23 abr. 2017

Dinero sucio de OHL, Odebrecht e Higa, a la campaña de Del Mazo


Revista Proceso # 2112, a 23 de abril de 2017.
Dinero sucio de OHL, Odebrecht e Higa, a la campaña de Del Mazo/
ÁLVARO DELGADO

El abogado de la empresa Infraiber, Paulo Diez Gargari, sostiene que la captura en España de Javier López Madrid, el yerno del accionista mayor de OHL, por corromper a un funcionario a cambio de privilegios en las obras públicas, confirma el esquema que el grupo constructor –pero también otros como Higa y Odebrecht– aplica en México. En entrevista, el litigante expone que hay “indicios fundados” de que la trasnacional paga con sobornos las facilidades para operar dos rentables vialidades de cuota mexiquenses, y de que ese dinero sucio puede financiar el apoyo ilegal del gobernador Eruviel Ávila a la campaña electoral del priista Alfredo del Mazo.
Ningún usuario se imagina que cuando paga por usar el Viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense, dos vías de cuota para cruzar la anárquica zona metropolitana del Estado de México –vecina de la capital del país–, parte de ese dinero se destina al soborno de funcionarios y al financiamiento ilegal de campañas políticas como la de Alfredo del Mazo, el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) al gobierno de esa entidad.

Y menos saben los usuarios que dinero de la empresa que explota esas dos vías de comunicación de cuota, concesionadas a OHL por Enrique Peña Nieto cuando fue gobernador, se envía a su matriz de España para corromper también a gobernantes del Partido Popular a cambio de privilegios en obra pública, como consta en la investigación que llevó a la captura de Javier López Madrid, yerno del máximo accionista de la constructora, Juan Miguel Villar Mir.
La “operación Lezo”, emprendida por la justicia española contra el consejero de OHL por presuntamente sobornar con 1.4 millones de euros al expresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, del PP, es la prueba más reciente del esquema de corrupción de esta empresa que financia campañas políticas también en México, afirma el abogado Paulo Diez Gargari.
“Esta investigación vuelve a confirmar lo que yo he señalado: estos son mecanismos de financiamiento ilegal de campañas políticas, no hay ninguna duda”, afirma el jurista provisto de alteros de documentos que sustentan cómo en el Estado de México está en marcha un esquema de complicidades para seguir beneficiando con fabulosas ganancias a OHL y a la campaña de Del Mazo.
Este esquema incluye la modificación de la concesión del Viaducto Bicentenario –la carísima vía elevada de 32 kilómetros que va del Toreo a Lechería sobre el Periférico Norte– para aumentar plazo y tarifas a favor de OHL, exactamente como se hizo hace seis años, en medio del proceso electoral estatal y en vísperas de la elección presidencial de 2012.
Tras la victoria de Peña, en diciembre de ese año, el gobierno del Estado de México amplió a otros 18 años el plazo de la concesión a OHL y le autorizó aumentos a las tarifas de 62% real del Circuito Exterior Mexiquense –que bordea de oriente a norte la Ciudad de México–, pese a todas las documentadas ilegalidades que ha cometido desde 2003.
Este plan del gobernador Eruviel Ávila coincide también, alerta Diez Gargari, con la “misteriosa” aparición de mil 600 millones de pesos en los estados financieros de la empresa pública Sistema de Autopistas, Aeropuertos, Servicios Conexos y Auxiliares del Estado de México (Saascaem), en un esquema de lavado de dinero que apunta al financiamiento de Del Mazo, primo de Peña.
Por eso, además de exigirle por escrito al gobernador aclarar el origen y destino de esos mil 600 millones de pesos y “si parte o la totalidad de esos recursos han sido destinados a financiar la precampaña/campaña” de Del Mazo, Diez Gargari también exige una investigación al secretario de Hacienda, José Antonio Meade.
“Existen indicios fundados que permiten considerar seriamente la hipótesis de que estos recursos son de procedencia ilícita y que el Saascaem no puede acreditar su legítima procedencia”, le escribió a Meade en una carta que le envió, el lunes 17, en la que lo emplaza a ejercer sus facultades de fiscalización y presentar las denuncias penales correspondientes.
En amplia entrevista con Proceso, el miércoles 19 y el viernes 21, tras la acción contra OHL en España, el abogado dice no tener duda sobre el carácter jurídico de los mil 600 millones de pesos y su destino:
“Es una típica operación de lavado de dinero: meten dinero sucio al Saascaem, una entidad pública, y se inventan una cuenta por pagar a corto plazo a favor del gobierno del estado. Esa lana, en algún momento, se mete a la Tesorería del estado y, ahí perdida, se destina a las despensas.”
–¿Es la punta de la madeja de un esquema de financiamiento para la campaña electoral priista?
–Claro. Lo que yo digo ahí en la carta es: “Pepe, esta es una operación de lavado de dinero utilizando al gobierno del Estado de México cuyos recursos seguramente están destinados a favorecer a una campaña política”.
Y por eso, afirma, el gobernador Ávila no ha respondido a la carta que le envió el 3 de abril: “Ese dinero llega de algún lado no identificado, es un recurso sucio y a lo mejor se va para fondear las tarjetas La Efectiva. Estos señores conocen perfectamente el esquema. ¡No hay que ser un genio para pensar eso!”.
El abogado de la empresa Infraiber, quien ha denunciado penalmente también a Peña Nieto por proteger a OHL, también busca que el Instituto Nacional Electoral (INE) investigue si parte de esos mil 600 millones han ido a la campaña de Del Mazo.
“El tema es que van a repetir el esquema, es decir, van a volver a modificar las dos concesiones para generarle un gran beneficio a OHL y decirle: ‘Sales al mercado y, de alguna manera, devuelves o pones esos recursos para la campaña de Del Mazo’.”
Del Mazo-OHL-Higa
En la que denomina la “historia de corrupción más grave en la historia reciente de México”, Diez afirma que muchos mexicanos no dimensionan el caso de OHL, una empresa modesta que llegó de España en 2002 y que ha tenido al Estado de México como la principal fuente de su riqueza, pero también de un esquema de sobornos que involucra a altos funcionarios y políticos priistas, Peña Nieto en primer lugar.
El caso de OHL, compara, es peor que los saqueos de los exgobernadores Javier Duarte y Humberto Moreira, porque con dos carreteras de cuota –el Viaducto Bicentenario y el Circuito Exterior Mexiquense– han obtenido ganancias inauditas después de recuperar su inversión para construir las vías.
“Se dice que Moreira endeudó al gobierno de Coahuila por 30 mil millones de pesos, pero aquí estás hablando de más de 100 mil millones de pesos del Circuito Exterior Mexiquense y del Viaducto Bicentenario. ¡No hay comparación!”, exclama.
No hay símil “ni con Duarte”, dice, a quien se acusa de saquear al menos 25 mil millones de pesos: “Acá la afectación al Estado de México es por 100 mil millones de pesos en dos carreteritas. ¡Y va a seguir creciendo! ¡Eso es lo malo y ese es el tema!”
El circuito era un proyecto de 155 kilómetros con un costo de 5 mil 600 millones de pesos, pero sólo se construyeron 110 kilómetros y han cobrado más de 20 mil millones en peajes. Dicen que su inversión pendiente de recuperar es de 63 mil millones de pesos.
Esa cifra equivale a mil 209% de todo el presupuesto para promoción del desarrollo y combate a la pobreza en el estado este año, y a 168% de todo el presupuesto para el sector salud de la entidad en 2017.
“Pero esto no sólo no disminuye, sino que crece, a pesar de que OHL ya no construye nada. (La obra) se concluyó en 2011 y la inversión ha crecido cada año. ¡Nunca se va a pagar esto!”
El abogado Diez identifica como los principales responsables de este esquema de corrupción que beneficia a OHL a Luis Videgaray, actual canciller y exsecretario de Hacienda; al secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, pero sobre todo al jefe de ambos: Enrique Peña Nieto.
“¡Es Peña, es Peña! Aquí no hay ninguna duda: es Peña operando a través de Ruiz Esparza, detrás de éstos está Videgaray, que es el cerebro, el que más le entiende al tema financiero. Ruiz Esparza no, él entiende el 10% y lo que le digan él lo ejecuta. Y está, por supuesto, Eruviel Ávila.
–¿Y Del Mazo?
–Y Del Mazo, menos pero también está: los créditos a OHL y a Higa ahí están. Y son esos créditos los que hoy se cobran como favores en la campaña. Ese es el tema. Y esto tiene que cambiar. Ya hay un hartazgo absoluto en la sociedad mexicana.
En efecto, consta en documentos oficiales que en diciembre de 2014, un mes antes de renunciar como director de Banobras, Del Mazo aprobó una garantía de más de 2 mil millones de pesos a favor de OHL en una operación que, según el abogado, es inconstitucional y no tiene seguridad de pago o reembolso suficiente.
En esa operación debió haber participado Videgaray, quien como secretario de Hacienda presidía el Consejo Directivo de Banobras, pero no lo hizo porque el 11 de ese mes The Wall Street Journal publicó que había comprado una casa en Malinalco, Estado de México, al contratista Juan Armando Hinojosa, dueño de Higa.
“Por disposición expresa de la Ley General de Deuda Pública, la obligación de Banobras frente al beneficiario de la garantía constituye deuda pública y, por lo mismo, debió ser aprobada en el Consejo Directivo de Banobras. Sin embargo, para tratar de marcar una falsa distancia con OHL, Videgaray, como presidente del Consejo Directivo de Banobras, ordenó que sólo se aprobara en el Comité Ejecutivo.”
Según el abogado, Banobras emitió deliberadamente una garantía inconstitucional, sin contar con una fuente de pago o reembolso adecuada y suficiente. Eso lo sabía en el momento de su autorización y otorgamiento, lo que puede ser constitutivo de delito.
“En pocas palabras: si Banobras tiene que pagar la garantía, es muy poco probable que logre recuperar algo. El quebranto lo sufriremos todos los mexicanos. En política las coincidencias no existen. ¿Alfredo del Mazo se dio un autopase financiero-electoral con miras a la elección para gobernador en el Estado de México? Porque el favor que le hizo a OHL no fue poca cosa.”
Del Mazo, además, benefició con dos créditos de Banobras al Grupo Higa, del contratista preferido de su primo Peña Nieto, Hinojosa Cantú, identificado como el que le transfirió la Casa Blanca de Las Lomas de Chapultepec, valuada en más de 80 millones de pesos.
En la documentación oficial consta que Banobras otorgó un crédito por 2 mil 770 millones de pesos a Grupo Higa en octubre de 2012, cuando la directora general era Georgina Kessel –actual empleada de Iberdrola–, pero quien lo documentó y dispuso fue Del Mazo y se destinó a la construcción de la autopista Naucalpan-Toluca, aún inconclusa.
Diez Gargari recuerda que la concesión se otorgó en 2007 y nadie había estado dispuesto nunca a otorgar financiamiento a Higa. Banobras incluso había rechazado antes la solicitud de crédito para este proyecto. “Esto lo sé de primera mano: a Higa nadie le prestó nunca nada hasta que Peña fue presidente electo”.
Agrega: “Pero ya siendo presidente electo Peña y a unos días de su toma de posesión, en octubre de 2012, es cuando la administración de Calderón aprueba ese crédito. Fue un favor que le pidió el presidente electo al otro, después de que Banobras ya le había negado el crédito”.
Otro crédito de Banobras a Higa por mil 132 millones de pesos para la ampliación a cuatro carriles de la autopista Guadalajara-Colima (de la cual es concesionario el propio Banobras) fue aprobado también antes de que Del Mazo fuera director general, porque se destinó a un fideicomiso, pero la adjudicación del contrato en favor de esa empresa y la disposición de recursos del crédito se realizaron cuando del Mazo era director general.
Expone el abogado: “Él se sale por la tangente y dice que efectivamente se aprobó el crédito sin saber el destinatario final, pero él fue el que dijo: ‘Contraten a Higa directamente, sin licitación y denle el dinero’. ¡Esto no puede ser!”
Lozoya, enlace OHL-Odebrecht
Otro personaje que está también en el origen del gran negocio de OHL en México es Alfredo del Mazo González, padre del candidato priista, quien fue compañero en el gabinete de José López Portillo de José Andrés de Oteyza, presidente del consejo de administración de esa constructora hasta el año pasado, cuando renunció por los escándalos de corrupción.
Otro artífice del crecimiento de OHL en el Estado de México es Ruiz Esparza, quien fue secretario de Gobierno cuando Del Mazo padre fue gobernador de esa entidad, entre 1981 y 1987, y luego secretario de Comunicaciones y Transportes de Peña Nieto, cuando se produce un crecimiento exponencial de esa empresa.
“Cuando OHL llega a México, en 2002, era una empresa de quinto nivel en España, una empresucha que nadie conocía”, recuerda Diez Gargari, quien dice que De Oteyza fue clave en los negocios con el Estado de México cuando el gobernador era Arturo Montiel y Peña miembro de su gabinete. “Se convierte en un gestor de negocios, toca la puerta y prácticamente se adueña del estado”.
–¿Y la vinculación de OHL era con Ruiz Esparza?
–Por supuesto. Era las mismas relaciones porque son los mismos. Y es en la época de Del Mazo cuando, con Juan Armando Hinojosa, de Higa, llega al Estado de México. Es otra conexión importante.
En este esquema de corrupción, de sobornos, financiamiento de campañas políticas y concesiones de privilegio, el abogado Diez Gargari pide no perder de vista a un personaje clave: Emilio Lozoya Austin, quien antes de ser director de Pemex fue directivo de OHL y presuntamente recibió un soborno de 5 millones de dólares de Odebrecht, la firma brasileña cuyo principal accionista, Marcelo Odebrecht, ha sido sentenciado a 19 años de cárcel por corrupción.
El abogado afirma que “el punto de unión entre OHL y Odebrecht es Lozoya”, quien fue socio de López Madrid, el yerno del propietario de esa empresa detenido por la Guardia Civil de España bajo el cargo de sobornar al expresidente de la Comunidad de Madrid con dinero procedente de México:
“El dinero salió de México, no de alguna de las subsidiarias. La única que generaba recursos era el Circuito Exterior Mexiquense, que fue adjudicado en 2003.”
–¿Se puede presumir que ese dinero salió de las cuotas de esa carretera?
–Totalmente. El indicio es fundado en un 95% y lo único que faltaría es confirmarlo. Esto es un cochinero, la verdad. Cada vez que pagamos tú y yo o cualquier otra persona una cuota en las carreteras de estos bandidos a lo mejor parte de eso va a que se paguen sobornos en otros lugares del mundo, no sólo en México. ¡Es una vergüenza!


No hay comentarios.: