2 may. 2017

Damaso y Chapitos peleaban por el trono del cártel

Damaso y Chapitos peleaban por el trono del cártel
Debate, 02/05/2017 - 09:03 HS
Los supuestos hijos de Guzmán Loera aseguran que "El Licenciado" quería asesinarlos, desencadenando actos violentos en Sinaloa
México.- Esta mañana autoridades de la PGR hicieron pública la captura de Dámaso López, mejor conocido como "El Licenciado", quien ha sido señalado como uno de los supuestos líderes del Cártel de Sinaloa.
La misma Procuraduría dio a conocer este hecho a través de su cuenta oficial de Twitter.
El periodista Carlos Loret de Mola mencionó en su noticiero que Dámaso llevaba tiempo luchando contra los hijos de El Chapo y los Beltrán Leyva, por tener el control de las plazas así como del Cártel de Sinaloa.
Lucha por el trono
Los hijos del narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán afirmaron haber resultado heridos a principio de año en un ataque ordenado por Dámaso López, uno de los principales operadores del cártel de Sinaloa.

En una misiva enviada a diversos medios de comunicación, escrita a mano y que aún no ha sido autentificada por la defensa del capo, los hijos de Guzmán dicen que durante el ataque iban acompañados por Ismael "el Mayo" Zambada, socio y presunto sucesor del Chapo al frente del cártel después de la extradición de éste a Estados Unidos el pasado 19 de enero.
En el texto, divulgado por diversos medios nacionales, Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán afirman que el 4 de febrero Dámaso López organizó una junta citando a Zambada y a la familia de Guzmán "por el tema de haber pruebas de que Dámaso López ordenó el secuestro de los hijos del Chapo".
Sin embargo, al llegar al lugar de la cita los hijos del capo se percataron de que López no se encontraba, y a continuación "comienzan a disparar en contra de la escolta personal de la familia, quedando muertos al instante en el lugar".
De acuerdo con la carta, al darse cuenta de que habían sido traicionados, Zambada y los hijos de Guzmán huyeron "encontrando por todo el camino gente armada a las órdenes de Dámaso" que intentaron nuevamente asesinarlos.
Finalmente, recorrieron varios kilómetros hasta llegar a un pueblo en el que fueron auxiliados "por gente del lugar ya que se encontraban heridos". La carta no especifica si Zambada también resultó lesionado.
En una entrevista telefónica, José Refugio, abogado de Guzmán, dijo que si bien trata de desligarse "de muchas cuestiones que no son del ambiente jurídico", se enteró de la carta por estar cerca de la familia de su cliente.
"Tengo entendido que la carta sí tiene el origen de ellos (los hijos de Guzmán), pero es algo que no me consta a mí de manera directa", añadió.
La versión del ataque coincide con un repunte de la violencia en el estado de Sinaloa en la que han participado grupos criminales antagónicos, con saldo de 12 personas muertas en las últimas 24 horas.
El secretario estatal de Seguridad Pública, general Genaro Robles Casillas, dijo a Efe que esta ola de violencia se debe a una pelea por la plaza entre grupos internos del cártel de Sinaloa.
Dámaso López, conocido como "El Licenciado", fue jefe de la Policía Judicial del estado de Sinaloa, agente del Ministerio Público y subdirector de Seguridad y Custodia del penal de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, justo cuando Guzmán Loera estaba interno.
La Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) identificó en 2013 a Dámaso López Núñez como principal lugarteniente del Cártel de Sinaloa. Esto, por su tarea destacada en las actividades de narcotráfico de Guzmán Loera y por jugar un papel importante en el lavado de dinero y en el tráfico internacional de estupefacientes.
La OFAC dice que López Núñez ayudó a Guzmán Loera a fugarse de prisión en 2001: “Desde entonces se ha convertido en uno de los principales lugartenientes del Cártel de Sinaloa, que es responsable de los envíos de varias toneladas de narcóticos desde México hasta Estados Unidos”.
La acusación, entonces, señala a uno de los principales operadores del Cártel de Sinaloa de estar detrás de esta agresión a los herederos de Guzmán Loera, ya extraditado a los estados Unidos.
Con la recaptura de Joaquín, El Chapo, Guzmán, el Cártel de Sinaloa se fragmentó y la violencia en esa entidad fue en aumento.
La disputa es entre los propios familiares de Guzmán Loera, quienes buscan el control total de una de las organizaciones con mayor extensión a nivel mundial.
Hasta hace pocos años era el cártel que se mantenía con una estructura bien cimentada evitando pleitos internos, pero ante la ausencia de uno de los fundadores, los dos grupos principales iniciaron una lucha por el poder. Las facciones están encabezados por Aureliano Guzmán Loera, El Guano, que reclamó el liderazgo a Iván y Alfredo Guzmán Salazar.
Por herencia, los hijos de El Chapo se perfilaban como los líderes, pero El Guano, su tío y hermano del capo, es quien actualmente tiene mayor poder al interior del cártel, de acuerdo con fuentes del gabinete de seguridad consultados.
Aureliano, siempre bajo la sombra de El Chapo, con su recaptura buscó el poder, lo que lo llevó a distanciarse de sus sobrinos y de Ismael El Mayo Zambada, otro de los fundadores de la organización criminal.
El Guano es identificado por las autoridades como más violento y que tiene el control mayormente en La Tuna, La Palma y El Nogalito.
A partir de la emboscada a un convoy militar en Culiacán, el 30 de septiembre de 2016, con un saldo de cinco militares muertos, las autoridades confirmaron la información con la que contaban: El Guano desplazó a los hijos de Joaquín Guzmán.
Disputan el poder. En diciembre de 2015, Aureliano Guzmán libró su captura por parte de las Fuerzas Armadas, luego de haber sido identificado en un rancho familiar. Sin embargo, es uno de los objetivos principales de las autoridades federales.
Hasta antes del 9 de diciembre del año pasado, cuando fue capturado, otro que buscaba el liderazgo era Alfredo Beltrán Guzmán, El Mochomito, heredero del Cártel de Los Beltrán Leyva y sobrino de El Chapo.
Tras la caída de Arturo Beltrán Leyva, El Barbas, el cártel que lleva sus apellidos tuvo grandes rompimientos; sin embargo, quien permaneció al frente de la organización fue su hermano Héctor Beltrán Leyva, El H.
Después de su captura en octubre de 2014, quien tomó el liderazgo fue Fausto Isidro Meza Flores, El Chapito Isidro, quien creó la célula de Los Mazatlecos, con presencia en Sinaloa y Baja California Sur, de acuerdo con datos de la PGR.
El Chapito Isidro, junto con El Mochomito, intentaron desplazar a los hijos de Joaquín Guzmán Loera, pero no fue posible.
El 15 de agosto de 2016, Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar fueron levantados en el restaurante La Leche, ubicado en Puerto Vallarta, Jalisco, cuando festejaban un cumpleaños. De acuerdo con la investigación, El Mochomito sería uno de los responsables.
Días después fueron liberados y para ello, de acuerdo con los reportes, habría intervenido Ismael, El Mayo Zambada, compadre de Joaquín El Chapo Guzmán y socio desde que formaron el cártel.
“Empresa” mundial. El botín es muy grande, pues el Cártel de Sinaloa se ha extendido a América, Europa, Asia, África. Los países en los que figura la organización son Australia, Estados Unidos, Canadá, Argentina, Ecuador, Perú, Panamá, Costa Rica.
En México opera principalmente en Sinaloa y Durango, pero también disputa las plazas de Coahuila, Chihuahua, Baja California, Sonora, Jalisco, Nayarit y Colima.
El Chapo Guzmán se posicionó en la lista de millonarios del mundo en 2009, ubicándolo en el lugar 701. Cuatro años después seguía en la lista, pero en el puesto mil 153. Su fortuna al frente del Cártel de Sinaloa fue estimada en mil millones de dólares.
Se buscan
Los hijos de Joaquín El Chapo Guzmán y su ahijado se encuentran entre los 17 objetivos prioritarios que faltan para completar la lista de 122 que fijó el gobierno federal.
Se trata de Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, hijos y herederos del imperio que construyó El Chapo, así como Dámaso López Serrano El Mini Lic, a quien se le identifica como ahijado del capo, confirmaron fuentes ministeriales a EL UNIVERSAL.
Otros nombres que se incluyen en los objetivos que faltan por capturar son Ismael El Mayo Zambada, líder del Cártel de Sinaloa.
En la lista también se encuentra Nemesio Oseguera Cervantes El Mencho, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), la organización más poderosa hasta el momento, seguida del Cártel de Sinaloa.
La estrategia de neutralizar a 122 personas se enfocó en sus principales actividades dentro de las organizaciones delictivas, fuera por ser líderes u operadores financieros, además de la violencia que ejercen. En la lista se incluyen tanto del Cártel de Sinaloa como de Jalisco Nueva Generación, Zetas, Caballeros Templarios y los Beltrán Leyva.
El último objetivo detenido fue el número 105: se trata de Vicente Rufino Carrillo, el pasado mes de noviembre en Acapulco, Guerrero, perteneciente al Cártel de Sinaloa.
Entre los neutralizados que forman parte de la lista están Joaquín El Chapo Guzmán y Servando Gómez Martínez La Tuta, líder de Los Caballeros Templarios, ambos considerados fuertes golpes a la estructura criminal.
Identificado como el más sanguinario, Miguel Ángel Treviño Morales El Z-40 fue detenido en octubre de 2014 por elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México.

Del Cártel de Juárez, Vicente Carrillo Fuentes El Viceroy fue detenido en octubre de 2014 en Torreón, Coahuila; ese mismo año se informó de la muerte de Nazario Moreno El Chayo, de Los Caballeros Templarios, durante un enfrentamiento con fuerzas federales.

No hay comentarios.: