5 oct 2021

Sesión ordinaria de la Cámara de Senadores.., martes 5 de octubre; tema: Lilly Tellez..

 Lilly Téllez

@LillyTellez

Agradezco la solidaridad del coordinador de  @SenadoresdelPAN @julenrementeria  y de mis compañeros de bancada Manos palma contra palma.


Sesión ordinaria de la Cámara de Senadores.., martes 5 de octubre; tema: Lilly Tellez..

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: 

Tiene la palabra el coordinador, del Partido Acción Nacional.

El Senador Julen Rementería del Puerto: (Desde su escaño) Muchas gracias, presidenta.

Lamentamos mucho las y los Senadores del PAN lo que está ocurriendo en México, y que esté ocurriendo en la voz del Presidente de la República.

Ha sido un constante actuar desde estas conferencias que hace por la mañana, prácticamente todos los días en estos últimos tres años, de polarizar, de dividir, de enfrentar, de hacer que los mexicanos pudieran tratar de dividirse entre los buenos y los malos, cuando tenemos de partida la idea que todos los mexicanos queremos lo mejor para este país.

Y de manera muy reciente acaba de arremeter sin fundamento, porque nunca fue amenazado, nunca se ha hecho una manifestación en la que se pudiera siquiera suponer que pudiera estar en riesgo su visita para este próximo jueves, aquí en razón de la entrega de la Medalla Belisario Domínguez, a una Senadora del grupo parlamentario del PAN, a Lilly Téllez.

Queremos hacerlo responsable a él de lo que le pueda pasar, de la seguridad. Hay amenazas y no son menores, yo no se las deseo a nadie, absolutamente a nadie, pero las hay.

Y la verdad es que todo este cúmulo de seguidores que tienen algunos, rayando en el fanatismo, pueden hacer algo de lo que al final de cuentas lastime a ella y a su familia, y esto no puede permitirse, presidenta.

Por eso queremos levantar la voz y queremos decirlo con absoluta claridad, “Basta ya de polarizar a este país”.

Este país lo que necesita es acuerdos, esta polarización lo único que nos ha metido es en una resbaladilla, en un tobogán en el que hay más homicidios, en el que hay menos crecimiento, en el que no hay absolutamente ningún tipo de seguridad, en el que vamos en todos los indicadores cayendo y sólo se dedican a polarizar.

Lo hacemos responsable de lo que le pueda pasar a la seguridad, a la integridad de ella y de su familia.

Gracias, presidenta.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Me ha solicitado la palabra el coordinador de la fracción parlamentaria de Morena.

El Senador Ricardo Monreal Ávila: Ciudadana presidenta.

Ciudadanos legisladores:

El 7 de octubre vamos a entregar la presea Belisario Domínguez, cada año es uno de los días solemnes más importantes de la historia del Senado de la República, y hoy por unanimidad hemos decidido entregársela a una mujer extraordinaria, espléndida, para mí la historia viva de la democracia y de la lucha política y social de este país, la maestra Ifigenia Martínez.

(Aplausos)

Y me parece que el Senado ha hecho lo correcto; sin embargo, en esta ocasión, como sucedió, si no mal recuerdo, en 1957, en la que no asistió el Presidente de la República a la ceremonia solemne, el Presidente de la República ha decidido enviar a un representante, al Secretario de Gobernación.

El grupo parlamentario mayoritario expresa contundentemente que es una decisión respetable y que nosotros decidimos seguir llevar a cabo la ceremonia con la representación presidencial.

Creo que, en el Senado, en este Parlamento no debe de haber razón ni argumento alguno para descalificar al Presidente de la República por su decisión libre.

Nosotros aquí podemos debatir porque somos pares, respetemos la decisión del Presidente de la República porque la mayoría de legisladores así lo vemos.

No estamos de acuerdo con reconvenir a ningún legislador ni legisladora, es libre este Parlamento de expresar lo que quiera expresar, lo que le dicte su conciencia y por esa razón no puede haber justificación para volver, atacar y responsabilizar al Presidente de la República de lo que no ha hecho.

Nosotros los llamamos a la cordura, al PAN, los llamamos a la prudencia, los llamamos a la sensatez y la decisión que ha tomado el Presidente debemos respetarla, inscribámonos en ese proceso de ecuanimidad, que se escuche bien, Senadores del PAN y Senadoras del PAN, no avalamos ninguna amenaza contra ningún legislador ni legisladora, no lo hacemos, no estamos de acuerdo.

(Aplausos)

Me parece que es normal que el grupo parlamentario exprese su posición, pero yo les diría, elevemos el nivel de debate, superemos esta etapa que proviene de una decisión libre, personalísima del Presidente de la República.

Nosotros, en el grupo parlamentario de Morena respaldamos al Presidente de la República, que no les quede ninguna duda, la agenda del Presidente es nuestra agenda; podríamos debatir sobre la agenda, pero me parece un debate hueco, insubstancial, vacío, falso el que queramos hacer de la inasistencia del Presidente, un debate político de descalificación.

Respetamos y expresamos la misma consideración para todos los legisladores y las legisladoras. Llevemos a cabo nuestra ceremonia, no pasa nada, si él decidió no asistir respetémoslo, no pasa nada, nosotros tenemos que continuar trabajando, y les aseguro que habrá respeto para su representante.

Yo personalmente había hablado con legisladoras para hacer de la ceremonia una ceremonia ordenada, respetuosa, sobria y creo que la íbamos a tener y la vamos a tener. 

Entonces, no hagamos debates falsos y respetemos la institución del Presidente de la República, la investidura de la figura presidencia.

Nosotros no vamos a aceptar que en este recinto se aproveche una inasistencia para descalificar, nuevamente, al Presidente de la República.

Les ruego, les solicito elevemos el nivel del debate.

Muchas gracias.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Tiene la palabra la Senadora Kenia Rabadán, y tiene después la palabra el Senador José Narro, por favor, y el Senador Dante Delgado, porque se bajó primero mi querido Pepe Narro para estar ahí, y después usted, señor Senador. Y el Senador Cravioto.

Gracias.

La Senadora Kenia López Rabadán: Muchas gracias, querida presidenta.

Primero que nada, hay que decir aquí que quien en muchas ocasiones rebasa el debate, es el Presidente de la República, y ahí están los apodos y ahí están las frases simplonas y ahí está la división a los mexicanos.

Por supuesto que todos queremos a un presidente que nos una, todos queremos a un presidente que no nos estigmatice y no nos señale. Todos queremos a un presidente que dé resultados. La verdad es que hoy México no tiene a ese presidente.

Por supuesto, compañeras y compañeros, que sí hoy el grupo parlamentario está dando un mensaje absolutamente claro, responsabilizamos al Presidente López Obrador por la seguridad de la Senadora Lilly Téllez y su familia, y lo responsabilizamos porque ha sido él el que ha generado esta violencia.

Es lamentable lo que se puede leer en las redes sociales, las amenazas que la Senadora está recibiendo. Ninguno de ustedes, ninguno de nosotros, nadie en este país se merecería estar en un riesgo como ese y, peor aún, nadie se merecería estar en un riesgo generado desde Palacio Nacional.

Nosotros no estamos discutiendo si el Presidente no quiso venir. Si el Presidente no quiere venir y no le da la gana, que no venga.

Si el Presidente desdeña al Senado de la República y desdeña a la mayoría y, desdeña, por cierto, a quienes les vamos a dar ese reconocimiento, que es el reconocimiento más alto de este Senado de la República es su problema, es su manera de entender la política.

Si él no quiere venir a escuchar a la oposición e incluso no quiere venir a escuchar a sus compañeros de Morena, que no venga. Yo no sé a qué le puede tener miedo, pero la verdad es que en este momento eso es lo menos importante.

Si el señor le tiene miedo a una pancarta, a una consigna o a una manifestación qué lamentable, porque él en primera persona ha gritado consignas, él ha levantado pancartas, él ha formado parte de manifestaciones; tomó pozos petroleros, cerró Reforma, pero no importa esa es su historia. Si a eso le tiene miedo allá él y su conciencia.

Hoy, lo que nosotros queremos decir aquí en el Senado de la República es: ya basta de la división, ya basta del señalamiento público, ya basta del uso de la tribuna del Presidente de la República para ofender y para lastimar.

Hoy, hoy es Lilly Téllez y, ¿mañana quién sigue? ¿Qué legislador sigue? ¿De oposición o del propio gobierno? Porque la verdad es que ustedes en Morena también deberían de preocuparse.

Si no está de acuerdo con ustedes, ¿qué sigue? ¿Qué los nombre en las mañaneras? ¿Qué se vengan encima una cantidad brutal de bots en las redes sociales? ¿Que pongan en peligro a su vida o a la vida de alguno de sus familiares?

La verdad es que no. La verdad es que no. Porque nos acercamos cada vez más a un gobierno autoritario.

Hoy, ustedes están en el poder, pero van a dejar de tenerlo, van a dejar de controlar las Cámaras y van a dejar de controlar al gobierno federal y van a estar nuevamente en la oposición.

El Presidente de la República está cruzando las líneas, ofende, estigmatiza, señala, divide desde Palacio Nacional y eso no se lo merece ningún mexicano.

Vino Calderón, a pesar de todas las ofensas que quienes hoy están en el gobierno le hicieron, pero él vino, no se achicó.

Vino Peña, después de todas las ofensas que también recibió, vino al Senado de la República, si hoy López Obrador no quiere venir, es su problema, lo que nosotros les decimos, compañeras y compañeros, pero, sobre todo, señor Presidente, deje de dividir, deje de ofender, deje de señalar y, por supuesto, sí lo responsabilizamos por lo que le suceda a Lilly Téllez y su familia.

Muchas gracias, presidenta.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Senadoras, Senadores, tengo a los siguientes Senadoras y Senadores que han solicitado el uso de la palabra.

Después de la Senadora Kenia López Rabadán, está el Senador José Narro, el Senador Dante Delgado, el Senador Cravioto, la Senadora Xóchitl, y la Senadora Antares, entonces tiene ahorita la palabra el Senador Narro.

El Senador José Narro Céspedes: Le cedo el uso de la palabra a la Senadora Antares y tomo yo su turno.

Adelante, Senadora.

La Senadora Antares Guadalupe Vázquez Alatorre: Muchas gracias, Senador Narro, por su generosidad y le pido, presidenta que me ponga en el lugar que me había asignado para que él pueda expresarse.

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Cómo no, Senadora.

Gracias.

La Senadora Antares Guadalupe Vázquez Alatorre: Yo quiero ver, decir, qué triste papel ha decidido lugar el partido conservador en este país.

Es muy lamentable que quienes han polarizado este país desde hace más de una década, que lo han hecho a través del discurso, de dividir y no sólo del discurso, sino desde las acciones de gobierno, ahora resulten ser víctimas, ahora se quejen.

Qué triste es que vengan a acusar al presidente de la República sobre las amenazas que le lleguen a una Senadora que se atrevió públicamente a amenazar al presidente de la República, ahora resulta que ella es la víctima.

Ahora resulta que las Senadoras, varias, porque además en el partido conservador, yo creo que ahora ya no contratan asesores, sino clases de teatro y vienen a hacer aquí su circo mediático cada sesión, no fallan, y después de los ridículos que han hecho a través de su asociación con bots, este partido fascista, como su vocación se los dicta, vienen ahora a querer revertir los errores que ellos cometen, echándole la culpa al presidente de la República.

Y, por cierto, se salen, ah, porque hay una que tiran la piedra y esconden la mano, hay una que ya gritó ahorita y ya se salió y la otra no viene también, hace su circo y se salen siempre.

Es muy lamentable que no quieran ahora, además asumir las consecuencias de sus actos, la aludida Senadora víctima, ahora víctima, es una traidora, traicionó al pueblo de Sonora, traicionó a sus electores y traiciona al presidente de la República que la trajo a este Senado, por cierto, porque el escaño se lo debe al presidente al que ella amenazó públicamente, no es ningún secreto éste.

Entonces es justo que asuman las consecuencias de sus actos, ya sé que es parte de la hipocresía de la derecha, esto de querer endilgarle a alguien más las consecuencias de sus actos, ahora resulta que es culpa del Presidente, que dicho sea de paso, se excusó de estar en la ceremonia que es una sesión solemne, que no les cabe en la cabeza a la derecha, una sesión solemne en el que se pretende que la estrella sea aquella persona que va a recibir un premio y esta señora Senadora pretendía empañar una sesión solemne con una amenaza de un vacío, de una estupidez tremenda, ¿por  qué? Porque tiene cero argumentos.

Entonces es muy lamentable que ni siquiera quiera asumir las consecuencias de sus actos, de su traición al pueblo de Sonora, de su traición a Andrés Manuel López Obrador y al movimiento que la trajo al Senado.

Entonces, no sean infantiles, crezcan y argumenten algo, es muy lamentable esto, siempre es culpa del Presidente, siempre es culpa de Morena, lo que le sigue cobrando la gente en las urnas.

Resulta que le dijeron a la señora Téllez las grandes amenazas en Twitter, por cierto, que es el medio que ella maneja, porque pues nada más ahí le hacen casos algunos bots de los que tienen contratados.

Le dijeron: “Pues como no va a venir el Presidente para que lo increpe en el Senado en un territorio controlado por ella, la invitamos el 20 de noviembre al Zócalo, al fin que ya nos invitó el Presidente a todas y a todos los mexicanos, puede ir la señora Téllez al Zócalo a encarar al Presidente de la República al Zócalo de la Ciudad de México.

Es cuanto.

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Gracias, senadora Antares.

Tiene ahora la palabra el Senador Dante Delgado, por favor, Senador.

El Senador Dante Delgado Rannauro: Presidenta, gracias por concederme el uso de la palabra.

Compañeras y compañeros Senadores:

El día de ayer, cundo tuve conocimiento del planteamiento público del Presidente de la República hablé con algunos Senadores de nuestro grupo parlamentario y por ese motivo envié el siguiente tweet:

“El grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano garantiza respeto a la visión de poderes y al Presidente López Obrador, durante la ceremonia de la Medalla Belisario Domínguez a doña Efigenia Martínez”.

La dignidad y responsabilidad del Senado Mexicano, nadie lo debe poner en duda, y lo hicimos porque creímos esto, para mí resulta muy extraño que al amparo de un simple tweet de una Senadora  respetable, en términos de nuestra Constitución, en términos de nuestra Ley Orgánica y en términos de nuestro Reglamento, de externar los puntos de vista que considere pertinente, se haya tomado una decisión tan drástica por parte del Presidente de la República y lo quiero significar, ¿por qué?, porque todos nos pusimos de acuerdo en entregar la presea Belisario Domínguez en vida a una mujer excepcional como lo es doña Efigenia Martínez Navarrete y adicionalmente  a un destacado hombre de Estado y científico, post mortem, como lo es el doctor Manuel Velasco Suárez.

Por cierto, todo este debate se da antes de que votemos por ellos, para que vean de qué tamaño se hizo el consenso en torno a estas figuras.

Pero para mí sí resulta muy extraño porque si bien la Ley Orgánica del Congreso, en el artículo 100, establece acerca de la Medalla de Honor “Belisario Domínguez” que a la sesión solemne se invitará, habrá como afirmativos una responsabilidad del Senado invitarlo, que haya tomado una decisión de no asistir cuando quien va a ser homenajeada es una de las mujeres más destacadas en la lucha del Movimiento Progresista del que hemos formado parte, porque fue ella, al lado de Cuauhtémoc Cárdenas y de Porfirio Muñoz Ledo, quienes conforman el Frente Democrático Nacional, secundado por otras fuerzas políticas, yo sí hago un llamado al Presidente.

Doña Ifigenia gentilmente el día de ayer también compartió en otro tweet que el Presidente de la República le llamó y le hizo llegar una carta con sus formas en donde quiero hablar de conservadores y liberales, cuando tantas de sus políticas públicas son tan reaccionarias y conservadoras, pero que él se quiere ubicar en un lugar que no le corresponde, pero que se autoafirma.

Yo convoco al Presidente de la República a que en un digno honor a lo que representa el Movimiento Progresista de México, en un auténtico reconocimiento a lo que significa la lucha, lucha de vida de una mujer ejemplar, como lo es doña Ifigenia Martínez, asista a este Senado.

Y quiero demandar aquí a todos los grupos parlamentarios que asumamos el compromiso de ser respetuosos con la investidura presidencial del Presidente López Obrador, ese ejercicio lo acredita en el terreno de los hechos Movimiento Ciudadano, porque lo hemos cuestionado, pero nunca lo hemos ofendido.

Y queremos hoy ratificarlo, Movimiento Ciudadano está a favor de que se restablezca el Informe Presidencial con la asistencia del Presidente de la República, porque es uno de los mandatos constitucionales que todas las democracias modernas del mundo tienen como responsabilidad al titular del Poder Ejecutivo en todas las naciones.

Por lo tanto, Movimiento Ciudadano significa, desde esta tribuna, el respeto a la investidura presidencial, que por cierto tanto insiste en que se le respete cuando él sabe que usó palabras inapropiadas en torno de esa figura que hoy la historia le dio la responsabilidad de encarnar.

Movimiento Ciudadano ratifica el respeto irrestricto a la división de poderes, convoca a todas las Senadoras y Senadores de la República a que le demos el trato que la jefatura de Estado y de gobierno hace acreedor al titular del Poder Ejecutivo.

Y al Presidente López Obrador le recuerdo que tiene un claro compromiso con la historia y es la congruencia, sería muy digno para él entregarle la más digna presea que entrega este Senado de la República a una mujer que tomó la decisión de ser su correligionaria ahora, y que tomó la decisión hace 25 años de iniciar el movimiento por la profunda transformación democrática del país que ha permitido la alternancia y que ha permitido que otras voces se encuentren en el Congreso.

Compañeras y compañeros Senadores.

Coordinadores de los grupos parlamentarios:

Como integrante de la Junta de Coordinación Política, les pido que suscribamos un documento. Después de hablar con los integrantes de las bancadas de nuestros grupos parlamentarios para hacerle una exhortación al Presidente de la República, declararle nuestra solidaridad para que sea bienvenido y que en cada grupo parlamentario, quienes no estén de acuerdo o no pueden tener comportamientos se abstengan de asistir a un evento de la naturaleza y la dimensión que implica reconocer, no a una más entre nosotros mismos, sino a una mujer que significa la lucha de vida de las mujeres mexicanas, a una mujer progresista, ejemplar, a una patriota.

Es cuanto.

Muchas gracias.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Gracias, Senador.

Tiene ahora el uso de la palabra el Senador Cravioto, por favor.

La Senadora Xóchitl Gálvez.

Y después el Senador, amablemente, José Narro, le ha permitido que intervenga Marcha Lucía Micher después de Xóchitl.

Gracias, Senador.

El Senador César Arnulfo Cravioto Romero: Muchas gracias, presidenta.

Compañeras y compañeros Senadores:

Coordinador del grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano le creemos, a usted le creemos que si viniera el Presidente de la República se van a comportar con altura.

Y si el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional nos lo dice, también le creemos.

Y si el coordinador del grupo del Partido de la Revolución Democrática lo dice, también le creemos.

Aquí el tema es que el Partido Acción Nacional, y no todos, también lo digo, han utilizado este Senado de la República para hacer un show; pero no ha sido una vez, ha sido reiteradas veces, reiteradas veces han venido aquí a hacer un show del debate parlamentario.

Y es lo que quieren que con la presencia del Presidente de la República quieren armar un show.

Y por supuesto que el Presidente de la República no se va a prestar a ese show que quieren armar algunas y algunos Senadores del Partido Acción Nacional.

Nosotros estamos seguros de que la mayoría de los Senadores y las Senadoras de esta legislatura actuarían con responsabilidad ante la presencia del Presidente de la República, pero sabemos que hay otros y otras Senadoras y Senadores que no lo harían.

Y no lo harían porque lo han venido realizando de manera una, otra, reiteradamente. Ahorita mismo ocurrió, suben con una playera diciendo “México sin quimio”.

Eso es una mentira, podría en algunos lados no haber quimioterapias, pero decir que México está sin quimios es una mentira, son mentirosos compulsivos, se la pasan diciendo verdades a medias y generalizando situaciones que no ocurren en este país.

Y por supuesto que lo que dijo la Senadora Téllez fue “que venga el Presidente para que lo increpemos”. Y eso no lo podemos permitir.

Y venir aquí a decir que ahora el tema es que ponemos en riesgo, o las declaraciones del Presidente de la República ponen en riesgo la situación personal de una Senadora, pues es otra mentira, es lo que les digo, si aquí vienen a plantear mentira tras mentira pues cómo tenerles confianza.

Y, miren, muchos de los que estamos aquí hemos sido en muchas ocasiones oposición en legislaturas locales, en el Congreso federal, ahora en los Senadores, y hemos sido muchos también gobierno.

Yo les puedo decir que cuando fuimos oposición en la Ciudad de México y que encabecé al grupo parlamentario de Morena en la Ciudad de México, estuvo tres veces con nosotros el hoy Senador y jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera y teníamos muchas diferencias con él y cada vez que fue al Congreso de la Ciudad, y aquí está la que fue su secretaria de Gobierno, lo tratamos con respeto; teníamos diferencias y hablábamos fuerte en tribuna, pero con respeto cuando tres veces estuvo con nosotros el jefe de gobierno. Pero no somos iguales y desafortunadamente aquí el PAN ha desviado su conducta.

Y creo que esto nos debe de llevar a una reflexión serena entre todos los grupos parlamentarios:

¿Seguirá el PAN actuando así?

¿Seguirá el PAN bajando el nivel de debate de este Senado de la República o con esta experiencia que estamos teniendo el día de hoy sobre la entrega de la Medalla Belisario Domínguez empezarán a cambiar y elevarán el debate?

Ojalá que el Partido Acción Nacional eleve el debate y no se la pase haciendo un show de la tribuna y no se la pase diciendo mentiras de la realidad del país.

Muchas gracias.

(Aplausos)

PRESIDENCIA DE LA SENADORA VERÓNICA MARTÍNEZ GARCÍA

La Presidenta Senadora Verónica Martínez García: A continuación, se concede el uso de la palabra a la Senadora Xóchitl Gálvez, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

Adelante, Senadora.

La Senadora Xóchitl Gálvez Ruiz: Muchas gracias, presidenta.

Miren, por supuesto que el Presidente merece mi respeto y respeto su investidura, pero respeto más la de la maestra Ifigenia Martínez, y la respeto porque es una gran mexicana, es una gran Senadora, es una gran luchadora, y por eso jamás hubiéramos puesto en riesgo la ceremonia; no somos tontas, sabemos dónde y cuándo podemos levantar la voz.

Y no se confundan, señalar los errores del gobierno no significa faltarle el respeto, ahora parece que ustedes quisieran tener una oposición a modo.

¿No se acuerdan cuando entraban en caballo al Congreso de la Unión en San Lázaro?

¿No se acuerdan cuando Layda Sansores sacaba su megáfono e insultaba con groserías a los funcionarios públicos?

Claro que se acuerdan, pero ya se les olvidó, porque ahora están en el gobierno y prefieren no reconocer los errores.

Y por supuesto que no hay quimios, por supuesto que han hecho un esfuerzo extraordinario. Si se dieran a la tarea de ir a los hospitales, de hablar con los médicos, todo lo que tienen que hacer para poder darles las quimios a los niños y andan jalando medicamentos de aquí, medicamentos de allá y comprando por aquí, y así se la pasan los hospitales.

Échenle un ojo a cuánto subió la mortalidad por diabetes el año pasado, 150 % más de muertes.

Ahora que analicen con detalle la cantidad de personas que han fallecido por cáncer, se van a dar cuenta que efectivamente no hay quimios.

Entonces nosotros vamos a seguir protestando a nuestra manera y lo que hoy está aquí en el debate, diría ¿qué dijo el tuit de Lilly? Que vendría al Senado de la República y que hay que hacerle frente. Hay muchas maneras de hacerle frente a sus iniciativas de reforma constitucional.

De una vez aviso, voy a votar en contra la reforma energética, por una razón: porque pretende dañar la salud de los mexicanos con combustibles fósiles y el planeta está agonizando. Y esta causa no es de ayer, esta causa la tengo hace 30 años. Y voy a seguir defendiendo el planeta a costa de lo que sea.

Y seguramente voy a aparecer en la lista de Palacio Nacional, me tiene sin cuidado, pero las amenazas, todas las mujeres que estamos aquí deberíamos de ser solidarias.

Hay mujeres a las que se nos resbala, a mí los tuits no me preocupan, no me quitan el sueño, tengo una piel súper dura, estoy acostumbrada a esto, pero que amenacen a tu hijo, que amenacen de muerte a tu hijo de 15 años, ¿ustedes creen que es justo eso?

Ustedes como padres pónganse en los zapatos de Lilly, esperaría una solidaridad de parte de ustedes con una Senadora a la que… Yo ayer recibí una llamada en mi oficina con una cantidad de ofensas contra ella impresionante, y la recibí alrededor de la una y treinta de la tarde y querían que les diera el teléfono de Lilly Téllez.

Entonces no se trata de decir si estamos a favor o en contra de que venga el Presidente, ojalá venga. Y les decimos de una vez, le vamos a respetar, sabemos respetar, pero también sabemos protestar y sabemos levantar la voz cuando tengamos que levantar la voz.

Entonces le diría al Presidente “no tenga miedo, no le vamos a hacer nada las Senadoras del PAN”. Y sí saqué un letrero ayer diciendo “no le saque”, pues así hablamos. ¿De cuándo a acá no podemos expresar lo que pensamos?

Entonces diría, de lo que se trata hoy es de condenar los ataques en redes sociales con la horda de bots, porque hoy afortunadamente los que le entendemos un poco a las redes podemos saber cómo se comportan esos bots y desde dónde se comandan y cuándo apoyan a la esposa del Presidente a favor y cuándo apoyan en contra a Lilly los mismos tuits, porque tú analizas su comportamiento.

Entonces aquí lo que condenamos es eso, esperaría que las mujeres de Morena… Y también les digo, si algo sucediera con alguna de ustedes, tendrían mi solidaridad, porque no se trata de agredir a la familia de una Senadora.

Y justamente la Belisario Domínguez es a la libertad de expresión, mataron a un Senador por decir lo que pensaba. Pues vámonos respetando.

Y le diría al Presidente: Venga, señor Presidente, en el Partido Acción Nacional las Senadores nos sabemos comportar, pero sobre todo reconocemos a la maestra Ifigenia de una manera absoluta y tendrá todo nuestro respeto la entrega de esta extraordinaria medalla para ella.

Gracias.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Verónica Martínez García: Gracias, Senadora Xóchitl Gálvez.

A continuación, se concede el uso de la palabra a la Senadora Martha Lucía Micher Camarena, del Partido de Morena.

Adelante.

La Senadora Martha Lucía Micher Camarena: Gracias, señora presidenta.

Esto fue lo que se escribió en el Twitter, léanlo bien, léelo bien, no leas la segunda parte:

“El violador serial de la Constitución: El señor Presidente López Obrador -eso es lo que no leíste, hay que leer todo- vendrá al Senado la próxima semana, es preciso hacerle frente”. Qué barbaridad.

Y luego se da el lujo de decir: “Usted, señor Presidente López Obrador, tiene la fuerza del Estado para calumniar y la fuerza militar para intimidar.

Yo, en cambio -dice aquella-, tengo la fuerza de la razón y la fuerza de la palabra…”

Perdón, lo voy a leer: “Tengo la fuerza de la razón y la fuerza de la palabra para señalar sus constantes violaciones al mandato constitucional. Respete su investidura”.

Qué farsante, qué farsantes, qué vergüenza que tengamos en este país y en este Senado a personas que no entienden lo que es la doble moral. Bueno, como decía una Senadora “hay tanta moral, que hasta hay doble y triple”. Y se la están ganando de este lado. ¿Por qué? Porque con qué autoridad vuelvo a decir.

Se habla de que el Presidente viene a dividir y a polarizar. Caramba, este país está polarizado hace más de 30 años, han profundizado la desigualdad entre ricos y pobres, entre fifís y no fifís.

Por favor, no me vengan a decir que mi Presidente polariza al país, cuando está desde hace más de 50 años el país dividido entre ricos y pobres, entre quienes ascienden a los beneficios del Estado y a las privatizaciones y quienes tienen que pagar la luz y el gas carísimo.

Eso es profundizar la desigualdad y no lo que están queriéndole imputar al Presidente.

Es realmente lamentable que se borre la historia de quienes no saben qué hace muchos años se creó y se polarizó, entre neoliberales y entre liberales, entre gente que no vio nunca la pobreza de este país y se enriqueció a costa de quienes son ahora las y los más pobres.

Por eso es mentira, por eso este tema de quien se va al cielo y quien se va al infierno, quien polariza y quien no polariza, es una mentira, una absoluta mentira, porque es desconocer la historia.

Yo les pido por favor que tengan más autoridad para decir las cosas. ¿Y por qué lo digo? Porque quien está amenazando con boicotear una sesión en el Senado de la República incumple el Reglamento. Fíjense bien, dice que tiene la fuerza de la razón y desde marzo de este año la señora no prende la imagen en la computadora en las sesiones de salud.

No se vale violentar el Reglamento y venirnos a decir que ella tiene la razón y que ella tiene el derecho, una persona que no aparece en las sesiones de salud, que dice “presente” y vota a favor o en contra sin prender la imagen, violentando el Reglamento de este Senado.

Por último, señora, y quiero decirlo, los farsantes ahora piden paz y civilizad, los farsantes ahora piden que se respete esta investidura del Presidente y que no le va a pasar nada.

¿Saben qué? Cuando yo contrato a una persona en mi vida, en donde sea, le digo: “Te otorgo toda la confianza y toda la responsabilidad. En el momento en que te pierda la confianza y no haya responsabilidad tendremos que retomar el camino.”

Yo les digo a ustedes lo mismo: no les tengo confianza por irresponsables.

Muchas gracias.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Verónica Martínez García: Para finalizar esta ronda se concede el uso de la palabra al Senador José Narro Céspedes, del grupo parlamentario de Morena.

El Senador José Narro Céspedes: Quisiera empezar comentando que yo rechazo y condeno las amenazas que le han hecho a Lilly Téllez, a pesar de que tengo diferencias con ella, a pesar de que ella en algunas ocasiones ha actuado agrediéndome o señalándome en lo personal, a mí no me gana ni el rencor ni me gana la ofensa, sino creo que es muy importante decir que respeto su libertad de expresarse y de decir lo que ella quiera.

Pero también estoy en desacuerdo con muchas de sus actitudes, con muchas de sus definiciones, porque ella de alguna forma no nada más ha traicionado a Morena y al pueblo de Sonora, sino que en muchas de sus definiciones ha traicionado también al pueblo de México y a la gente que confió en algún momento en ella.

Yo quiero decir que hoy tenemos un Presidente que es un Presidente pacifista, que es un Presidente que recorre el país prácticamente sin seguridad, que algunos quisieran que a partir de lo que pasó en Puebla o en otros lugares el Presidente estuviera reforzado ahí con toda la milicia y volviera a utilizar la Guardia Nacional, pero el Presidente no va a caer en la violencia ni en la provocación.

El Presidente es una gente de paz y de amor, el Presidente es una gente que construye a favor de la gente de México y busca que las graves desigualdades y las ofensas de los que siempre han oprimido, de los que siempre han hecho menos, de los que siempre han marginado, de los que siempre han estado olvidados, hoy estén presentes en el escenario nacional.

O sea, hoy tenemos un Presidente de la República que se caracteriza fundamentalmente por ser una gente de paz, por ser una gente que busca la unidad y la reconciliación nacional.

¿Quién divide, quién ofende, quién agrede?

Aquí en el Senado yo estoy de acuerdo en que hay debate y hay discusión, y que debemos actuar con respeto y debemos respetarnos para poder exigirle respeto a los demás, pero nosotros, los de Morena, no hemos sido en lo fundamental los que hemos agredido ni los que hemos ofendido.

Yo creo que, en este caso, en el de la compañera, ella en múltiples ocasiones se ha excedido y muchos, lo que es la comunidad morenista, se ha sentido ofendida por ella. Ella misma ha ocasionado esas situaciones, no es algo que nosotros promovamos.

Yo no soy conductor ni guía de la gente que me sigue en el Twitter, yo construyo comunidad en las redes sociales, construyo amistades, construyo relaciones, construyo puntos de vista y camino con muchos mexicanos que me siguen en las redes sociales, para que ella diga: “pues es que esta persona sigue al Senador Narro y el Senador Narro lo sigue a él”.

Pues yo sigo a los que me siguen a mí, yo respeto lo que cada quien piensa y decide plantear, decide decir, expresar en las redes sociales por ser un espacio de libertad democrática.

Entonces, hoy lo que quiero comentar es que estoy en contra de las agresiones a su hijo o que haya sufrido ella o de las amenazas, porque le apuesto al debate democrático, a un debate de respeto, a un debate de ideas, pero también creo que hay que respetar la investidura del Presidente, que no es posible que utilicemos también las redes sociales para ofender y para convocar a enfrentar al Presidente de la República en un acto solemne, como es el acto de la entrega de la medalla Belisario Domínguez.

Y respeto la decisión del Presidente que no quiere venir a caer en provocaciones de gente que ha demostrado que no tiene límites en su doble moral, que no tiene límites en su actuar para tratar de aparecer en escena y hacer show para buscar tratar de desacreditar a nuestro Presidente y para tratar de buscar lucirse utilizando un escenario, que es un escenario solemne de este Senado de la República, donde fundamentalmente lo usamos para rendir homenaje a gente que ha jugado un papel muy importante a favor de la República.

Por eso, porque nosotros respetamos y apoyamos a nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador, estamos en contra de esas prácticas y apoyamos su decisión de no asistir a este homenaje.

Y decirles que el Presidente no está solo. Ganó con 30 millones de votos y con el 50 % de la votación. Hoy tiene más del 60 % de la gente a favor de él, del Presidente. Esto habla que tiene más de 35, 40 millones de gente que están con el Presidente y entre ellos estamos los Senadores de Morena.

¡Que viva nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador!

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Verónica Martínez García: A continuación, se concede el uso de la palabra al Senador Damián Zepeda, del grupo parlamentario de Acción Nacional.

El Senador Damián Zepeda Vidales: Con su permiso, Senadora.

La medalla Belisario Domínguez es un símbolo de la lucha por la defensa de la libertad de expresión en este país.

Yo no sé si no recuerdan la historia, pero es un Senador chiapaneco que matan precisamente por sus mensajes críticos hacia el gobierno de la época y en reconocimiento precisamente a su valentía, a su firmeza, pero sobre todo a la libertad de expresión, que nunca debe ser atacada, es que se generó un premio, y es el máximo reconocimiento que entrega el Senado de la República a personas que simbolizan precisamente una lucha a lo largo de la historia a favor de nuestro país y particularmente a la libertad de expresión.

Entonces no deja de ser una incongruencia absoluta que hoy previo a la entrega estemos precisamente poniendo en duda si hay o no libertad de expresión o si se debe de acotar la libertad de expresión de alguna compañera Senadora.

Guste o no, la Constitución marca al respeto, de hecho, dice “que los legisladores no pueden ser reconvenidos por sus ideas” y es correcto.

O sea, en México no debemos de aspirar a que sólo se escuche una voz, debemos de aspirar a que se escuche la pluralidad de las ideas.

Me parece verdaderamente extraño, debo decir, por mucho yo no soy simpatizante del Presidente López Obrador, pero lo respeto. Pero me parece extraño que un líder, porque lo es de la izquierda que precisamente hizo su carrera a través de una lucha de resistencia, hoy rehúya a la posibilidad de que se le haga una protesta.

O sea, nunca pensé tener que darle clase de resistencia civil pacífica, pues si es el máximo ejemplo. Escuchen lo que estoy diciendo, es, ha sido en las últimas décadas el ejemplo de resistencia civil pacífica, tomó pozos, cerró Reforma, y esos actos sí agredían los derechos de terceras personas.

Decir lo que uno pienso no agrede, no invade los derechos de terceras personas, simplemente manifiesta una idea. Me parece que se equivocó, me parece un error, yo lo invito a rectificar, pero si no, pues allá él.

El día de hoy no es ese el tema, compañeros. Yo entiendo que a alguien le pueda caer mal o bien una compañera Senadora, el tema es que no es correcto que se ofenda y se amenace a nadie en este país, a nadie.

O sea, que agarren y que amenacen a su hijo menor de edad, no es correcto para que ninguna persona diga lo que diga.

Voy a ser bien cuidadoso en lo que voy a decir, pero desde la Presidencia de la República se levantó una voz diciendo “Con los niños no”. Cuando desde la sociedad se excedieron y se metían con la familia, particularmente a menores de edad del Presidente de la República.

¿Saben qué? yo no tengo ningún temor de decirlo, tenía razón, tienen razón piense lo que piense uno, esté de acuerdo o no con el Presidente de la República, nada le da el derecho a nadie a meterse con sus hijos.

Es lo mismo aquí, que a mí me extraña que no se le dé el mismo trato. Ninguna persona merece que amenacen a sus hijos.

Yo tengo niños chiquitos y espero que les dé orgullo lo que hago, pero, sobre todo, que jamás los amenacen por mis actuaciones.

Entonces no tiene ninguna justificación, no tratemos de justificar lo indefendible. No merecen ser amenazados menores de edad por exposiciones de una persona.

Ahora bien, cierro ese capítulo y me voy al del Presidente y el Senado de la República.

Una última reflexión, qué lejos estamos del México que debemos de aspirar.

Sea un México en donde el Presidente no se atreva a venir al Senado de la República porque le da miedo una protesta; qué lejos está del México de un sistema modelo en donde el Presidente de la República debería estar aquí una vez al mes como modelos parlamentarios en un intercambio real de rendición de cuentas.

Por favor, hombre, yo con mucho respeto lo dije hace unas semanas al secretario de Gobernación, me parece que México está hundido en el odio, porque, por un lado, lo fomenta todo los días en las mañaneras y, por otro lado, se le contesta a veces con el mismo odio, y tenemos que tratar de generar consensos, pero que esto no sirva de pretexto ahorita para alejarnos del ideal, el ideal sería un esquema en donde aquí estuviera el Presidente defendiendo sus ideas y debatiendo y diciendo: “Creo que México debe de ir por este camino y aceptando que desde la oposición se le diga una visión distinta”, pues faltaba más.

Compañeros legisladores, no es Dios el Presidente de la República, no es Dios el Presidente de la República, no tenemos que ponerlo en un altar, eso es lo que le ha hecho daño a este país, que se eleve a un grado irracional a los gobernantes, no son más que empleados de los mexicanos o empleados de un Estado, no los elevemos a ese rango porque no lo merece ningún ser humano, no es Dios, es un funcionario que debe de rendir cuentas y que debe ser tolerante y prudente y que debe, por supuesto, defender sus convicciones, pero también respetar a quien piensa distinto.

Reitero lo dicho hace unos días, no es correcto que se aplaste al que piense distinto, hagamos cosas positivas en este Senado, y eso empieza por el respeto a cada uno de nosotros.

Esa es mi opinión.

Muchas gracias.

(Aplausos)

PRESIDENCIA DE LA SENADORA OLGA MARÍA DEL CARMEN SÁNCHEZ CORDERO DÁVILA

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Tiene la palabra el Senador Mario Zamora.

Muchas gracias, Senador.

Y posteriormente el Senador Casimiro Méndez Ortiz.

El Senador Mario Zamora Gastélum: Muchas gracias, presidenta.

Yo sólo mencionar, primero, mi solidaridad con Lilly Téllez y su familia.

Segundo, hablar pues las cosas claras y en confianza, ya nos conocemos muy bien.

Yo le tengo, lo debo decir, un gran aprecio y reconocimiento al líder de la bancada de Morena, Ricardo Monreal.

El Presidente hace unos días estuvo en la Ciudad de México con la Jefa de Gobierno y se tomó unas fotos ahí muy interesantes.

¿Será que es pretexto lo de Lilly para no venir aquí al Senado? con sus compañeros de su partido, con el líder de su partido y con los demás compañeros.

A mí me tocó ir a una gira a Badiraguato, a la parte, de la parte más arriba a donde fue el Presidente, a unos metros de la Tuna de Badiraguato, inauguró una obra y nunca lo sentí con miedo, ni con temor.

Venga el Senador, Presidente, doña Ifigenia lo merece.

El Senado lo merece, y que salga en una foto con Ricardo Monreal aquí en el Senado no le va a hacer daño a nadie.

A los buenos pitcher, nadie, nunca les han robado el home.

Gracias, presidenta.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Adelante, Senador.

El Senador Casimiro Méndez Ortiz: Muy buenas tardes, compañeras, compañeros Senadores.

Pueblo de México.

El Senado de la República no puede ser rehén de nadie, de ningún Senador de ningún partido; el Senado de la República es un espacio plural, representativo del pueblo de México, por eso no avalamos las amenazas, no avalamos amagues contra nadie, menos contra el Presidente de la República.

Hablan de autoritarismo, autoritarismo, qué fácil es ser oposición en tiempos de gobiernos neoliberales para nosotros quienes venimos del Movimiento Social.

Con Felipe Calderón ser oposición era jugarse la vida porque no tenía de secretario de Seguridad a una persona respetuosa de los derechos humanos, tenía a alguien con vínculos, con nexos con el crimen organizado, eso sí era ser oposición, ahí sí nos jugábamos la vida la oposición, y esperamos que ese México jamás regrese.

Se han burlado del Presidente de la República por sus llamados al perdón, pero el PAN también debe de pedir perdón, el Partido Acción Nacional también debe de pedir perdón porque ha traído a este honorable Senado de la República a porros, a terroristas, a neonazis, como el venezolano Lorent Saleh, y no se diga personajes de ultraderecha como Santiago Abascal, que ya no sé cómo llamarles, si al PAN como un partido de derecho o un partido “derechósforo” derivado de la Carta de Madrid.

Hablan de polarizar el país, el país pues está polarizado en el debate, el país está enfrascado en un debate nacional de cómo construir una nación, pero hay libertad de expresión. Antes expresar tus ideas pues nada más te costaba la cárcel, la represión, la marginación, la desaparición forzada, los crímenes de Estado.

Hoy el Presidente de la República no da esos ordenamientos desde Palacio Nacional. Hoy este debate nacional por construir una patria nueva no ha llegado, no llegará a correr la sangre en las calles, que nadie se equivoque, aunque así lo quisieran aquellos quienes tienen la tentación represora, la tentación fascista, la tentación represora no va a ocurrir.

Mi pregunta es: ¿Por qué se amaga al Presidente de la República y, en un segundo momento, teatralmente responsabilizan de la seguridad de una persona al Presidente de México, esa es una contradicción.

Y, bueno, para concluir, desde luego que no avalamos amenazas para nadie, no avalamos amenazas contra nadie, va nuestra solidaridad para cualquier compañera y compañero Senador, contra, para cualquier mexicana o mexicano.

Pero, así como solicitamos el respeto para todos, también solicitamos respeto para la familia del Presidente de la República, para la esposa del Presidente de la República, para los hijos del Presidente de la República porque la seguridad, la justicia social deben ser para todas y para todos.

Muchas gracias, compañeros.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Muchas gracias, Senador Casimiro Méndez.

Ahora tiene la palabra la palabra la Senadora Claudia Anaya Mota.

Por favor, Senadora.

La Senadora Claudia Edith Anaya Mota: Gracias, presidenta, con su permiso.

Me hubiera gustado que los remasterizadores del Manual de Carreño, los escritores de la cartilla moral, los actuales Senadores de Morena le hubieran dado clase de mesura política a Layda Sansores. Pero no, ahí la dejaron ser.

Todavía tiene la posibilidad de reeducar a Fernández Noroña para que de esta manera estemos hablando de lo que debe de ser el buen comportamiento de un legislador. No renuncien, todavía pueden reeducarse, comiencen por ustedes mismos, compañeros de Morena.

Quiero expresarle mi solidaridad a nuestra compañera Lilly Téllez, se lo puedo decir con mucho respeto, compañeras, compañeros, me ha tocado ser integrante de muchas legislaturas, y les voy a decir una cosa, a este grupo parlamentario de Morena, no se le puede tocar ni con el pétalo de una rosa, para que se pongan histéricos.

Nos tocó vivir, de verdad, insultos y agresiones en muchas legislaturas y nunca llegamos a este nivel de desgarrarnos las vestiduras de la manera en la que ustedes lo hacen.

Claro que no hay que faltarle al respeto a la investidura presidencial, pero nadie lo está haciendo, nadie del grupo del bloque de contención lo hace. Por el contrario, hacemos constantes llamados al trabajo en equipo.

¿Molesta el estilo de Lilly Téllez? Sí, porque es una mujer valiente, fuerte y, a ustedes eso les molesta, pero es necesaria una voz como la de ella en un Congreso como éste y más cuando lo hace además con respeto, a su estilo, pero con respeto.

Es entendible que el Presidente no venga a la sesión de la entrega de la Medalla Belisario Domínguez, cuando fue Belisario Domínguez precisamente uno de los hombres que más luchó en este país por la libertad de expresión y hoy día se le quiere acallar a Lilly Téllez y a muchos otros que quieren expresar su punto de vista en libertar. Por eso se entiende que no quiera venir, tal vez porque él mismo entiende el contraste de sus discursos con sus acciones.

Todos debemos de asumir la responsabilidad que aquí tenemos, y como compañeros y como pares debemos de tratarnos con respeto. Es el llamado que hace el grupo parlamentario del PRI, respeto entre cada uno de nosotros y para cada uno de nosotros, también para nuestras familias, también para la familia del Presidente por qué no, nadie está diciendo lo contrario, pero acá lo más importante es que dejemos de estar lapidando a una compañera que no ha ha hecho otra cosa que expresar su punto de vista, y no de la manera como lo hacía Layda Sansores.

Ojalá que en un ratito que tengan libre se pongan a ver una de las muchas participaciones de la hoy gobernadora de Campeche o de cualquier otro de los muchos integrantes de las bancadas morenistas, para que vean que no les llegamos ni a los talones en cuanto a insultos y vulgaridades.

Muchas gracias, presidenta.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Tiene el uso de la palabra la Senadora Margarita Valdez y, si les parece, con ella ya cerraríamos estas intervenciones.

La Senadora Lilia Margarita Valdez Martínez: Muchísimas gracias, Senadora presidente, por el espacio para dirigirme a esta honorable Asamblea.

Creo que la libertad de expresión está más que respetada, en esta mañana se le ha permitido a todas y a todos decir lo que quieren, como lo sienten, como lo piensan, con las palabras que quieren y hasta con la ironía que quieren, pero la libertad de expresión, amigas y amigos, no quiere decir libertad para faltarle al respeto a nadie ni a un solo mexicano, ni al Presidente de la República, así de simple, ni a su familia.

La libertad de expresión debería, como a Belisario Domínguez, enaltecerlo, llevarlo a un altar en la patria para que todos siguieran su ejemplo.

En relación o con relación a la Senadora en mención, siempre se ha dejado decir lo que quiere y a la hora que quiere y como quiere y ha sido bastante grosera, majadera, racista.

¿Ya se les olvidó todo lo que pone? A mí no se me olvida cuando fue a mi estado o vía telefónica soltó una sarta de tonteras en uno de los canales televisivos, que la Senadora Margarita odiaba a los médicos. Ocurrencias de mujer, no haya ni qué inventar.

¿No la dejamos llevarle un bastón a un representante de salud? ¿No vino el otro día a ofender a las fuerzas militares?

¿De dónde la defienden tanto? ¿Cuándo se le ha faltado al respeto a ella a tal grado como lo ha hecho?

Vergüenza les debería de dar de estar defendiendo y solidarizándose con alguien tan nocivo, con alguien tan despreciable que simplemente ha usado este Senado para sacar todas sus frustraciones. Ya se les olvidó cuando ofendió a nuestra compañera y le puso Senadora con “C”. 

¿Cuándo se le ha impedido decir nada? Ha sido más que un ejemplo de cómo no ser.

Ahora, ¿las muestras de solidaridad son por qué? Porque el Presidente de la República se niega a venir a escucharlas.

Acaba de decir una Senadora: sí nos vamos a portar bien.  ¿Quién nos garantiza que no sale con su escrito de lo que le quiera poner?

Es increíble, Senadoras y Senadores, y por eso agradezco este espacio para recordarles el papel y el rol que debemos de hacer como Senadoras. 

Es increíble que ahora las Senadoras de oposición en lugar de esta buscando argumentos para defender a los mexicanos, iniciativas para sacarlos de la pobreza anden buscando en los tianguis regalos para todo el que venga, cuándo nos hemos opuesto, cuándo le hemos dicho a nadie cállese, ya no esté diciendo tanta tontera.

No, reitero, la libertad de expresión no es libertad para insultar ni en el Senado ni en las redes y a quien le están dando ustedes la solidaridad en las redes se suelta más que bonito y se los puedo mostrar en las capturas que hace de todos y de todas las Senadoras de oposición.

No, nunca vamos a ser igual que ella, nunca vamos a pensar igual que ella y la prueba está en que no está de este lado, está de éste, defiéndanla, si tienen recursos y argumentos para hacerlo.

Muchas gracias, Senadora.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Muchas gracias, Senadoras y Senadores, dé cuenta.

¿Hay alguna otra persona que quiera hacer uso de la palabra?, ya habíamos cerrado.

Mi querido Félix, adelante.

El Senador Félix Salgado Macedonio: (Desde su escaño) Muchas gracias, mi querida presidenta.

Yo aquí, solamente para reafirmar nuestra convicción como Senador de la República, convencido de que estamos viviendo en un país de democracia, como nunca, como nunca y no puedo decir que, de tolerancia, porque no es gracia, es ley el que nosotros sabemos que hay una división de poderes y que tenemos que ser respetuosos de las decisiones de sus titulares.

Si el señor Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha tomado la determinación de no asistir y él ha explicado los motivos, se respeta, no tenemos por qué firmar ningún documento, lo digo porque hay una propuesta de un Senador, de firmar un documento, no tenemos por qué firmar ningún documento y respetar la decisión  del señor Presidente, el hombre más respetuoso, demócrata, humano que hemos conocido, pero además valiente, para transformar el país, para acabar con la corrupción que nos han legado gobiernos anteriores, ahora sin memoria.

De verdad, Andrés Manuel, vas a convertirse en el mejor Presidente que hemos tenido en nuestro país.

Muchas gracias, por su atención.

(Aplausos)

La Presidenta Senadora Olga María del Carmen Sánchez Cordero Dávila: Muchas gracias, Senador Félix Salgado.

Dé cuenta la secretaría con los dictámenes inscritos en su primera lectura.

No hay comentarios.:

La reforma que viene, frente al poder que se va/Fernando Gómez Mont

La reforma que viene, frente al poder que se va/ Fernando Gómez Mont El Universal  19/06/2024 |; Resulta paradójico que la reforma judicial,...