5 ago. 2017

Las columnas políticas hoy, 5 de agosto de 2017

Apenas anteayer supimos pero el eminentísimo Cardenal Rivera compareció la semana pasada ante fiscales de la PGR en calidad de investigado, no de imputado..., hay que decirlo.
Su abogado, Armando Martínez Gómez, informó que el Primado de México no fue a la PGR sino que la PGR fue a su ofician, en efecto fiscales para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra) fueron a su oficina, "por ser el Cardenal una persona de la tercera edad".

Rivera presentó las copias de las denuncias por pederastia presentadas por los vicarios episcopales, que son los representantes legales del Arzobispo.
"Compareció y dio su parecer respecto de la maliciosa denuncia y la falsa denuncia que hace (el exsacardote) Alberto Athié. 
Veremos el desenlace..
#
Hacia el modelo Chihuahua!
Líderes políticos y dirigentes partidistas apostaron ayer por la formación de un frente amplio opositor para las elecciones presidenciales de 2018.
El conclave fue convocado por Javier Corral Jurado (PAN); participaron, además de Corral, los líderes del PRD y el PAN, Alejandra Barrales y Ricardo Anaya, Cuauhtémoc Cárdenas (¡?) , Jorge Castañeda y el ex senador Porfirio Muñoz Ledo.
También acudieron Clara Jusidman, Emilio Álvarez Icaza y el ex Gobernador de Nuevo León Fernando Elizondo, entre otros. Falto Dante...!

Tras casi cuatro horas de discusión, Corral llamó a seguir el Modelo Chihuahua
"Este frente no es contra AMLO.  Sí es una opción diferente", aclaró el ex presidente del PAN, Gustavo Madero.
En tanto, en la Ciudad de México, el Consejo Nacional de Movimiento Ciudadano aprobó por unanimidad la formación de un Frente Ciudadano por México con otros partidos rumbo a la elección presidencial.
El Frente puede ser la pesadilla del PRI y AMLO..
#
en el PRI también hubo cónclave...de ancianos....
Acudieron con Enrique Ochoa  ex gobernadores ya mayores de edad como Guillermo Cosío Vidaurri, Jorge de la Vega Domínguez, Ignacio Pichardo, Fidel Herrera, -se ve escondido-,  Rubén Figueroa y José Murat, entre otros . 
Ah! y no sean mal pensados también acudió Miguel Ángel Osorio, en su calidad de ex gobernador de Hidalgo...¿O es el bueno? Creo que no debía de haber asistido...
¿Y Manlio? El gran ausente, ¿será que no es viejito, aún?
Tampoco fue Juan S. Millan, López Nogales..ni URO de Oaxaca., anda hoy por los rumbos de Morena..
"Hay mucha gente que quisiera que los muertos no pudieran venir, pero no estamos muertos", dijo el tlaxcalteca Tulio Hernández.
"Aquí hasta el más tullido es alambrista", dijo por su parte el sinaloense Francisco Labastida Ochoa.

Dicen que por si las dudas hubo ambulancia, doctor y dos paramédicos en la sesión, no vaya a ser...Al final los paramédicos se fueron en blanco. Los dinosaurios de ayer parecían los soñadores del mañana, dice la nota de Jorge Ricardo de Reforma.
#
Las columnas políticas hoy, 5 de agosto de 2017

¿NO QUE NO? Pese a todas las críticas que surgieron en un principio, la idea del frente opositor para las elecciones presidenciales de 2018 comenzó a tomar forma con el #EncuentroChihuahua, al que convocó Javier Corral.
LO INTERESANTE de la reunión de ayer fue que se partió no de una esperanza, sino de una certeza: primero la propuesta y después el nombre. Es decir, antes de hablar de candidatos y candidatas, habría que definir para qué se quiere el frente, qué puede ofrecer y cómo debe funcionar.
ADEMÁS, el elenco pluripartidista que se sentó alrededor de la mesa hace pensar que es en serio eso de dejar de lado las diferencias, y en su lugar buscar las coincidencias. La posibilidad de que haya frente opositor el próximo año se fortalece con dos hechos más.
EL PRIMERO, que Movimiento Ciudadano ya fijó su decisión de ser parte de una alianza amplia en busca de la Presidencia. Y el segundo, que personajes como Miguel Mancera siguen promoviendo la idea de armar un proyecto de coalición. 'Ora sí que el frente... ¡va de frente!
DEL OTRO LADO del espectro político, Enrique Ochoa Reza tuyo ayer la esperada comida con ex gobernadores priistas, de cara a la Asamblea Nacional.
DESTACÓ, por supuesto, la presencia de Miguel Osorio Chong, quien pudo presumir así haber sido ya jefe del Ejecutivo en Hidalgo, como para recordárselo a sus compañeros de gabinete que no cumplen con ese requisito. La gran ausencia de la tarde fue la de Manlio Fabio Beltrones, una de las voces que más inquietan a la actual dirigencia tricolor. ¿Será que no lo invitaron o que el sonorense les hizo el desaire? Es pregunta que no busca amarrar navajas.
SI YA de por sí Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal y Martí Batres andan en feroz competencia, ahora ya tienen compañía: el senador Mario Delgado solicitó ante el comité local de Morena ser considerado en la encuesta que, si no hay acuerdo, definirá la candidatura al gobierno capitalino. ¡Agárrense!
SI Tláloc no sale con alguna chistosada, hoy deberá quedar liberado el drenaje que provocó el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca. A la par, anoche se afinaban los últimos detalles del esperado peritaje sobre esa polémica obra de la SCT en Morelos.
ASÍ QUE, de aquí al lunes, en que se espera se dará a conocer el dictamen, Gerardo Ruiz Esparza, Graco Ramírez y las constructoras Aldesa y Epccor estarán comiéndose las uñas, más nerviosos que un automovilista circulando por el Paso Exprés.
#
 Frentes Políticos/ Excelsior
I. Cumplidores. La Secretaría de la Función Pública detectó irregularidades en el patrimonio de tres trabajadores, consistentes en incrementos que suman cerca de 13 millones de pesos. Es evidente que algo ocultan y no están solos, así que la investigación debe continuar. Aunque la dependencia no dio a conocer los nombres de los empleados, indicó que trabajan para PMI Comercio Internacional, la Sagarpa y la Conaza. “Los inculpados no aclararon el origen lícito de tales recursos, en relación con las percepciones salariales que el Estado les otorga con motivo de su cargo”. ¿Incremento patrimonial que constituye una conducta delictiva? La SFP, de Arely Gómez, hizo lo suyo. Ahora, que no quede en expedientes… Lo extraño es, ¿sólo tres funcionarios?
II. Liderazgo. “Es sin duda en el diálogo donde se construye la unidad”, dijo Javier Corral, gobernador de Chihuahua, quien ayer fue anfitrión y convocante del Encuentro Chihuahua: Problemas Contemporáneos de México. Se discutió el destino del país con la visión de políticos y activistas de primera línea. Emilio Álvarez Icaza, Jorge Castañeda, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, Agustín Basave, Alejandra Barrales, Guadalupe Acosta Naranjo, Fernando Elizondo, Santiago Creel, Gustavo Madero, Clara Jusidman, Ricardo Anaya y Martha Tagle, entre los asistentes. Coincidieron en que el actual sistema político está acabado y se requiere de una coalición partidista o un frente amplio ciudadano para superarlo. Pero más allá, quedó clarísimo que Corral goza de un gran poder de convocatoria. Virtud que no todos los gobernadores actuales tienen.
III. Los superhéroes no existen. Asegura con toda firmeza Cristina Díaz Salazar, expresidenta del PRI, que su partido enfrentará una de las elecciones más complejas de su historia y necesitará un candidato “a prueba de balas” para contender por la Presidencia en 2018. Díaz Salazar adelantó que en la XXII Asamblea del PRI los militantes llegarán con la convicción de empujar la inclusión del gobierno de coalición en el centro de las discusiones, a fin de garantizar la gobernabilidad del país. Además, se habla de la posibilidad de mantener “candados” para los candidatos. Una de estas reglas establece una militancia de 10 años para quien aspire a gobernar en Los Pinos. Esto descartaría la posibilidad de un independiente. ¿A prueba de balas y con 10 años de militancia? Haga sus cuentas.
IV. Focos rojos permanentes. Edgar Olvera, presidente municipal de Naucalpan, viste un traje de invisibilidad que le queda a la medida. En el territorio que debería gobernar, un elemento de la policía municipal fue asesinado a bordo de una unidad del transporte público, cuando intentó frustrar un asalto. Según testigos, el elemento intentó forcejear con los criminales. Aún con vida, el hombre, de unos 45 años, fue trasladado al Hospital de Traumatología de Lomas Verdes, donde falleció. No es el primero, el 21 de julio dos policías de recuperación de vehículos de la CES del Estado de México fueron asesinados. Mueren por igual civiles y uniformados. La inseguridad vive libremente en Naucalpan.
V. Deslinde fallido. En el tema del narcomenudeo en Tláhuac, donde hace dos semanas la Marina abatió a Felipe de Jesús Pérez Luna, El Ojos, hubo un grupo que fue su aliado desde el principio: los mototaxistas. Ellos fueron quienes bloquearon calles y avenidas de la delegación, argumentando “que el señor Felipe era buena persona, nos daba trabajo”. Hoy que las órdenes de aprehensión están en barata, tratan de hacerse a un lado. Los mototaxistas se deslindaron de cualquier nexo con algún grupo criminal. Aquí nadie se salva. Ya inició el proceso de remoción del delegado, Rigoberto Salgado. Que los mototaxistas no nos digan que son blancas palomitas. Cómplices de don Felipe, sí lo fueron. ¿Eso no es delito?
#
Columna Serpientes y Escaleras/ Salvador Garcia Soto./
http://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/columna/salvador-garcia-soto/nacion/2017/08/5/presidente-o-martir
#
 Agosto: ¿El mes para la coalición?
Retrovisor/IVONNE MELGAR
Excelsior.
En la víspera del arranque del calendario electoral, agosto se perfila como el mes definitorio para concretar la iniciativa de un frente amplio opositor.
La idea nada novedosa de ir en bloque partidista a las urnas, se acompaña ahora de una consigna emergente y cada vez más generalizada: en 2018 será imprescindible armar un gobierno de coalición.
Se trata de una propuesta que ya se abandera en segmentos significativos del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, bajo dos premisas compartidas.
La primera es que el actual régimen ya dio de sí porque no está garantizando la gobernabilidad en temas urgentes como crimen organizado y desigualdad, ya que desde 1997 el Ejecutivo federal ha ido reduciendo su fuerza en el Congreso. 
La segunda premisa es que, en términos netos, el próximo ganador de la Presidencia de la República tendrá un precario 25% de la representación popular y su ventaja en votos será escasa con respecto al segundo lugar.
Varios movimientos registrados esta semana permiten afirmar que la iniciativa de un frente electoral opositor camina al mismo tiempo que madura en la mayoría de los partidos la aceptación de que, en el próximo sexenio, nadie podría gobernar solo.
De manera que el tema está ocupando y preocupando al PRI, al PAN y al PRD, donde liderazgos importantes arrancaron agosto con foros, espacios, iniciativas y definiciones que buscan darle viabilidad a esa figura contenida en la Constitución gracias a la reforma política de 2014.
A partir de entonces, en la fracción XVII del artículo constitucional 89, referente a las facultades y obligaciones del Presidente, se establece que éste podrá, “en cualquier momento, optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión”.
Esa misma fracción señala que el gobierno de coalición se regulará por un convenio y un programa que tendrían que ser aprobados por la mayoría del Senado.
El primer gran movimiento ocurrió el martes primero de agosto, cuando la corriente Galileo del PRD convocó al jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Mancera, y a los expresidentes del PRI, Manlio Fabio Beltrones, y del PAN, Gustavo Madero, a fijar postura sobre el tema.
El consenso entre los tres políticos a favor de diseñar desde ahora ese futuro gobierno de coalición se aderezó con el pronunciamiento radical del priista de que trabajará para que esa meta se logre antes de las elecciones de 2018.
Ajeno a la estrategia de un frente opositor —en el que ya trabajan Mancera y Madero—, Beltrones declaró que no le importaba quién sea el próximo Presidente, pues su preocupación es garantizar la gobernabilidad.
Según el exdirigente del PRI, para conseguir estabilidad y eficacia, será imprescindible un acuerdo que comprometa a los candidatos presidenciales a construir el gobierno de coalición un minuto después de conocer al ganador.
Tanto Beltrones como Mancera descartaron que en este ejercicio tuvieran lugar “los purificadores”, en referencia a Andrés Manuel López Obrador.
El viernes 4 de agosto, convocados por el gobernador panista Javier Corral al Encuentro Chihuahua, los dirigentes del PAN, Ricardo Anaya, y del PRD, Alejandra Barrales, confirmaron que siguen trabajando para un frente amplio que vaya por cambio de régimen, triunfo electoral y un gobierno de coalición. 
Impulsor de ambas ideas, el anfitrión sumó a la mesa a varios liderazgos que podrían abonar en esos propósitos: Emilio Álvarez Icaza, Cuauhtémoc Cárdenas, Jorge Castañeda, Agustín Basave, Martha Tagle, de Movimiento Ciudadano (MC), y Guadalupe Acosta Naranjo, líder del grupo Galileos, quien al cierre del foro concluyó: “El frente amplio va. No es opción, es ineludible”.
Este mismo viernes, el dirigente de MC, Dante Delgado, y legisladores anunciaron, a través de un video, la decisión de ir por un frente ciudadano “con otras organizaciones electorales”.
También ellos hablaron de conformar un gobierno de coalición, de cambiar al régimen y de ir contra el PRI. 
Para este mes, las bancadas del PAN, PRD y MC en la Cámara de Diputados ya preparan otro foro que analice el tema de los gobiernos de dos o más partidos.
Y aunque el PRI no está invitado a ningún frente opositor, en los cambios estatutarios que aprobará la Asamblea Nacional del próximo sábado, ya se incluye la facultad del CEN para suscribir gobiernos de coalición, un atributo requerido en caso de perder la Presidencia en 2018.
Así que agosto será clave para perfilar a los jugadores que, a partir del 8 de septiembre —cuando inicie el calendario de la competencia— tendrán dos meses para el registro de coaliciones con candidatos comunes y el primer intento serio en México de apuntalar un gobierno compartido.
Hay, sin embargo, una excepción, la de López Obrador, el único aspirante presidencial en firme, quien bajo ninguna circunstancia contempla la idea de ejercer el poder con otras fuerzas políticas.
Esta definición de Morena de que, de ganar la Presidencia, no necesitaría ni quiere sumarse a nadie, convierte al gobierno de coalición en la gran propuesta aglutinadora del resto de los partidos para intentar frenar a AMLO.
#
En efecto, como bien apunta Ivonne...Esa es la apuesta de muchos como Manlio.... a falta de tiempo por una segunda vuelta la salida es un gobierno de coalición..., está en la ley..
Art. 89 Constitucional...
VII. En cualquier momento, optar por un gobierno de coalición con uno o varios de los partidos políticos representados en el Congreso de la Unión.
El gobierno de coalición se regulará por el convenio y el programa respectivos, los cuales deberán ser aprobados por mayoría de los miembros presentes de la Cámara de Senadores. El convenio establecerá las causas de la disolución del gobierno de coalición...
#
Arsenal/
FRANCISCO GARFIAS
Excelsior
El quinto año de Felipe Calderón
Mucho se ha hablado y documentado sobre violaciones a los derechos humanos en la lucha contra el crimen organizado. Es raro tener una buena noticia sobre ese espinoso tema que nos ha puesto varias veces en la vitrina del  horror: Tlatlaya, Apatzingán y Rancho el Sol, en Michoacán.
Por eso, vale la pena destacar las cifras que nos proporcionó el ombudsman Luis Raúl González Pérez, sobre la disminución de quejas por violación a los derechos humanos en ese combate, al que no se le ve fin.
Las estadísticas ilustran el avance que en ese tema se ha registrado en la Marina, el Ejército y la Policía Federal.
Los números muestran que 2011 fue el año en que mayores quejas se registraron por violaciones a los derechos humanos cometidos por elementos de las Fuerzas Armadas y la Policía Federal. En ese quinto año de Felipe Calderón se registraron 1,680 quejas contra el Ejército; bajaron a 191 en lo que va de 2017. La misma tendencia en la Marina. De 491 hace seis años, bajó a 134 en el mismo periodo, la baja en la Policía Federal fue de 776 a 217.
El ombudsman se dio tiempo incluso de lanzar un elogio a Roberto Campa, subsecretario de Derechos Humanos de la Segob. “Es un gran facilitador. Se lo he dicho”, subrayó.
Otro tema de la charla con el titular de la CNDH fueron los migrantes. El ombudsman ya pidió la intervención de la CIDH por la situación que viven en Estados Unidos. Es cierto que el flujo de personas ha disminuido hacia el norte por las políticas de míster Trump. Pero también es cierto que las detenciones de los ilegales que no han cometido ningún delito se han incrementado considerablemente.
“La situación se agravó. Estados Unidos no ha firmado tratados ni ratificado convenciones, pero sí lo obliga la CIDH. Tiene jurisdicción sobre Estados Unidos”, nos dijo el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez, en la charla que sostuvimos en sus oficinas de Periférico Sur.
González Pérez retrocedió en el tiempo y citó un informe de la CIDH de 2010. En el documento queda claramente expuesto que los gringos se pasan por el arco del triunfo los requisitos legales para hacer detenciones de migrantes sin papeles.
El hombre no acaba de entender por qué los medios no destacaron nunca el contenido de ese documento, hoy más vigente que nunca. A la letra dice: “La detención es una medida desproporcionada en muchos casos, aun cuando no lo sea en la mayoría de ellos… otra preocupación de la CIDH es el impacto de la detención en el debido proceso, principalmente con relación al derecho a la representación legal que afecta directamente el derecho a solicitar la libertad, a fin de garantizar de la mejor manera el derecho a la representación legal”, dice el citado texto.
Algo que intriga en el CEN del PAN es la conducta que asumirán los gobernadores y legisladores del partido frente a la elección interna del candidato presidencial y el Frente Amplio Opositor.
No es cosa menor. Son 12 mandatarios y una gubernatura está en litigio (Coahuila.)
En avenida Coyoacán nos aseguran que el queretano Pancho Domínguez intenta ser el líder del grupo de gobernadores. No lo ha logrado, para alivio de Ricardo Anaya, jefe nacional del partido y aspirante no confesado a la candidatura presidencial. Son paisanos. No se tragan.
“Lo que vayan a hacer los gobernadores y los grupos parlamentarios es un tema de pronóstico reservado. Nunca hemos ido a una elección presidencial con tanta fuerza”, nos dijo Marco Adame, secretario de relaciones exteriores del CEN del PAN, anayista declarado.
Son tres los aspirantes panistas con posibilidades: Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle y el mencionado Ricardo Anaya. Existe también la posibilidad, aunque mínima, que el azul se sume a un candidato presidencial no partidista del FAO.
La otrora primera dama es la que más ha presionado para que Anaya se destape ya. Alega que la permanencia del Joven maravilla va en detrimento del piso parejo.
En avenida Coyoacán argumentan que Anaya se ha sometido a las disposiciones legales y al calendario establecido por los estatutos.  “Calentura más encuestas no debe implicar que la dirigencia apresure sus decisiones”, reviran.
Lo primero es la instalación de la Comisión Nacional de Elecciones, en octubre. Luego se tendrán que definir las alianzas. Si se concretan, hay que acordarlas con las otras fuerzas, pero si no, es por designación. Esto ocurrirá a más tardar en noviembre. En diciembre son las precampañas y en enero de 2018, la plataforma.
Ya se supo del apoyo del PT a Ricardo Monreal para ser candidato de una alianza con Morena para la jefatura de gobierno de la Ciudad de México. En el equipo del delegado en Cuauhtémoc nos aseguran que MC, que encabeza Dante Delgado, podría también sumarse al exgobernador de Zacatecas. Se sabe que MC está en pláticas con PAN y PRD para integrar el Frente Amplio Opositor. El mismísimo Enrique Alfaro, alcalde de Guadalajara, estuvo el jueves en la Ciudad de México para sumarse a las negociaciones.
En el equipo de Monreal, donde hay un optimismo desbordante, sostienen que en el caso de la CDMX, Movimiento Ciudadano podría hacer una excepción para sumarse al delegado de Morena, siempre y cuando éste sea el candidato a suceder a Miguel Mancera. Nos dicen también que posteriormente se sumarían importantes grupos del PRD que no apoyan una alianza con el PAN. A don Ricardo, sin embargo, le falta que le ratifiquen el voto del gran elector de Morena: Andrés Manuel López Obrador. La percepción es que el dedo de El Peje comienza a apuntar hacia otro lado: Claudia Sheinbaum, delegada en Tlalpan. Pero es sólo eso. Una percepción.
 #
Se va Nicolás/Jorge Ramos Ávalos
05 Ago. 2017
Se va Nicolás y no sé qué voy a hacer. Después de pasar más de 19 años con este niño/adolescente/hombre ha llegado el momento de que se vaya a la universidad y lo único que sé es que lo voy a extrañar. Mucho.
Él está listo para irse y siempre supo que sería lejos de Miami. Yo me quedé en casa de mis papás en México hasta los 24 años. Eran otros tiempos y en Estados Unidos eso casi no ocurre.
Además de estudiar, será uno de los pateadores del equipo de futbol americano de la universidad. Él se lo ganó a pulso. Buscó un camino muy distinto al de los otros miembros de la familia y, con una impresionante determinación y fuerza de voluntad, lo encontró.
Aún recuerdo cuando lo llevaba todos los sábados por la mañana a mi partido de futbol soccer. Esperaba con ansias el medio tiempo para meterse a la cancha y patear con mis amigos. Le pegaba durísimo a la pelota. Pero una vez en high school mezcló su herencia latina con su mundo americano y cambió el esférico por una pelota ovalada y puntiaguda.
Nicolás y yo saltamos de idioma sin mucho esfuerzo. Le hablo en español y me contesta en inglés. Pero puede sostener perfectamente una conversación en español con sus abuelos gracias a las lecciones de la doctora María del Carmen Naranjo, quien lo introdujo a las maravillas de la literatura latinoamericana.
Yo crecí leyendo en papel, igual novelas que periódicos, y Nico leyendo en su celular. Tiene una muy bien desarrollada curiosidad por la historia y un educado olfato para las buenas comidas. Le tiene respeto a los jugadores de futbol americano y a los chefs. Es decir, a los que muestran lo que hacen, no a los que hablan.
Mi papá casi nunca jugó conmigo. Eran otras épocas. Pero aprendí. Así que he jugado con Nicolás hasta más no poder. La mitad de ser papá es estar presente. La otra mitad es vivir experiencias con tus hijos que les sirvan para el futuro. Por eso he viajado tanto con él y con su hermana Paola.
Nicolás es un gran compañero de viaje y desde niño me lo llevaba a mis coberturas periodísticas, desde Brasil y Bangkok hasta Roma y Johannesburgo. No le molesta despertar en un país, comer en otro e ir a dormir a un tercero. Mi intención era enseñarle a viajar con los ojos bien abiertos, a lugares extraños y "ligero de equipaje", como dice la canción de Serrat. No checamos maletas. La regla es sencilla. Si no cabe en la maleta no va.
Nicolás tiene esa personalidad tan Ramos -muy independiente, a veces callado, siempre observando- y una buena dosis de rebeldía, que le va a servir bien en la vida. Y por supuesto que hemos tenido nuestras diferencias, como todo padre e hijo. Es una forma de crecer. Una vez se lo comenté a mi mamá y lo puso en perspectiva con un poquito de humor: "¿Y a ti ya se te olvidó cómo eras tú cuando tenías la misma edad?". Me reí y la abracé, como pidiendo perdón.
Una vez a la semana, más o menos, Nicolás me llama o me textea al celular para invitarme a cenar. Solos, él y yo. Creo que nunca le he dicho que no. Es un ritual. Solemos ir a un restaurante mexicano, pedimos queso fundido con chorizo y tortillas de harina para compartir, y luego se echa unos riquísimos tacos con guacamole. Aguanta la salsa picante mucho más que yo. A mí me gusta pedir cualquier cosa que me recuerde mi infancia y limonada con cilantro.
En mi oficina tengo una foto de Nicolás con una de mis camisetas. Le queda enorme. Él se nota feliz y a mí me lleva a un buen momento en mi vida. Pero el mejor regalo que me han hecho es una pequeña foto de Nicolás con una grabación de su risa. Cada vez que aprietas un botoncito escucho a ese niño, de apenas unos meses, riéndose alegremente. Lo aprieto varias veces al mes. Me mueve algo por dentro. Pero vivo con un miedo constante de que el viejo regalo deje de funcionar y me quede sin la risa de Nico.
Siento el mismo temor ahora que se acerca el día de su partida. Yo sé que él va a estar bien. Pero estoy seguro que me voy a sentir fuera de lugar (porque siempre pensé que mi lugar era estar junto a él o muy cerca para poderlo ver). No sé qué va a pensar cuando lea esto. Quizás le parezca cursi o inapropiado. Pero de lo único que se trata es que sepa que lo quiero mucho, que estoy muy orgulloso de él... y que ya lo estoy extrañando. 
@jorgeramosnews
#
Fotografía del fracaso/Ana Laura Magaloni Kerpel
Reforma
Esta semana el INEGI hizo públicos los resultados de la primera Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL 2016). Esta encuesta busca medir, entre otras cosas, la incidencia de la arbitrariedad y corrupción por parte de policías, MPs y jueces que padecieron los internos desde su arresto hasta su sentencia. La ENPOL aplicó la encuesta en todos los centros penitenciarios del país -municipales, estatales y federales- y tiene representatividad a nivel nacional y por entidad federativa. Nunca antes se había tenido una fotografía tan profunda y completa de la magnitud del fracaso que ha sido la supuesta implementación de la reforma penal en México.
Hace 17 años, la División de Estudios Jurídicos del CIDE, con el liderazgo de los profesores Marcelo Bergman y Elena Azaola, comenzó a levantar este tipo de encuestas. Con el apoyo de la Fundación Hewlett, el CIDE generó información muy similar a la de la ENPOL pero sólo para el entonces DF y el Estado de México. De 2000 a 2009 se levantaron tres encuestas, una cada tres años. Todas estas encuestas revelaban una sistemática violación a los derechos básicos de los imputados: altísimos porcentajes de detenciones arbitrarias, incomunicación de los detenidos, maltratos y abusos policiacos, indiferencia y pasividad de los jueces ante la arbitrariedad, y un largo etcétera. Estos datos fueron un insumo para la reforma penal de 2008, que se propuso, como uno de sus objetivos centrales, terminar con el modelo autoritario de persecución y enjuiciamiento penal. En ese momento era claro que los altos niveles de arbitrariedad con los que funcionaban las instituciones penales eran un indicador de su debilidad y explicaban en gran parte su ineficacia. Cuando policías y MPs tienen un cheque en blanco por parte de los jueces para violar sistemáticamente la ley, entonces la corrupción, la venta de impunidad y la asociación de policías y MPs con bandas delictivas se apoderan de esas instituciones. Y con ello el sistema penal en su conjunto se colapsa.
La ENPOL revela que la arbitrariedad y corrupción no han cambiado sustantivamente de 2000 hasta la fecha. Por ejemplo, según esta encuesta, 40% de los internos fue detenido de forma ilegal; durante el arresto, 46% de los internos fue desvestido, 35% padeció asfixia y 19% toques eléctricos. Sólo 2 de cada 10 detenidos tuvieron un abogado durante el interrogatorio policiaco en la agencia del MP y 47% reporta que sufrió presiones para dar una versión distinta de los hechos. A pesar de toda esta arbitrariedad, el juez los vinculó a proceso y, a la fecha del levantamiento, 70% ya había sido sentenciado. Con respecto a los años de condena, una cuarta parte compurga una sentencia de entre 6 a 10 años y otra cuarta parte de 21 o más años. Además, uno de cada 10 internos está recluido por posesión de droga. Considerando que más de la mitad de los encuestados fueron arrestados cuando ya estaba en vigor el nuevo sistema penal, está claro que la reforma no tuvo el efecto esperado.
En realidad la reforma penal simplemente cambió las normas procesales sin impactar las viejas y arraigadas prácticas de intimidar, maltratar y torturar al detenido para poderlo acusar. Ese es el corazón del modelo de persecución criminal autoritario: armar acusaciones a la mala. Ello ha frenado la posibilidad de que las procuradurías desarrollen verdaderas capacidades investigativas en delitos complejos. Los gobernadores y el gobierno federal argumentan que la reforma penal es un obstáculo para la seguridad de los ciudadanos porque no existe prisión preventiva automática en casos de portación de armas. Es un diagnóstico tan superficial como equivocado. La realidad es que la supuesta reforma penal consiste en un nuevo marco normativo que no ha generado los cambios que se propuso porque las capacidades institucionales de las policías, MPs y jueces son exactamente las mismas antes y después de la reforma. Qué tragedia la miopía con la que la clase política entiende uno de los problemas más importantes del país#
#.
El dilema del PRI/Jorge Volpi
Reforma
A su regreso al poder en 2012, tras doce años de purgatorio, los priistas se imaginaron, de pronto, invencibles: imposible imaginar una gestión más desastrosa que la de Felipe Calderón y sus miles de muertos. Contaban, además, con un candidato joven, guapo, rodeado de una maquinaria electoral otra vez aceitada -en su destierro, el partido ni siquiera intentó una reforma interna, sino recuperar su añejo talante corporativo- y con una situación económica más o menos estable.
Ni en sus peores sueños los priistas pudieron sospechar que, cinco años más tarde, iban a verse sumidos en la ignominia, con menos posibilidades de ganar los comicios de 2018 que los del 2000. ¿Cómo pudieron hacerlo tan mal? Supongo que muchos de ellos se lo preguntan a diario al constatar su popularidad en las encuestas, las más bajas de cualquier Presidente latinoamericano en activo (que ya es decir). Luego de un inicio esperanzador, que duró apenas unos meses -marcado por el sacrificio ritual de Elba Esther Gordillo y las promesas del Pacto por México y sus hoy olvidadas reformas-, vino la debacle. Una espectacular caída en picada debida a la pésima gestión de distintas crisis.
Primera fase, Ayotzinapa. Hubo un instante, al inicio, en el cual Peña Nieto pudo haberse colocado del lado de las víctimas -de las familias de los jóvenes desaparecidos por las fuerzas de seguridad- pero, en vez de ello, optó por proteger a cal y canto al Ejército con la opacidad propia del antiguo régimen. A los pocos días, el escándalo de la Casa Blanca terminó por hundir cualquier atisbo de prestigio que le quedase a su Presidencia.
En un caso raro, la elección de Trump volvió a concederle a Peña Nieto la oportunidad de reivindicarse un poco, asumiendo una enérgica defensa de los migrantes mexicanos y oponiéndose frontalmente al Muro. De nuevo la ocasión se perdió y, empequeñecido, el Presidente prefirió defender a Trump en suelo mexicano. La retahíla de acusaciones de corrupción contra grandes figuras del régimen no hizo ya sino dejar claro que el priismo se comporta como una cleptocracia sólo dispuesta a proteger sus propios intereses.
Ayotzinapa, la Casa Blanca, la visita de Trump a México y una panda de gobernadores investigados, prófugos o en la cárcel. ¿Qué podría hacer un partido ante esta cadena de crímenes o errores para volver a ganar las elecciones? La misión, de entrada, suena imposible. Y, sin embargo, el espejismo del Estado de México, donde la combinación de la compra y la inducción al voto, el fraude y la división de la oposición bastó para llevar al poder, in extremis, ni más ni menos que a un primo del Presidente, hace creer a algunos que un triunfo del PRI no es descartable.
Aun así, los priistas, al menos los más astutos, saben o intuyen que la posibilidad de ganar en 2018 es mínima. Por lo que se les plantea un dilema de ardua decisión (sin que sepamos, a estas alturas, quién tendrá el poder para dirimirlo). Se trata, para ellos, de elegir el mal menor. Con un objetivo central: impedir, a toda costa, la victoria de López Obrador.
Me explico. Los priistas tienen, hoy, solo dos opciones. La primera es intentar repetir el Estado de México y que esa repartición a mansalva de recursos, fraudes en sitios inhóspitos o poco vigilados y, sobre todo, la dispersión del voto opositor, les conceda una mínima ventaja. Para lograr esta estrategia no solo requieren un candidato al menos pasable, sino dinamitar, por todos los medios, el Frente Amplio PAN-PRD.
La segunda opción es más desesperada, pero no menos viable para su meta principal. Asumir de antemano la derrota y volcar soterradamente todos sus recursos y medios a favor del candidato del Frente Amplio para asegurarse, al menos, la derrota de López Obrador.
¿Quiénes vencerán en la contienda interna? ¿Quienes están dispuestos a arriesgarse a ganar la elección, destruyendo al Frente, y dejando a un López Obrador más firme que nunca, o quienes prefieren jugar a la segura, elegir a un candidato sacrificable y apostar por el plan B de un candidato emanado del PAN-PRD, con el cual pactar, como ya hizo el PAN con ellos, su posterior inmunidad?
La respuesta, en pocas semanas.
@jvolpi
 #
  Va el resto
SOBREAVISO / René Delgado
Reforma
En tres operaciones y un capricho, el presidente Enrique Peña Nieto se juega su resto en estos días. Un capital de por sí disminuido, pero a fin de cuentas el sobrante que, bien o mal invertido, determinará el legado de su herencia y los términos de su salida.
Esas operaciones son el control de la asamblea priista que ampliará o reducirá su margen de maniobra para designar un candidato cercano a él, aunque ya no sea quien quería; el arranque de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que perfilará el curso de la economía nacional; y la estrategia de equiparar a Andrés Manuel López Obrador con Nicolás Maduro que, en un descuido, podría incentivar una fuga de capitales en éste y no en el próximo sexenio. El capricho, sobra decirlo, es Gerardo Ruiz Esparza que lejos de reparar, profundiza el socavón de la administración.
Las operaciones no son sencillas, importantes variables escapan al jefe del Ejecutivo. El capricho es la tentación autoritaria o la inocultable atadura que lo hace conservar a un colaborador insostenible, así sea éste el emblema de la corrupción, la negligencia y la pusilanimidad.
Si el mandatario mal invierte su resto, su herencia será la de una crisis política y el quiebre de su partido, una crisis económica que arrastrará al país, a él y a quien lo suceda, y una crisis diplomática marcada no por plantar postura soberana frente a otro país semejante, sino por someterla al dictado de una potencia. El capricho, en esa circunstancia, será la decisión de convertir el socavón en el mausoleo de una administración que nunca pudo constituirse en gobierno.
Por esos azares que los políticos nunca consideran, el calendario y la agenda hicieron de agosto el mes donde el jefe del Ejecutivo pondrá en juego su resto.
Tan pronto como la semana entrante, el priismo fijará no tanto los términos de la selección de su abanderado a la elección presidencial, como la posibilidad de presentarse a la contienda unido y en condiciones competitivas, ocupando hoy el tercer lugar de las preferencias electorales.
Si el grupo tricolor, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, pretende doblegar a la militancia e imponer las condiciones para, en cuestión de meses, postular como candidato a uno de los suyos, el partido del gobierno podría sufrir una fractura expuesta o interna que, más allá de su carácter, disminuiría las posibilidades, aun cuando su candidato resultara simpático a una porción de la ciudadanía.
Si el mandatario no calibra bien la correlación de fuerzas al interior de su partido y sus operadores no dan la talla, manifiesta o calladamente, grupos del priismo podrían jugar las contras durante la campaña o, de plano, correrse a diestra o siniestra en apoyo al abanderado de otra fuerza.
La operación no es sencilla, el PRI carece de los votos necesarios para sacar adelante a su candidato. Sin embargo, postular a un priista descafeinado o empanizado con posibilidad de atraer el voto ciudadano tampoco es garantía si no cuenta con el respaldo de la estructura y la maquinaria del partido.
Al margen del resultado de la asamblea tricolor, a la siguiente semana arrancará en Washington la primera ronda de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
En ese campo, la administración sí cuenta con un equipo de operadores avezados. Empero, el mandamás del equipo estadounidense es un esquizofrénico y, si bien esa ronda no tendrá un carácter conclusivo, sí perfilará el tenor de las siguientes y, con ello, el curso que pueda seguir la economía mexicana.
El punto frágil del equipo mexicano es que, a fin de contar con un plan B, resolvió revisar y ampliar acuerdos a contrarreloj con el Pacífico, Europa, Brasil y Argentina. Se entiende el esfuerzo, pero esos operadores se ven presionados y asediados por la cantidad de frentes abiertos.
Todo sin mencionar el antecedente establecido por la administración mexicana que, al perfilarse durante la campaña las posibilidades del hoy presidente Donald Trump, se precipitó y dejó ver docilidad y debilidad ante su socio principal. Y, claro, además está la esquizofrenia y desesperación de ese socio, un factor de incertidumbre, cualquiera que sea el curso de la renegociación del Tratado.
Ir y venir, viajar y acumular millas no supone construir una política exterior, quizá hable de un pasajero con gran resistencia ante el constante cambio de horarios, pero no de un canciller excepcional formado en unos cuantos meses.
La firmeza con que el secretario Luis Videgaray responde a Nicolás Maduro y defiende a su jefe, Enrique Peña Nieto, ante los arrebatos del lamentable mandatario venezolano es la debilidad de oído cuando por enésima vez Donald Trump reitera en Hamburgo la tontería de pretender que México pague el muro en la frontera con Estados Unidos. El común denominador de ambas reacciones es la falta de ubicación no frente a la circunstancia mundial, sino a la nacional.
El punto no es si México debe tolerar al sátrapa venezolano, sino si cuenta con resortes y autoridad para defender una auténtica postura soberana hacia el sur, el norte, el este y el oeste.
Videgaray debería revisar, al menos, si vale la pena sacarle raja electoral al desastre del gobierno de Nicolás Maduro equiparándolo con lo que podría ser el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. No vaya a ser que la política del miedo cobre fuerza antes de que concluya este sexenio y reediten, sin querer, el error de diciembre de Salinas.
Se juega, pues, su resto el presidente Enrique Peña Nieto en estos días. Si las operaciones le resultan, ¡hombre!, debería abandonar el capricho. Gerardo Ruiz Esparza es capaz de transformar el socavón en la fosa del sexenio.
sobreaviso12@gmail.com
#


No hay comentarios.: