1 abr. 2017

Ivanka Trump y Jared Kushner poseen un patrimonio valorado en 741 millones de dólare

Ivanka Trump y Jared Kushner poseen un patrimonio valorado en 741 millones de dólares
La Casa Blanca revela en varios documentos que la fortuna de todo el equipo de asesores del presidente asciende a 12.000 millones de dólares
CRISTINA F. PEREDA
El País, Washington 31 MAR 2017 

Ivanka Trump participa en una de las reuniones de su padre en la Casa Blanca. JIM WATSON AFP
El matrimonio formado por Ivanka Trump, la hija del presidente de Estados Unidos, y Jared Kushner, cuenta con un patrimonio valorado en 741 millones de dólares, según el cómputo realizado por el diario The New York Times tras acceder a los documentos que la Administración republicana ha puesto a disposición de los ciudadanos este viernes. Los datos revelan también que el conjunto de asesores de Trump posee un patrimonio de 12.000 millones de dólares, el más rico de la historia reciente.
Desde la llegada de Donald Trump a la presidencia, numerosos expertos han alertado de los posibles conflictos de intereses a los que podía enfrentarse como dueño de más de 500 empresas, incluido un hotel que lleva su nombre a dos manzanas de la Casa Blanca. Ahora esas mismas sospechas atrapan a su primogénita y al marido de ésta, ya que ambos ejercen como asesores personales del presidente, incluidas sus políticas económicas.

Tanto Ivanka Trump como su marido han tomado medidas legales para separar su carrera empresarial de su trabajo dentro de la Administración republicana. La legislación estadounidense prohíbe a los presidentes contratar a familiares directos, por lo que ninguno de ellos cobrará sueldo como asesor federal. Ambos han cedido además la dirección de sus correspondientes empresas a terceras personas —en el caso de Ivanka Trump, al hermano de su marido—, aunque no las han vendido todas y seguirán recibiendo los ingresos de sus empresas inmobiliarias.

El abogado de la pareja, Jamie Gorelick, ha declarado a la agencia AP que consideran que su imperio inmobiliario no representa ningún conflicto legal que les obligue a ponerlo en venta. Gorelick asegura que “el resto de conflictos, en términos prácticos, son escasos y manejables” y que la decisión ha sido consultada con la Oficina de Ética Gubernamental.
Los datos de Kushner, por ejemplo, revelan que Ivanka Trump obtuvo unos ingresos de entre 1 y 5 millones de dólares entre enero de 2016, cuando su padre peleaba por la nominación republicana a la presidencia, y marzo de este año. Kushner también recibió un préstamo de Deutsche Bank valorado entre 5 y 25 millones de dólares. La entidad negocia actualmente con el gobierno de EE UU una multa por su papel en la última burbuja inmobiliaria.
La información sobre la hija del presidente estará disponible en las próximas semanas, ya que apenas aceptó su puesto en la Casa Blanca hace unos días tras formar parte de numerosas reuniones con líderes extranjeros y conocerse que cuenta con un despacho en el edificio presidencial.
La riqueza y el patrimonio del resto del gabinete de Trump convierte a su Administración en única. Este viernes, el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer anunció que los estadounidenses estaban a punto de ver que “el presidente ha traído a un montón de personas que han tenido mucho éxito”. Spicer añadió que esto es algo que “debe celebrarse” y que los asesores de Trump “han dejado muchas cosas por entrar en el Gobierno”.
En el caso de Kushner, por ejemplo, abandonó la presidencia de Kushner Companies, una empresa familiar que, según los datos consultados por el Times, ha sellado adquisiciones por valor de 7.000 millones de dólares en la última década. Mientras cumple sus labores de asesor presidencial, Kushner también es el titular de préstamos que ha recibido de los principales bancos del mundo, que indudablemente se verán impactados por la política fiscal norteamericana.
Ivanka Trump, además de ceder el liderazgo de sus dos empresas, ha adoptado una estrategia similar a la de su padre. La hija del presidente ha creado un fideicomiso a cargo de sus cuñados y sus únicos ingresos procederán de la cesión de su nombre a productos creados por otras compañías. El procedimiento le salva de problemas legales, pero no ahuyenta las sospechas de que pueda beneficiarse económicamente de un apellido asociado a la presidencia de EE UU.
Otros asesores
La Casa Blanca permite desde este viernes solicitar la información de más de 180 miembros de la Administración y varios medios han publicado posteriormente los archivos completos en sus ediciones digitales. Los documentos corresponden a las declaraciones que han tenido que hacer cada uno de ellos a la Oficina de Ética del Gobierno de EE UU para demostrar que cumplen con la legalidad. Los datos abarcan sólo los 12 meses anteriores a su trabajo en la Casa Blanca.
El goteo de cifras permite conocer la situación financiera de asesores como Steve Bannon, que dirigió la campaña de Trump desde agosto hasta su victoria en noviembre y que cobró más de 1 millón de dólares en el último año. Bannon, exdirector de la web conservadora Breitbart, poseía una fortuna valorada entre 3 y 12 millones de dólares en el momento de empezar a trabajar en la Casa Blanca. El asesor también posee dos hipotecas valoradas en 1,1 y 2,25 millones respectivamente.
Los documentos también muestran que el director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca y expresidente de Goldman Sachs posee una fortuna valorada en 230 millones de dólares. Otro asesor, Reed Cordish, declaró ingresos de entre 48 y 55 millones de dólares y bienes entre 92 y 798 millones de dólares. Cordish aconseja en la actualidad a Trump en iniciativas tecnológicas.
La información revelada por la Casa Blanca no incluye los datos de ninguno de los miembros del gabinete ni de Trump ni de su número dos, el vicepresidente Mike Pence.


No hay comentarios.: