23 feb. 2017

Inmigrantes ilegales: los hechos detrás del conflicto EU-México

Inmigrantes ilegales: los hechos detrás del conflicto EEUU-México
Agentes del ICE trasladan a un inmigrante detenido en una foto de archivo.
AFP

El Nuevo Herald, 23 de febrero de 2017..
WASHINGTON
Altos funcionarios estadounidenses y mexicanos estaban reunidos este jueves en Ciudad de México para tratar los planes de Washington de reprimir la inmigración ilegal y de obligar a su vecino del sur a hacer más para detener el flujo.
No hay duda de que México es el principal origen de inmigrantes ilegales o indocumentados, y el presidente Donald Trump alega que “suponen una amenaza significativa a la seguridad nacional y el orden público”.
Pero el llamado de Trump a ponerle coto de manera urgente suscita interrogantes acerca de la seriedad del problema.
Alrededor de 11,1 millones de inmigrantes ilegales viven en Estados Unidos, según el Research Center, en una población total de 324,6 millones de habitantes. La cifra se redujo desde los 12,2 millones en 2007, antes de la Gran Recesión que condujo a peores condiciones económicas y a un endurecimiento de las condiciones legales. Cerca de 5,9 millones provienen de México; 700,000, de El Salvador; 525,000, de Guatemala y 350,000, de Honduras.

No. Dos terceras partes del total están en el país desde hace más de 10 años, y 86%, desde hace más de cinco años. Muchos se han instalado con trabajos estables y sus familias.
Ciertamente los inmigrantes acceden a empleos, pero con una tasa de desempleo que ha caído hasta 4,8%, no parece que el volumen de inmigrantes impida conseguir empleo a los estadounidenses nativos.
La seguridad en las fronteras se ha hecho más estricta y el número de inmigrantes ilegales se ha mantenido prácticamente estable en los últimos años. Sin embargo, funcionarios estadounidenses afirman que mantener la cifra actual ya supone una carga pesada. El departamento de Seguridad Interior afirma que el número de detenciones entre los que cruzan la fronteras, “ha consumido significativamente los recursos del departamento de Seguridad Interior”.
En el año fiscal 2016, que terminó el 30 de septiembre, la Patrulla Fronteriza y la Agencia de Inmigración y Aduanas detuvo a unas 530,000 personas y expulsó a 451,000.
Por otro lado, en los tribunales de todo el país hay unos 534,000 casos pendientes en la materia, más del doble que hace dos años.

Globalmente considerada, no. Según el investigador Alex Nowrasteh, del Cato Institute, los datos sugieren que “los inmigrantes cometen menos delitos que los nativos, o no tienen impacto en las tasas de delitos”. Primero, explicó, los inmigrantes que son delincuentes pueden ser deportados, y es un fuerte factor disuasorio para no violar la ley que no enfrentan los estadounidenses. En segundo lugar, muchos inmigrantes ilegales motivados a venir al país para mejorar su situación económica, estarían menos inclinados a delinquir.

No hay comentarios.: