19 mar. 2017

Cuestiona la falta de preparación de políticos, periodistas y académicos

Revista Proceso # 2107, 18 de marzo de 2007..
Cuestiona la falta de preparación de políticos, periodistas y académicos
LA REDACCIÓN
Señor director:
Los pasados lunes 6 y martes 7 estuve viendo y escuchando a Alfonso Romo, industrial regiomontano, en una entrevista que se trasmitió por El Financiero-Bloomberg y en el programa La Silla Roja, y no tengo duda de que aceptó ser parte del equipo de Andrés Manuel López Obrador porque está plenamente convencido de que éste y su proyecto de nación es lo que México necesita.
Analizar la trayectoria de López Obrador, sin embargo, es en verdad difícil, por decir lo menos. Pero al escuchar a Romo, sin duda un empresario importante, uno no puede creer que esto es así: el entrevistador, como buen periodista, le insistía en señalar los errores, fallas o defectos del líder de Morena, como el plantón en el Distrito Federal en 2006, su frase “al diablo con las instituciones” o el famoso “cállate, chachalaca”…

Pero lo que en verdad me llama la atención ha sido el apoyo que Andrés Manuel desde siempre les ha dado a los profesores en general, sean de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o del sindicato, pues resulta cierto y notorio que no enseñan como debieran. Pero en esto, como en muchas cosas, estamos viendo el efecto y nos olvidamos de la causa. Es el sistema de gobierno que hemos soportado por 88 años.
Da grima en verdad oír lo que dicen los rectores de la UNAM, los directores del Politécnico, los locutores de radio y televisión, y leer cómo escribe la gran mayoría de los periodistas, que destrozan la gramática y todos sus componentes. Y de los políticos ni hablar, desde el presidente de la República hasta el secretario de Educación, nomás hay que oírlos para comprobar que son analfabetos funcionales. Justo ellos: los que deberían poner el ejemplo y ser verdaderos maestros, no merolicos.
Si a mi carta le encuentra errores de redacción, de sintaxis o de cualquier otra índole, le ruego me corrija y disculpe, pues soy de origen campesino y sólo cursé hasta el cuarto año de primaria en una escuela rural federal de la época cardenista, y soy un ejidatario que todavía, a sus 82 años, hace fructificar parte de lo que consume el pueblo mexicano.
Atentamente:

Claudio Solano Cruz

No hay comentarios.: