24 feb. 2017

Sí había corrupción con Malova: Yamuni...

(Pero) La corrupción no fue aceptada ni dirigida: Juan Pablo Yamuni
Dos entrevistas distintas, la primera en Noroeste, el 24 de febrero; la segunda en El Debate; día 25...Aquí las dos cada quien juzgue... 
#

Noroeste, 24 de febrero de 2017
Ex titular de la Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas
Sí había corrupción con Malova: Yamuni
Se deben de revisar los hechos que se señalan (irregularidades) y ver dónde están las responsabilidades, porque tiene que haber responsables, advierte el ex funcionario del malovismo
Nota de Jose Alfredo Beltran/
Noroeste,24/02/2017 |
"Sí había corrupción, no lo podemos negar", admite Juan Pablo Yamuni Robles, ex titular de la Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas de la administración de Mario López Valdez.
 -¿Fue un Gobierno corrupto el de Malova?
--Sí había corrupción, no lo podemos negar, había temas que definitivamente se tenían que corregir.
 Yamuni, actual Diputado local del PAN, habla por primera vez de las entrañas del malovismo. Del sexenio que hoy está bajo escrutinio y del cual él formó parte. El que aumentó la deuda de los sinaloenses a 13 mil 130 millones de pesos, más del tercio del presupuesto estatal para 2017, y de los 8 mil 612 millones de pesos de pasivos sin fuente de pago, es decir, sin tener con qué responder a proveedores, de acuerdo con el reciente informe de la administración de Quirino Ordaz Coppel.
-¿En qué áreas, en qué áreas estuvo la corrupción?
-Bueno en general, el tema, lo decía siempre, donde hay mayores recursos.
-¿Salud, por ejemplo?
--De Salud, de Educación y de Administración y Finanzas, son las áreas que más se manejaban recursos, y no puedo decir mucho, no tengo por qué decir mucho, ahí están los informes, hay que revisar lo que la administración actual está señalando, verlo con mucha objetividad, ver la condición por la que se actuó de cierta manera. Por ahí hay justificaciones hacia él, como la falta de recursos; un mal menor hacia un mal mayor. Pero eso no es justificación, lo que esté mal, hay que sancionarlo.
-¿Tú señalabas esto en las reuniones de gabinete?
-Sí, había siempre comunicación, teníamos un chat, había expedientes, citatorias, diferentes procesos al interior, hubo quien no le vio consecuencias al tema, y probablemente sufran ese problema ahorita, ya fuera de la administración, y no es una cuestión de linchamiento, es una cuestión de justicia, de orden, punto, no es inventar el hilo negro ni hacer nada extraordinario. -
-Hablas de las áreas de Salud, Educación, Finanzas, donde estaban Echeverría, Frías-Gómer, Villarreal. ¿Estos funcionarios deben ser investigados?
--En lo particular yo no puedo decir qué personajes se deben de investigar, lo que sí, es que se deben de revisar los hechos que se señalan y ver dónde están las responsabilidades, porque tiene que haber responsables.
 -Pero ellos eran las cabezas de estas áreas finalmente…
-Sí, claro, al final de cuentas hay que ver quién firma, quién autoriza…
Hubo denuncias... y no pasó nada
El ex funcionario asegura que él hizo lo que pudo durante su paso por la Unidad de Transparencia. Que él se "lava las manos", pues cumplió con lo que la ley le mandataba. Prueba de ello, dice, es que presentó 40 denuncias penales ante la Procuraduría General de Justicia del Estado y no pasó nada.
"El Procurador Marco Antonio Higuera acumuló expedientes penales interpuestos por un servidor  a funcionarios corruptos y de todo ello siempre estuvo enterado Malova", asegura.
#
EL Debate, 25/02/2017
Juan Pablo Yamuni sostuvo que Malova fue enterado de los actos de corrupción y los reprobaba, pero la normatividad no dejó avanzar
Hubo casos de corrupción, y los señalamos. Pero de eso, a que haya habido una acción concertada de corrupción generalizada, aceptada y dirigida institucionalmente, hay mucha diferencia, señaló categóricamente Juan Pablo Yamuni, diputado local de la fracción parlamentaria del PAN.
Inmerso en tareas legislativas que tienen que ver con el combate a la corrupción y a días de que el Congreso local haya rechazado las cuentas públicas de la administración de Mario López Valdez correspondientes al primer semestre de 2016, el político ahomense habla sobre su trabajo como Jefe de la Unidad de Transparencia y Rendición de Cuentas en el gabinete de Malova.
-¿En qué consistía su trabajo?
-Mi trabajo fue vigilar que el manejo de los recursos públicos se hiciera con transparencia y que se fiscalizaran hasta donde nuestra competencia y presupuesto lo permitía.
Y así lo hice, cumplí con esa encomienda. Reglamentamos la nueva dependencia que se creó del Ejecutivo, armamos una nueva dirección de responsabilidades del servidor público, capacitamos abogados, auditores, con una nueva Ley de Responsabilidades que entró en vigor en 2011.
Le entramos al tema de Control Interno, de Contraloría Social, mantuvimos los niveles de respuesta de solicitudes de información arriba del 97 por ciento. Era un tema de transparencia, de hacer cumplir la Ley de Acceso a la Información Pública.

Creamos el Centro de Denuncia Anónima, el laboratorio móvil de inspección de obra pública, los programas preventivos con escuelas, resolvimos cientos de expedientes de responsabilidades, y además turnamos cerca de 40 denuncias a la Procuraduría, entre muchas otras acciones al interior y al exterior de la Unidad de Transparencia. Por ejemplo, en el famoso caso de las patrullas (primer caso a resolver), sancionamos al entonces director de Compras, Ismael Carreón.
Lo doy como ejemplo porque había muchos casos de secrecía que se tenían que cumplir. Fue un caso complicado, por los tiempos que se vivían en ese entonces, la posibilidad de subejercicio y la combinación de decisiones de dos administraciones.
Sólo que con el tiempo pude observar cómo los expedientes de las investigaciones que la dependencia a mi cargo integraba, no avanzaban, se acumulaban en el despacho de la Procuraduría. Ahí se quedaban.
Yo cumplía en entregar la documentación recopilada. Hasta ahí llegaba mi responsabilidad. Mi función no estaba acreditada ni para difundir, procesar, ni para hacer más.
.¿Entonces sí hubo casos de corrupción?
Lo que le debe quedar claro a la gente es que seguro hubo casos de corrupción, y hubo varios, y los señalamos. Pero de eso, a que haya habido una acción concertada de corrupción generalizada, aceptada y dirigida institucionalmente, hay mucha diferencia. No debe haber linchamiento, sino aplicar sanciones correctivas y sancionadoras donde la ley así lo señale.
-¿Usted enteró al gobernador de esos actos?
-El gobernador sí estaba enterado, y los reprobaba.
Nada más que hay que ser objetivos, pero sin linchamientos. Simplemente aplicar la ley. Incluso quiero aclararles que en parte mi decisión de separarme de la administración del Ejecutivo fue eso, la falta de seguimiento y cumplimiento de los procesos correspondientes.
-¿Se considera buen diputado entonces?
Sin pecar de modestia creo que soy el diputado que más puedo aportar al hacer leyes que controlen y eviten actos de corrupción de los dineros públicos.
Ahora como diputado local tengo la oportunidad de proponer reformas a las leyes “que se les pongan dientes a las instancias correspondientes para que los expedientes que se integren con elementos probatorios sean la parte fundamental para enjuiciar a los malos funcionarios.
Lo he dicho muchas veces en mis declaraciones: había deficiencias en los procesos, que las facultades eran limitadas, incluso me querían poner el mote de fiscal anticorrupción, pero eso es en las películas. Acá la función era más limitada.
-¿Entonces los procesos fueron a medias?
Sí. La normatividad no estaba bien. El marco jurídico no estaba como debe estar. Y precisamente en el Congreso estamos haciendo acciones contundentes al respecto.
-¿Algunas declaraciones tuyas se han querido tergiversar?
No necesariamente, sino que se ponen en contexto con datos duros de otras fuentes. Yo no tengo esa película completa. Salieron de un informe. Yo no estuve invitado. Es en otro contexto.
El tema no debe ser personalizado. Si alguien hizo mal, que responda. Sin juicios previos. Que la autoridad correspondiente lo maneje. A veces se actúa sin dolo porque se tiene que privilegiar un mal menor sobre un mal mayor. Y eso también hay que considerarlo.
En lo particular debe insistir en que soy un hombre de valores, yo creo y practico la honestidad, practico la trasparencia, es parte de mi vida diaria, como padre de familia, como servidor público. Soy un ciudadano congruente, un servidor público congruente.
Que quede bien claro: no soy tapadera de nadie, ni de mí mismo, es mi responsabilidad responder a los sinaloenses la realidad de las cosas, de manera congruente y con justicia. No hay nada más allá. Hay que ser justos
-¿No hay temor de que sea llamado a cuentas?
Yo estoy abierto al escrutinio de la sociedad. Ahí está el trabajo de la Unidad de Transparencia que en su momento nos tocó consolidar. Y debemos ser claros al respecto.
Actuamos como nos lo permitía la reglamentación, la ley. El actuar de otros es independiente y es responsabilidad de ellos.
-¿Qué ha realizado o qué está haciendo como diputado en el Congreso?
Ya propusimos el fiscal general independiente con autonomía. De ahí va a surgir un fiscal anticorrupción. Habrá contrapesos.
Es importante la aprobación del Sistema Estatal Anticorrupción, de la Fiscalía General Independiente, del Vicefiscal Anticorrupción, del nuevo Tribunal de Justicia Administrativa, también independiente, y un comité ciudadano de 5 notables que todo funcione, de luchar contra la corrupción.
Además de la incorporación del 3 de 3. Estamos luchando para que sean obligatorias la declaración patrimonial, fiscal y de intereses. Se tipifican muy bien los delitos de corrupción. El incremento al tiempo de la prescripción de expedientes de corrupción a 7 años, entre varias otras cosas que estamos procesando para cambiar las cosas de raíz.
Te repito, los valores que siempre aplico en mi quehacer cotidiano son la honestidad y el respeto; mientras otros buscaban valores económicos y de otra índole. Yo siempre apliqué y aplico la transparencia.


No hay comentarios.: