23 feb. 2017

Casi al mismo tiempo Trump envía otra señal.., la dura

Nuestro visitantes, el Secretario de Estado Rex Tillerson, el secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly; el Canciller Luis Videgaray y el secretrario Osorio Chong ofrecieron este mediodía un mensaje conjuntodesde el la Secretaría de Relaciones Exteriores para abordar temas de la agenda de ambos países. 
En el mensaje, Videgaray indicó que el encuentro ocurre en un momento complejo en el que los mexicanos perciben un ambiente hostil para sus intereses.
Informó que expresó a sus pares de EU la preocupación por la integridad de los mexicanos en aquel país, en especifico en los derechos humanos, con lo que, refirió, coincidieron Tillerson y Kelly. 
"Existen en los mexicanos irritación en lo que se percibe como políticas que podrían ser perjudiciales para el interés nacional", manifestó.
Reconoció que el proceso será largo y no necesariamente sencillo.
"Para México,se los hemos expresado, el dialogo y la negociación con Estados Unidos debe tener un enfoque integral".
Pero casi en el mismo momento Trump da otro mensaje.., 

"Estamos sacando fuera del país a los tipos realmente malos. A un ritmo que nadie ha visto antes. Y son los realmente malos. Y es una operación militar", dijo en una reunión con empresarios hoy 
"Ustedes ven lo que está pasando en la frontera. De repente, por primera vez, estamos sacando a los miembros de las pandillas fuera (del país). Estamos sacando a los narcotraficantes fuera".
La información de la agencia AP y que fue desmentida por el vocero era cierta... 
#
Las contradicciones de Estados Unidos sobre las deportaciones
Mientras Kelly garantiza que no habrá deportaciones masivas ni uso de la fuerza militar, Trump asegura: "Es una operación militar"
J. LAFUENTE/ S. AYUSO
El País, 
México / Washington 23 FEB 2017 - 16:17 CST
Las contradicciones entre los mensajes hacia México del inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump y el de sus funcionarios, han vuelto a ser notorias este jueves. Mientras el presidente de Estados Unidos se mostraba tajante y hablaba de operaciones militares en la frontera, el secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, aseguraba en México que no habrá deportaciones masivas ni se empleará la fuerza militar en ninguna operación de este tipo.
“No habrá, repito, no habrá, deportaciones masivas”, aseguró Kelly, junto al secretario de Estado, Rex Tillerson, tras la reunión que mantuvieron con el canciller mexicano, Luis Videgaray, y varios secretarios del Gabinete de Enrique Peña Nieto. “Quiero dejar claro también que no habrá uso de las fuerzas militares en operaciones migratorias”, enfatizó.
Las afirmaciones contundentes de Kelly chocaron frontalmente con las que, unas horas antes, había hecho su jefe, Donald Trump, el presidente que más ha vilipendiado a México. En un acto con empresarios, sentado a la vera de su yerno, Jared Kushner, Trump se refirió a la visita de Tillerson y Kelly a México: “Le dije a Rex [Tillerson] que va a ser un viaje duro, porque tenemos que ser tratados de manera justa por México. Ahí está con el general Kelly, que ha hecho una labor increíble en la frontera, ya veis lo que está pasando ahí. Por primera vez, vamos a echar a los capos de la droga, estamos sacando del país a tipos realmente malos a un ritmo que nadie ha visto antes”, recalcó, para después zanjar: “Es una operación militar. Muchos de ellos son gente que está aquí de forma ilegal, y son duros, pero no son tan duros como nuestra gente, así que los vamos a echar".
La incongruencia obligó a Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, a tratar de aclarar lo sucedido: "El presidente usó [la expresión de operación militar] para describir la forma en que estaba ocurriendo con precisión, de forma impecable a la hora de garantizar que se cumplen las órdenes".
No es la primera vez que Trump actúa de forma contundente contra México mientras los miembros de su Gabinete tratan de limar asperezas. En enero, el mismo día en que Videgaray negociaba la finalmente cancelada visita a la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto, Trump anunciaba su intención de construir el muro y de pasarle la factura a México, hecho que llevó al presidente de ese país a cancelar su estancia en la capital estadounidense.
çEl momento más humillante para México, no obstante, se produjo durante la campaña electoral. Horas después de ser recibido por Peña Nieto, Trump, en un acto en la frontera de Estados Unidos, aseguró que el muro que pretende construir lo pagaría su vecino del sur aunque este no fuera consciente de ello.

No hay comentarios.: