19 jun. 2018

Niños migrantes en perreras........; no se vale!

Desde abril, casi 2 mil  niños han sido segregados de sus padres...; de ellos 21 son mexicanos  “Nuestra red consular ha identificado un total de 21 casos de niños mexicanos", dijo Videgaray. La agencia AP dice que son de 2033 niños. En abril, hubo 55 separaciones y en marzo, 64. De octubre de 2016 a febrero de 2018, hubo cerca de 1,800 separaciones, según la agencia Reuters
En abril de 2018, el Fiscal General de EU; Jeff Sessions anunció una política de “tolerancia cero, y anunciaron que enjuiciarán penalmente al 100% de los inmigrantes que son atrapados cruzando la frontera.
Este cambio al sistema de justicia penal es lo que lleva a la separación familiar, porque los niños no pueden estar legalmente encerrados en una cárcel federal con sus padres.
Según el Departamento de Seguridad Nacional de EU unos 2 mil niños inmigrantes han sido separados de sus padres en los últimos meses. (hay otras cifras).
Estas medidas por el gobierno de Trump se están aplicando sin que se haya aprobado una nueva legislación en materia de migración.
Entre los cambios más recientes en este campo se encuentra una ley firmada por el presidente Bill Clinton en 1997 que exigía que los menores no acompañados que llegaran al país fueran entregados a sus padres, a un custodio legal o a un familiar adulto.
En caso de que no haya familiares disponibles, entonces la agencia gubernamental correspondiente puede designar a un adulto apropiado para que cuide del niño.
En 2008, el presidente republicano George W. Bush firmó un estatuto contra el tráfico de personas que establece que los menores no acompañados sean sacados de los centros de inmigración en un plazo de 72 horas.
¡Ninguna de estas normas recomienda que los niños sean separados de sus familias., como se está haciendo!
En total, se estima que más de diez mil niños migrantes están actualmente retenidos en más de 100 albergues, que están al 95% de su capacidad, según un informe de McClatchyDC. 

Este 19 de junio medios de comunicación internacionales revelaron imágenes de un centro de detención de niños ubicado en Texas, conocido como Úrsula, al que los inmigrantes llaman “La Perrera”, porque tiene en su interior una serie de jaulas creadas con alambrados.
Al verse las imágenes se observa una jaula que alberga a 20 menores. “En el suelo hay botellas de agua, bolsitas de papitas fritas y grandes láminas de papel aluminio para que se cubran al dormir”, precisa la agencia AP.
Para el obispo de Los Angeles, José Gomez, “las imágenes son dramáticas y te llenan de tristeza y enojo. Niños inmigrantes –algunos apenas con un poco de edad para caminar, algunos bebés todavía en brazos de sus madres– son arrancados de sus padres indocumentados cuando intentan cruzar la frontera”.
“Además de la crueldad, en los grandes almacenes que se usan como campos de internamiento de niños, se han impuesto reglas extrañas que impiden que los trabajadores de los refugios toquen o sostengan a los niños para consolarlos”, indicó Mons. Gomez.
El Arzobispo afirmó que “es difícil escribir estas palabras” y no puede “creer que esto esté sucediendo” en Estados Unidos. “Pero aquí es donde nos han llevado 25 años de fracaso bipartidista en la reforma migratoria”, sentenció.
Lamentó que los “líderes de la Cámara de Representantes decidieran bloquear el debate sobre un proyecto de ley bipartidista de sentido común y de inmigración compasiva” que fue apoyado por los obispos católicos.
¿Cuál es el proceso que sigue un menor al llegar a la frontera?-, pregunta El País...
La respuesta es que:
"Un menor de edad, haya llegado solo a la frontera o haya sido separado de sus padres al entrar a EU, puede pasar un máximo de 72 horas en un centro policial. Tras ese plazo, pasa a estar bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales, que debe buscarle una familia de acogida, en muchas ocasiones un familiar en el país. Hasta que es trasladado a una familia, el niño vive en un albergue para menores subcontratado por Servicios Sociales, donde está de media 56 días. El Gobierno tiene bajo custodia a 11.351 menores inmigrantes en un centenar de centros, según los últimos datos."
Reacción de México
El gobierno mexicano califica de “cruel e inhumana” la política migratoria de Trump
Luis Videgaray, ha condenado la nueva política de “tolerancia cero” de Trump y la ha calificado de cruel, inhumana y violatoria de los derechos humanos.
 “El Gobierno de México en ningún momento promueve la migración ilegal, sin embargo conforme a nuestros principios constitucionales nosotros no podemos ser indiferentes ante un hecho que claramente representa una violación a los derechos humanos y que pone en situación de vulnerabilidad a niños menores, algunos incluso con discapacidad”, afirmó hoy en una conferencia de prensa después de que se le reprochara al Gobierno mexicano la tardanza en emitir una postura clara sobre esta política migratoria.
Videgaray dijo que de acuerdo a información proporcionada por el gobierno de EU  y a datos recabados por la red consular de México en aquel país, menos del 1% de los 1995 casos de niños que han sido separados de sus padres son mexicanos. “Nuestra red consular ha identificado un total de 21 casos de niños mexicanos que fueron separados de sus padres, de los cuales han sido repatriados la mayoría y permanecen en los albergues solamente siete”, dijo el canciller. El 99% restante son menores de edad que provienen de Guatemala, Honduras y El Salvador.
Videgaray hizo un exhorto al Gobierno de Donald Trump para reconsidere esta política migratoria y se le dé prioridad al bienestar de los menores.
Los candidatos reprueban la medida migratoria
AMLO  ha pedido al presidente Peña Nieto definir acciones para proteger a las familias migrantes. Entre las propuestas que planteó Lopez está mandar una nota diplomática al Gobierno de EU reprobando la medida migratoria, solicitar la intervención del Alto Comisionado de las NONU para los Derechos Humanos y enviar a un equipo de profesionales compuesto por psicólogos, abogados y trabajadores sociales para que brinden atención a los menores y sus padres.
José Antonio Meade, reprochó las medidas instauradas en su vecino país. "Nos sentimos profundamente agraviados frente a la política migratoria del presidente de Estados Unidos que separa desalmadamente a los niños de sus padres en la frontera", escribió en su cuenta de Twitter. 
El candidato del Frente, Ricardo Anaya, calificó la política instaurada por Trump como atroz. "Las políticas migratorias del gobierno de Donald Trump, que separa a las familias mexicanas en la frontera, son una atrocidad. En mi gobierno, sí vamos a defender el interés nacional con firmeza y dignidad", publicó en su red social.
#
Los legisladores conservadores proponen una ley para acabar con la división de padres e hijos mientras el presidente redobla su discurso antiimigración
Nota de 
JOAN FAUS
El País, Washington 19 JUN 2018
Donald Trump está cada vez más solo en su partido por la separación de padres e hijos inmigrantes indocumentados en la frontera. El presidente estadounidense defendió este martes con vehemencia su política y redobló su discurso de demonización de la inmigración pese a la creciente presión de legisladores republicanos, destacadas voces conservadoras y la Cámara de Comercio de EE UU que le piden acabar con las rupturas de familias. La polémica migratoria amenaza con convertirse en un quebradero de cabeza para los republicanos y desatar una brecha interna a cinco meses de las elecciones legislativas.
Mientras un desafiante Trump seguía rechazando acabar por su cuenta con la política de separación, en el Congreso se dieron algunos primeros pasos en esa dirección aunque se mantienen las divergencias sobre cómo lograrlo.
El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, anunció que todos los 51 senadores republicanos apoyan una propuesta de ley para “mantener unidas” a familias de inmigrantes indocumentados tras ser detenidas por cruzar ilegalmente la frontera. “Vamos a solucionar el problema”, afirmó. Y avanzó que busca un acuerdo esta misma semana con la oposición demócrata. Sin embargo, el líder de la bancada progresista, Chuck Schumer, replicó que la iniciativa conservadora “no tiene sentido” al recordar que Trump puede acabar por su cuenta con la política sin depender del Congreso.
Pese a los constantes intentos del presidente de culpar falsamente a los demócratas, no hay ninguna ley que obligue a la Administración a separar a padres e hijos. Es consecuencia de la decisión en abril de la Fiscalía de presentar cargos penales a cualquier adulto que entre ilegalmente a EE UU. Como los menores no pueden ingresar en prisión, son separados. Desde abril, más de 2.000 niños han sido segregados de sus progenitores.
En paralelo, los republicanos de la Cámara de Representantes han revisado un borrador de propuesta de ley que mantendría juntos bajo custodia a aquellos padres e hijos inmigrantes si no tienen antecedentes delictivos pero durante largos periodos de tiempo, según fuentes legislativas citadas por medios estadounidenses.
Es una incógnita si ambas propuestas saldrían adelante en las dos cámaras legislativas pero evidencian el creciente consenso para atajar la crisis.
Trump se reunió por la tarde con los legisladores republicanos de la Cámara de Representantes en una cita marcada por la inmigración. La Casa Blanca dijo, sin entrar en detalles, que el presidente apoyó dos propuestas de ley republicanas, anunciadas la semana pasada, sobre inmigración. Las iniciativas, una más conservadora y otra moderada, abordan indirectamente la separación de padres e hijos inmigrantes pero como parte de un paquete legislativo que incluye medidas de endurecimiento de las condiciones migratorias y de la seguridad fronteriza, como fondos para el muro que Trump quiere construir con México.
En caso de que alguna de las dos iniciativas avanzara en la Cámara, no tiene ningún viso de hacerlo en el Senado, donde los republicanos necesitan al menos el apoyo de nueve demócratas.
Pocas horas antes de la reunión, Trump volvió a atribuir falsamente al Congreso la política de ruptura de familias en la frontera y también su posible solución. Su objetivo es que cualquier cambio de la ley migratoria incluya restricciones a la llegada de extranjeros y fondos para su promesa de levantar un muro fronterizo.
Como en días anteriores, el presidente volvió a atacar ferozmente a la oposición demócrata, llegándola a acusar de connivencia con bandas criminales, como la Mara Salvatrucha. “Los demócratas son el problema. No les importa la delincuencia y quieren que inmigrantes ilegales, sin importarles cómo de malos puedan ser, entren e infesten nuestro país, como el MS-13. No pueden ganar con sus políticas terribles, por lo que los ven como sus votantes potenciales”, escribió por la mañana en Twitter.
Y en un acto empresarial, Trump volvió a culpar a las leyes de su política de ruptura de familias. "Le pido al Congreso que nos dé una tercera opción: detener y sacar con prontitud [de EE UU] a familias juntas como una unidad”, dijo. “Queremos acabar con la crisis fronteriza al recibir la autoridad legal para detener y sacarlos a todos juntos y llevarlos a sus países”.
El republicano también dibujó un paisaje apocalíptico en la frontera. La describió como “completamente abierta” y repitió su amenaza de cortar la ayuda exterior a los países centroamericanos de los que huyen los inmigrantes.
Según Trump, el Gobierno solo tiene ahora “dos opciones” ante la llegada de inmigrantes indocumentados, que pasan por liberar o detener a los adultos. La realidad es otra. Las únicas limitaciones que tiene las autoridades son leyes y sentencias judiciales. Un menor de edad, haya llegado solo a la frontera o haya sido separado de sus padres al entrar a EE UU, puede pasar un máximo de 72 horas en un centro policial. Tras ese plazo, pasa a estar bajo custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales, que debe buscarle una familia de acogida. Por otra parte, en caso de estar juntos, los tribunales limitan a 21 días el tiempo que una madre puede estar con su hijo en un centro de detención.



No hay comentarios.: