2 feb. 2017

Líderes evangélicos listos para defender a Gorsuch,

Conservadores se preparan para defender a candidato de Trump a Corte Suprema
KATIE GLUECK
El Nuevo Herald, 2 de febrero de 2017..
çWashington
La promesa de Donald Trump de nominar a un magistrado conservador a la Corte Suprema lo ayudó a ganarse el voto de los evangélicos. Y ahora que ha cumplido su promesa, los líderes socialmente conservadores que lo apoyaron en noviembre preparan un esfuerzo costoso e intensivo por conseguir que se confirme su nominación.
Toda una constelación de grupos conservadores, entre ellos muchos que se oponen al derecho al aborto, están planeando una iniciativa de varios millones de dólares con manifestaciones y campañas por teléfono, correo directo y publicidad para pedir la confirmación del candidato nominado por Trump, Neil Gorsuch, como parte de una campaña a mayor escala para presionar a los senadores demócratas en estados mayormente republicanos que enfrentan difíciles campañas de reelección en el 2018.

“Hay un montón de demócratas que se postularán a la reelección en el 2018 en cuyos estados Trump acabó con [Hillary] Clinton, que tienen que estar muy preocupados, dada la alta prioridad de esto”, dijo Marjorie Dannenfelser, jefa del grupo antiaborto Susan B. Anthony List, quien presentó la coalición compuesta por más de dos docenas de organizaciones de activismo de todo el país.
Los demócratas tendrán que defender en el 2018 10 escaños del Senado en estados que ganó Trump. Y durante toda la campaña presidencial del 2016, los electores de esos estados mencionaron la vacante en la Corte Suprema como uno de los temas más importantes que los llevaron a tomar su decisión en las urnas.
Es eso lo que líderes de grupos evangélicos y otros que se oponen al aborto se proponen recordar a los senadores demócratas de esos estados ganados por Trump —entre ellos Claire McCaskill, demócrata por Missouri: Bob Casey, demócrata por Pennsylvania, y Bill Nelson, demócrata por la Florida— en los días previos a las audiencias de confirmación de Gorsuch.
“Vamos a trabajar incansablemente por la confirmación del nominado, y no escatimaremos recurso ni gasto alguno para llenar esta vacante en la Corte Suprema”, dijo Ralph Reed, presidente de la influyente Coalición Fe y Libertad.
Su organización está enviando dos millones de tarjetas postales de “alerta de acción” a activistas en 12 estados —sobre todo aquellos con carreras complicadas por el Senado en el próximo ciclo electoral— exhortándolos a que se pongan en contacto con sus senadores y que presionen para que aprueben al nominado, a lo que seguirá una campaña de llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes de texto el jueves, dijo Reed, quien estimó que los gastos de su propia organización oscilarán entre $1 millón y $2 millones.
“Todavía no he visto la factura”, dijo. “Lo único que dije fue: ‘Adelante’ ”.
Las organizaciones de Reed y Dannenfelser son parte de una larga lista de grupos conservadores que se están movilizando a favor de Gorsuch. La agencia conservadora Judicial Crisis Network está poniéndose a la cabeza, y ya se comprometió a gastar un mínimo de $10 millones en anuncios de televisión y otros esfuerzos para presionar a los demócratas de estados mayormente republicanos a que se pongan de parte de Gorsuch.
Pero los esfuerzos de los líderes evangélicos y de tendencia social conservadora, así como de los activistas que se enfocan exclusivamente en el tema del aborto, son particularmente significativos porque muchos solamente apoyaron a Trump debido a sus promesas sobre la Corte Suprema. Una parte importante de la razón por la que Trump se ganó al 81 por ciento de los votantes evangélicos —por encima hasta del mismo George W. Bush, quien era abiertamente cristiano renacido, en su campaña del 2000 — fue su promesa de nominar a un candidato opuesto al derecho al aborto, afirmaron personas del movimiento.
Esa promesa fue una razón clave en convertir a Dannenfelser —que en otro tiempo criticó duramente a Trump— en presidenta de la coalición en contra del aborto del presidente durante la campaña. Ahora su grupo se ha aliado con la Judicial Crisis Network y lidera la coalición centrada en oponerse al aborto, para presionar a demócratas vulnerables para que respalden al candidato de Trump.
“Al nominar [a Gorsuch], el presidente Trump mantuvo su promesa de proponer solamente a personas que se oponen al aborto”, dijo Dannenfelser en una teleconferencia con reporteros. Y agregó: “El movimiento provida está completamente unido para respaldar esta nominación”.
 La organización Susan B. Anthony List y la coalición que el grupo está organizando llevarán su caso a los senadores demócratas en sus estados, dijo la portavoz Mallory Quigley.
“Vamos a presionar a los grupos de base que se oponen al aborto, exhortándolos a llamar a sus senadores, que los visiten personalmente. Vamos a hacer mítines frente a las oficinas de los senadores en los estados”, dijo Quigley, quien señaló que el grupo, que invirtió en una estructura similar a la de una campaña en la carrera presidencial del 2016, todavía tiene presencia en estados como Ohio y Missouri, y reactivará sus redes en los estados que respaldaron a Trump donde senadores demócratas como Sherrod Brown, por Ohio, y McCaskill, por Missouri, enfrentan la reelección.
Pero a pesar de todo el aplauso de los conservadores, Gorsuch no tiene un historial de oponerse con fuerza al aborto. El juez federal de apelaciones oriundo de Denver, y quien estudió en las universidades de Columbia, Harvard y Oxford, sencillamente no ha tomado una postura pública sobre el tema.
STEVE BANNON, EL PODER OCULTO EN LA OFICINA OVAL
 Sin embargo, los activistas contra el aborto desestiman ese aspecto y mencionan declaraciones que Gorsuch ha hecho sobre la dignidad inherente de la vida humana, algo que perciben como una postura que se aplica también al feto, así como su respaldo al esfuerzo del gobernador de Utah para retirar los fondos a Planned Parenthood. Gorsuch también se puso de parte de los conservadores preocupados por la violación de la libertad religiosa en los casos judiciales de Hobby Lobby y Little Sisters of the Poor, que rechazaron elementos del mandato de ofrecer servicios anticonceptivos a tenor con la Ley de Servicios Médicos Asequibles, alegando que infringía sus creencias religiosas.

Katie Glueck: 202-383-6078, @katieglueck

No hay comentarios.: