11 jun. 2017

Frente amplio contra la imposición

Revista Proceso # 2119, 11 de junio de 2017

Frente amplio contra la imposición/JUAN ALBERTO CEDILLO
En Coahuila las irregularidades electorales fueron tantas y tan claras que provocaron que prácticamente toda la oposición se uniera en torno del candidato que, aseguran, realmente ganó la gubernatura: el panista Guillermo Anaya. Los inconformes ya realizaron movilizaciones masivas –en una entidad en la que este recurso apenas se emplea– y delinearon un plan para lograr que los tribunales anulen los comicios. Dicen tener pruebas de que el gobernador Rubén Moreira, integrantes del propio instituto electoral local y centenas de priistas y desconocidos operaron a favor del PRI.
SALTILLO, COAH.- Los recientes comicios en esta entidad fueron una lluvia de irregularidades. Y debido a la suma de inconsistencias de las autoridades electorales y a la intervención del gobierno de Rubén Moreira (PRI), todos los candidatos de oposición decidieron unirse y crear el Frente por la Dignidad de Coahuila.
La agrupación ya mostró músculo. Organizó una marcha para la defensa del voto que logró reunir a 60 mil personas en Saltillo y a muchas otras en ciudades como Torreón, Monclova y Piedras Negras. En la historia reciente del estado jamás se había vivido una manifestación de tal envergadura.
El Frente es encabezado por el abanderado de Morena, Armando Guadiana, quien obtuvo el tercer lugar en la contienda por la gubernatura con más de 12% de la votación; el candidato independiente Javier Guerrero, quien consiguió alrededor de 7.5% de los sufragios; el del Partido del Trabajo (PT), José Ángel Pérez, exalcalde de Torreón, y el independiente Luis Horacio Salinas. Todos decidieron unirse en torno del panista Guillermo Anaya, ya que según las encuestas de salida de sus respectivos equipos, Anaya ganó la elección y no el priista Miguel Riquelme, como asevera la autoridad electoral local hasta el momento.

El Frente por la Dignidad de Coahuila ya anunció que no reconocerá los resultados de la elección para gobernador y exigirá su nulidad, debido a que –entre otras razones– los sellos que colocaron sus representantes en las bodegas de los comités distritales (donde se resguardaron las papeletas) fueron desgarrados.

Además, descubrieron que alrededor de 20% de los paquetes electorales fueron violados durante las 72 horas que estuvieron bajo resguardo en dichos almacenes.

El abogado Eduardo Aguilar, del Departamento Jurídico del PAN, presentó videos a Proceso en los que se observa que los sellos de las bodegas que resguardan los paquetes del distrito 15 y 16 fueron vulnerados. En otros videos se muestran paquetes electorales sin las cintas que garantizan su integridad. “Calculamos que son 700 los paquetes que fueron violados”, sentencia Eduardo Aguilar en entrevista.

El letrado destaca que en Coahuila no fue el Ejército el que trasladó y resguardó los paquetes electorales, como suele ocurrir –dice– en otros estados, sino la policía estatal Fuerza Coahuila.

El abogado informa que el Frente por la Dignidad de Coahuila ya está reuniendo las pruebas para solicitar la nulidad de la elección ante los tribunales. Presentará la exigencia después de que concluya el conteo distrital. “Será interpuesta el miércoles o jueves de la próxima semana (la que va del domingo 11 al sábado 17).

“Las actas en nuestro poder arrojan que Guillermo Anaya ganó la gubernatura con dos puntos porcentuales de ventaja”, concluye el abogado.

Ristra de irregularidades

A las 3 de la madrugada del lunes 5, Gabriela León Farías (presidenta del Instituto Electoral de Coahuila, IEC) anunció que el Conteo Rápido mostraba que el ganador en la elección a gobernador era el panista Guillermo Anaya, con 2% de ventaja sobre su rival Miguel Riquelme, del PRI.

Pero en torno a las 10:00 horas del lunes, el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) mostraba que se había contabilizado “85% de las casillas” y Riquelme encabezaba las preferencias, con 38.3% de los votos contra 36.8% del panista. Por la tarde, la página oficial del IEC anunció que se habían contabilizado 100% de las actas y se mantenían los números presentados horas antes.

Fue la primera ocasión en la historia de la democracia mexicana en que las cifras del PREP y del Conteo Rápido no coincidieron. Como consecuencia, los dos contendientes se declararon ganadores.

Posteriormente De León salió a aclarar que el PREP se detuvo cuando había contabilizado solamente 71% de las actas. Aún debían ser sumadas mil 19 casillas que representaban 29% del total.

“Tenemos 494 actas que no pudieron ser contabilizadas porque presentaban inconsistencias o eran ilegibles, y ante la duda lo que procede es el recuento”, detalló la funcionaria.

En 522 paquetes electorales, abundó, los funcionarios de casilla no colocaron las actas por fuera de la urna, sino que las dejaron adentro, por lo que esos votos se contarán hasta que inicien los cómputos distritales.

Observadores electorales, representantes de partido y decenas de ciudadanos que fueron testigos de los comicios del domingo pasado denunciaron otros problemas.

Los testimonios fueron recogidos por el observador electoral Sergio Castillo, quien los presentó en una carta que publicó en su página de Facebook.

Castillo destacó que el IEC no entregó a tiempo los nombramientos para que los representantes de partido pudieran vigilar las casillas, pese a que “semanas antes de la jornada electoral, los contendientes entregaron una lista de representantes de casilla y representantes generales al IEC”.

Regularmente los nombramientos se dan una semana antes. Ahora, la entrega se postergó hasta el sábado, a menos de 24 horas de arrancar la votación, y no se repartieron todos. “Existieron cientos de representantes sin nombramiento, otros con errores en los nombres o en los datos; al final, papeles sin utilidad”.

En consecuencia los partidos y candidatos independientes se quedaron sin gran parte de su representación.

Paralelamente ocurrió un fenómeno atípico: miles de funcionarios de casilla no asistieron a cumplir su responsabilidad el domingo 4. “Es común que el día de la jornada algunos deserten. Les da flojera, se reportan enfermos o simplemente no van. Pero el domingo dicho fenómeno fue masivo”, explicó el observador electoral en su texto. La falta de funcionarios provocó que sólo 33% de las casillas abrieran a tiempo.

La ley señala que para suplir a los funcionarios faltistas se escoja a los ciudadanos que estén hasta delante de las filas… Y en las colonias más pobres los operadores del PRI acarrearon temprano a sus seguidores. “Así, los reemplazos de funcionarios que estuvieron en muchas casillas fueron personas plenamente identificadas con ese partido”.

Para el cierre de la jornada y después de horas de un “inédito y extraño proceso de conteo de boletas” (en algunos lugares se concluyó a las 2:00 de la mañana), los representantes que sí pudieron hacer su trabajo salieron sin sus copias de las actas, algo a lo que tienen derecho: los funcionarios de casilla improvisados “las extraviaron, las metieron por error a los paquetes electorales o simplemente no las entregaron”, concluye la carta.

Desde antes
Meses antes de que comenzaran las campañas se cuestionó al IEC debido a que tres de sus siete “consejeros ciudadanos” están identificados como simpatizantes priistas.

Durante la elección de 2011 el consejero Gustavo Espinosa Padrón “participó de manera activa en las campañas del PRI”, documentó el diario El Norte.

El consejero Alejandro González Estrada también sirvió al PRI. Medios como El Siglo de Torreón reportaron conversaciones entre González Estrada y David Aguillón, el principal operador político del gobernador Rubén Moreira: el 24 de septiembre, Aguillón le compartió al consejero una encuesta de un medio local que muestra una ventaja para el PRI. González Estrada responde: “¡Buen día! Lo único que le puedo decir es que voy a trabajar el doble, a cuidarnos el triple… pura madre que nos ganan”.

Y la propia presidenta del IEC, Gabriela de León Farías, frecuentemente aplaudía los comentarios que posteaba el PRI en Twitter.

Un análisis de la cuenta de León Farías realizado por El Norte en mayo pasado encontró que de 294 “me gusta” de la funcionaria electoral, había decenas “con carga partidista, todos a favor del PRI”.

La esencia del PRI
“En Coahuila el IEC cometió una cadena de errores, por llamarlo de alguna manera”, señala Jesús Cantú, exconsejero ciudadano del desaparecido Instituto Federal Electoral (IFE), actual director de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tec de Monterrey y colaborador de Proceso.

Además de subrayar los problemas a la hora de acreditar a representantes partidistas y observadores, recuerda que el PREP jamás se había detenido cuando aún faltaba 28% de actas por computar.

Para quitar dudas sobre una “doble intencionalidad” en las irregularidades, el IEC debe mostrar todas las actas con las inconsistencias, considera.

Cantú destaca el hecho de que todos los candidatos de oposición denuncien que existieron irregularidades en el proceso electoral. Y si se confirma que los sellos de las bodegas en que se resguardaron los paquetes fueron violados “estamos ante la posibilidad de que los tribunales anulen la elección”.

“Si se violaron los paquetes electorales (para modificar los votos), el PRI está regresando a las prácticas de los años ochenta”, concluye el académico.  

No hay comentarios.: