Ir al contenido principal

Ni cambios ni estrategias nuevas/José Barragán

Ni cambios ni estrategias nuevas/José Barragán
Publicado en La Silla Rota, 7/Ene/20131
A un mes y días de instalado el nuevo gobierno y pese a la euforia del poder legislativo federal por las tareas realizadas, ni hay cambios ni hay estrategias nuevas. Ha habido, desde luego, el reconocimiento de ciertos problemas, muy graves en el área de la procuración e impartición de justicia, por ejemplo, lo mismo que en materia de guerra contra el crimen organizado y violaciones de derechos humanos. Pero nada más. 
Los cambios habidos en materia laboral reflejan solamente lo que querían tener los empresarios de este país, que son solamente una de las partes de la relación laboral. Y a los trabajadores no se les ha garantizado, no sólo la libre afiliación, sino que ni siquiera hay avances para el control efectivo de sus respectivos sindicatos.


Temo mucho que la próximas reformas en materia hacendaria tengan esas mismas características de incluir lo que interesa a los mismos empresarios, mientras que a las clases asalariadas y jubiladas se les seguirá cobrando el injusto impuesto sobre la renta, calculado sobre salarios de hambre.
No hay cambios. Y porque no hay cambios las cuentas, que anteriormente se cargaban sobre las espaldas del señor Felipe Calderón, ahora mismo se están sumando a las espaladas del nuevo presidente de la república. Irremediablemente las cosas son así.
Los muertos, por decirlo en términos de neutralidad, que genera la guerra contra el crimen organizado, pesan ya sobre las espaldas de don Enrique Peña Nieto, quiera o no quiera, olvidando, entre otros extremos, que existe una denuncia penal en un tribunal extranjero en contra de su antecesor por estos mismos motivos, olvidando, en todo caso, hacer los cambios prometidos.
¿Cómo qué cambios?
Hay algunos cambios, que son demasiado obvios: en efecto, lo primero que debió evitar don Enrique Peña Nieto fue esa especie de investidura de comandante en jefe de las fuerzas armadas, que le confirió, sin ninguna atribución, don Felipe Calderón la noche en que terminaba su mandato.
La investidura la otorga el congreso de la unión, a quien toca hacer la declaración de guerra que corresponda, y a quien toca ordenar la salida de los cuarteles de nuestras fuerzas armadas con o sin declaración de suspensión de garantías.
Don Enrique Peña Nieto debió aquí mostrar los cambios, mostrar las nuevas estrategias. De querer mantener a las fuerzas armadas fuera de sus cuarteles, (y podría ésta no ser tampoco la mejor de las estrategias a seguir) debió exigirle al congreso de la unión que asumiera su responsabilidad en esa lucha contra el crimen organizado expidiendo la correspondiente ley para sacar a las fuerzas armadas a las calles, o para mantenerlas en ellas.
Hubieran cambiado mucho las cosas y las estrategias. Para empezar, habría habido una ley votada en el congreso como principio de cuentas, regulando las acciones de guerra, o las acciones de policía de dichas fuerzas armadas y regulando las responsabilidades de dichas acciones. Por no haber esa ley, es que don Felipe Calderón tiene, con toda razón y justicia, una demanda pendiente, se le de o no se le de entrada en dicho tribunal internacional.
Tampoco ha habido cambios en materia de procuración de justicia, ni en materia de impartición de justicia, ni en materia de presos, cárceles y sistemas penitenciarios. Ciertamente se han señalado con vigor ciertos gravísimos problemas. Pero no se anunció cambio alguno. Y mucho me temo que no los habrá, salvo el de la creación de la gendarmería, que más valiera denominar guardia nacional por ser el término que ya se ha usado en nuestra constitución.
No habrá cambio alguno, que sea significativo, en materia de procuración de justicia, mientras no se empiece por reconocer o simplemente recordar que el modelo o los modelos (para incluir a las estatales) que tenemos se corresponden, con una exactitud matemática, al modelo creado por don Porfirio Diaz mediante la reforma al texto constitucional de 1900, precisando que dicho modelo era y sigue siendo lo mas negro de lo negro del Porfiriato.
Esto es, un modelo creado para reprimir, para asesinar, para detener y arraigar y después averiguar; creado para proteger al gobernante en turno; un modelo total y absolutamente impune, pese a la gravedad de los ilícitos penales que comete, o que ha venido cometiendo desde su creación.
Urge un cambio. Debió hacerse ya, mediante una ley, que regrese al modelo que existió hasta ese año de 1900, con un fiscal, que defiende a la sociedad y no al gobernante de turno y un procurador que defiende intereses legítimos de carácter institucional; anexo al propio Poder Judicial, como de hecho está todavía marcado por el artículo 102, el cual se encuentra bajo el capítulo dedicado a dicho poder, pero con ejercicio independiente y autónomo.
Un modelo altamente especializado y capaz de investigar y de integrar una averiguación previa, con sabiduría, es decir, con el apoyo de todos aquellos cuerpos periciales que hagan falta, con paciencia y perseverancia y prontitud.
Un modelo responsable de la legalidad de sus actos; un modelo que le haga efectiva la responsabilidad a los jueces y a otras autoridades por violaciones a la ley, que para ese efecto le corren traslado de muchísimos expedientes, incluido los expedientes de los juicios de amparo, en los cuales siempre habrá una autoridad que viola la constitución, misma que debe ser consignada en el acto.
Si no gustara el regreso al texto constitucional de 1857, se puede regresar al de 1824; o al fiscal regulado por el Fuero Juzgo o las Siete Partidas. Y si tampoco esto gusta, se puede seguir el modelo italiano, el alemán o el español, pero nunca al modelo porfirista.

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.