Ir al contenido principal

El asunto Ayotzinapa en las columnas hoy, 20 de octubre. S casi un mes..

Hoy es 20 de octubre de 2014
¿Qué dicen las columnas Políticas hoy, 20 de octubre de 2014
∞∞
FRENTES POLÍTICOS/Excelsior
II.La famiglia. Hacer remaches nunca ha sido bueno. Pero el cargo de presidente municipal de Iguala, que dejó José Luis Abarca, al salir huyendo de su responsabilidad por la muerte de seis personas y la desaparición de 43 más, será ocupado, desde el miércoles, por Luis Mazón Alonso. El cabildo realizó una sesión para notificar a los integrantes del ayuntamiento sobre el juicio de procedencia contra Abarca, además de confirmar la llegada de Mazón como interino. Luis Mazón es hermano de Lázaro, exsecretario de Salud de Guerrero, separado del cargo debido a su estrecha amistad con el exedil de Iguala. Como las mafias. Total, la basura queda en familia.
III.Voces indignadas. Cada vez es más grande el tono de protesta por la desaparición y muerte de estudiantes normalistas. Este miércoles, los estudiantes de diferentes universidades públicas y privadas realizarán la movilización nocturna a la que han llamado “Una luz por Ayotzinapa”. Marcharán del Ángel de la Independencia al Zócalo. Los universitarios saldrán a las calles para exigir justicia y esclarecimiento en las investigaciones, porque hasta ahora las autoridades simplemente no avanzan en ese caso. Ni el fiscal de Guerrero, Iñaky Blanco Cabrera, ni la PGR, a cargo de Jesús Murillo Karam. Se realizó una asamblea interuniversitaria; más de diez horas, más de mil estudiantes de diferentes instituciones. Este basta ya estremece.
TRASCENDIÓ/Milenio

Que hace unos días las fuerzas federales estuvieron cerca de capturar en Puebla a José Luis Abarca y a su esposa María de los Ángeles Pineda; sin embargo, el alcalde de Iguala en fuga tiene un círculo de seguridad que facilitó su escape.
Y si bien el cabildo de Iguala sesionó el sábado para nombrar a su relevo —Luis Mazón, hermano de Lázaro, el ex secretario de Salud—, dicen que los regidores y síndicos hablaron con él por teléfono y les dijo que sí estaba dispuesto a tomar el cargo, pero que su hermano no quiere que lo haga.
:Que ante las reiteradas amenazas a su vida y a la integridad de su familia que ha recibido el perredista René Bejarano desde hace un par de semanas, la PGR ya dispuso medidas para resguardar su integridad.
Todo comenzó cuando el profesor responsabilizó públicamente al desaforado ex alcalde de Iguala José Luis Abarca, del asesinato de Arturo Hernández Cardona, militante de la corriente Izquierda Democrática Nacional en el estado de Guerrero.
\∞
TEMPLO MAYOR/Reforma
AL PASO que van las cosas, más de uno se pregunta: ¿quién caerá primero: el nuevo entrenador de Chivas, José Manuel “El Chepo” de la Torre, o el gobernador Ángel Aguirre Rivero?
Y NO ES por espantar a los fanáticos del Guadalajara, pero tras haber sobrevivido a los embates del fin de semana, se ve difícil que el perredista se decida pronto a dejar el despacho.
LAS PRESIONES tanto dentro como fuera del PRD estuvieron durísimas en los últimos días para obligar -o, mejor dicho, orillar- al mandatario a presentar su solicitud de licencia al cargo.
SIN EMBARGO, todo indica que, tras los patinones iniciales, finalmente la tribu de “Los Chuchos” decidió cerrar los ojos a las evidencias y los oídos a los reclamos, para arropar a Aguirre Rivero, de tal forma que llegue al final de su mandato, previsto para el 31 de marzo del próximo año.
Y NO POR otra cosa sino porque no quieren empañar la candidatura del senador Armado Ríos Piter a quien, por lo visto, llegar a la gubernatura con 43 estudiantes desaparecidos a cuestas no le preocupa demasiado.
\∞∞
Lenguas Viperinas/La Silla Rota
GRACO RAMÍREZ, gobernador perredista de Morelos, puede entrar en cualquier momento en los dilemas de sobrevivencia política que enfrenta hoy su vecino y correligionario Ángel Aguirre Rivero, mandatario de Guerrero. Como éste último, Graco tiene alcaldes cuya relación -incluso de parentela- con clanes del narcotráfico es más que sabida. Justo en los linderos con la entidad guerrerense, hay ediles y diputados locales sobre los que pesan acusaciones de complicidad e incluso autoría intelectual en hechos de sangre ligados con el crimen organizado. Y coincidentemente, también se han refugiado en las filas del PRD o de otros partidos de izquierda. Un escándalo tipo Iguala, pero en Morelos, parece estar a la vuelta de la esquina.
IGUALA, HA dicho el citado gobernador Ángel Aguirre Rivero, es el único flanco violento del estado, mientras que en el resto de la entidad todo es sol y alegría. Sin embargo, autoridades federales han ido tomando el control de las policías municipales en al menos una docena de municipios, además de aquél. Tanto la Policía Federal como el Ejército tienen el foco puesto en casi una decena de grupos del crimen organizado, lo mismo en la zona de la sierra como en Tierra Caliente y en Acapulco. La pregunta que en Los Pinos todos se hacen es ¿qué gobernaba Aguirre y para quién?
∞∞
Rozones de la Razón
Perredista mezcla política y crimen
- Así que el ex presidente municipal de Pilcaya, Guerrero, Ignacio García Flores busca imponer a su hermana Lourdes o a su cuñado Benjamín Morales como candidatos a la alcaldía en las próximas elecciones. El caso es que García está acusado de nexos con Marco Antonio Campos Vega El Chaparro, líder de Guerreros Unidos en Iguala y Chilpancingo. Aun así, propuso al PRD la mitad de los empleos del ayuntamiento a cambio de la candidatura.
∞∞
BUCARELI/Jacobo Zabludovsky
El Universal,
La fiesta de las balas
Entre la realidad real y la realidad ficticia el destino de 43 muchachos de Ayotzinapa no encuentra donde ubicarse.
En la infinita historia de la criminalidad en nuestro país no se registra un secuestro colectivo tan numeroso, prolongado y confuso en su finalidad como el que desde hace casi un mes conmueve a México y gran parte del mundo. Lejos de disminuir, la indignación crece con el paso del tiempo. La tristeza de familias pobres de Guerrero ha contagiado a una sociedad que parecía haber padecido todo y sufre ahora un nuevo tipo de dolor: la sensación de una pérdida familiar, cercana, íntima. En los hechos no hay un antecedente digno de señalarse como similar, ni siquiera con alguna de las características del crimen.
Busco en la realidad ficticia, en la imaginación de los escritores, en la fantasía de novelistas y de quienes cuentan cuentos; busco algún punto de contacto entre el producto de la imaginación y el delito de Iguala. La sangre fría de los asesinos, su crueldad ante el dolor ajeno y su indiferencia frente a lo numeroso de sus víctimas hacen difícil localizar un episodio comparable en la bibliografía mexicana.
En la obra de Martín Luis Guzmán, hoy un poco demodé sin que por ello pierda su grandeza, hay varias narraciones magníficas. Menciono dos: “La muerte de David Berlanga” y “La fiesta de las balas”, de “El águila y la serpiente”, aunque alguna se repite en “Memorias de Pancho Villa”, y escojo la segunda como raíz, así sea remota, del drama guerrerense, haciendo notar que no pertenece del todo a la ficción pues el acto esencial ocurrió en verdad.
Ardua labor la de sintetizar un texto perfecto, al que no le falta ni le sobra una coma. En fin. Pancho Villa tomó 500 prisioneros y resolvió un escarmiento con 300 de ellos. Rodolfo Fierro fue encargado de ejecutarlos. Observó el corral donde estaban, midió con sus pasos cercas y distancias. Su asistente agregó una pistola más a las dos del jefe y centenares de balas. Fierro ordenó soltaran a los prisioneros de 10 en 10, avisados de que si libraban la ultima cerca mientras Fierro les disparaba, conservarían la existencia. Loca carrera en que uno a uno brincaba como cabra antes de caer. Dos horas duró la fiesta. “…el último que quedaba con vida, logró llegar hasta la barda misma y salvarla… pardeaba la tarde… allá lejos fue cobrando precisión un punto móvil, un cuerpo que corría… un soldado disparó… la detonación se perdió en el viento del crepúsculo. El punto siguió su carrera”.
 “Fierro no se había movido de su sitio. Rendido el brazo, largo tiempo lo tuvo suelto hacia el suelo. Luego notó que le dolía el índice y levantó la mano hasta los ojos; en la semioscuridad comprobó que el dedo se le había hinchado ligeramente; se lo oprimió con blandura entre los dedos y la palma de la otra mano. Y así se mantuvo: largamente entregado todo él a la dulzura de un masaje moroso. Por fin, se inclinó para recoger del suelo el sarape, del cual se había desembarazado desde los preliminares de la ejecución. Se lo echó sobre los hombros y caminó para acogerse al socaire del cobertizo. A los pocos pasos se detuvo y dijo al asistente: —Así que acabes tráete los caballos. Y siguió andando.”
De esa clase de seres deben haber sido quienes desaparecieron a los estudiantes de la normal rural. Macabra coincidencia, también uno se les fue vivo aunque herido de muerte.
Rodolfo Fierro pagó parte de sus culpas al morir ahogado en la laguna de Nuevo Casas Grandes, Chihuahua. Uno se pregunta si será la suerte o la mala suerte, como en el caso del general villista, o la ley y la justicia las que se encarguen del castigo a los culpables de lo ocurrido a los estudiantes de Ayotzinapa. Sería un fracaso de todos nuestros esquemas de vida en común que fuera el azar y no el derecho el encargado de castigarlos.
Las autoridades en todos sus niveles, federal, estatal y municipal, están a prueba. Su conducta será juzgada por la historia. La magnitud inusitada del delito es proporcional a los aciertos o errores de la investigación y el castigo legal de los culpables.
La agresión a esos adolescentes pobres es una injuria contra todos los mexicanos.
Es indispensable que los protagonistas de este episodio no se pierdan viendo árboles en vez de bosque. Las veleidades de la política, con minúscula, la de componendas de ocasión con grupos de pescadores en río revuelto, no deben alejarlos de la Política, del griego polis, arte del gobierno de los Estados, ciencia que requiere de todas las ciencias para ponerlas al servicio y en beneficio de los demás.
Nunca como ahora una actitud puede ser definitoria de todo un régimen.
∞∞
ESTRICTAMENTE PERSONAL/Raymundo Riva Palacio
El Financiero
Guerrero: impunidad rampante
La impunidad en México es la marca de sus gobiernos y su clase política. Las leyes están hechas para violarlas, porque siempre existe poder y dinero para cambiar el rumbo de la justicia. No es retórica. El índice 2014 sobre Estado de Derecho del Proyecto Mundial de Justicia, coloca a México en el cabús de la justicia criminal, debajo de Afganistán y todas las naciones africanas y del Medio Oriente, y en el fondo del orden y la seguridad. Lo que sucede con la clase política para lidiar con la crisis general en Guerrero, es sólo la ratificación de la desgracia nacional. Impotencia, complicidades y cinismo en la protección, son la tinta indeleble de la marca. La falta de asombro por nuestra realidad no debe impedir la explosión de indignación.
Guerrero y los horrores en los que ha vivido el estado en los últimos años sólo son diferentes hoy porque se socializaron nacional e internacionalmente. La norma eran asesinatos ordenados por autoridades locales que, a la vez, formaban parte orgánica de organizaciones criminales, cuyas víctimas eran enterradas en fosas clandestinas administradas por las policías municipales –antes de Iguala fue Taxco-. Los alcaldes vinculados con las bandas criminales pagaban a sus patrocinadores por los cargos y la protección política, mientras que el gran administrador del desastre, el gobernador, terminaba su jornada laboral hacia las dos de la tarde para iniciar sus tardes lúdicas y perderse en el alcohol. Todo esto era conocido por el gobierno federal y los líderes del PRD. El primero, mediante la inacción de la PGR, fue omiso de la barbarie; los segundos, cómplices de ella.
La desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y la forma como las policías de Iguala y Cocula fueron los brazos armados de las bandas criminales para matarlos y secuestrarlos, socializó los bolsones de impunidad e ilegalidad en Guerrero y trasladó la barbarie al conocimiento universal. En diciembre del año pasado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos hizo una recomendación al gobernador Ángel Heladio Aguirre, frente al vacío de las autoridades estatal y municipales, y el abandono del ejercicio de la función de seguridad pública fundamental, que llevó a la violación diaria de los derechos humanos y al riesgo de la ruptura de los valores de convivencia social. Aguirre rechazó la recomendación, y cuando llegó al Senado, ni la leyeron.
En abril pasado, la PGR detuvo al presidente municipal de Cuetzala –contiguo a Cocula-, Feliciano Álvarez Mesino, por presuntos vínculos con el crimen organizado. Como el caso del destituido presidente municipal de Iguala, José Luis Abarca, a quien permitió escapar –por omisión o comisión- el gobernador Ángel Heladio Aguirre, tras las acciones criminales contra los normalistas, es perredista y como a todos ellos, Los Chuchos, la corriente política que desde 2008 controla la dirección del partido, apoyó para el cargo. Los Chuchos blindaron este sábado al gobernador Aguirre, para evitar que los más consecuentes en el PRD le retiraran el apoyo y lo forzaran a pedir licencia.
Guerrero es la estrella negra de la impunidad mexicana. En el Índice Global del Proyecto Mundial de Justicia, México ocupa el lugar 79 de un total de 99 naciones medidas. Pero en Justicia Criminal, que es uno de los ocho factores que evalúa, México ocupa el lugar 97, sólo arriba de Bolivia y Venezuela. En Justicia Civil está en el lugar 88, debajo de los cuestionados China y de Rusia. La vergüenza colectiva se sintetiza en la medición de Orden y Justicia, que define a la seguridad humana como una de las funciones fundamentales del Estado. México está en el lugar 96, arriba de Afganistán –que está en guerra-, Nigeria –infectado por violencia y corrupción- y Pakistán –contaminado por la guerra contra los talibanes, al tener en su territorio bases de operaciones militares y de inteligencia de Estados Unidos-.
La imagen de México, descrita y analizada por los mexicanos –que es la base del Índice Global-, y proyectada al mundo, fue galvanizada por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, que le recordó al mundo en imágenes y crónicas y horror, la realidad mexicana. El periódico más influyente del mundo, The New York Times, cuestionó este domingo en su primera plana la eficiencia del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. El semanario inglés The Economist –con una circulación promedio de un millón y medio en sus plataformas impresa y digital, y 5.8 millones de seguidores en redes sociales-, afirmó que la matanza en Tlatlaya y la desaparición de los normalistas “son dos atrocidades que parecen lo suficientemente serias para cambiar el curso del gobierno”, que ha priorizado las reformas económicas, aseguró, y soslayado la ley y el orden como una forma de modernizar México, sin admitir que las dos son igualmente importantes.
 “Las tres fuertes palabras que resumen el desafío que enfrenta ahora Peña Nieto y México como un todo, son impunidad, rendición de cuentas y gobernabilidad”, puntualizó The Economist. Estas tres “fuertes palabras” no existen en Guerrero. Para el Zóon politikon mexicano, su traducción es impotencia, confusión y protección. La clase gobernante protege sus intereses políticos y económicos, que significa mantener la ingobernabilidad en Guerrero y seguir incendiando el país. Quién sabe qué saben y qué cálculos tengan para estar seguros que con esa protección que desafía la dialéctica, pueden también salvaguardar la estabilidad y la paz social en el resto del país.
∞∞
Columna Itinerario Político
¡El fuego que a todos quema!/ Ricardo Alemán
El Universal,
Salvo Carlos Navarrete, nadie más ha pedido perdón y menos explicado la falla injustificable en la selección de candidatos.
Es probable que entre los partidos de las autodenominadas izquierdas mexicanas —incluidos sus medios propagandísticos—, Carlos Navarrete sea el único político que ha entendido el tamaño y las repercusiones del descomunal incendio que se inició en Iguala. ¿Por qué?
Porque hasta hoy —a 25 días de iniciado el fuego—, Navarrete ha sido el único político y dirigente partidista que en las primeras horas de su gestión al frente del PRD pidió perdón, el único que asumió que su partido se equivocó en Guerrero, el único que le puso nombre y apellido a las fallas del PRD, y el primero en proponer a la máxima dirigencia de los amarillos un riguroso control de daños y una severo correctivo rumbo a la elección de 2015.
Y es el único, porque vale recordar que junto con el PRD comparten la responsabilidad de llevar a José Luis Abarca al gobierno de Iguala —y al propio Ángel Aguirre al gobierno de Guerrero—, no sólo el PT de Alberto Anaya, sino el Movimiento Ciudadano de Dante Delgado y, sobre todo, la corriente de Andrés Manuel López Obrador; convertido en dueño absoluto de Morena y responsable directo de promover a Lázaro Mazón, el padre político del alcalde fugado de Iguala.
Navarrete es el único que parece entender el tamaño de la tragedia y la crisis para su partido, porque hasta el PAN parece olvidar que en su afán de crecer en Guerrero y arrebatarle un gobierno más al PRI, los azules aceptaron en su momento una alianza político electoral de facto, para llevar al gobierno de Guerrero al fallido mandatario Ángel Aguirre.
Y es que salvo Carlos Navarrete, nadie más ha pedido perdón y menos explicado la falla injustificable en la selección de candidatos; nadie ha reconocido que desviaron el objetivo de la izquierda, por buscar candidatos ganadores, sin revisar su origen y su pasado. Ni Alberto Anaya, ni Dante Delgado, ni Andrés Manuel López Obrador han aceptado un gramo de responsabilidad. Y no se diga el nuevo líder del PAN, Ricardo Anaya, cuyo partido también es responsable por apoyar al candidato Ángel Aguirre, quien recibió financiamiento para su campaña del entonces empresario y hoy narcoalcalde, José Luis Abarca.
Y es que a pesar de que no pocos políticos, partidos y gobiernos voltean para otro lado —respecto al tamaño de la crisis de Iguala y a los responsables—, lo cierto es que se trata de un incendio cuyo fuego ya quema a todos. ¿Por qué a todos? Porque sea por promoción, omisión o colaboración, resulta que en el escalofriante incendio político y social de Iguala, todos o casi todos tienen vela en el entierro.
Son culpables los políticos y los partidos que promovieron la candidatura de Ángel Aguirre; son culpables los partidos y dirigentes que palomearon la candidatura de José Luis Abarca; los que hicieron campaña para su causa. Son culpables los gobernantes, legisladores y dirigentes que se hicieron de la vista gorda frente a las abundantes evidencias de que el alcalde de Iguala no sólo era un criminal y matarife, sino un político al servicio del narco. Y son culpables no pocas instituciones del gobierno federal —como el Cisen, Gobernación y la PGR, entre otras—, que ignoraron o de plano minimizaron la gravedad de lo que estaba pasando en Guerrero.
Sin embargo —y a pesar de que el fuego de Iguala ya quema a todos—, nadie —ni el propio Carlos Navarrete—, ha puesto distancia, pintado su raya y deslindado a su partido, de la crisis que está por venir. Es decir, ni Carlos Navarrete, ni Andrés Manuel López Obrador, ni Alberto Anaya, ni Dante Delgado, ni Ricardo Anaya —del PRD, Morena, PT, MV y PAN— se han deslindado de los grupos radicales que se frotan las manos para llevar el fuego de Iguala a todo el país.
¿Y cuál es la crisis por venir; cuáles los grupos radicales?
Todos saben que un sector radical de Morena —a los que AMLO tolera y hasta promueve—, está dispuesto a la desestabilización en todo el país. Todos saben que en esa empresa suicida están algunos medios afines a AMLO; lo mismo que el locuaz SME, que la mafia de la CNTE que opera en Guerrero, Oaxaca, Michoacán y el DF; lo mismo que los normalistas que también tienen asiento en esas entidades, sin faltar lo más rancio y atrasado de la izquierda mexicana, el EPR y el ERPI.
Todos esos sectores están listos para la desestabilización. Lo curioso es que no todos los partidos, los políticos y los medios, dentro o fuera de las izquierdas, quieren ver que el fuego quemar todo, no sólo al gobierno de Peña Nieto. Al tiempo.
∞∞
AUSENCIA DE ESTADO/Macario Schettino
El Financiero,
Hay regiones enteras en México en las que no hay Estado, sino grupos que intentan suplantarlo para abusar de la población.
La desaparición, o matanza, de estudiantes normalistas en Iguala es evidencia de la ausencia de Estado en Guerrero. Se suma a los centenares de muertos que ahora se descubren en fosas clandestinas, similares a las que existen en otra zona que no tiene Estado, Tamaulipas. Las fosas de Iguala, sin embargo, se conocen desde al menos 2013, y tal vez eso explique la rapidez con que el gobernador de Guerrero dijo que los cuerpos ahí encontrados no serían de los normalistas.
La información que tenemos es que un centenar de normalistas habría llegado a Iguala el viernes 26 de septiembre. Dicen que iban a “botear”, pero lo hacían lejos de su zona normal. Los normalistas de Ayotzinapa frecuentemente realizan ese tipo de actividades: botear, secuestrar autobuses, o camiones de reparto, en los alrededores de Chilpancingo. Uno de sus lugares tradicionales es “Casa Verde”, que se encuentra en la carretera entre esa ciudad e Iguala, pero cerca de Chilpancingo. En ocasiones instalan ahí un retén para detener camiones y extraerles diésel.
El 3 de junio de 2013, sin embargo, se desplazaron hasta Iguala para sumarse a las manifestaciones en contra del presidente municipal, José Luis Abarca, por la desaparición de Arturo Hernández Carmona, dirigente del Frente de Unidad Popular, levantado con otras siete personas el día anterior, y cuya muerte se conoció durante esas manifestaciones. Los manifestantes atacaron y tomaron el palacio municipal.
En noviembre de 2013 los normalistas regresaron a Iguala y secuestraron siete autobuses, y el 3 de marzo de este año, instalaron un retén a las afueras de la ciudad, como el que tradicionalmente ponían en “Casa Verde”, a más de 100 kilómetros de distancia.
José Luis Abarca, presidente municipal, y su esposa María de los Ángeles Pineda, que tiene tres hermanos que fueron miembros destacados del grupo de Beltrán Leyva, eran los jefes de plaza en Iguala. Había evidencia abundante de esto, incluyendo el asesinato ya mencionado, desde hace tiempo. No se hizo nada. Cuántas personas perdieron su tranquilidad, su patrimonio, y su vida, por esta falta de Estado, no lo sabemos.
Ese 26 de septiembre, a las 6:00 de la tarde, Pineda presentó su informe de labores en el DIF y al día siguiente Abarca presentaría el suyo. A las 21:30 horas, policías municipales detuvieron dos autobuses secuestrados por los normalistas, y les dispararon. Después vendría la persecución, por parte de policías y sicarios, en la que murieron futbolistas, personas que iban pasando, y al menos tres normalistas más. Más de 60 jóvenes se dispersaron, y 43 de ellos no han vuelto a ser vistos. En diciembre de 2011, dos normalistas murieron en enfrentamiento con la Policía Estatal, y provocaron la muerte de un trabajador de una gasolinera. En 2013, dos normalistas murieron atropellados por un tráiler en Atoyac de Álvarez. Una matanza como la de ahora no había ocurrido.
Hay regiones enteras en México en las que no hay Estado, sino grupos que intentan suplantarlo para abusar de la población. Es un problema derivado del viejo régimen y del proceso de transformación de las últimas décadas. Hay quien confunde y habla de represión o rebelión, e incluso hay quien promueve mezclar otras dinámicas sociales. Antes inventaron “no más sangre”, ahora “demando tu renuncia”. Suelen sentirse moralmente superiores. Basura.
Columna Razones
Aguirre y PRD o la apuesta perder-perder/Jorge Fernández Menéndez
Excelsior
El tema Aguirre puede ser el peor error que haya cometido la corriente Nueva Izquierda, hegemónica en el PRD, en muchos años. Luego de haber tenido un comportamiento notable desde la firma del Pacto por México, midiendo sus pasos, jugando sus cartas, logrando acuerdos importantes, logrando sortear, incluso, el capítulo de la Reforma Energética sin costos excesivos, Nueva Izquierda  coronó ese proceso con el triunfo abrumador en las elecciones internas del partido de Carlos Navarrete.
Y el mismo día de la elección de Navarrete (con Aguirre en el acto partidario en lugar de estar atendiendo lo que sucedía en Iguala) la muerte y desaparición de los jóvenes, inició una defensa a ultranza del gobernador que cada día le genera costos a la nueva dirigencia del partido. Guerrero es un estado en el que la izquierda siempre ha tenido un espacio muy importante y lleva dos mandatos sucesivos aunque, paradójicamente, ninguno de los dos gobernadores hayan sido ni un día de su vida, de izquierda. Zeferino Torreblanca era un empresario mucho más cercano al foxismo que al PRD, Ángel Aguirre es absolutamente priista en su formación y concepción política, tanto que primero fue candidato del PRD, PT y Convergencia, y un día después renunció al PRI. Hay que recordar que el proceso de selección de candidato del PRI en 2010, se dio en medio de la lucha interna de ese partido por la candidatura presidencial y el abanderado del PRI, Manuel Añorve, era, sigue siendo, un político cercano a Manlio Fabio Beltrones, entonces coordinador de los senadores y precandidato presidencial. En los sectores cercanos al precandidato Peña Nieto, no vieron entonces con malos ojos la candidatura de Aguirre. Hay que recordar también que el secretario general del PRI en esa época era Jesús Murillo Karam, quien había llegado a un acuerdo con Añorve y Aguirre, que éste rompió para hacerse candidato del PRD.
Todo eso es historia, lo cierto es que en unos meses, en junio, hay elecciones y el PRD podría conservar el gobierno estatal con un buen candidato como Armando Ríos Pitter, mientras que en el priismo, en ese estado pletórico de cacicazgos, está dividido respecto a las candidaturas, una división que ya le costó la elección de enero de 2011.
Por eso, en estos días en los cuales la crisis de Guerrero continúa y se profundiza, las decisiones que está tomando Nueva Izquierda para defender a Aguirre son cada día más costosas. El sábado un grupo de senadores del PRD, encabezados por Miguel Barbosa y Alejandro Encinas pidieron la renuncia de Aguirre y hasta parecieron estar dispuestos a apoyar la desaparición de Poderes en la entidad. Navarrete rechazó esas propuestas, insistió en que la renuncia de Aguirre no solucionaría las cosas y que en todo caso esa es una decisión personal del gobernador.
El martes se discutirá la desaparición de poderes en Guerrero, y al PAN, incluso con buena parte de los senadores del PRD que pueden apoyar la propuesta, no le alcanzará para imponer ese objetivo, porque el PRI ya se ha pronunciado en contra, pero los costos de mantener a Aguirre las paga el presidente Peña (que también ha dicho que la renuncia la deben decidir los guerrerenses), pero también la paga la dirigencia del PRD.
Porque, además, la crisis no hace más que profundizarse: las fosas comunes encontradas ya son 19 y no tenemos información más que de las cuatro primeras. En Iguala, se hizo renunciar al ahora exsecretario de salud del estado y precandidato de Morena a la gubernatura, Lázaro Mazón, por su inocultable relación con el alcalde prófugo, José Luis Abarca, el que apenas el viernes, tres semanas después de los hechos, fue desaforado por el Congreso. Lo increíble del caso es que el nuevo presidente municipal de Iguala, será Luis Mazón, el hermano de Lázaro, lo que quiere decir que el gobierno municipal queda en manos de exactamente el mismo grupo del alcalde Abarca.
El gobierno federal logró la detención de Sidronio Casarrubias, líder del grupo Guerreros Unidos, que participó en el secuestro y desaparición de los jóvenes. Según la PGR, este personaje habría reconocido la participación de su grupo, pero habría dicho que él no había dado esa orden. Por lo pronto, la propia procuraduría acepta que con esa detención se pueden abrir nuevas líneas de investigación sobre el caso. Pero esa no deja de ser una mera posibilidad porque grupos como Guerreros Unidos son en realidad una suerte de amalgama de pandillas locales con mandos muy autónomos entre sí.

La defensa a ultranza de Aguirre, elevar el debate hasta la desaparición de Poderes, en un contexto de un gobierno rebasado y sin control, no le conviene al PRD, no le conviene al estado y tampoco al país. En la situación actual, la izquierda podría tener personajes que se hicieran cargo del gobierno hasta las elecciones de junio sin tener que depender de Aguirre, como ha sucedido en Michoacán. Hoy están haciendo una apuesta de perder-perder.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…