14 feb. 2017

Polémica por una foto de Ivanka Trump sentada en el sillón presidencial

Polémica por una foto de Ivanka Trump sentada en el sillón presidencial en el Despacho Oval
Ivanka Trump, sentada detrás del escritorio del Despacho Oval de la Casa Blanca con su su padre y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau. E.M.
BEATRIZ JUEZ/ El Mundo, Nueva York
14/02/2017 17:38

Ivanka Trump, la hija favorita del presidente Donald Trump, ha incendiado las redes sociales después de poner en Twitter, Instagram y Facebook una fotografía suya sentada en el sillón presidencial en el Despacho Oval con su padre de pie a un lado y el primer ministro de Canadá Justin Trudeau al otro.
"Buen debate con dos líderes mundiales sobre la importancia de que las mujeres tengan un asiento en la mesa", escribió en sus redes sociales.
Tras la publicación de la fotografía, Ivanka ha recibido alabanzas de aquellos que la consideran un modelo a seguir y críticas de aquellos que consideran que no ha hecho nada para merecer estar en el Despacho Oval.

La fotografía fue tomada después de que Trump y Trudeau participaran en la Casa Blanca en una mesa redonda con líderes empresariales y emprendedoras entre las que se encontraba Ivanka. Tras ella, ambos anunciaron la creación de un comité bilateral que abordará los desafíos de las mujeres en el ámbito laboral y cómo aumentar su participación en la economía.
Ivanka, que no tiene ningún puesto oficial en la Casa Blanca, actúa como si fuera la primera dama ante la ausencia de su madrastra, Melania Trump. La primera dama está viviendo en Nueva York con Barron, el hijo de la pareja presidencial, hasta que el pequeño acabe en junio el curso escolar.
Desde que Trump llegó a la Casa Blanca, la hija preferida de Trump ha publicado varias fotografías en Instagram sobre su nueva vida en Washington, donde su marido, Jared Kushner, trabaja como asesor principal del presidente.
En Instagram, se puede ver, por ejemplo, a Ivanka bajando del avión con su familia para asistir a la toma de posesión de Trump, en varias reuniones con su padre e incluso un vídeo de su hijo gateando por primera vez en la Casa Blanca.
Kellyanne Conway, consejera del presidente y ex jefa de campaña de Trump, pidió la semana pasada a los estadounidenses desde la sala de prensa de la Casa Blanca que compren productos de Ivanka Trump. Esto creó una gran polémica en Estados Unidos, ya que, según los expertos, viola las normas éticas de los funcionarios públicos que impiden que un empleado use su cargo público para la promoción de cualquier producto, servicio o empresa, ya sea para su ganancia personal o la de sus amigos o familiares.

Trump salió también la semana pasada en defensa de su hija después de que los grandes almacenes Nordstrom anunciaran que dejarían de vender los productos de Ivanka.

No hay comentarios.: