9 feb. 2017

La violencia en Sinaloa ocasiona el cese de clases en 148 escuelas

El País, México 9 FEB 2017

Un militar vigila la calle donde se registró uno de los enfrentamientos. EFE
La violencia suscitada desde el domingo en el Estado de Sinaloa (noroeste de México) ocasionó que 148 planteles educativos suspendieron sus clases el miércoles. La sicosis vivida en los últimos días y alimentada a través de las redes sociales con audios y vídeos donde se alertaba sobre la presencia de comandos en autos blindados y balaceras en diversos puntos de la ciudad ocasionó que los padres de familia no enviaran a sus hijos a las escuelas. El mayor ausentismo se registró en Culiacán y Navolato, las dos localidades donde hubo enfrentamientos entre hombres armados, informó Vladimir Valdez Pereznúñez, subrecretario de Educación en el Estado.

El Gobierno de Sinaloa había informado el martes que las clases no se suspendían. Pese a ello, los padres de familia decidieron no enviar a sus hijos a los planteles y algunos estudiantes universitario optaron por no asistir. En algunas escuelas los propios directivos solicitaron a las autoridades educativas suspender las clases. En Villa Juárez, una sindicatura que pertenece al municipio de Navolato y que se ubica a 55 kilómetros de Culiacán (la capital de Sinaloa), unas 15 escuelas solicitaron a la Secretaría de Educación suspender oficialmente las clases debido a la violencia suscitada, reportó el diario local Noroeste. El martes, en esa localidad hubo un enfrentamiento entre dos grupos delincuenciales. En el tiroteo que ocurrió en las inmediaciones de un aeródromo murieron cinco personas, entre ellas una mujer que no tenía nada que ver con los hechos violentos y que se encontraba en un negocio cercano al lugar en el que se produjo el enfrentamiento.
En la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) también se registró ausentismo. Juan Eulogio Guerra Liera, rector de la institución, dijo a medios locales que hasta un 50% de los estudiantes por ciento no asistió a clases. "Es importante que la ciudadanía esté informada, la situación para las clases están dadas, no hay porqué interrumpirlas mientras no haya un comunicado desde Gobierno del Estado donde se nos pudiera argumentar el suspenderlas", dijo el funcionario.
Sinaloa ha tenido un inicio de año violento. En enero hubo un repunte en los homicidios. Un conteo realizado por el diario local Noroeste apunta a que hubo 116 asesinatos, una cifra tan alta que no se registraba desde 2013. En enero del año pasado, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, una instancia que mide la incidencia delictiva en el país, registró 77 homicidios violentos.
La racha de inseguridad se ha extendido a los primeros días de febrero. Desde el fin de semana las balaceras se intensificaron. En uno de los hechos, miembros del Ejército mexicano se enfrentaron a presuntos delincuentes, sin que hubiera heridos. Al día siguiente, en otro enfrentamiento entre miembros de la Marina y hombres armados, un marino y cinco civiles perdieron la vida. Estos niveles de violencia y de sicosis en la población no se veían desde el 2008 o 2011, en los peores años de la guerra contra el narco.
El titular de la Fiscalía del Estado, Marco Antonio Higuera, ha dicho  que los enfrentamientos fueron ocasionados por dos grupos delincuenciales con intereses antagónicos. El funcionario aseguró que se trabaja en una estrategia en coordinación con las autoridades federales para no llegar a una situación de violencia extrema como la vivida hace casi nueve años. Expertos en temas de seguridad apuntan a que la extradición de Joaquín El Chapo Guzmán, líder y fundador del cártel de Sinaloa, ha dejado un vacío en el liderazgo de la organización que ahora se disputan los viejos dirigentes y los hijos de Guzmán, y que ha ocasionado estos episodios de violencia.

No hay comentarios.: