Ir al contenido principal

Primer año de Ratzinger como monje


Primer año de Ratzinger como monje
Así vive el Papa emérito, entre sonatas de Beethoven, paseos con gatos y oración
GIACOMO GALEAZZI - ANDREA TORNIELLI

Vatican Insider, CIUDAD DEL VATICANO
Desde hace un año las dulces notas de una partitura marcan el tiempo del soberano «autoenclaustrado», como él mismo se define. Cuando se le escucha tocar el piano por la noche, revela a sus amigos el arzobispo Georg Gänswein, significa que la jornada del “jubilado” de 87 años Joseph Ratzinger transcurrió con serenidad.
En el monasterio “Mater Ecclesiae”, el Papa emérito, como un rey exiliado, ha recreado su universo de afectos y pasiones: los estudios de teología, el rosario recitado con su fiel secretario-hijo espiritual don Georg (que lo sigue llamando «Santo Padre»), la convivencia cotidiana con las cuatro Memores Domini que se ocupan del aposento, la correspondencia, alguna visita y, por supuesto, la música adorada. Sobre todo Mozart, Bach y Beethoven. Con gran lucidez y discreta forma física, vive oculto y en oración, inspirándose en la regla benedictina. A los que presagiaban escenarios de disputas medievales por la convivencia sin precedentes de dos Papas en la Curia, Francisco aclaró, a fines de julio en la entrevista concedida a los periodistas durante el vuelo de regreso de Río de Janeiro: «Es como tener al abuelo en casa».

Bergoglio nunca ha dejado de dirigirse a su predecesor, con visitas y llamadas telefónicas, para aprovechar el tesoro de su experiencia y para manifestarle su afecto. Durante las últimas festividades hubo un intercambio de visitas. Francisco, poco antes de Navidad, fue a ver a Ratzinger a su «buen retiro» (en compañía del mayordomo Sandro Mariotti, alias “Sandrone”, que llevaba una canasta como regalo), y el Papa emérito, cuatro días después, respondió a la invitación de sus sucesor asistiendo a un desayuno en la residencia Santa Marta.
Hace seis meses, durante una misa celebrada para el grupo de ex-alumnos en la capilla del Gobernatorado, Benedicto XVI pronunció palabras que parecían evocar el sentido de su renuncia al Trono de Pedro. La lógica cristiana invierte por completo la lógica humana: se responde al mal con amor, la salvación se obtiene mediante el sufrimiento de la Cruz, y el «buen lugar» no es el «primer lugar» codiciado durante toda la vida, sino ese que nos hace humildes y nos lleva a experimentar el amor gratuito de Dios. Las salidas públicas del Papa emérito han sido raras, a pesar de que Bergoglio haya insistido en que «puede salir cuando quiera». Lo hizo de incógnito el pasado 4 de enero, para ir a ver a su hermano Georg al hospital Gemelli, y, hace algunos meses (el día de la publicación de la encíclica “Lumen Fidei”), para bendecir con Bergoglio la estatua de San Miguel de los Jardines Vaticanos. Cada domingo celebra y predica para su pequeñísima “corte” de familiares en el ex-convento reestructurado de cuatro pisos (incluido el subterráneo, que cuenta con un ascensor, en donde el hermano mayor de Ratzinger siempre tiene una habitación a su disposición).
Un horario cotidiano que indica una vida de estudio. Despertador a las 5.30, misa antes de las 7, mañanas dedicadas a la lectura de los padres de la Iglesia y a la correspondencia personal que llega a la Secretaría de Estado. Una siesta después del almuerzo, el paseo cotidiano con Gänswein por el jardin que rodea el convento, el rosario, más horas en la biblioteca para leer y escribir, la cena y la fundamental cita con el telediario de las 20. A las 22 la luz se apaga.
Los únicos cambios a esta rutina son las visitas que recibe: encuentros cuyo contenido a veces es revelado por los protagonistas. El cardenal Tarcisio Bertone indicó que lo invitó a almorzar en su departamento durante las fiestas de Navidad. Hay colaboradores de su antiguo entourage que lo visitan, después de haber superado el shock inicial que desencadenó el valiente anuncio de su renuncia el 11 de febrero. Entre los visitantes que han pasado por el salón de su nueva residencia destacan el actor Lino Banfi y el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Gerhard Ludwig Müller, teólogo como el Papa emérito.
 **
02/ 9/2014
Mons. Gänswein: «¿El Pontificado de Benedicto? La historia le dará razón»
GÄNSWEIN CON BENEDICTO XVI
El secretario personal de Ratzinger en una entrevista con la Reuters: «Soy el único que sirve a dos Papas»
REDACCIÓN
ROMA
A un año de la renuncia de Benedicto XVI, el arzobispo Georg Gänswein, secretario personal de Ratzinger, traza un balance de su Pontificado. Y lo hace con Philip Pullella, uno de los responsables de la agencia Reuters. El Papa emérito, dice mons. Georg al periodista, «está en paz consigo mismo y con el Señor». «Se encuentra bien, pero ciertamente es una persona que tiene sus años. Se trata de un hombre físicamente anciano, pero el espíritu es muy vivaz y muy claro». Claro, fue difícil ser el Papa después de Juan Pablo II. Una “provocación” del periodista a la que Gänswein responde de esta manera: «Yo estoy convencido de que el Espíritu Santo manda al Papa justo en el momento justo, y esto también vale para Juan Pablo, para Benedicto y para Francisco. Después del larguísimo Pontificado de Juan Pablo II, vivido en plena fuerza, por lo menos durante los primeros veinte años, y después los años del sufrimiento (público, visible y perceptible), se convirtió en el Papa una persona que vivió durante 23 años al lado de Juan Pablo, como ningún otro cardenal, y que tal vez era su más fiel y eficaz colaborador. No creo que Papa Benedicto haya sido desafortunado. Después de 27 años de Pontificado, habría sido difícil para quien hubiera resultado elegido».
Los medios de comunicación, recuerda el entrevistador, nunca fueron tiernos con Ratzinger. ¿Existe algún resentimiento? «No», responde Gänswein, «en diferentes ocasiones fue doloroso ver que lo que escriben sobre la actuación no corresponde concretamente con lo que se hizo. Pero la medida de esa actuación no es la que después indican los medios de comunicación, sino lo que es justo ante el Señor y ante la consciencia». Incluso la historia, prosigue mons. Gänswein, al final le dará la razón.
Entonces, ¿cómo será juzgado el Pontificado de Benedicto XVI?. Su secretario personal no tiene ninguna duda: «Yo estoy seguro, es más convencido, de que la historia dará un juicio diferente del que a menudo se leía durante los últimos años de su Pontificado, porque las fuentes son claras y dan agua clara».
En cuanto a la relación entre los dos Papas, Gänswein observa: «Desde el principio hubo un buen contacto entre ambos, y este buen comienzo se desarrolló y maduró. Se escriben, se llaman por teléfono, se invitan... Papa Francisco ha ido varias veces al monasterio Mater Ecclesiae y también Papa Benedicto ha estado en Santa Marta. Hay entre ellos, en diferentes niveles, un muy buen “feeling”».
El secretario del Pontífice emérito es el único prelado que tiene dos jefes en el Vaticano y tal vez es el primero en la historia que ha servido a dos Papas contemporáneamente. «Dicen –concluye– que tengo dos señores. En cierto sentido esto es cierto y añado que también es posible vivir con dos señores. Desempeño mi servicio en plena armonía con los dos Papas, tratando de fungir como puente entre ambos. Hasta ahora ha funcionado muy bien y espero que mis dos jefes estén contentos». ¿Un puente entre dos puentes? «Es un juego de palabras –observa mons. Gänswein–, pero en el fondo es justamente así».

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.