11 jun. 2017

“Éxito” de independientes, según “El Bronco”

Revista Proceso # 2119, 11 de junio de 2017
“Éxito” de independientes, según  “El Bronco”/LUCIANO CAMPOS GARZA
MONTERREY, NL.- En los comicios del domingo 4 hubo centenares de candidatos independientes que buscaban gubernaturas o alcaldías en cuatro estados. Tres de ellos ganaron en ayuntamientos veracruzanos.

Lejos de pensar que es un fracaso la incursión de aspirantes sin partido en esas contiendas, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, considera un éxito el hecho de que haya ciudadanos que se animen a buscar poder sin bandera política.
Con optimismo, El Bronco observa que las candidaturas para gobernador de Javier Guerrero García, en Coahuila, e Hilario Ramírez Villanueva, Layín, en Nayarit, arrojaron saldos favorables pues, si bien no ganaron, tuvieron tal cantidad de votos que mueven a suponer que el electorado está harto de los partidos y busca otras opciones.

Por ello, afirma, en todo el país surge cada vez mayor inconformidad contra los institutos políticos y el descontento se reflejará en la maduración, el año entrante, del gran proyecto independiente que quizás él encabece en 2018 para buscar la Presidencia de México.
Y ya emprendió su proyecto político; recorre los estados a fin de crear una gran base de respaldo entre los empresarios. En los encuentros que ha sostenido con ellos, ha convencido a muchos que, dice, quieren un cambio. Si consigue aglutinar en torno a su proyecto a unos 10 mil hombres de negocios antes de que termine 2017, considerará la posibilidad de lanzarse por la Presidencia.

Contra los partidos millonarios

En 2015 El Bronco se convirtió en el primer gobernador independiente en la historia partidista de México. En entrevista, Rodríguez Calderón señala que, contrario a lo que se puede suponer, el proyecto independiente ya es una realidad en México, pero aún es complicado para cada aspirante sin colores competir contra las enormes maquinarias de los partidos, que se auxilian de millonarios presupuestos.

“El proyecto independiente sí logró prender, porque se tuvieron el domingo más de 200 candidatos, y eso no ocurría en años anteriores. Y hay que ver que cada uno de ellos lucharon e hicieron campaña a golpe de calcetín, porque no recibieron prerrogativa pública ni espacios en medios.

“La propia ley los hace tener mayor dificultad que cualquier otro. Si divides la cantidad de dinero que gastaron los candidatos de los partidos y el número de votos que sacaron, contra los sufragios que consiguieron los independientes, sin lana, te darás cuenta que la diferencia es favorable a los sin partido”, señala.

Considera que, como una respuesta a los escépticos, los independientes sumaron votos en los estados con cantidades de votos que llegaron a superar a partidos con registro.

“Por eso veo que estas elecciones son la semilla de la gran estructura de independientes en el país. Y esos se van a compactar en 2018 y ese año todo este movimiento entrará en otra etapa. Vamos a ver entonces una batalla diferente, con otras condiciones”, dice.

Rechaza que los aspirantes sin partido afecten el avance de otros candidatos más populares, que pudieran acercarse al triunfo en las urnas si los independientes no captaran sufragios.

“Para nada. Los que votan por los independientes están hasta la madre de los partidos. Nadie es dueño de esos sufragios. Y estoy seguro que en 2018 eso se va a ver de manera más contundente. En el Edomex, PRI y Morena se están dando hasta con la cacerola. Lo mismo en Coahuila el PRI y el PAN. La gente está cansada del reciclamiento de políticos”, estima.

En los comicios del domingo 4 los independientes tuvieron una magra cosecha de votos. En Coahuila, Guerrero García obtuvo 7.44% de los sufragios. El otro independiente ahí, Luis Horacio Salinas Valdez, cosechó 0.64. En el Estado de México participó, con escasa fortuna María Teresa Castell de Oro Palacios, que sacó 2.12%. En Nayarit, Layín obtuvo 11.90%, Víctor Manuel Chávez Vázquez 1.42% y Antonio Ayón Bañuelos, 0.49%.

En Veracruz, de los 212 ayuntamientos en disputa, los independientes ganaron tres: en Coahuitlán, Isaac García Álvarez; en San Andrés Tuxtla, Octavio Pérez Garay; y en Tlacotalpan, Christian Romero Pérez.

Red de empresarios

El Bronco se resiste a anunciar abiertamente su postulación para la Presidencia. Le gusta jugar con la idea y cada vez que es abordado sobre el tema, responde con evasivas.

En la entrevista con este semanario dice que tomará su decisión en diciembre y, en su plan de trabajo no prevé dejar la gubernatura: “No tengo que separarme del puesto. Tengo que pedir una licencia, si así lo decidiera. Pero lo estoy valorando todavía. Si es que tengo una tierra bien preparada, puedo tener condiciones, pero no quiero apresurarme. No actúo por ocurrencias”.

En el transcurso del año, Rodríguez ha viajado a distintos puntos del país con el propósito de despertar conciencias, afirma. Cuando le cuestionan que desatiende el estado en esos viajes, responde que únicamente sale de Nuevo León en su tiempo libre. Acepta que una vez acudió a un evento con Guerrero García, en Ramos Arizpe, Coahuila, aunque no hizo trabajo de coach en su campaña. A Veracruz fue “un ratito”, a capacitar a algunos candidatos independientes.

Aunque no ha decidido su futuro, ya elaboró una estructura nacional en Facebook para que lo visiten en su página personal. Con esa red social busca, rumbo a la Presidencia, los mismos réditos sorprendentes que le proporcionó en su camino a la gubernatura.

Dice que si se lanza, a través de esta cuenta llamará a sus simpatizantes a sumarse, “si quieren darle en la torre al sistema, para crear un nuevo orden político, económico, de comunicación, de educación, sin mañas partidistas, donde todos quepan”.

Aclara que aún no echa a andar la maquinaria para ganar adeptos, pues está en la etapa de “tantearle el agua a los camotes”, y no quiere que se le sume nadie si él no está convencido.

También revela que recorre el país para convencer a los empresarios y pedirles su opinión sobre el actual sistema. Y, según afirma, para ellos López Obrador no es opción.

“Con la gente de negocios he encontrado una reciprocidad enorme. La mayoría quiere que empiece un nuevo movimiento. No están de acuerdo con lo que ven en los partidos, incluyendo a Morena. Espero convencer a unos 10 mil empresarios en el país, que estén dispuestos a generar un nuevo movimiento con el que vayamos a vencer un sistema viejo y crear uno nuevo”, explica.

Se le hace ver que López Obrador tiene la misma estrategia, pues desde hace años está enamorando a los hombres de negocios de México. Pero El Bronco toma distancia:

“Eso lo está haciendo Andrés Manuel, pero a través de Alfonso Romo. Y esto lo estoy haciendo yo. López Obrador necesita que alguien le ayude en eso, y esto me lo estoy aventando yo, porque los empresarios necesitan escucharme a mí y no a un emisario”, dice al referirse al empresario regiomontano que apadrina el movimiento del tabasqueño rumbo a la Presidencia.

No hay comentarios.: