Ir al contenido principal

México, ¿quién fue?/Joaquín Villalobos

México, ¿quién fue?/Joaquín Villalobo,s fue guerrillero salvadoreño y es consultor para la resolución de conflictos internacionales.
El País | 14 de julio de 2015

Los seguidores de las teorías conspirativas nunca se preguntan ¿qué pasó?, sino ¿quién fue? Ante la segunda fuga del Chapo no hay duda que el debate en México se concentrará en buscar culpables. Como para los conspirativos el contexto no importa, la culpa recaerá en el enemigo predilecto de cada quien. Esto incluirá carceleros, ministros, el presidente y hasta los Estados Unidos. Ante hechos como este hay dos opciones: tomar el camino reactivo para intentar pasar el mal rato o darse cuenta del tamaño que tiene el monstruo y repensar la estrategia para enfrentarlo.
El problema del narcotráfico en México es más grave y antiguo que en Colombia. El narcotráfico en México lleva casi un siglo: comenzó cuando el país apenas estaba organizando su Estado, incluye marihuana, cocaína, heroína y metanfetaminas y es vecino del consumidor más voraz del mundo. Las policías de México nacieron involucradas con el narcotráfico y parte de la sociedad aceptó esta actividad como normal. Esto implica que las raíces históricas, económicas, sociales y culturales del problema son muy profundas. La cultura es el eslabón más elevado de un fenómeno social porque supone prácticas largamente aprendidas que se convierten en costumbres y tradiciones. El Chapo Guzmán, como Pablo Escobar en su día, cuenta con miles de admiradores y seguidores: esto es cultura criminal.

Un noticiero británico presentó recientemente un reportaje con imágenes de fabricación de crack en el Distrito Federal y de metanfetaminas a escala industrial en Culiacán. El nivel de impunidad cínica de los delincuentes evidencia que dominan policías y territorios urbanos. La condición esencial para que exista crimen organizado es que haya agentes del Estado involucrados. Si las metanfetaminas son una droga industrial lo lógico es que las fabricaran criminales estadounidenses: entonces, ¿por qué se fabrican en México? Esto no se explica por la relación entre oferta y demanda que se utiliza para culpar a la demanda como la causa principal del problema. El efecto criminal de las drogas en México y el resto de Latinoamérica no lo explican solo las rentas del narcotráfico, sino también y fundamentalmente la debilidad de los Estados, la cultura de ilegalidad de los ciudadanos y la inexistencia de Estado de Derecho.
Para la solución de este problema no existe camino corto. No es solo una batalla policial y judicial, sino una lucha por un cambio cultural sobre el valor de la legalidad. Los colombianos aprendieron con sangre que cuando al crimen no se le combate crece y termina llegando hasta tu casa. Pagaron caro haber empezado tarde a combatir el problema. Es cierto que Estados Unidos ha impuesto la guerra contra la oferta, pero por muy justa que sea esta queja, la idea de que la solución es “dejar pasar porque las drogas son un problema de los gringos” es un camino directo al infierno.
México debe, puede y necesita tener un Estado fuerte, porque esa es la respuesta a este y muchos otros problemas del país. Son indispensables unas instituciones de seguridad que se correspondan con su extenso territorio, con su numerosa población, con los elevados niveles de cultura de ilegalidad de sus habitantes y sobre todo con la potencia de las amenazas criminales que enfrenta. Los delincuentes le han arrebatado territorio, población y autoridad al Estado, por eso pueden hacer un túnel de 1.500 metros sin ser detectados. Solo una fuerza de seguridad numerosa y cercana a los ciudadanos puede recuperar esos territorios.
En Colombia existían en los ochenta más de 50.000 paramilitares, insurgentes y narcotraficantes y la violencia era la marca país. El Estado apenas tenía 70.000 policías y soldados con graves problemas de corrupción en sus filas. Los colombianos comenzaron a ganar la batalla cuando expulsaron a los criminales de las instituciones, multiplicaron exponencialmente sus fuerzas militares y policiales, convirtieron los derechos humanos en parte de la doctrina de seguridad y se decidieron a invertir hasta el 6% de su PIB en proteger a sus ciudadanos. El problema de las drogas continúa, pero ahora casi 500.000 policías y soldados han desmovilizado y dado de baja a más de 80.000 delincuentes e insurgentes, la seguridad mejoró sustancialmente, la economía creció y Colombia recuperó su identidad como país de oportunidades y progreso. Determinar el tamaño del reto que enfrenta el país implica saber cuántos criminales tiene México y cuanto territorio dominan.
Imagen tomada de Reforma.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…