19 mar. 2017

El caso de Denice Marlen Zetina Díaz.., Cómo ve don Edgar Elías?

Revista Proceso # 2107, 18 de marzo de 2007..
Se dice injustamente recluida desde hace casi una década
LA REDACCIÓN
Señor director:
Por medio de la sección Palabra de Lector deseo hacer saber lo siguiente:
Me encuentro injustamente privada de la libertad desde hace casi 10 años. Fui consignada al Juzgado 68 Penal para el Distrito Federal en 2007 por el delito de lesiones. El juez Francisco Morales Ríos, de manera dolosa, modificó el delito de la suscrita por el de tentativa de homicidio, fundando su actuar principalmente en acciones periciales realizadas en la etapa de averiguación previa que eran completamente ilícitas. Mediante un uso excesivo de sus atribuciones, el juez decidió otorgar a dichas probanzas valor pleno e inadvertir la ilicitud de éstas, y sin fundar su fallo conforme a derecho me sentenció.
No obstante lo injusto de lo anterior, el Tribunal de Apelación (Segunda Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal) confirmó dicha pena, de manera injusta y atroz. El ponente de ese fallo fue Roberto Martín López.

Interpuse un juicio de garantías alegando diversas violaciones al debido proceso, entre las que destacaban la prueba pericial ilícita elaborada por Lorena Miriam León Torres, quien emitió un dictamen que me inculpaba durante la etapa de averiguación. Pero según lo establecido por el Código Penal y por la Ley Orgánica del Tribunal Superior de Justicia, un dictamen debe ser emitido por un profesional que acredite título o cédula legalmente expedidos y debe estar adscrito a la Coordinación de Servicios Periciales. Y Lorena Miriam León Torres nunca estuvo adscrita a dicha coordinación y tampoco tenía título o cédula que avalara dicho dictamen, tal como se prueba con la documental pública emitida por la Procuraduría General de la República PGR/OM/DGRHO/DGARLAJ/ 018042/2015.
El juez pasó por alto otras violaciones, como la indebida preservación del lugar del hallazgo y diversas formalidades de la cadena de custodia. Lo más grave es que el juzgador ignoró que durante la declaración ministerial fui asistida por Luis Arturo Juárez Tapia, quien dijo ser defensor de oficio sin que existiera constancia que ca lo anterior, situación que dio a conocer el Séptimo Tribunal Colegiado el pasado jueves 2.
Actualmente me encuentro en espera de una nueva pena por decisión del Tribunal arriba citado, la cual espero que sea justa, con apego irrestricto a los derechos humanos.
Es importante destacar que el sistema judicial mexicano está repleto de casos como éste. La justicia no es imparcial ni pronta ni expedita.
Atentamente:

Denice Marlen Zetina Díaz

3 comentarios:

Anónimo dijo...

NO CABE DUDA QUE NUESTRO SISTEMA PENAL SE ENCUENTRA TOTALMENTE FRACTURADO, PRINCIPALMENTE POR LAS AUTORIDADES ENCARGADAS DE IMPARTIR JUSTICIA, NO SE TOMAN EL TIEMPO PARA REVISAR A FONDO LOS CASOS, AHORA BIEN EL JUEZ QUE LA SENTENCIO ES MUY CONOCIDO POR VIOLENTAR LOS DERECHOS HUMANOS, ADEMAS DE QUE ES UN JUEZ QUE SIEMPRE APLICA SENTENCIAS MUY ALTAS SIN FUNDAMENTARLAS.

Luz GUZMAN dijo...

ES MUY BUEN BLOG PERO PORQUE NO PUBLICAN NINGUN COMENTARIO....

Eriviris dijo...

Es cierto por q no publican los comentarios