Ir al contenido principal

México electoral/Héctor E. Schamis

México electoral/Héctor E. Schamis, profesor en el Centro de Estudios Latinoamericanos y en el programa “Democracy & Governance” de la Universidad de Georgetown
El País | 1 de junio de 2015
Había un partido de izquierda, Corriente Democrática, luego PRD. Surgió en 1988 bajo el liderazgo de Cuauhtémoc Cárdenas, hijo de Lázaro, prócer histórico del nacionalismo revolucionario. Fracción disidente del PRI, le desafió en las elecciones de aquel julio. Ganó, dice la historia, pero el fraude le impidió llegar a Los Pinos.
Ese partido casi no existe hoy. Agobiado, su fundador renunció, un concluyente señalador de su crisis terminal. Ocurre que el alcalde de Iguala, electo por el PRD, fue quien dio la orden de reprimir a los normalistas y entregarlos al cartel Guerreros Unidos. Es difícil regresar de ese lugar.
Había otro partido, de centro-derecha, surgido en los años sesenta. Vinculado a la élite industrial norteña, pero al mismo tiempo pragmático, fue el partido que interrumpió la hegemonía del PRI en el año 2000. Gobernó dos sexenios, pero con el tiempo fue adoptando rasgos de su antiguo rival: clientelismo, corrupción, colusión con los grupos económicos y un creciente autoritarismo. El saldo de cien mil víctimas durante su segundo periodo en el poder, entre muertos y desaparecidos, ilustra el punto.

Derrotado en la elección de 2012, el papel del PAN se ha reducido a ser el socio pasivo y minoritario de la agenda legislativa de Peña Nieto. Su propia crisis de liderazgo, de Cordero a Madero, y sus conflictos de largo alcance no son más que un síntoma de la profunda descomposición en curso.
Y también estaba el PRI, que sigue estando. De regreso al poder en 2012, funciona anclado en los grandes negocios y con poder transversal, es decir, con sólidos lazos con diferentes partidos al mismo tiempo. Su agenda continúa siendo la reforma energética y el pacto por México. Es la vieja fórmula del salinismo: liberalización económica e iniciativa política. El problema es que su insensibilidad frente a la violencia del narcotráfico —“fue el Estado” y “ya me cansé”— y la corrupción —de la casa blanca al tren de alta velocidad— lo han hecho cada vez menos creíble y menos capaz de gobernar.
En este contexto de baja competitividad electoral, México vota el domingo 7 de junio en elecciones de medio término, con partidos de oposición debilitados, casi inexistentes, y un oficialismo amarrado al poder pero desorientado y con un creciente déficit de legitimidad. En este contexto, precisamente, no puede sorprender que la población esté desafectada del proceso electoral.
O, mejor dicho, está afectada —no es que sea indiferente— pero en sentido negativo. En vastas zonas del país, la propia idea de la elección ha perdido su significado. Es el caso de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, quienes advirtieron que no habría elección en paz si no aparecían sus hijos. Usaron la noción de “farsa electoral” e indicaron que sabotearían los comicios.
La voz de los padres de los normalistas es representativa de las zonas rurales en general, las más castigadas por el narcotráfico y la pobreza. En algunas de ellas —además de Guerrero, Oaxaca y Chiapas, por ejemplo— existe una sociedad civil radicalizada, que ya ha incursionado en modos de acción directa y que espera impedir la normal realización de las elecciones. El bajo número de candidaturas independientes también ha contribuido al llamado masivo a la anulación del voto y la abstención. En zonas urbanas, a su vez, el descreimiento se manifiesta de formas más civiles, pero no por ello menos significativas. No hay más que recordar la inocultable decepción con la política que ha expresado el mundo de las artes y la cultura.
En este escenario, con un solo partido, probablemente gane el PRI. Claro que “ganar” es un eufemismo para un partido que no parece conocer, ni mucho menos comprender, el país que debe gobernar. Solo así se entiende que este México violento, fragmentado y cada vez más desigual le haya explotado al Gobierno en la cara, casi sin que se diera cuenta, y que todavía no haya sido capaz de reaccionar, o que le interese hacerlo.
Es un país ahora marcado por varias crisis simultáneas: la corrupción, la criminalidad y la baja representatividad de los partidos, todo ello erosionando la legitimidad de su sistema político. Agréguese que, para vastos segmentos de la población, la vida cotidiana transcurre sin ley y sin Estado, en la total desprotección. También se trata de una sociedad huérfana y sin normas.
México enfrenta un escenario de enorme incertidumbre política, económica y social. Lo más grave de este escenario es que, en un país sobrepasado por la criminalidad y la violencia, la próxima víctima bien podría ser lo poco que le queda de democracia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.