23 abr. 2017

Las columnas políticas, hoy, a 23 de abril de 2017

Lenguas Viperinas/LSR
Templo Mayor de Reforma
DOS ASUNTOS llaman la atención del primer debate entre candidatos a gobernador del Estado de México que se realizará en Toluca pasado mañana.
EL PRIMERO es que el Instituto Electoral del Edomex optó por el anticuado y rígido formato de intervenciones con tiempos fijos y rondas con el orden preestablecido por un sorteo.
Y EL SEGUNDO, que la suerte favoreció a la panista Josefina Vázquez Mota y al priista Alfredo del Mazo y no así a la morenista Delfina Gómez.
LA CANDIDATA del PAN abrirá tres de las siete rondas, además de que será quien hable primero, por lo que podrá fijar el tono del ejercicio. Del Mazo tendrá la última palabra en el bloque en el que más críticas puede recibir: el de Seguridad Pública y Justicia, además de que le toca la última intervención de la noche.
EN TANTO, la representante de Morena sólo tendrá el cierre de los dos primeros bloques y, en todos los demás, quedará como el jamón del sándwich.
Y AUNQUE en formatos más modernos de debate los sorteos suelen ser irrelevantes, con seis candidatos participando y una estructura tan cerrada, vaya que el orden de las intervenciones puede ser determinante.

TAL PARECE que el senador priista Roberto Albores está muy interesado en que sus paisanos lo conozcan.
TANTO, que armó un acto masivo para presentar un "informe ciudadano" en Tuxtla Gutiérrez en el que los organizadores echaron mano de beneficiarios de Prospera para llenar las gradas.
PERO resulta que a los encargados de la seguridad no les pareció que dos reporteros de un portal local entrevistaran a los asistentes, así que los sacaron de mala manera y los entregaron a policías municipales porque, dijeron, estaban ¡alterando el orden público!
QUIÉN SABE si el senador Albores sabía de la manera de actuar de sus canchanchanes pero, si sigue por ese camino, seguro que sus paisanos lo van a conocer... y bien.
FINALMENTE pasó en la Cámara de Diputados la iniciativa para que las aerolíneas compensen a los pasajeros por los retrasos en los vuelos con 422 votos en favor y 0 en contra. La duda es si el dictamen también será aprobado en el Senado.
QUIENES han seguido de cerca la propuesta del diputado panista Miguel Ángel Salim anticipan que enfrentará una fuerte turbulencia, pues varios legisladores de su propio partido se han estado reuniendo con aerolíneas que no están de acuerdo con la medida.
OJALÁ que las razones de quienes se oponen a esa reforma sean técnicas y de peso... y no políticas y de pesos.
#
Frentes Políticos/Excelsior
I.  Desaparición forzada. Esperamos que en breve México por fin tenga la Ley General de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares. Un marco legal que no sólo persiga y otorgue pena carcelaria ejemplar a los culpables de este delito gravísimo y cierre cualquier resquicio para librarse del castigo, sino también dé certeza a las familias que buscan a sus desaparecidos. El Senado, organizaciones de víctimas y el gobierno federal, tras 18 meses de negociación, este fin de semana, lograron la redacción de 167 artículos y 22 transitorios, sujetos a la valoración de las propias organizaciones. El país clama por un marco jurídico que impida la impunidad en el delito de desaparición forzada. Ya se esperó más de dos años, las familias merecen justicia.
II. Efectividad. Tras los enfrentamientos en los que se abatió a Julián Manuel Loisa Salinas, El Comandante Toro, presunto líder del Cártel del Golfo, y a Pancho Carreón, otro delincuente; Luis Alberto Rodríguez Juárez, vocero de Seguridad Pública de Tamaulipas, informó que como represalia, otros criminales realizaron 32 bloqueos, 11 incendios de unidades vehiculares, nueve incendios en comercios y otros ataques menores. La Secretaría de Marina continúa haciendo limpieza en el estado. A pesar de la intensidad de la venganza, ningún elemento ni civiles resultaron heridos. No cabe duda de que les dolió. De eso se trata, de minarlos. Y eliminarlos de una vez.
III. Ya deténganlo. Una de las peores imágenes que puede tener la política mexicana se concentra en una sola imagen, la desgarbada figura de Hilario Ramírez Villanueva, el alcalde de San Blas, Nayarit. El amigo Layín, como se hace nombrar, nunca fue un hombre rico, no por nada él mismo afirma que “robó poquito”, pero ahora, después de administrar dos veces al municipio, dilapida el dinero. Cuentan que no hace mucho defraudaba con cheques sin fondos y lo demandaban por falta de alimentos a sus propios hijos; hoy ha mantenido una campaña política basada en derrochar billetes y contratar millonarios espectáculos. ¡Qué pena! Quiere ser gobernador. ¿Lo van a dejar?
IV. Enclenques de lujo. El Partido de la Revolución Democrática sigue inmerso en problemas. A su salida, el senador Luis Miguel Barbosa está peleando, por derecho, por las oficinas que el sol azteca tiene en el Senado. Quiere que pasen a manos de Morena. Y le asiste la razón, pues el PRD tiene ahora menos escaños. Y por si fuera poco, a pesar de que el Revolucionario Institucional en San Lázaro tiene menos legisladores, fue la bancada que más recursos gastó en seis meses: 146 millones 309 mil 833 pesos, con sólo 61 diputados, es decir, 146 menos que el PRI y 48 menos que el PAN. Que lo explique Alejandra Barrales, líder del PRD, si puede. ¿Poquitos, pero gastalones?
V. Círculo vicioso. Querétaro, de ser una de las ciudades más seguras, este año se contagió de la delincuencia existente en otras regiones del país. El reporte de asaltos se incrementó un 28 por ciento. El pasado 6 de abril, tres jóvenes intentaron robar una casa, las imágenes no sólo quedaron grabadas, fueron subidas a internet, se viralizaron y… en vez de ayudar, perjudicaron a la causa. Según Humberto Pérez, vicefiscal del estado, publicarlo en redes más que ayudar a la pronta captura de los individuos, dificultó su labor. Es decir, se les escaparon. Pregunta: ¿Y quién garantiza que, si el video no se difunde, la policía en realidad cumpla con su deber?
#
De naturaleza política/
ENRIQUE ARANDA
Excelsior
Anticorrupción… ¿sí o no?
Es probable que la selección del primer fiscal anticorrupción en la historia del país, con apoyo de tres cuartas partes del Senado, volverá a ser bateada… a un eventual periodo extraordinario.
De no ocurrir, en las próximas horas, nada extraordinario que lo impida, la selección del primer fiscal Anticorrupción en la historia del país, con apoyo de tres cuartas partes del Senado, volverá a ser bateada… a un eventual periodo extraordinario a celebrarse tras las elecciones de junio próximo en Coahuila, Nayarit y el Estado de México o, peor, hasta el próximo ordinario en que, merced a la proximidad de las presidenciales del 2018, ningún tema de relativa importancia será dictaminado.
Antes del término del actual periodo ordinario de sesiones del Legislativo, el próximo viernes-domingo, efectivamente, la mayoría priista liderada por el yucateco Emilio Gamboa Patrón y el frente opositor (en el tema) encabezado por los panistas de Fernando Herrera y experredistas, petistas, ahora bajo la coordinación de Manuel Bartlett Díaz, deberán confrontar sus particulares decisiones y asumir, en conjunto, la decisión que, de cumplirse la expectativa de los más, diferirá de nueva cuenta la elección de quien, presumiblemente, debió estar presente ya en la sesión de instalación del Sistema Nacional Anticorrupción, el pasado 4 de abril.
Y esto, huelga recordar, porque si bien existe un acuerdo entre las partes en la mayor parte de la legislación aplicable y en el proceso de elección del funcionario, inclusive, lo cierto es que la pretensión de los primeros, de mantener el “pase automático” del actual procurador Raúl Cervantes a fiscal general y su estadía en la posición por nueve años, y la de los segundos, de impedir esto y modificar términos y condiciones de operación de aquel —desde su estadía en el cargo, hasta la creación de condiciones para garantizarle contar con una estructura y presupuesto que le permitan cumplir con la encomienda—, cancelaron toda posibilidad de avance.
Así, lo que para unos se defiende bajo la premisa de “fiscal Anticorrupción ya, pero sin condicionamientos…”, para los de enfrente se plantea como intransitable, al grito de “No a un fiscal Anticorrupción sin autonomía, sometido y sin dientes…”. Pretender empatar hoy ambas posturas, encontrar un punto en que ambas partes queden conformes, se antoja imposible.
Este lunes, senadores del blanquiazul, encabezados por el exgobernador guanajuatense Juan Carlos Romero Hicks, prevén realizar un foro amplio de discusión sobre el tema que, incluso, podría ir tan lejos como plantear la posibilidad de dejar en suspenso partes del proceso ahora en curso para, en el extremo, avanzar en el diseño de un nuevo sistema de procuración de justicia que, entre otros aspectos, contemple la elección y/o definición de condiciones de operación de un fiscal Anticorrupción realmente efectivo.
Así las cosas entonces, la previsión superior hoy no parece ser otra sino que, como mencionamos, la elección de aquel vuelva a ser bateada aunque, ahora, parece muy difícil predecir hasta cuando… 
 ASTERISCOS
* Atinado, sin duda, el apunte público que hiciera al cierre de la pasada semana el titular de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña, quien, ante los renovados embates del lenguaraz presidente norteamericano, Donald Trump, contra el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), se concretó a explicitar que, si bien para la economía de México el citado acuerdo es de la mayor importancia, “también para Estados Unidos lo es…”.
* Bajo los auspicios de la UNAM y The Aspen Institute, este jueves, por cierto, la exsecretaria de Relaciones Exteriores estadunidense Madeleine Albright y el excanciller y exembajador de México Bernardo Sepúlveda Amor disertarán sobre la relación entre ambas naciones en un contexto global, en el Palacio de Minería.
Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.

Twitter: @EnriqueArandaP
#
 Mariano Otero nos previene/Enrique Krauze
Reforma,
Para Hugo Hiriart, sabio y generoso, en sus 75.
Este año conmemoramos el bicentenario del natalicio de Mariano Otero, acaso el jurista más notable de la historia mexicana. De su legado quisiera rescatar un texto y una actitud que parecen dedicados a nuestro tiempo. Nos muestran la mejor vía para enfrentar a Donald Trump.
Me refiero a su negativa a avalar la firma de un tratado de paz con Estados Unidos tras la derrota de 1847. Sus razones están expuestas en una carta dirigida desde Toluca al gobernador de Jalisco, fechada el 16 de septiembre de 1847. Meses atrás, en los primeros tiempos de la guerra, Otero había participado en la malhadada rebelión de los Polkos, que en plena invasión de las tropas yanquis se levantaron contra el gobierno de Valentín Gómez Farías en protesta por un decreto que imponía al clero un préstamo forzoso para sufragar la guerra. No movía a Otero, como parece, una sumisión a la Iglesia sino el convencimiento de que el dinero sería mal administrado y que había otras maneras de financiar la guerra.
No obstante, el desarrollo brutal de la guerra alentó el patriotismo activo (no sólo político y jurídico) de Otero. Por eso, dos días después de que el pabellón de las barras y las estrellas comenzara a ondear en el Palacio Nacional, al percatarse de que el gobierno de Manuel de la Peña y Peña se disponía a conceder (además de Texas) una porción de la Alta California, Otero escribió aquella carta de oposición absoluta. Partía de una premisa incontrovertible: la causa de la guerra había sido la disputa por Texas, ninguna otra. Zanjándose el litigio a favor de Estados Unidos, no había nada más que negociar.
Pero Otero había tenido información fidedigna de que el gobierno, reacio aún a vender Nuevo México, se disponía a negociar la venta de la Alta California. Su negativa fue tajante. Ceder Texas era ya un sacrificio histórico, ceder California era una traición al pasado y una irresponsabilidad frente a las generaciones futuras. Tras hacer el recuento puntual de la riqueza de California, Otero proponía resueltamente: 
 ... que la nación por los órganos legítimos que expresan su voluntad, repruebe cuanto antes los términos del tratado ofrecido y manifieste la más decidida y eficaz voluntad de llevar adelante la guerra (...) es absolutamente necesario y urgente que una ley haga imposible la enajenación ya ofrecida del territorio indisputado, y cuya pérdida acarrearía gravísimos males a la República.
¿Qué habría pasado si la opinión de Otero hubiese prevalecido? Creo, a la distancia, que el gobierno americano se habría encontrado en un callejón sin salida, que el propio Otero delineaba. Tenía una parte de la opinión pública en contra. Voces influyentes en el Congreso reprobaban la guerra, como una empresa personal, injusta, sangrienta, innecesaria, costosa del presidente Polk. Pronto habría nuevas elecciones. La oposición de los estados norteños a la expansión esclavista era creciente. Por lo demás -como indicaba Otero-, ¿qué más podía hacer el ejército de ocupación? ¿Masacrar a la población civil? ¿Permanecer indefinidamente? ¿Arriesgarse a que aparecieran más brotes guerrilleros? México, es la verdad, podía y debía haber resistido, al menos en lo que respecta a la venta de territorios que no estaban en el litigio original, el de Texas.
Había que ganar tiempo. Ceder era una forma del suicidio. Resistir (como pedía Otero, como exigía con mayor vehemencia Melchor Ocampo) era una opción durísima, que habría costado aún más sangre, pero que nos habría puesto en una mejor posición para negociar el futuro.
Hay en la experiencia trágica de 1847 una lección para el México de hoy. Ante todo, ganar tiempo. Leer la fuerza pero también la debilidad del enemigo. Ponderar con claridad la ecuación política internacional. Buscar aliados internos en Estados Unidos. Permanecer unidos ante el adversario. No ceder, o ceder a cuentagotas. No temblar ante las amenazas. Y, sobre todo, actuar con responsabilidad histórica:
Lo que México disputa en esta guerra no es su honor ofendido por el agravio que una satisfacción repara; ni las injusticias hechas a sus ciudadanos que una indemnización compensa; sino intereses de mayor jerarquía, la seguridad de su existencia política, la conservación de su rango entre las demás naciones, y ningún tratado que deje de salvar estos grandes objetos puede ser bueno ni honroso.
Esos mismos "intereses de mayor jerarquía" están en juego ahora. Y el respeto a nosotros mismos.
www.enriquekrauze.com.mx
#
 Una de hadas/Eduardo Caccia
Reforma
La coincidencia es materia para las hadas. En milagroso momento electoral se nos avisa la captura de dos exgobernadores prófugos de la justicia mexicana, y en algunos casos norteamericana (que a ratos parece nuestro Departamento de Justicia). La jugada era un "strike cantado" para los maestros de la sospecha política. Aún así, no deja de asombrar que el gobierno y el PRI celebren las detenciones como un logro que deben capitalizar, siendo que los ahora cautivos emanaron de ese instituto político y su conducta no es una rara avis, es más bien vulgaris.
Inevitable pensar cómo lo rimaría una monja mexicana desde su claustro: "Priistas necios que acusáis/ al corrupto con razón/ sin ver que sois la ocasión/ de lo mismo que culpáis". La siguiente estrofa es un traje a la medida: "Si con ansias sin igual/ solicitáis su desdén/ ¿por qué queréis que obren bien/ si los incitáis al mal?", pues como dice (en alusión al exvirrey de Veracruz) Pedro Kumamoto, "él no es él sin ellos".
Pues nada, que esta nueva generación de priistas rebasó en desvergüenza a sus antecesores. Lejos de desaparecer, como en la fábula de Monterroso, el dinosaurio sigue ahí, un monstruo de coraza recia que se alimenta de su propio excremento: corrupción e impunidad, y que crece de la misma manera que se multiplican los otros cárteles del otro crimen organizado. Su cola es larga, acorazada, y en momentos de tensión amenaza con agitarla destructivamente, lo que atemoriza a más de algún beneficiado por la habilidad del saurio para multiplicar los votos, los favores y, faltaba más, evaporar el erario.
A propósito de estas terribles bestias que surgen en las ciudades, José Saramago escribió alguna vez "El Lagarto", una breve historia de hadas, según nos lo dice él, en el libro Las maletas del viajero, publicado en 1973 y cuyo ejemplar conmemorativo, con magníficas ilustraciones del brasileño José Borges, maridan una historia que se cruzó en mi camino hace unos meses, tal vez (como suele sucederme) con el único fin de que escribiera hoy estos renglones. Resulta que por obra del destino (que en mi caso lleva los apellidos de mi esposa) fui a dar a Óbidos, un amurallado poblado medieval al norte de Lisboa, donde por motivos de su Festival Literario Internacional, tenían en exhibición los grabados de Borges y el libro que hoy acompaña mi librero (confesión de autor: me costó trabajo escribir "librero", hubiera querido decir "biblioteca").
Casualmente este abril la Fundación José Saramago celebra sus 10 años de vida con la exhibición de El Lagarto, ficción del Nobel lusitano. Narra la súbita aparición en el Chiado, de un lagarto enorme que atemoriza a la gente (aquí los mal pensados o los dotados de habilidad fantasiosa pueden sustituir al reptil por su exgobernador o político favorito). El inusual suceso provocó la reacción de la fuerza pública. En medio de la histeria colectiva una niña soltó su canasta de violetas que, al caer, dispersaron las flores por el suelo alrededor del animal. En medio de la ofensiva de tanques y aviones, el lagarto rompe el círculo de violetas. Y entonces surgen las hadas "aunque por manifestación indirecta" para transformar al saurio en una rosa carmesí "color de sangre, posada sobre el asfalto negro, como una herida en la ciudad". Al esparcir su aroma, la rosa tornose blanca, "los pétalos se convirtieron en plumas y alas y alzó el vuelo hacia el cielo azul".
Desde el principio del cuento el narrador nos previene: "...esto de las hadas (...) es cosa que nadie cree, y por más que jure, seguro que se ríen de mí. A fin de cuentas será mi palabra contra la burla de un millón de habitantes".
Y entonces pensé en los lagartos atrapados en espera de su extradición, y en otros que aguardan la justicia selectiva. Imaginé su llegada a México o a EU, como ese extraño enemigo que profana nuestro suelo, y recordé, claro, a las hadas, que habrán de hacer a las bestias no sólo confesar sus fechorías, también, al ritmo de su lengua bífida, soltar la sopa y señalar a los reptiles cómplices, desde las lagartijas hasta los Rex, y así, en medio del morado de las jacarandas de abril, convertirán este momento en la verdadera justicia que espera la patria. Aunque se burle un millón de habitantes.
@eduardo_caccia
#
 Francia y el futuro liberal
COLABORADOR INVITADO / Claudia Ruiz Massieu
Reforma,
Hoy se celebra la primera ronda de las elecciones presidenciales en Francia, en un ambiente de polarización que es reflejo, y pudiera ser catalizador, de la creciente fragmentación europea.
Porque además de los asuntos inmediatos -el desempleo, que llega a 10%, el bajo crecimiento económico o la amenaza del terrorismo-, esta elección se trata de algo más profundo: la identidad de Francia. La decisión de confirmarse como un país liberal e incluyente, o uno conservador y aislado.
A eso se refería The Economist en un artículo pasado ("Drawbridges up"), al argumentar que en occidente las batallas políticas ya no son entre izquierda y derecha, sino entre el liberalismo abierto al mundo y el nativismo que rechaza la globalización y a quienes son diferentes. El Brexit y la elección de Donald Trump representaron victorias para los partidarios del aislacionismo, si bien recientemente la ultra derecha xenófoba fue derrotada en Austria y Países Bajos.
Por eso esta elección es tan importante: por ser un pilar de la Unión Europea y un baluarte del liberalismo político y social, el avance del populismo en Francia, que sería el primer caso reciente en una democracia altamente industrializada no sajona, podría detonar un efecto dominó.
Once candidatos se disputan la Presidencia. De manera inédita, tres de los cuatro con posibilidades de ganar pertenecen a partidos no convencionales, e incluso antisistémicos.
Marine Le Pen, del ultra nacionalista Frente Nacional, enarbola una agenda anti-inmigrante, rechaza a la Unión Europea, al libre comercio y propone mayor control estatal sobre la economía. Como Trump en Estados Unidos y otros políticos bien conocidos en México, es un ejemplo del "populismo de Schrödinger": al mismo tiempo de izquierda y de derecha, según convenga. Promete todo a todos aunque carece de un plan concreto. Su fuerza proviene del miedo y la polarización.
Desde la extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon es otro candidato populista. Simpatizante de Hugo Chávez, receloso de la Unión Europea y del liberalismo, e impulsor de un programa donde el Estado controle la economía.
La gran revelación es Emmanuel Macron, un joven de 39 años pro-europeísta y de centro. Macron es algo cercano a lo que aquí llamaríamos un "independiente". Si bien fue secretario de Economía con el actual Presidente Hollande, jamás ha participado en una elección y se presenta como candidato de su propio movimiento, En Marche!, creado apenas el año pasado.
De los dos grandes partidos tradicionales, únicamente François Fillon, de Les Républicains (centro-derecha) parece tener posibilidades, aunque por debajo de sus rivales. Benoît Hamon, del gobernante Partido Socialista, se ha desplomado en las preferencias.
Mélenchon y Le Pen han logrado conectar con los jóvenes, que a diferencia de Estados Unidos y Gran Bretaña, en Francia respaldan a los candidatos anti-sistema. Y si bien los franceses suelen alcanzar niveles de participación de hasta 80% en las presidenciales, los especialistas advierten que el desencanto ciudadano podría crear un abstencionismo elevado, que beneficia a estos dos aspirantes.
Dicen en Francia que se vota dos veces: primero con el corazón y luego con la cabeza. En su sistema electoral, si un candidato no alcanza el 50% de los sufragios, los dos mejor posicionados compiten en una segunda vuelta, que sería el 7 de mayo. Si Le Pen pasa a esta segunda ronda, como se prevé, el pronóstico es que se constituya un "Frente Republicano" -versión francesa del "voto útil"-, para frenar a la ultra derecha.
Irónicamente, si ganara cualquiera de los candidatos que prometen cambios radicales, su falta de estructura partidista y la polarización que han alimentado harían difícil crear una mayoría en la Asamblea Nacional (que se elige en junio), que le permita instrumentar su programa.
En este complejo contexto se juega en Francia, en buena medida, el destino de la Unión Europea, que con todos sus fallos ha traído décadas de paz, prosperidad y creciente unidad a un continente que hasta hace no mucho vivía en guerras recurrentes y se encontraba fragmentado en todos los frentes: económico, político, geográfico e identitario.
Así, más que una batalla electoral se libra una disputa cultural entre el avance de la sociedad liberal, abierta e incluyente, o el retorno a la aldea conservadora, populista y cerrada. Como en las elecciones de Reino Unido y Estados Unidos del año pasado, lo que hoy sucede en Francia tendrá repercusiones para México. Habrá que estar atentos.
La autora es Secretaria General del PRI y ex Canciller de México.
#



No hay comentarios.: