15 mar. 2017

Mark Rutte, el ganador hoy, su tercer mandato

Alta participación -casi 80%- en unas elecciones trascendentales: los holandeses votan hasta en una isla desierta

IMANE RACHIDI La Haya
El Mundo, 15/03/2017 22:56
Según los primeros resultados, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) reafirma su victoria en las elecciones.
El Partido por la Libertad (PVV) de Geert Wilders compartiría el segundo puesto con otros dos partidos, Llamada Democristiana (CDA) y Demócratas 66.
Los socialdemócratas del PvdA, que están en la actual coalición de Gobierno, sufrirían una fuerte derrota y bajarían de los 38 diputados a tan solo 9.
La participación sería del 79,4%, según IPSOS, la más alta en los últimos 31 años.
Holanda escuchó los reclamos de su primer ministro. "Debemos evitar que ocurra un efecto dominó. Debemos frenar el populismo en Europa". Fue lo que dijo Mark Rutte, líder del liberal VVD, antes de depositar su voto en las urnas. Y le funcionó: los primeros resultados oficiales le confirman como ganador con 32 escaños, muy por delante de su rival más cercano, el PVV del populista y ultraderechista Geert Wilders, que se queda con 19 escaños, sólo 4 más de los que ya tiene.

Aunque el VVD pierde 10 escaños respecto a su actual fuerza en el hemiciclo, los primeros resultados certifican un giro de la sociedad no hacia Wilders sino hacia la izquierda: la sorpresa del día es el partido GroenLinks (Izquierda Verde) que de los actuales cuatro diputados hace un salto gigantesco para situarse en los 15, un resultado que les da muy buenas cartas para participar en la futura coalición del Gobierno.
El panorama hace pensar que son sobre todo los votantes de la izquierda los que han contribuido al aumento de la participación electoral en estos comicios: se ha situado en un desacostumbrado 79,7%, un aumento de 5 puntos respecto a 2012, y que según IPSOS, sería la más alta en los últimos 31 años.
Flotaba en el aire la preocupación con las encuestas que predicaban una posible victoria de Wilders con consecuencias no tanto para el futuro Gobierno holandés - en el que siempre se deben negociar coaliciones - sino para la autoconfianza de la ultraderecha en toda Europa.
Entre el VVD de Rutte y Groenlinks se hallan otros dos partidos que probablemente participen en un futuro Gobierno con Rutte: la Llamada Democristiana (CDA), que obtiene 19 escaños, al igual que Wilders, pero subiendo seis, y los liberales progresistas de Demócratas 66, con el mismo número, un buen avance respecto a sus 12 escaños anteriores. En sexto lugar quedaría el Partido Socialista, con 14 escaños, es decir perdiendo uno respecto a su fuerza actual.
El gran perdedor de la noche, según los sondeos, es el Partido Laborista (PdvA), la formación socialdemócrata, socio de Gobierno de Rutte, que tenía 38 diputados y se quedará con solo 9. Por otra parte, por primera vez entra en el Parlamento el partido antirracista DENK. En total, 12 partidos de los 28 que figuraban en las papeletas han obtenido al menos un diputado.
Wilders, relegado a la oposición
El ultraderechista Wilders reconociósu derrota en los comicios, aunque se declaró "ganador de cuatro escaños más" que en las pasadas elecciones, en sus primeras palabras tras el anuncio de los sondeos a pie de urna que le atribuían 19 asientos.
"Esto es una primavera patriótica. Yo soy un luchador y no un populista. Nuestra influencia es grande", añadió el líder del Partido de la Libertad (PVV). Además, agregó que prefiere "gobernar", pero señaló que está "dispuesto a hacer una fuerte oposición" al futuro Ejecutivo de los Países Bajos. "Si es posible, me gustaría cogobernar pero si eso no funciona (...) apoyaremos al gobierno en todo lo necesario en los temas importantes para nosotros", afirmó.
"Tenemos que evitar que ocurra un efecto dominó. Nos jugamos o bien un cambio de rumbo hacia la dirección contraria o una apuesta por una política no experimental, que logre más éxitos a partir de los éxitos de los cuatro años anteriores", había dicho Rutte al votar, mientras se dirigía a un grupo de chavales que le habían traído unos dibujos y una bolsa con una crema de regalo. Hablaba de sí mismo, y de su poderío como líder y jefe de Gobierno para dirigir los Países Bajos en una tercera legislatura consecutiva. Una apuesta que le ha salido bien, según parece.
El ultraderechista Geert Wilders nunca estuvo seguro de la victoria. Su previsión fue que "pase lo que pase, el genio no va a volver a su botella". Se refería, entre inspiraciones, al populismo que en unos meses pondrán a prueba los votantes franceses y alemanes, y que puede hacer tambalearse el poder en la Unión Europea. Sus planes eran un referéndum para iniciar un 'Nexit', la variación holandesa del Brexit, y después, dando por hecho que saldrá un "Sí", cerrar las fronteras de los Países Bajos a todos los inmigrantes, especialmente los musulmanes (proceder de Turquía o Marruecos será un agravante añadido).
El 'Wilders preelectoral' era un entusiasta de sus planes, un hombre serio que nunca sonríe a la prensa, y que esconde las raíces de su pelo de color negro bajo un tinte blanco, tirando a rubio. Se mantuvo en su caballo de batalla hasta el final: "El islam y la libertad no son compatibles", dijo ante la urna. Los musulmanes "son libres de irse cuando quieran" de Holanda, remachó. Bromeó sobre la abrumadora presencia de la prensa nacional e internacional y dijo que espera que "haya tantos votantes como periodistas" acudiendo a las urnas.
La acción de los 'hackers'
No todo fue tranquilo en la jornada. Varias páginas web, como Kieskompas , Prodemos o Stemwijzer, que ofrecen información detallada sobre los programas políticos y ofrecen test sobre perfil del votante, fueron blanco de ataques cibernéticos a lo largo del día. La agencia ANP informó de que las webs fueron afectadas por los ataques DdoS, y que el Centro Nacional de Seguridad Cibernético (CNSC), junto con numerosos técnicos especialistas, trataron de detener los ataques que parecían proceder de fuera de los Países Bajos.
Ahora en Holanda se abre una nueva etapa. La de negociar una coalición de gobierno en un Parlamento divido en pequeños trozos, cual pastel en tiempos de crisis. Los 150 escaños ya tienen nombre, pero el futuro Gobierno de los Países Bajos tendrá que ser fruto de un acuerdo alambicado. Las posibles formaciones no están nada claras: lo único importante para los políticos era frenar a la ultraderecha. Consensuar los diversos programas electorales y ajustarlos en un denominador común no será tarea fácil, pero es algo a lo que están ya acostumbrados los políticos de este país, en el que no se recuerdan mayorías absolutas.
Por eso, en la gran mayoría de los partidos reinaba una alegría, desde contenida a desbordante en las habituales fiestas preparadas con antelación. La única formación que no tenía previsto ningún evento organizado es precisamente el PVV de Wilders. Y no se sabe de él ni de sus compañeros de partido. Alguien ha ironizado que ya se pronunciará - como durante toda su campaña electoral - por Twitter. Y eso fue lo que hizo. "Gracias a todos los votantes del PVV. Hemos ganado escaños. La victoria está conseguida. "Y Rutte todavía no te has deshecho de mí".
Wilders ha compartido también en Twitter su alegría por haber salido vencedor en Rotterdam, ciudad en la que la semana pasada se generó una crisis diplomática con Turquía al vetar la entrada al país al ministro turco de Exteriores para realizar un mitin en la ciudad en favor de Erdogan.
Al conocerse los primeros sondeos, Rutte se ha mostrado eufórico y ha dicho: "Hemos detenido el populismo equivocado". "Necesitamos crear un Gobierno estable y liderar el país". El 'premier' ha añadido que el país "ha votado contra el populismo tras el Brexit y la victoria de Trump".
Primeras reacciones
Las reacciones en Europa no se han hecho esperar. Peter Altamier, el jefe de la cancillería alemana ha dicho: "Holanda eres una campeona, enhorabuena por el gran resultado".
Peter Altmaier
@peteraltmaier
Nederland oh Nederland jij bent een kampioen!Wij houden van Oranje om zijn daden en zijn doen! Gefeliciteerd met dit geweldig resultaat!
El ex presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha celebrado los resultados en Holanda a través de Twitter. "Geert Wilders no ha podido ganar las elecciones en Holanda, me alegro por ello, pero debemos seguir luchando por una Europa más abierta y libre".
Martin Schulz
@MartinSchulz
Geert Wilders konnte die Wahl in NL nicht gewinnen. Ich bin erleichtert. Wir müssen aber weiter für ein offenes und freies Europa kämpfen!
14:46 - 15 mar 2017
El ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault: "Felicitaciones a los holandeses por haber frenado el ascenso de la extrema derecha. Voluntad de trabajar a una Europa más fuerte.
Jean-Marc Ayrault
@jeanmarcayrault
Félicitations aux Néerlandais d'avoir enrayé la montée de l'extrême droite. Volonté de travailler à une Europe plus forte.
16:03 - 15 mar 2017 · France
Jean-Claude Juncker, el presidente de la Comisión, saluda la "votación contra los extremistas" en Holanda.
El islam, en la campaña
El enfrentamiento diplomático entre Turquía y Holanda ha marcado la campaña. La prohibición de la entrada al ministro de Asuntos Exteriores turco para dar un mitin a favor del referéndum presidencialista de Erdogan en Rotterdam provocó el pasado sábado un conflicto al más alto nivel entre ambos países. Desde entonces se han sucedido las declaraciones cruzadas. Anoche, sin ir más lejos, Wilders decía: "Mahoma es un 'señor de la guerra' y un pedófilo", dijo en el debate de cierre de campaña.
Rutte declaró que estaba orgulloso de la forma en la que ha impedido los actos de campaña de los dos ministros turcos -hay que recordar que también impidió la entrada de la ministra de Familia turca- y reiteró que actuaría de la misma forma si la situación se volviese a repetir en el futuro.
En un careo con el líder de los Verdes Jesse Klaver, el primer ministro consideró que el político de izquierdas "es demasiado generoso con los solicitantes de asilo", ya que critica el acuerdo de inmigración con Turquía.
El socialdemócrata Lodewijk Asscher, actual viceprimer ministro, también discutió con Wilders y sus argumentos fueron fuertemente rebatidos por el populista.

"Los Países Bajos es de los holandeses que han escogido nuestro país al 100 por 100", dijo Wilders, criticando a los cientos de turcos que se manifestaron este fin de semana a favor del presidente Recep Tayyip Erdogan, y en contra del Gobierno holandés.

No hay comentarios.: