11 jun. 2017

Morena denuncia “terrorismo de Estado”/

Revista Proceso # 2119, 11 de junio de 2017
Morena denuncia “terrorismo de Estado”/ROSALÍA VERGARA
Además de la compra de votos, del rebase de gastos de campaña, la tarjeta rosa y otros trucos para favorecer a Alfredo del Mazo en la jornada electoral del pasado domingo 4 en el Estado de México, Morena denuncia también una auténtica campaña de “terrorismo”, que incluyó la no acreditación de sus representantes electorales gracias a un listado tramposo del INE, falsos citatorios de la Fepade para alejar a otros, levantones y golpizas a brigadistas. Y todo eso ocurrió precisamente en cinco distritos mexiquenses, los mismos donde se consolidaron los triunfos electorales de Peña Nieto y Eruviel Ávila hace 12 y seis años, respectivamente.

Para Ricardo Moreno Bastida, representante de Morena ante el Instituto Electoral del Estado de México (IEEM), “terrorismo de Estado” –para inhibir o coaccionar el voto en favor del candidato priista– fue lo que se aplicó en los cinco distritos que su partido señala como la cuna del fraude electoral del pasado domingo 4.
Esos distritos son los de Tejupilco de Hidalgo, Valle de Bravo, Atlacomulco de Fabela, Jilotepec de Andrés Molina Enríquez e Ixtlahuaca de Rayón
.
Y son los mismos gracias a los cuales Enrique Peña Nieto ganó la gubernatura mexiquense en 2005 y que en 2011 –ya con Felipe Calderón como presidente y Peña Nieto como candidato presidencial– le dieron el triunfo al priista Eruviel Ávila, actual mandatario del Estado de México, señala Moreno.

“Hay diversas irregularidades en esos cinco distritos. Estamos hablando prácticamente de toda la zona rural del Estado de México, de los distritos IX, X, XIII, XIV y XV. En éstos se ha notado una inusual, por decir lo menos, sustitución de funcionarios de casilla. Ahí fue donde nos repercutió con mayor énfasis el día de la jornada electoral que nuestros representantes de casilla eran distintos a los que estaban registrados en la lista que les dio el INE”, dice Moreno en entrevista.

Según él, el Instituto Nacional Electoral (INE) a “pocas horas de la elección” pudo enviar los nombramientos de los representantes de Morena; pero ya había mandado a las casillas las listas que no concordaban con los nombres “y esto fue el pretexto para que no se dejara entrar, o se dejara entrar después de varias horas, a nuestros representantes”.

–¿Fue principalmente en estos distritos dónde se presentó esta irregularidad? –se le pregunta.

–Sí. Aunque previo a ello, en algunos distritos la campaña negra y de hostigamiento contra nuestros militantes, simpatizantes y dirigentes fue muy ardua.

“En el distrito de Atlacomulco, por ejemplo, dimos cuenta del levantón que sufrió Óscar Juárez Cárdenas, coordinador de Morena en esa zona y que no apareció hasta el martes. En otro distrito, en Ixtlahuaca, brigadistas del partido fueron salvajemente golpeados. En la madrugada previa a la jornada electoral fueron colocadas coronas florales en algunos domicilios de nuestros militantes y simpatizantes, y eso habla obviamente de una fuerte campaña de inhibición no sólo de la participación ciudadana, sino un hostigamiento directo contra nuestros militantes”, añade.

Para Moreno Bastida, la actitud de los priistas en esta zona fue “de terrorismo electoral, terrorismo de Estado”, porque incluso dos noches antes de la jornada electoral se distribuyeron, por conducto de policías del Mando Único en Ixtlahuaca y Cuautitlán Izcalli –que fue donde los detectaron– falsos citatorios de la FEPADE y de la fiscalía estatal para que algunos militantes acudieran a supuestas audiencias el día de los comicios.

La autenticidad de esos citatorios fue desmentida, añade Moreno, por el titular de la Fiscalía Especializada Para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE), Santiago Nieto, y por el fiscal estatal. “Sin embargo fueron repartidos por los policías municipales y ellos sólo tienen un mando, que es el Mando Único, a cargo del secretario general de Gobierno, José Manzur, a quien le solicité el cese de estas actividades, que no obstante continuaron el viernes y sábado previos a la jornada electoral. Eso es ‘terrorismo de Estado’, que quiere decir infundir miedo en la ciudadanía”.

Mientras tanto, Morena seguirá analizando distrito por distrito para presentar –los próximos domingo 11 y lunes 12– 45 impugnaciones; entre ellas, cinco peticiones de anulación.

Los cinco fraudulentos

De acuerdo con el Análisis de las Tendencias Electorales en cinco distritos del Estado de México, elaborado por el asesor de Morena en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Jorge Aguilera, en 2005, como aspirante a gobernador, Peña Nieto obtuvo 175 mil 686 votos en esas cinco circunscripciones.

En 2011, como precandidato a la Presidencia, Peña Nieto “influyó de manera decisiva” para que el candidato priista, Eruviel Ávila Villegas, obtuviera 259 mil 934 votos en esos cinco distritos.

“En las recientes elecciones de 2017, Alfredo del Mazo supuestamente consiguió, en esos mismos distritos, 388 mil 341 sufragios en su favor. Al respecto, cabe subrayar que ni siquiera en los comicios de 2011, cuando obtuvo la mayor votación de la época contemporánea, el PRI consiguió allegarse tal número de papeletas”, indica en el análisis.

Califica como absurdo que en la actualidad, cuando Peña Nieto alcanza 12% en los índices nacionales de aprobación popular y “entre un sinnúmero de escándalos de gobernadores y exgobernadores del PRI por malversación de fondos, fraudes y lavado de dinero, pese a la carestía que agobia a enormes capas de la población, del Mazo –primo de Peña Nieto– haya conquistado tal cantidad de votantes en estos cinco distritos”.

De acuerdo con el análisis del exconsejero distrital en la Ciudad de México, la tendencia electoral en estos cinco distritos “rompe con toda imparcialidad y sensatez electoral”, porque si la participación promedio de votantes fue de 52% en la entidad, en estos cinco distritos el número de ciudadanos participantes ascendió a 64% e incluso llegó a 80%.

“Esto representa que en esa zona rural la votación a favor de Del Mazo ascendió a cuatro por uno en relación con Morena”, añade.

Desde el domingo 4 el presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, centró su atención en el Estado de México. Tras el conteo rápido que volcó las tendencias para favorecer a Del Mazo, y después con el cómputo de menos de 3 mil casillas que decidió el IEEM realizar entre el miércoles 7 y el viernes 9, el tabasqueño ha tomado la lucha por transparentar la elección como bandera para defender a Delfina Gómez, quien afirma que es la ganadora de esa elección.

Ya en la jornada electoral del domingo 4 Morena detectó que los usuarios de redes sociales habían subido fotografías de las sábanas que se colocan afuera de la casilla al final del conteo de votos y que no correspondían con los números capturados en el PREP.

Esa noche, López Obrador transmitió en vivo en las redes sociales tres mensajes para afirmar que Delfina Gómez ganó la elección y pedir a los cibernautas que acopien información vía electrónica para evitar un fraude.

Tres días después, el miércoles 7, en un video difundido en redes sociales, López Obrador hizo un análisis sobre estos cinco distritos donde se registra una participación de 64% en promedio y señaló que al PRI se le adjudicaron 388 mil 341 votos y a Morena, 160 mil 871 votos.

Para entonces ya había una lluvia de denuncias por la compra del voto, el rebase de gastos de campaña de Del Mazo, la tarjeta rosa –que se le entregaba a las mujeres a cambio de su credencial de elector y la promesa de votar por el PRI–, por la ruda guerra sucia contra Delfina Gómez, por haber retirado de radio y televisión los spots de Morena en el Valle de México, entre otras cosas.

“Hay sustitución de representantes de casillas en un buen número de ellas, que esto puede ser derivado de una irregularidad generalizada que se dio con motivo de los errores, desaciertos, la falla del sistema del INE para el registro de los representantes de partido, que fue todo un calvario, e incluso nos entregaron los nombramientos 24 horas antes de la jornada electoral. Evidentemente es una irregularidad grave”, considera Moreno Bastida.

Asegura que tienen constancias de actas duplicadas. “Es decir, se utilizó un acta no sólo para acreditar los votos de una casilla sino también de otra, errores aritméticos que estimamos tuvieron dolo, porque nos los quitaron para otorgárselos a Alfredo del Mazo”.

Sobre la solicitud de apertura de todas las casillas, explica: “El IEEM optó por hacer una interpretación muy ceñida a lo que dice la ley; nosotros tenemos una interpretación más extensiva en virtud de los señalamientos que establecen los artículos 116 y 117 de la Constitución para preservar los principios electorales fundamentales. Creo que los señores consejeros se fueron por un simple principio de legalidad, cuando ante todo están sujetos a principios de la constitucionalidad en sus actos y uno de esos actos es precisamente brindarle certeza a la elección”.

Moreno Bastida destaca que se encontraron 16 mil observaciones en igual número de casillas electorales, pero que fueron desechadas por la autoridad con la intención de “limpiar la cara” al PRI. Y además denuncia que los consejeros del IEEM inventaron un criterio de validación de las actas de cómputos distritales, lo cual no existía antes, para que los actos realizados por los órganos distritales fueran avalados por el IEEM y luego se les devolvía.

“Los números no les cuadraban, tuvieron que aplicar un criterio que ‘se sacaron de la manga’, que fue la validación de las actas de cómputo distritales; es decir que lo que realizaban en los órganos distritales tenía que ser validado por el órgano central para que lo aprobaran y se les devolvía, y todo parece indicar que lo que se dedicó a hacer el IEEM fue limpiarle el trabajo a los señores priistas.”

Sobre el recuento de casillas con la apertura de casi 4 mil paquetes electorales, a Morena Bastida se le pregunta cuántos votos han recuperado. Responde: “Alrededor de 45 mil votos que no se nos contabilizaba en el PREP”.

El acarreo
El documento Activación de Lugares Prioritarios. Edomex. 8 de mayo 2017, elaborado por el español Jordi Segarra, con su empresa El Pentágono –definida como “una nueva agencia de inteligencia que realiza investigación de proyectos político-electorales”– (Proceso 2117), establece que los cinco distritos mencionados son asiento de células del crimen organizado. Ahí operan grupos como el Cártel de Jalisco Nueva Generación, Los Zetas y la Familia Michoacana. Se disputan la cartera de secuestros, narcomenudeo, trata de personas, etcétera. El 70% de la policía protege al crimen organizado y desde la construcción del penal La Palma se afincaron ahí.

En el plan de Segarra se especifica que en el distrito IX, con cabecera en Tejupilco de Hidalgo, se movilizaría el “voto duro” en los ranchos de San José, Tecolotepec, Llano Grande y Puerta del Carmen en cinco de los 11 municipios del distrito: Villa Guerrero, Ixtapan de la Sal, Tejupilco, Villa de Allende y Villa Victoria.

En el X, con cabecera en Valle de Bravo, no se tomó en cuenta a los municipios sino al jardín de niños Josefa Ortiz de Domínguez como “un punto importante para la movilización del voto duro”.

En el XIII, con cabecera en Atlacomulco, destaca que “las colonias y localidades rurales más importantes” para acarrear el voto duro para Del Mazo son San José del Rincón, Guarda de la Lagunita, Patemula de los Cedros, San Juan Palo Seco, San Antonio Enchisi y San Felipe Pueblo Nuevo en los municipios San José del Rincón, El Oro y Temascalcingo, así como la iglesia de San Francisco Tepeoluco, en Atlacomulco.

En el distrito XIV, de Jilotepec, las localidades para el acarreo fueron San Marcos Tlazalpan, La Loma, Los Arana, La Esperanza, Doxteje Centro, “entre muchos otros” en los municipios Chapa de Mota, Villa del Carbón, Aculco y Jilotepec, así como su plaza de la Iglesia de San Luis Taxhimay.

En el distrito XV, con cabecera en Ix-tlahuaca, fue movilizado el “voto duro” en pro de Del Mazo en Jiquipilco y San Felipe del Progreso.

La mañana del viernes 9 el representante de Morena ante el INE, Horacio Duarte, informó que ese partido presentará 45 impugnaciones ante 45 consejos distritales por diversas causales, y la limpieza de esos cinco distritos con comportamiento atípico. Después recurrirán al tribunal local, que hasta agosto resolverá las impugnaciones; sigue la Sala Superior del Tribunal Electoral hasta el 16 de agosto, después el INE habrá de hacer el cómputo estatal y entonces se abre otro momento de impugnación.

No hay comentarios.: