28 feb. 2017

Trump defiende el veto a extranjeros para que EU no sea un "santuario terrorista"

El presidente Donald Trump, se dirige al Congreso durante su discurso en el Capitolio. AFP
Trump valora una legislación con una vía para dar estatus legal a ilegales

EFEWashington
El Mundo,  01/03/2017
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó este martes su discurso ante una sesión conjunta del Congreso con una condena a los recientes actos de violencia y amenazas contra comunidades judías del país.
Trump afirmó que esos actos deben servir para recordar que Estados Unidos, pese a las divisiones políticas, es un país "unido en condenar el odio y el mal en todas sus formas".
Acto seguido continuó diciendo que en 2016 comenzó una "protesta silenciosa" que luego se convirtió en "un terremoto" por una "demanda muy simple, pero crucial": que el país "debe poner a sus ciudadanos primero". "Porque solo entonces podemos realmente hacer a Estados Unidos grande de nuevo", agregó.
Trump también ha defendido el veto de ciertos extranjeros para evitar que se forme una "avanzadilla" terrorista dentro del país. "No podemos permitir que se forme una avanzadilla de terrorismo dentro de Estados Unidos. No podemos permitir que nuestra nación sea un santuario para los extremistas", dijo el presidente, que prometió nuevas medidas con ese fin "pronto".

Otro tema 'caliente' era su postura ante la OTAN, a la que mostró su "firme apoyo", pero reiteró la petición a los Estados miembros de "cumplir con sus obligaciones económicas" e invertir más en Defensa.
En su repetida defensa de los estadounidenses, el presidente de EEUU afirmó que el país perdió más de una cuarta parte de los empleos creados por el sector industrial desde que se aprobó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá. "Hemos perdido más de una cuarta parte de nuestros empleos en la industria desde que se aprobó el TLCAN y hemos perdido 60.000 fábricas desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001", dijo.
"Nuestro déficit comercial de bienes con el mundo el año pasado fue de casi 800.000 millones de dólares. Y en el extranjero, hemos heredado una serie de trágicos desastres de política exterior", añadió el mandatario republicano. "Resolver estos y tantos otros problemas apremiantes nos obligará a superar las diferencias de partido. Requerirá aprovechar el espíritu estadounidense que ha superado todos los desafíos a lo largo de nuestra larga e histórica historia", sentenció.
También se refirió a su ya famoso muro entre EEUU y México, cuya construcción "comenzará pronto, y será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas". "Debemos restaurar la integridad y el imperio de la ley en nuestras fronteras. Por eso, pronto comenzaremos la construcción de un gran muro a lo largo de nuestra frontera sur. Se iniciará antes de lo programado y, una vez terminado, será un arma muy eficaz contra el crimen y las drogas", afirmó.
Trump cree posible lograr "una reforma migratoria real y positiva", siempre y cuando los objetivos sean mejorar los empleos y salarios de los estadounidenses, fortalecer la seguridad nacional y restablecer el respeto a las leyes. "Si nos guiamos por el bienestar de los ciudadanos estadounidenses, entonces creo que republicanos y demócratas podemos trabajar juntos para lograr un resultado (esa reforma) que ha eludido a nuestro país durante décadas", dijo.
Sobre los refugiados afirmó que la "única solución a largo plazo" para resolver crisis humanitarias como la de los refugiados es que esas personas "puedan regresar a salvo" a sus hogares.
También ha anunciado que está preparando "una reforma tributaria histórica" que bajará la tasa impositiva a las empresas y proporcionará un "alivio fiscal masivo" a la clase media. "Mi equipo económico está desarrollando una reforma tributaria histórica que reducirá la tasa impositiva de nuestras empresas para que puedan competir y prosperar en cualquier lugar y con cualquier persona", dijo Trump en su primer discurso ante la sesión conjunta del Legislativo.
"Al mismo tiempo, proporcionaremos alivio fiscal masivo para la clase media", aseguró el presidente, reiterando una de sus principales promesas de campaña. A su juicio, indicó ante los legisladores, el país debe "crear un terreno de juego equitativo para las empresas y los trabajadores estadounidenses". "Debemos reiniciar el motor de la economía estadounidense, facilitar que las empresas hagan negocios en Estados Unidos y hacer mucho más difícil para las empresas que se vayan", apuntó.
Aunque Trump no solo prometió, también pidió. Concretamente que apruebe una ley para destinar 1 billón de dólares a inversiones en infraestructuras con la que pretende crear "millones de nuevos empleos". Trump dijo en su discurso ante el Congreso que esos esfuerzos para mejorar las infraestructuras del país deben estar guiados por dos principios: "Comprar productos estadounidenses y contratar a estadounidenses".
Y no solo eso, también uno de los mayores aumentos del gasto en defensa de la historia del país, con el objetivo de "reconstruir" las Fuerzas Armadas. "Para mantener a Estados Unidos seguro, debemos proporcionar a los hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas las herramientas que necesitan", enfatizó.
"Los desafíos que enfrentamos como nación son grandes. Pero nuestro pueblo es aún mayor. Y nadie es más grande o valiente que aquellos que luchan en uniforme por Estados Unidos", dijo. Asimismo, recordó al soldado de las fuerzas especiales William 'Ryan' Owens, fallecido en una operación contra Al Qaeda en Yemen, la primera aprobada por Trump desde su llegada a la Casa Blanca el pasado 20 de enero.

No hay comentarios.: