23 abr. 2017

Un pleito de casi medio siglo

Un pleito de casi medio siglo
Agencia EFE
El País, 2 SEP 2004
La Corte Suprema de Argentina puso punto final a la batalla legal que desde hace unos cuarenta años libra un mexicano en este país por ser reconocido legalmente como hijo del poeta y autor de tangos Enrique Santos Discépolo y, por consiguiente, heredero de sus bienes. Los diarios argentinos destacan que la máxima instancia judicial argentina avaló un fallo de la Cámara Civil que desestimó la realización de estudios genéticos para determinar si Enrique Luis Discépolo Díaz de León es hijo del famoso Discepolín (1901-1951), autor de tangos memorables como Cambalache y Yira, yira. 

La Cámara basó su decisión, recurrida por el mexicano ante la Corte Suprema, en el principio de "cosa juzgada", pues la justicia argentina se había pronunciado ya en contra del reconocimiento al fallar en dos demandas planteadas por el mexicano a finales de la década de los años sesenta. Enrique Luis, nacido en 1947, es hijo de la actriz mexicana Raquel Díaz de León, quien afirma haber tenido un romance a partir de 1944 con Santos Discépolo durante las visitas que éste hizo a México debido a su carrera artística. Aunque Enrique Luis lleva el apellido de Discépolo, el compositor, poeta y autor teatral nunca reconoció legalmente que fuera su hijo. 
En 1999, Discépolo Díaz de León inició un nuevo proceso de filiación invocando que hoy los adelantos científicos permiten determinar con certeza el vínculo biológico entre dos personas, pero su pretensión naufragó definitivamente con el fallo dictado ahora de la Corte Suprema. Ese mismo año Raquel Díaz de León publicó Uno. Libro de recuerdos preconcebidos, concebidos e inconcebibles, obra en la que cuenta su historia de amor con Discepolín, quien fue pareja durante muchos años de la cantante hispano-argentina Ana Divis (Tania), fallecida en 1999. Santos Discépolo murió sin descendencia reconocida, por lo que la heredera fue Tania. En 1999, el diario Clarín calculaba que los derechos de autor por los tangos de Discepolín ascendían a unos 16,400 euros mensuales.-


No hay comentarios.: