior.
A la reunión asisten gobernadores y miembros del Poder Legislativo, así como representantes de diversas dependencias del Gobierno Federal y de los gobiernos estatales, para que participen en las sesiones de trabajo.
El programa está estructurado con base en los cinco ejes rectores de gobierno que ha delineado el Presidente Enrique Peña Nieto: México en paz, México incluyente, México con educación de calidad, México próspero y México como actor con responsabilidad global. Se contará con la participación de los titulares de las dependencias responsables de la consecución de los objetivos enmarcados en cada eje temático.
Dice un comunicado oficial que el programa incluye dos conferencias magistrales de destacados especialistas: una sobre las tendencias y los retos del desarrollo global y otra sobre los nuevos instrumentos y competencias de la diplomacia digital.
La reunión concluirá con la realización de un almuerzo de trabajo el martes 8 de enero, en Palacio Nacional, con el Presidente Enrique Peña Nieto
Datos básicos:
• Embajadas de México en el exterior: 75
• Representaciones consulares (consulados generales, de carrera, secciones y agencias consulares) 69.
• Misiones ante organismos multilaterales: 7
• Oficinas de enlace: 3
• Países con los que México mantiene relaciones diplomáticas: 193.
Primer panel: Ángel Gurría, Jaime Zabludovsky, Gabriel Guerra y Alejandro Ramírez; serán moderados por Andrés Rozental
Versión estenográfica
Estimadas y estimados ex Cancilleres de México,
Señores gobernadores;
Señoras y señores legisladores;
Señoras y señores Embajadores y Cónsules de México;
Distinguidos miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país;
Colegas de la Cancillería;
Amigas y amigos:
Bienvenidos a esta XXIV Reunión de Embajadores y Cónsules de México.
En nombre del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y en el mío propio, les doy las gracias por acompañarnos y les expreso mis deseos de bienestar y prosperidad para el año que inicia.
Agradezco la participación de los distinguidos académicos, empresarios y altos funcionarios que nos acompañan. Mi reconocimiento, en especial, a los Embajadores eméritos y eminentes que nos honran con su presencia.
Todos han hecho un alto en sus numerosas ocupaciones para poder estar con nosotros en este encuentro. Se los agradezco mucho, tanto en mi calidad de Canciller, como a título individual.
Como cada año, esta reunión hace posible que nos encontremos para analizar el estado que guardan nuestras relaciones internacionales y, en particular, los retos y las oportunidades que presenta un nuevo año. En esta ocasión nos permite hacerlo desde la óptica de una nueva administración.
Como señalé al llegar a esta casa, estoy convencido de que esta Secretaría se caracteriza por su vocación de servicio; de que a los diplomáticos mexicanos y a los funcionarios de la Cancillería los distingue su gran patriotismo y su trabajo serio y profesional. Ello es cierto para los miembros del Servicio Exterior Mexicano y también para quienes, sin formar parte de él, realizan labores esenciales para el éxito de nuestra política exterior. Se trata de una dinámica de trabajo que nos enriquece mutuamente y que ha demostrado ser muy valiosa para el Estado mexicano.
Estoy consciente del esfuerzo que los funcionarios de la Cancillería y los diplomáticos de México y realizan y realizan bien en favor de nuestros connacionales, lo mismo en las arduas tareas consulares, que en el delicado quehacer diplomático bilateral, regional y multilateral, así como en las importantes tareas de cooperación y promoción.
Quiero decirles que, como titular de esta Secretaría, aprecio mucho el valor de todas y cada una de esas vertientes de su valioso trabajo. Cuenten conmigo para seguir apoyando el desarrollo y fortalecimiento de este importantísimo cuerpo profesional. Sé que los desafíos que enfrentamos no necesariamente corresponden con los recursos de los que disponemos, ni en lo material ni en lo humano.
En los años por venir habremos de trabajar de manera gradual, pero sostenida, para fortalecer nuestra capacidad de acción. México confía en el trabajo dedicado, responsable y eficaz de su diplomacia y esa labor, a su vez, requiere ser estimulada, apoyada y remunerada de acuerdo con los requerimientos del país y los méritos de este cuerpo profesional de excelencia.
Tenemos la extraordinaria oportunidad de edificar sobre el legado que hemos recibido para llegar más alto y más lejos, quiero, por ello, expresar públicamente mi reconocimiento a la Embajadora Patricia Espinosa, ex Canciller de México, y a sus colaboradores más cercanos: Lourdes, Julián, Norma, Juan Manuel, Julio, Rogelio y Arturo, por su destacada labor a lo largo de los años previos. Construiremos, precisamente, sobre las amplias y firmes bases de una política exterior seria, profesional, responsable, reconocida y respetada dentro y fuera del país.
Mis respetos y reconocimiento, igualmente, a las y los diplomáticos de México que dieron lo mejor de sí para hacer posible ese prestigio forjado a lo largo de décadas, a las y los Embajadores en retiro que hoy nos acompañan, a las y los Cancilleres que, con mente lúcida y mano firme, han sabido conducir los destinos de esta institución.
Agradezco mucho a Bernardo Sepúlveda; a don Fernando Solana, por cierto, vale la pena recordarlo, fue él quien instituyó la reunión anual de Embajadores y Cónsules que hoy celebramos por veinticuatroava ocasión; al Senador Manuel Camacho; al licenciado José Ángel Gurría, hoy Secretario General de la OCDE; a la doctora Rosario Green; al doctor Jorge Castañeda; al doctor Luis Ernesto Derbez; y a la propia Embajadora Patricia Espinosa. A quienes hoy nos acompañan, todo nuestro aprecio. Gracias por estar aquí.
Como saben, en su toma de posesión, el Presidente de la República estableció la necesidad de lograr, y cito: “Que México sea un actor con responsabilidad global. Un país con participación propositiva en el mundo, dispuesto a fomentar la cooperación entre las naciones, con una diplomacia moderna e innovadora.”
Este fue el quinto de los cinco ejes que guiarán la acción de su Gobierno. Como él mismo señaló, se trata de lograr que México sea “un factor de estabilidad en un mundo convulso, una voz que se escuche, una voz que defienda la libertad y promueva un orden más justo y un mundo sustentable en el Siglo XXI.”
Este objetivo, que corresponde propiamente a la Cancillería, es por sí solo, una enorme responsabilidad. Pero las tareas de la Cancillería no están circunscritas a una sola materia o a un solo ámbito de competencia. Por su naturaleza, la labor diplomática acompaña la gestión de gobierno en su totalidad. No hay una sola área de política pública que no pueda beneficiarse del trabajo que realizamos, a favor tanto de México como de un mundo próspero, estable y en paz, desde la Secretaría de Relaciones Exteriores.
Las directrices de gobierno que el Presidente de la República ha enunciado serán una guía esencial para la labor de la Cancillería y de las representaciones de México en todas las regiones del mundo. Todos habremos de trabajar para hacer realidad los compromisos y las metas prioritarias en cada uno de los ámbitos de la gestión pública.
Los esfuerzos a favor de un México en paz, con base en una renovada estrategia de prevención del delito y el fortalecimiento de las instancias responsables de combatir la impunidad y promover la paz y la justicia pueden y deben contar con el firme apoyo de nuestra diplomacia.
Nos corresponde identificar y acercar a las áreas pertinentes las mejores prácticas en estos ámbitos, así como el respaldo de instituciones multilaterales y de aquellos esquemas previstos en convenios bilaterales que potencien y vuelvan aún más eficaz la labor de las áreas responsables de la seguridad y la procuración de justicia en nuestro país.
La tarea de alcanzar un México incluyente, que combata con éxito la pobreza y logre cerrar la brecha de la desigualdad social podrá, de la misma manera, ser fortalecida mediante una labor más intensa en las instancias multilaterales que complementan los esfuerzos nacionales en materia de desarrollo.
La estrategia establecida en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio demostraron ser en este ámbito, una poderosa herramienta para la transformación de nuestro país y debemos velar porque la nueva agenda de desarrollo global que entrará en vigor después del 2015 sea, igualmente, un instrumento de cambio y progreso para México y para el mundo en su conjunto.
El logro de una educación de calidad para todos, de modo que en nuestras escuelas se formen individuos libres, responsables y activos, ciudadanos de México y del mundo, debe ser también un reto para todos y cada uno de nosotros en la Cancillería.
El diálogo con las instancias internacionales con mayor conocimiento y experiencia en materia educativa, así como con países cuyas prácticas son ejemplo e inspiración para México, es fundamental para complementar los esfuerzos de nuestras autoridades educativas. La reforma que el Presidente ha emprendido en este ámbito debe contar con un activo promotor en todos y cada uno de nosotros.
Por supuesto, el logro de un México próspero y sustentable, un país que beneficie a todos nuestros compatriotas, nos exige redoblar esfuerzos, en colaboración con otras dependencias, para seguir ampliando y profundizando nuestros vínculos económicos con el exterior.
Conjuntar los distintos elementos que entraña el claro mandato presidencial de contribución al bienestar interno, al mismo tiempo que jugamos un papel responsable y relevante en el escenario internacional es el reto que, quienes tenemos el privilegio y la responsabilidad de diseñar, dirigir e instrumentar la política exterior del país, deberemos enfrentar.
México es y se percibe como un país con instituciones firmes que avanza hacia un desarrollo pleno y equitativo, pero aún hay mucho que podemos hacer para proyectar mejor el enorme potencial de nuestra nación.
Un México cuya cultura, valores y fortalezas sean mejor y más ampliamente conocidos en el exterior ayudará a hacer de nuestro país un lugar aún más atractivo para los intercambios económicos y también los sociales.
Como ha dicho el Presidente, “es tiempo de construir y de ganar el futuro”; de hacer de México “un país arrojado y audaz, preparado para competir y triunfar”.
Es nuestro deber y responsabilidad trabajar para que todo esto sea posible; para que a través de nuestras relaciones con el exterior ayudemos al éxito de las estrategias de gobierno en el ámbito interno al igual que del fortalecimiento de nuestros lazos fuera.
La política exterior de México habrá de alinear nuestras capacidades y metas como país, de acuerdo con el rumbo trazado por el Ejecutivo, con pleno respeto a las facultades en la materia del Legislativo.
Esa política exterior debe ser eficaz y responsable; participativa y transparente. Trabajaremos con la sociedad civil organizada, sectores productivos y académicos, con medios, nacionales y extranjeros, con los distintos niveles de gobierno.
Tenemos la importantísima encomienda de trabajar juntos para lograr ambas metas: que nuestra diplomacia sea, por un lado, un motor que impulse el desarrollo nacional con base en las prioridades establecidas por el Ejecutivo Federal y, por el otro, que contribuya a la forja del mundo de paz, libertad, justicia y desarrollo al que aspiramos.
Un mundo así protegerá y permitirá el éxito del esfuerzo de crecimiento económico y desarrollo que buscamos.
Tendremos una primera oportunidad para desplegar nuestras destrezas y capacidades en la promoción de México en el mundo con cargo en la candidatura del doctor Herminio Blanco Mendoza. Como ustedes saben, los méritos personales y profesionales del doctor Blanco lo han hecho un aspirante idóneo para encabezar la Organización Mundial del Comercio. Cuento con cada uno de ustedes para llevar a cabo y a buen puerto, mediante una vigorosa labor de promoción, esta importante encomienda que el Presidente Peña Nieto nos ha conferido.
Transformar a México significa vencer los rezagos, las apatías, la falta de confianza, no sólo en lo que somos sino en lo que podemos llegar a ser: un México más grande, pleno, justo; una nación que aporte al mundo del Siglo XXI el talento de sus ciudadanos, la riqueza de su cultura y la fuerza de su solidaridad.
Al mismo tiempo que trabajamos para impulsar los cinco ejes de la agenda de Gobierno que el Presidente Enrique Peña Nieto nos ha trazado, debemos desarrollar una estrategia que promueva nuestros valores e intereses y nos proyecte eficazmente en los ámbitos bilateral, regional y multilateral. Ustedes son los encargados de contribuir al fortalecimiento de esa estrategia y de crear las condiciones internacionales para que sea exitosa.
En América del Norte, tenemos el reto de aprovechar las sólidas bases que hemos construido y de transformar una compleja interdependencia a favor de prosperidad compartida.
En América Latina, debemos encabezar los procesos de diálogo político e integración económica en marcha y, en especial, ampliar y diversificar nuestra cooperación de modo que logremos profundizar nuestros lazos con todas las naciones hermanas de una región prioritaria para México.
En Europa, nos corresponde aprovechar la actual situación como una oportunidad y un estímulo para consolidar nuestros vínculos con países a los que nos une un profundo legado cultural.
En Asia-Pacífico, tenemos que ampliar y consolidar nuestras relaciones con países cuya pujanza económica y proyección internacional los convierten en socios clave del siglo XXI.
En África y Medio Oriente, debemos ampliar la presencia de México y desplegar esfuerzos sostenidos para construir una relación que históricamente ha sido menos intensa, pero que hoy abre nuevas oportunidades para nuestro país.
Y, por supuesto, debemos seguir construyendo sobre el merecido reconocimiento de que goza México en foros multilaterales como un actor global responsable, como un país al que se recurre para buscar soluciones compartidas a problemas comunes. Un país que está presente en la definición de las normas que regirán la convivencia internacional.
Tlatelolco, Monterrey, Cancún, Los Cabos son nombres que evocan ese esfuerzo responsable y resuelto por contribuir a la tarea común de superar los grandes retos contemporáneos de la humanidad.
Es claro que debemos dar resultados concretos. Estoy convencido de que, en un entorno internacional competitivo, México debe ser mucho más competitivo; de que, en un entorno internacional dinámico, México debe también ser mucho más dinámico.
El proceso de transformación en el que nuestro país está inmerso así lo exige. México se está convirtiendo muy rápidamente en una nación de la que se espera solidaridad y cooperación para promover el desarrollo de otros países, en particular, aunque no exclusivamente, aquellos con los que estamos ligados más estrechamente, como son las naciones hermanas de América Central y del Caribe.
Por ello, la cooperación internacional para el desarrollo será, también, una tarea prioritaria para la Cancillería mexicana, con el firme apoyo de otras dependencias e, incluso, de los sectores privado y social.
En un mundo de agudos retos, aquejado por las amenazas a la estabilidad y al medio ambiente, en donde es imperativo hacer respetar la ley, los derechos humanos y los tratados internacionales, México debe ser paradigma de estabilidad, de solidaridad, de compromiso con un desarrollo sostenido y sustentable, de legalidad, respeto a los derechos humanos y al derecho internacional.
Tenemos una enorme tarea que realizar para proyectar debidamente nuestros logros y fortalezas, las buenas noticias que nuestro país puede dar y da día con día. Sólo así podremos presentar a México ante el mundo como lo que realmente es: una nación con un extraordinario legado cultural, con una sociedad pujante, democrática y plural, con una economía en plena expansión que presenta oportunidades para intercambios mutuamente benéficos.
Lograrlo será, en parte, responsabilidad nuestra. De todos y cada uno de nosotros. Con su ayuda, estoy seguro de que podremos hacer de nuestra política exterior sea un motor que impulse y consolide el desarrollo de México.
Agradezco a todos nuestros conferencistas y panelistas su apoyo. Y agradezco a todos ustedes, señoras y señores Embajadores y Cónsules de México, su presencia en este encuentro.
Si se ponen de pie y me lo permiten, procederé a inaugurar formalmente esta importante reunión. Hoy, 7 de enero de 2013, en esta sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores, me da mucho gusto inaugurar los trabajos de la Vigésimo Cuarta Reunión de Embajadores y Cónsules de México.
Antes de ceder el foro, quiero dar personalmente la bienvenida a los integrantes de este primer panel: Ángel Gurría, Jaime Zabludovsky, Gabriel Guerra y Alejandro Ramírez; serán moderados por Andrés Rozental, para que tengamos una discusión amplia, abierta dado el talento de los participantes brillantes y elocuentes, para que puedan poner en perspectiva con su apoyo lo que implica que México sea este actor con responsabilidad que todos esperamos lograr juntos.
Les agradezco mucho la atención, muchas gracias.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.