Ir al contenido principal

Paradoja perversa/DENISE DRESSER


  Paradoja perversa/DENISE DRESSER
Revista Proceso No. 1903, 21 de abril de 2013;
 Una paradoja demoniaca, como diría el periodista Ryszard Kapuscinski. El PRD convertido en promotor de Enrique Peña Nieto. Jesús Zambrano y Jesús Ortega transformados en propulsores de su peor adversario. Tomando decisiones –dentro del Pacto por México– que debilitan su posición y fortalecen las del contrario; haciendo declaraciones que le restan apoyos y se los transfieren a quien desea combatir pero termina por apuntalar. El PRD como conductor contraproducente; como actor autodestructivo; como partido paradójico que encabeza una izquierda empecinada en empoderar al PRI. Un PRD disfuncional que, en lugar de actuar como contrapeso eficaz al priismo, justifica su avance.


Realidad revelada en encuesta tras encuesta, en sondeo tras sondeo. El apoyo electoral al priismo crece mientras el apoyo electoral al perredismo disminuye. La popularidad del tricolor sube mientras la del sol azteca desciende. El respaldo a Enrique Peña Nieto se extiende mientras que el respaldo a lo que queda del PRD se va encogiendo. Lo que una izquierda nebulosa y desdibujada siembra, un priismo triunfalista y complaciente cosecha con creces. El comportamiento poselectoral del perredismo consensualista no le ha cerrado espacios al PRI. Al contrario; se los abre y cada vez más.

En días recientes, Jesús Zambrano ha dicho que el PRD está aquí para “decir sí”. Para pactar. Para consensuar. Para dejar de mandar al diablo las instituciones, porque sabe que esa posición crea más mexicanos dispuestos a defenderlas, ya que prefieren su reforma a su destrucción. El PRD está tratando de llenar sus filas de quienes quieren acuerdos para gobernar antes que vetos para obstaculizar. El maximalismo lopezobradorista de ayer ha sido reemplazado por el gradualismo perredista de hoy. La izquierda responsable le está poniendo la mesa al PRI que nunca lo fue cuando estuvo en la oposición. El Pacto por México que el PRD apoya está apuntalando a la presidencia que al mismo tiempo denuesta.

Y el PRD ha cambiado de postura por los temores que incitaba. Por el conservadurismo que despertaba. Por el rechazo por parte de los votantes moderados que producía. Porque al actuar como lo hizo antes de salir a fundar Morena, AMLO resucitó todos los estereotipos superados, todos los adjetivos archivados. El PRD como el partido de los rabiosos y los recalcitrantes; el PRD con el porcentaje más alto de negativos y el porcentaje más bajo de votantes; apoyado tan sólo por su voto duro, rechazado por los electores independientes, condenado a perder en 2012 y asegurando que fuera así. Una izquierda igniscible, que allanó el camino para un priismo que se siente cada vez más legitimado.

Y López Obrador negando que eso hubiera sido cierto; negando la responsabilidad de un desenlace que había contribuido a crear. Insistiendo en posturas maximalistas que lastimaron al PRD en lugar de ayudarlo; insistiendo en convocar a la calle y a las plazas cuando no podía ayudar a los pobres o producir las transformaciones profundas que México necesitaba tan sólo gritando desde allí. La negación de la realidad que impidió transformarla. La negación como mecanismo de defensa que inhibió la autocrítica. La negación de los adictos y los alcohólicos y las mujeres violadas y todos los que ignoran la verdad porque no pueden lidiar con ella. Esa verdad ineludible que acompaña a la izquierda donde quiera que va: el PRD víctima del consensualismo, y AMLO víctima de la división que Morena ha propiciado.

Realidades desoladoras para quienes saben que México necesita una buena izquierda. Una izquierda que atempere a Peña Nieto en vez de ayudarlo a gobernar solo. Una izquierda capaz de pactar pero también de criticar. Una izquierda que sea acicate del cambio progresista y no pretexto para el conformismo conservador. Una izquierda que sea protagonista de la política y no sólo comparsa del presidente. Una izquierda con ideas viables y no sólo posturas testimoniales. Una izquierda que sepa hablarle a las clases medias en lugar de alienarlas. Una izquierda capaz de rechazar tanto la claudicación que el PRI quiere y la inmolación que AMLO exige. Una izquierda que sepa ser oposición, porque el país la necesita.

Todo aquello que explica la razón de ser de la izquierda mexicana sigue allí. La pobreza y la desigualdad y la corrupción y los privilegios y la justicia discrecional y la concentración de la riqueza y la postergación de soluciones para distribuirla mejor. Los de abajo siguen siendo los de abajo, los de arriba siguen siendo los de arriba, los de en medio siguen luchando para poder quedarse allí. Pero AMLO está demasiado ocupado confrontando al sistema para pensar en cómo mejorarlo. Y el PRD está demasiado ocupado posando en la foto con Enrique Peña Nieto para pensar que la izquierda debe ser más que la que siempre dice “sí.

Si quiere influir y no sólo posar, el PRD debe reflexionar. Debe reconsiderar. Debe entender que si continúa comportándose como lo ha hecho a partir de la elección, no hará de México un país más justo sino más priista. No hará de México un país más equitativo sino más peñanietista. Y no empoderará a los desposeídos sino al partido que apela a la mano firme para lidiar con ellos. Si el PRD no es capaz de traducir demandas populares en opciones razonables de política pública, minará a una democracia disfuncional en vez de componerla. Si el PRD no es capaz de articular propuestas creíbles para la justicia distributiva, le dará armas a quienes insisten en que no es necesaria. En lugar de ayudar a los pobres, fortalecerá políticamente a quienes preferirían encarcelarlos.

Y si Los chuchos siguen empeñados en convertir al PRD en promotor de la priización del país, ojalá que los verdaderos progresistas del país no se lo permitan. Porque sería una paradoja trágica que la izquierda continuara pavimentando la ruta que el PRI usa para rebasarla.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…