26 mar. 2017

El de Miroslava, asesinato narcopolítico


Revista Proceso # 2108, 26 de marzo de 2017..

El de Miroslava, asesinato narcopolítico/
ÁLVARO DELGADO
El homicidio de la periodista chihuahuense Miroslava Breach conmocionó a su amigo, el gobernador Javier Corral, cuyo gobierno se pone a prueba con este hecho brutal y ante la oleada de violencia que afecta a Chihuahua. El mandatario panista no duda en afirmar que el asesinato fue consecuencia del trabajo de la mujer que documentó para el diario La Jornada las relaciones del narcotráfico con el PRI, partido al cual esas revelaciones le tiraron candidaturas en varias alcaldías. Pero también, afirma Corral en entrevista, es una forma de retar a un gobierno dispuesto a combatir en serio al crimen organizado.
“Atribulado” desde que supo del asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, unido a ella por el oficio y la amistad de tres décadas, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, no duda que este crimen “milimétricamente planeado” fue un “silenciamiento” en venganza por su trabajo periodístico.

Recuerda que Miroslava documentó las relaciones de narcotraficantes con el PRI en Chihuahua, por lo que el equipo especial interdisciplinario que creó para investigar cree que hay un “móvil político” en el asesinato vinculado con su tarea periodística.­
“Se trata de la ejecución de un crimen con propósitos de intimidación y de silenciamiento”, insiste. “Y digo esto porque hubo un trabajo frontal sobre esos vínculos de la narcopolítica. Por eso la trascendencia de la investigación que estamos construyendo y de los resultados y del castigo a los responsables”.
–¿Detrás del crimen de Miroslava podría estar la narcopolítica?
–¡Sí, señor!

Por eso, admite el gobernador que milita en el PAN, tiene la enorme responsabilidad de acreditarlo. “Es mucho más grande porque los entramados de complicidad son muy amplios y, por supuesto, la ejecución de este asesinato milimétricamente planeado cuidó muchos aspectos”.
Sin embargo, tras reunirse con el grupo especial que creó, confía en que pronto esclarecerá el crimen:
“A ellos les he pedido estar conscientes de su responsabilidad y también les hice hincapié en la relevancia del caso, no sólo política, fundamentalmente social, porque no se trata de distinguir ciudadanos de primera y de segunda, pero sí de identificar un valor muy importante: cuando se atenta contra la vida de un periodista son dos o tres o más bienes jurídicos los que están vulnerados: no solamente la vida misma, sino la actividad como ejercicio de contrapeso, de equilibrio, de escrutinio al poder y al abuso del poder, sea formal o de facto.”
Corral conoció a Miroslava Breach hace 30 años. Fueron compañeros en tareas periodísticas en El Norte y El Diario de Chihuahua. Inclusive su hija Andrea, a quien él conoció siendo ella una bebé, es una abogada que trabaja con él en la Consejería Jurídica desde el inicio de la administración, el año pasado.
“Es una abogada talentosa, ha sacado un temple increíble en estas horas”, dice Corral, entrevistado la tarde del viernes 24, un día después del asesinato de la periodista.
Mensaje al gobierno
Político, pero también periodista, Corral asume el desafío de aclarar el asesinato de Miroslava que, afirma, tiene que ver con los gobiernos que lo antecedieron. “Entonces estamos recibiendo, sí, la herencia maldita de una confabulación, de una combinación, de una complicidad que dejó crecer a estos capos”.
–Este crimen ya marcó a su gobierno, ¿esclarecerlo podría mandar el mensaje a otros estados donde se mata a periodistas y no pasa nada?
–Es un hecho que nos marca y, aunque la tragedia ya está y la muerte ahí está, también puedo decir que nos puede marcar con una oportunidad: la de romper el pacto de impunidad no solamente en torno a la corrupción política, que es donde nosotros estamos avanzando de manera muy importante y con una solidez en la integración de expedientes y de denuncias penales, también debiéramos convertirnos en un referente de romper el pacto de impunidad que hay en torno de asesinatos de periodistas, por la trascendencia de ello y por el alto contenido político que a veces tienen esos silenciamientos, no sólo provenientes del crimen organizado, sino operados por intereses afectados en muchas ocasiones.
“Estamos ante el doble reto, y asumo la responsabilidad y la ciencia histórica de resolver este caso, atajar, darle un golpe a esa impunidad y dar con los responsables. Esto podría no sólo contribuir enormemente a sosegar o a corresponder a la justicia que el pueblo de Chihuahua reclama, sino a sentar un antecedente en el país de que sí se puede atajar este tipo de crímenes.”
Se trata, además, de un agravio no sólo al gremio periodístico, sino a la sociedad y al gobierno de Chihuahua:
“Y es evidente que por mi propia formación, por mi biografía y mi compromiso político y democrático, es un asunto que nos reta y nos pone a prueba como gobierno y como gobernador. Asumo ese reto y ese desafío, porque no solamente la conocí y me duele en lo personal, sino porque soy un testigo de que su trabajo periodístico fue excepcional en Chihuahua, incluso en una época en la que el largo silencio cubrió el estado, una época oscura y de regresión autoritaria.”
Corral recuerda que muy pocos periodistas se atrevieron a documentar y a denunciar la vinculación del narcotráfico y la política en Chihuahua. “Y particularmente en esa tarea destacó Miroslava Breach”.
Dolido por el asesinato, ratifica: “El desafío está planteado y estoy encabezando el tema desde el primer minuto que me enteré. Hemos formado un grupo especial, interdisciplinario, donde no quedará ningún ámbito sin investigar y en donde no vamos a descartar, por la naturaleza del trabajo que ella realizó, el móvil político dentro de este asesinato.”
–Además del crimen en sí mismo, ¿es también un mensaje para “calar” al gobernador?
–Es un mensaje que tiene también propósitos de río revuelto, de desestabilización. Hay un conjunto de elementos del estado donde se están generando condiciones críticas en el tema de la seguridad pública. Efectivamente nos ponen a prueba.
El gobernador panista, senador con licencia y excandidato a presidir el PAN ante Ricardo Anaya, afirma que Chihuahua no cuenta con las capacidades completas o la suficiencia presupuestal adecuada para enfrentar los retos de combatir el crimen organizado, pero aun así observa avances.
Y contrasta: “En lo que sí nos van a calar es en la voluntad política, porque vamos a desplegar todo nuestro empeño, todo nuestro propósito, con absoluta transparencia y nitidez, de que vamos a acabar con la impunidad en este tipo de crímenes”.
Narcopolítica
El de Miroslava, insiste, es un asesinato vinculado a su tarea periodística, pero también, subraya, es un mensaje a él como gobernador por el combate que está dando a los capos del narcotráfico, particularmente en los municipios de la sierra, donde infiltraban a las policías, imponían a comandantes y tienen un ejército de “halcones”.
“Estamos haciendo un trabajo de limpia en las policías municipales, incluso sustituyendo por completo, y evidentemente vienen una serie de reacciones y, sí, aquí hay un mensaje para nosotros, toda vez que, aunque ella siempre fue muy profesional y siempre puso una distancia de su trabajo periodístico, también es cierto que se identificaba como una persona muy cercana a nosotros. Cercana por la misma circunstancia, porque al final de cuentas las pocas voces que durante los últimos años en Chihuahua nos alzamos, nos encontramos y nos reafirmamos en nuestra causa, en nuestra convicción.”
Recuerda cómo Miroslava publicó, en marzo de 2016, las relaciones de narcotraficantes con el PRI, en el que impuso candidatos en municipios serranos y de la zona noroeste para las elecciones de junio de ese año.
Por ejemplo, se registró como precandidato priista a la alcaldía del municipio serrano de Chínipas Juan Salazar Ochoa, sobrino de Adán Salazar, presunto líder de la célula criminal Los Salazar, que trabajaba para el Cártel de Sinaloa, en particular para Joaquín El Chapo Guzmán, y que fue detenido en 2011.
Otro municipio controlado por el crimen organizado es Bachíniva, donde se registró como precandidata a presidenta municipal Silvia Mariscal Estrada, suegra de Arturo Quintana, El 80, líder del cártel de La Línea, que domina esa zona.
Recuerda Corral: “Los trabajos de Miroslava terminaron derribando esas candidaturas. De hecho el PRI tuvo que bajar a varios de esos candidatos”.
Y ratifica: “Estamos avanzando en dos grandes líneas: No descartamos al crimen organizado, pero tampoco descartamos la posibilidad de actores políticos confabulados o de manera separada. El trabajo periodístico de Miroslava es la principal línea de investigación”.
#
Abiertas, todas las líneas de investigación/
ÁLVARO DELGADO
Para Renato Sales Heredia, comisionado nacional de seguridad de la Secretaría de Gobernación, detrás del asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, corresponsal del diario La Jornada en Chihuahua, está el crimen organizado.
“A nuestro parecer, pudiera tener que ver con grupos vinculados con la delincuencia organizada que no operan precisamente en esta administración, que vienen operando desde hace tiempo”, explica Sales al reportero.
–¿Es una herencia del gobierno anterior, del priista César Duarte?
–Pues de gobiernos anteriores.
Sales habla con el reportero el mediodía del viernes 24, un día después de que la periodista fue asesinada a balazos en Chihuahua y luego de que el presidente del PAN, Ricardo Anaya, alegara que ese homicidio y el de otros periodistas en la entidad gobernada por el panista Javier Corral, y en Veracruz, con el mandatario Miguel Ángel Yunes, de la misma militancia, son herencia de los gobiernos priistas.
“Condenamos estos hechos y además reiteramos nuestra solidaridad y condolencia con las familias de las víctimas”. Y reitero: “no vamos a poder cambiar las cosas de la noche a la mañana, el desastre que nos heredó el PRI, tanto en Veracruz como en Chihuahua, va a tomar tiempo corregirlo”, dijo Anaya en entrevista el jueves 23.
Anaya, quien aspira a la candidatura presidencial del PAN, defendió a Corral y a Yunes: “Es difícil la circunstancia, heredamos un verdadero desastre, particularmente en estos dos estados que fueron muy mal gobernados por el PRI. Va a tomar tiempo corregir las cosas, pero estamos trabajando a marchas forzadas para que así sea, y confío en que los gobernadores son sensibles a estas circunstancia y están poniendo su máximo esfuerzo y su máximo empeño”.
Atracción de la PGR
En entrevista telefónica, Sales Heredia ofrece trabajar coordinadamente con el gobierno de Chihuahua para que el asesinato de la periodista no quede impune, luego de que la Procuraduría General de la República atrajo el caso.
Aunque previamente lo había achacado a “gobiernos anteriores”, el comisionado nacional de seguridad, interrogado sobre lo dicho por Anaya en torno a las circunstancias del asesinato de Breach, matiza: “Más que herencia, es una situación que tiene que ver con grupos de delincuencia organizada que disputan regiones, que disputan espacios”.
Insiste: “Yo no calificaría como una herencia del gobierno anterior. No quisiera que se fraseara así. Es una situación derivada de la descomposición de los grupos de delincuencia organizada, de la fragmentación de esos grupos”.
–¿Es un mensaje también para el gobernador Corral?
–Hay una cartulina que responsabiliza, aparentemente, a una persona contra la que se ha girado orden de aprehensión, apodado El 80. También hay que tener cuidado, porque muchas veces (esos mensajes) se utilizan precisamente para establecer un vínculo que no necesariamente es real. Yo creo que hay que investigar antes de emitir una calificación contundente.
“En casos de esta naturaleza los primeros momentos son fundamentales, clave, y no hay que decantarse ni por una hipótesis ni por otra. Hay que abrir todas las posibles líneas de investigación.”
–Entre ellas el ejercicio periodístico de Miroslava.
–Por supuesto. Es un crimen ominoso, artero, terrible, y hay que hacer lo que esté en nuestras manos para encontrar a los responsables.

No hay comentarios.: