5 jun. 2017

Las columnas políticas, hoy a 5 de junio de 2017

En $17.75 se cotiza el dólar en casas de cambio del AICM.., ¿por los números de la elección?
#
La frase de ayer fue...Mmm .“No aparezco en la Lista nominal.." Además la credencial estaba vencida pero que importa... reveló que ¡tenía otra en casa!..
 "No sé qué haya pasado, ahorita voy a buscar mi otra credencial y ver dónde estoy”, señaló.
¿Quién dijo eso? El señor Secretario de Sedesol, Luis Miranda.
¿Regresó a votar con la otra credencial? ¿Alguien sabe?
#
¿Fantasma de la anulación?
Alfredo Del Mazo, lleva el 33.7% en el PREP con 97% de casillas computadas; atrás se quedó Morena con 30.81 por ciento; en tercer lugar se encuentra Juan Zepeda del PRD -el gran ganador- con el  17.82 por ciento, mientras que Vázquez Mota (PAN) se fue a la lona...11.27%..
Ah y perdieron los independientes; la candidata apenan rebasa el 2 por ciento.
El asunto en Edomex se dirimirá en tribunales..., ahí corre el riesgo de seguir la ruta de Colima: anularse.. Claro que eso dependerá de si existieron una gran cantidad de irregularidades..
Los Magistrados electoral tendrán mucho trabajo, se someterán a la prueba de fuego, es su primera elección..
#


Y en Coahuila hasta hace un rato Miguel Riquelme (PRI) obtenía el 38.2%  de los votos, mientras que Guillermo Anaya del PAN,  el 36.82 por ciento; los conteos rápidos le dan la victoria al PAN, el PREP, no. Otro caso que irá a Tribunales...
#
En Nayarit no hay discusión, ganó con 37% la alianza “Juntos por Ti” (PAN-PRD-PT-PRS), el gobernador será Antonio Echevarría García; el PRI con toda la colación PRI-PVEM-Panal, quedó 10 puntos abajo..; lo más grave fue la declaración del senador Cota Jiménez, asegurando que las tendencias le favorecen.
#

Y en Veracruz vence la alianza PAN-PRD; de acuerdo con el PREP con un 99.7% se llevaron casi todo: 113 alcaldías, convirtiéndose en la principal fuerza política del estado.
#
AMLO dijo que se irán acta por acta, casilla por casilla.
La verdad es que a Delfina le fue "requetebién.."

#
Las columnas políticas, hoy a 5 de junio de 2017
Templo Mayor//Reforma

MÁS ALLÁ de lo que digan los cómputos finales y, por supuesto, los tribunales, la jornada electoral de ayer arroja ganadores y perdedores que no son del todo evidentes.
GANA, de entrada, la izquierda. En el caso del Estado de México es claro que entre Morena y el PRD se llevaron más de la mitad de los votos. Los números, ahí sí, son contundentes.
GANA también la política de alianzas electorales, como lo demuestra el triunfo del PAN-PRD en Nayarit y en las elecciones locales de Veracruz.
GANAN Ricardo Anaya y Alejandra Barrales. El panista llega a la definición de la candidatura presidencial de su partido con 12 gubernaturas bajo el brazo, incluida la de Nayarit de ayer. Y podrían ser 13, dependiendo lo que pase en Coahuila. La perredista entrega un PRD reposicionado, a pesar de tener en contra a buena parte del perredismo.
HAY que decirlo: gana también la desmemoria del electorado pues, más allá de quién gobierne finalmente Coahuila, es innegable que el PRI obtuvo una alta votación con todo y los Moreira y su moreirazo.
GANA Morena al haberse convertido en el enemigo a vencer en el Estado de México, inclusive por arriba del propio PRI. Además logró convencer a electores usualmente adversos, como lo demuestran sus triunfos en bastiones panistas y priistas.
Y LA PANISTA Josefina Vázquez Mota gana dos cosas: un aplauso por admitir su derrota y la certeza de que lo suyo, lo suyo, no es ser candidata.
¿Y QUIÉNES pierden? En primer lugar, aquellas casas encuestadoras que ponderan el precio por encima del dato. Las encuestas de salida son ahora encuestas de saliva, que sirven para que se declare ganador… ¡hasta el perdedor!
PIERDE Andrés Manuel López Obrador. Por encima de Delfina Gómez, quiso ser el candidato, el estratega, la estrella de los spots y el vocero de la campaña. Terminó perdiendo los estribos y, de paso, el halo de pureza que tanto presumía. Y más va a perder en la medida en que se siga obstinando en sólo creer en su verdad.
EL QUE está por verse si ganó o perdió es Enrique Ochoa Reza, pues hasta anoche no había certeza respecto de si el PRI retendría las gubernaturas de Coahuila y el Estado de México… o si terminaría perdiendo hasta la camisa.
A TODO ESO, además, se suma el ya previsible escenario de conflictos poselectorales y litigios judiciales, por lo que tal vez sea momento de plantearse en serio la instauración de la segunda vuelta electoral.
#
Trascendió/Milenio
Que con no poca ironía hubo quien desde la oposición dijo ayer que el secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, debió andar muy ocupado blindando los programas sociales que opera esa dependencia, a grado tal que olvidó actualizar su credencial para votar.
Resulta que la mica del funcionario se venció hace más de un año y, por supuesto, no pudo sufragar.
Que para salir a declararse vencedores apenas unos minutos después de cerrarse las casillas, Alfredo del Mazo y su equipo se basaron en 34 casas encuestadoras que, aseguran, tenían números “muy acordes” con el tracking diario que hicieron durante toda la campaña.
En su círculo detallan que Del Mazo vivió la jornada electoral entre su casa de Huixquilucan y el Comité Directivo Estatal en Toluca, a media hora de distancia, siempre acompañado por su esposa, Fernanda Castillo; sus hermanos Adrián y Alejandro, así como de su coordinador de campaña, Ernesto Nemer.
Que desde antes de que cerraran las casillas en la elección del Estado de México, Delfina Gómez, candidata de Morena, se notaba nerviosa, triste y sobre todo sola, porque no recibió el apoyo necesario al final.
Desde el desayuno, tras su voto, estuvo sola, ya que Miguel Barbosa decidió comer con su equipo y dejar a un lado la invitación de la candidata, y después, en el transcurso de la tarde, esperaba la llegada de Andrés Manuel López Obrador, que solo envió sus mensajes a través de redes sociales, pero no llegó.
Que la candidata del PAN al gobierno del Estado de México, Josefina Vázquez Mota, no aparecerá públicamente hasta después del miércoles, cuando se conozcan los resultados del PREP, en los que anoche iba en cuarto lugar.
La panista permanecerá en su entidad, mientras que en el transcurso de la semana se espera que vengan los candidatos ganadores de la elecciones en Coahuila y Nayarit.
Que el candidato del PRD, Juan Zepeda, comentó que la derrota de la izquierda en el Estado de México fue culpa de un solo hombre, aunque no dio nombres, a la salida de su mensaje, en el que reconoció la derrota y no aceptó preguntas.
#
Bajo Reserva/El Universal
Guerra de encuestas patito en Edomex
La jornada del domingo se vio marcada por un elemento que viola la legislación electoral: la profusa difusión de “encuestas de salida” con datos de las supuestas preferencias que en ese momento tenían los candidatos del PRI, Alfredo del Mazo, y de Morena, Delfina Gómez, en el Estado de México. La penetración y distribución de estos ejercicios comenzó después de las 12:30 horas, y se prolongó hasta las 16:30 horas, con distintos cortes y diferentes cifras, unas que daban a don Alfredo arriba y otras que ponían a doña Delfina por encima del priísta. Fue una guerra que encontró su plataforma y terreno de confrontación en las redes sociales y en WhatsApp, utilizadas por marcas y casas desconocidas. En pocas palabras, encuestas patito que buscaron influir en el ánimo de los votantes mexiquenses y que también se replicaron para los comicios estatales en Coahuila. ¿Qué hará la autoridad electoral con la difusión de esta propaganda de cara a las elecciones presidenciales de 2018? ¡Ay, nanita!
El PAN dio votos a Morena
Al analizar los datos de varias de las casillas del llamado corredor azul, miembros del PAN advirtieron un dato relevante: militantes y simpatizantes panistas votaron por Morena. Nos aseguran que los votos de la decepción azul fueron en su mayoría para Delfina Gómez, la candidata de Morena, y en algunos otros casos, para el priísta Alfredo del Mazo. Nos dicen que estas cifras explican el hecho de la caída estrepitosa de la aspirante azul Josefina Vázquez Mota, a quien hace sólo unos meses la dirigencia nacional blanquiazul presentaba como la más competitiva, tanto dentro del partido como en relación con los demás competidores. Ahora, tendrán que venir las explicaciones de cómo fue que doña Josefina pasó del primero al cuarto lugar.
Deuda de Del Mazo con Zepeda
Y si al final de cuentas el candidato del PRI, Alfredo del Mazo, se alza con la victoria en el Edomex, ¿a quién debería parte de su triunfo? Algunos apuntan a que, en primer lugar, a las dirigencias y grupos internos del PAN y el PRD, pues de haber logrado una alianza habrían sido muy competitivos. En segundo lugar el agradecimiento tendría que ser para el candidato del PRD, Juan Zepeda, quien hizo una campaña exitosa que logró dividir el voto de la izquierda y que no aceptó declinar a favor de Morena, pues de haberlo hecho Delfina Gómez hubiera ganado cómodamente. El PRI está en duda con algunos de sus adversarios, nos hacen notar
Interparlamentaria México-EU
En medio de la tormenta poselectoral en nuestro país, diputados federales mexicanos y congresistas estadounidenses se reúnen hoy en San Lázaro para celebrar la 53 Reunión Interparlamentaria México-Estados Unidos. El diputado Víctor Giorgana Jiménez y el representante Michael McCaul encabezarán este esfuerzo, para tratar de mejorar el diálogo entre ambos países en la era del presidente Donald Trump. Los senadores de México tendrán su propio encuentro con sus pares del Capitolio hacia noviembre o diciembre de 2017. De esta forma, nos comentan, cobrará vida un encuentro legislativo que estaba descontinuado y que tendrá como ejes los temas de migración, frontera, seguridad y el Tratado de Libre Comercio.
#
¿Dos credenciales secretario?
 Confidencial/El Financiero
Sedesol
La ley electoral señala que nadie debe poseer más de una credencial de elector. Sin embargo, el Secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, no pudo ejercer su derecho al voto porque su credencial de elector estaba vencida. Todo hubiera quedado ahí pero después dijo que la otra la tenía en la casa y que la iría a buscar. “No aparezco en la Lista Nominal, si tengo otra credencia también, pero sí yo tendría que estar que estar en la lista nominal. No sé qué haya pasado, ahorita voy a buscar mi otra credencial y ver dónde estoy”, señaló desconcertado. ¿Habrá sabido de qué hablaba?
La maestra
Aunque con palabras aseguraba que la victoria era suya, su mirada, su actitud no eran las de una triunfadora. A Delfina no se le vio segura. Esto lo confirmó el senador Barbosa al señalar que “la moda ahora es que todas las elecciones terminen en los tribunales”. Ya veremos si esto se confirma y entonces el ganador saldrá de la mesa y no de las urnas”, dijo el neomorenista.
Ahora sí ganamos, ahora no 
Desde las 6:35 de la tarde, los priistas en el Estado de México se dijeron los grandes ganadores de la contienda por la gubernatura. “Hoy ganaron las propuestas, las ideas y la razón”, decía el tuit de esas horas. Pero de repente, 25 minutos después el texto había sido borrado. A las 18:45 el candidato salía a dar conferencia y de nuevo el discurso era de ganadores absolutos. Y a las 19:28 de nuevo los tuits de haber ganado en los números.
Incertidumbre en Coahuila
En Coahuila, el Instituto Electoral se tomó todo con calma, empezando por la instalación y la apertura de las casillas. El problema fue que al cierre de la jornada electoral, los candidatos del PRI, Miguel Riquelme, y del PAN, Guillermo Anaya, se decían ganadores de la contienda, mientras que el PREP tardó dos horas en empezar a contabilizar las casillas, por lo que la demora en la emisión de resultados iba lenta en la entidad.
La diferencia de ser gobernador
Hace un año no confiaba en el OPLE, pero este año todo cambió. Dice el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes que por primera vez el estado no intervino en algún sentido en las elecciones y que el órgano electoral actúa con absoluta libertad. “Mañana será un día distinto, mañana amanecerá con un sol que brillará diferente... recuerden, hace un año se logró la transición democrática”, aseguró luego emitir su voto.
Un guiño contra Venezuela
Durante un mensaje nocturno, el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa, aseguró que los priistas lograron detener al populismo. Y de forma alusiva a Andrés Manuel López Obrador, comentó: “México no merece ser Venezuela”. “Juntos detuvimos el avance del populismo autoritario en el Estado de México y juntos lo volveremos a hacer con éxito en el 2018”, dijo acompañado de Claudia Ruiz Massieu, secretaria general del partido.
#
Frentes Políticos/Excelsior
I.Comicios agitados. Hacia el cierre de la edición, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales recibió alrededor de mil denuncias. El Estado de México es la entidad con más anomalías. Durante los operativos realizados por las autoridades han sido detenidas, hasta el momento, tres personas en Coahuila, una en Nayarit y ocho en Veracruz. Compra de votos, llamadas telefónicas de intimidación o para incentivar el voto en favor de algún partido político, acarreo de personas, riñas, bots en redes sociales, encargados de difamar, así como el hallazgo de cabezas de cerdo a las afueras de las sedes partidistas y dinero en efectivo corriendo afuera de las casillas, para pagar “el favor” del sufragio, fueron la constante de la jornada. Con ustedes, la deformada democracia mexicana.
II.Descuido. Luis Miranda, secretario de Desarrollo Social, dio la nota del día en el Estado de México, pues al pretender emitir su sufragio fue rechazado por los funcionarios de casilla, ya que su nombre no apareció en la lista nominal de electores, lo ocurrido fue rápidamente capturado por las lentes de las cámaras de los fotorreporteros y los celulares que le apuntaban. El funcionario federal no pudo ejercer su derecho de votar. La razón que explica lo ocurrido, fue que su credencial de elector expiró. Ante el hecho el secretario se mostró sorprendido  e incluso, hasta avergonzado. Lo sucedido quedará en el anecdotario de la política nacional. Sin palabras.
III.El que nada debe. El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, resolvió que Pemex Transformación Industrial debe entregar versión pública del contrato con la Constructora Norberto Odebrecht S.A. “Las instituciones públicas mexicanas involucradas deben rendir cuentas sobre los convenios y contratos que sostuvieron con la constructora brasileña,”, sostuvo el comisionado Joel Salas Suárez, al presentar el caso ante el pleno. Si bien no se ha comprobado la existencia de irregularidades en los contratos entre instituciones mexicanas con Odebrecht, sí existen indicios para considerar presuntas anomalías. Conviene a la empresa dirigida por José Antonio González Anaya, salir lo mejor librada de este escándalo de corrupción. A despejar las dudas.
IV.Madrugadores. Al término de la jornada electoral quedó de manifiesto que, al cerrarse las casillas en los cuatro estados donde hubo comicios, los líderes nacionales de los partidos abrieron conferencias de prensa, escalonadas, en las que todos se declaraban vencedores. Se equivocaron al querer madrugar a sus opositores con una fórmula tan desgastada. Qué triste la falta de responsabilidad democrática de los candidatos que no respetan las reglas y, sin evidencias, se declaran vencedores. Tache para todos, pues de esa forma los únicos perjudicados son los ciudadanos. Faltó olfato político y, lo más importante, sentido común.
V.Enganchado. Vicente Fox, expresidente de México, no quita el dedo del renglón. Se reunió en la capital de Guanajuato con integrantes de la comunidad venezolana en México a quienes les manifestó su apoyo contra el régimen de Nicolás Maduro. En el Centro Fox recibió a una veintena de venezolanos y declaró: “Hemos decidido actuar con firmeza y con fuerza”, además, aprovechó para anunciar que apoyará una protesta de venezolanos que se realizará en el Bajío. Advirtió que las declaraciones del pasado 31 de mayo, de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, ofenden a México. “Has ofendido a México y en el pecado vas a llevar la penitencia”, dijo. El exmandatario se engalló.
#
Disparo de salida… al 2018
Rozones/La Razón
 - Anoche el cierre de la última casilla fue el arranque al 2018. El primero en hablar fue el panista Ricardo Anaya, quien muy sonriente expresó que “el PAN ganará la Presidencia”, y luego el priista Enrique Ochoa también puso el pie en Los Pinos. La perredista Alejandra Barrales sólo destacó la fuerza de su partido y AMLO... bueno, él lleva dos sexenios en campaña. Pero, aguas, también acecha Miguel Mancera, a quien, cuando se oye alianza, muchos ven como el fiel de la balanza.
Con Joaquín, lo mejor de anoche
- Y como el año pasado, el espacio que tocó conducir a Joaquín López Dóriga, en la cobertura electoral de ayer de Televisa, fue el más destacado. Resulta que el Teacher organizó un debate con los presidentes nacionales del PRI, del PAN, y del PRD, —porque López Obrador, de Morena, no quiso ir— quienes además de darse un buen agarrón dejaron ver cómo van a jugar rumbo al 2018
Mancera de buen ánimo
- De muy buen ánimo se vio el sábado a Miguel Mancera en la Gustavo A. Madero durante su evento Tu Ciudad te Requiere. Será por el apoyo que le ofreció el delegado Víctor Hugo Lobo y su jauría, que corearon ¡Mancera presidente! Los mal pensados comentan que no es casual que haya elegido esa demarcación, la cual colinda con Ecatepec, justo un día antes de los comicios en la entidad vecina.
Cinturón de box, a museos
- El cinturón huichol elaborado por artesanos para promover a México y honrar la memoria de Adolfo López Mateos, fundador del Consejo Mundial de Boxeo, fue entregado a familiares del expresidente. Por iniciativa de Mauricio Sulaimán, titular del organismo, la pieza que rechazó Saul Canelo Álvarez, la aceptó Giuliana Zolla López, nieta del exmandatario, quien anunció que será exhibida en museos del extranjero.
Fortalece SNTE educación indígena
- Buena tarea hizo el líder del SNTE, Juan Díaz de la Torre. La guía pedagógica para educación indígena, con la que se busca fortalecer la práctica docente en la lectura y la escritura de las lenguas originarias y el español, fue reconocida por la UNESCO, e incluso ya se planea que sea traducida al inglés y el francés para que maestros de todo el mundo tengan acceso a esta herramienta.
Arriola apoya el arte
- Como la cultura es buena medicina, el director del IMSS, Mikel Arriola, abrió el vestíbulo de las oficinas centrales de la dependencia a la exposición Vario Génesis, una colección de 16 esculturas en diversos materiales de artistas nacionales y extranjeros como Yvonne Domenge, Jan Hendrix, Jorge Yazpik y Damián Ortega, misma que estará hasta el 25 de agosto y la cual apoyó el jefe del SAT, Osvaldo Santín.
Graue estrecha lazos con Cuba
- En su visita a Cuba el rector de la UNAM, Enrique Graue, acordó con su homólogo de la Universidad de La Habana, Gustavo Cobreiro, impulsar estrategias para facilitar la enseñanza de las matemáticas en diversos niveles educativos, así como trabajar en sustentabilidad de recursos costeros, prospección del petróleo y células y tejidos de vertebrados. Interesante intercambio académico.
#

¿Será?/24 Horas
Las caras largas
Cuando el representante de Morena en el INE, Horacio Duarte, salió a dar por ganadora a Delfina Gómez, él, Luis Miguel Barbosa y Yeidckol Polevnsky mostraban rostros desencajados y molestos. Horas más tarde, López Obrador apareció en Facebook solo, como si él fuera el abanderado, primero para decir que su candidata había triunfado y luego para desconocer el conteo rápido del IEEM. No había nada de festividad, como sucede cuando se sabe que un aspirante ganó. Y por si algo faltara, a Delfina la guardaron hasta las 22:30, y dijo: “Vamos requetebién”, pero nada más. ¿Será que era más la duda que la certeza a esa hora?
Rumbo a 2018
Una vez pasado el proceso electoral de este domingo, el PRI enfocará sus baterías a la organización de la Asamblea Nacional, proyectada para el próximo 12 de agosto, evento que sentará las bases para la elección de su próximo candidato a la Presidencia de la República. Por lo pronto, el tricolor avanza en la realización de las cinco mesas temáticas: Visión de Futuro, Rendición de Cuentas y Ética, Declaración de Principios y Programa de Acción y Estatutos. Una vez obtenidos los resultados, el tricolor calcula arrancar con todo rumbo a 2018. ¿Será?
El PRD no se desmorona
Dicen que cuando se anunció que Morena iba sólo en el Estado de México, muchos daban al perredismo por moribundo. Y que quedaría al nivel de un partido satélite, como el PT o el mismo PVEM. Por eso el resultado de Juan Zepeda, muy superior a 7% o hasta 4% con el que comenzó la contienda y por arriba del PAN, ha brindado un respiro a esa fuerza y ha lanzado un mensaje de que el monopolio de la izquierda no es de Morena, como ellos lo pregonan. En fin, señalan, el PRD está vivito y coleando, y el de Neza es el gran salvador del perredismo. ¿Será?
 Ojo al Ajusco
 Conservacionistas y comuneros se preguntan por qué las autoridades ambientales no han frenado el incesante crecimiento de asentamientos irregulares y la práctica de la tala clandestina en el Ajusco. Nos comentan que en la región cada día crece la erosión del suelo y las casuchas ganan terreno. La biodiversidad está en riesgo, aseguran, y sobre todo para la especie endémica de México: el conejo teporingo. Algunos confían en que hoy, por ser el Día Mundial del Medio Ambiente, las autoridades anuncien medidas no sólo de vigilancia, sino de mantenimiento y sustentabilidad. ¿Será?
#
Elección de Estado/ Raymundo Riva Palacio
Columna Estrictamente Personal
El Financiero,
TOLUCA.– La elección en el Estado de México fue, para todos los efectos, una elección de Estado. El presidente Enrique Peña Nieto responsabilizó a la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles, como el enlace del gobierno con la campaña de Alfredo del Mazo, que tuvo este domingo un despliegue del gabinete legal y ampliado en tierras mexiquenses. El secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda, fue enviado a la zona de Valle de Bravo, donde hay un alto número de programas sociales. El de Salud, José Narro, a Ecatepec. En los municipios conurbados de la Ciudad de México trabajaron la llamada 'ruta de la leche', bajo el mando del director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga, quien desde las seis de la mañana trabajó con el padrón de los beneficiarios de la leche gubernamental. Margarita González, la operadora electoral de Robles, lo apoyó, junto con el director del ISSSTE, José Reyes Baeza, que se concentró en Neza. El gabinete estuvo trabajando todo el día, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, le fue pasando al presidente la información de cómo se iba comportando el electorado.
Era fundamental para el PRI el arranque de la jornada. Para el primer corte de las encuestas de salida esperaban iniciar el día con una ventaja de ocho puntos sobre Delfina Gómez, de Morena, porque de otra forma, dijeron estrategas de Del Mazo, se complicaría el día. Entre 8 y 10 de la mañana es cuando el PRI moviliza los 'programas sociales', que es como les llama a sus clientelas electorales dentro de los padrones federales. Las encuestas de salida de las 11 de la mañana mostraban que Del Mazo estaba arriba de Gómez por cinco puntos, aunque varios encuestadores reportaron que la gente no estaba respondiendo a la salida de la urna porque la vigilancia en las casillas los intimidaba. Algunas encuestadoras decidieron entrevistar a una calle de la casilla, y los resultados mostraban un empate. A las 11 y media enviaron al PRI una encuesta atribuida al Cisen, en la que Del Mazo aventajaba por 1.13 puntos a Gómez, mientras que una más a las dos y media de la tarde había reducido la ventaja a 12 décimas de punto.
Sin embargo, dentro de la casa presidencial no había nerviosismo, revelaron funcionarios. Inclusive, poco antes de las tres de la tarde, le informaron al presidente que Del Mazo llevaba un millón 300 mil votos asegurados, y que ganaría por ocho puntos. Ese porcentaje no se correspondía con ninguna de las encuestas de salida. El último corte a las cinco y media de la tarde mostraba arriba a Del Mazo por 1.25 puntos porcentuales, y como en todas las mediciones previas, el priista y Gómez superaban casi dos a uno al perredista Juan Zepeda y a la panista Josefina Vázquez Mota. A las cinco de la tarde, dentro del cuarto de guerra de Del Mazo en Toluca, había tranquilidad. Sus datos decían que iba a ganar.
El despliegue federal se encaminaba al objetivo buscado, y coronó la ofensiva más agresiva, por masiva y sistemática que se recuerda en una elección mexicana, en contra de una candidata (o candidato), como fue el caso de la cruzada contra Gómez, con lo cual se intentó compensar los negativos de Del Mazo y los pesados lastres que arrastraba, en gran parte con el descrédito de Peña Nieto. Más de 65 por ciento de los encuestados en las semanas previas declararon querer el cambio, aunque cuando se les preguntaba quién podría encabezar el cambio, incluían en sus respuestas al Partido Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social, que apoyaron al candidato del PRI. La irrupción de Gómez y Morena en el Estado de México, de la mano de Andrés Manuel López Obrador, junto con los enormes negativos del presidente trasladados a Del Mazo, le crearon un entorno hostil que obligó al gobierno y a su partido a abrir la chequera y comprar voluntades a 'billetazos'. La compra del voto comenzó en dos mil 500 pesos y terminó en cuatro mil; la compra de credenciales de militantes de Morena, en esta última semana, alcanzó los 20 mil pesos. Los priistas compraron espacio en las paredes de las casas por cuatro mil pesos para colgar propaganda, porque el Instituto Nacional Electoral sólo contabiliza los espectaculares. Ante tantas reglas formales, la campaña se convirtió en un caldo de cultivo para la informalidad, que aprovechó el PRI.
Los resultados oficiales tardarán todavía varios días en conocerse, y los datos de las encuestas de salida preparaban no sólo el cierre de la jornada electoral, sino lo que viene en 2018. No esperarían los partidos el conteo rápido para preparar la lucha postelectoral. Los datos en los cuartos de guerra de Del Mazo y Gómez permitían que cada uno de ellos se proclamara como vencedor. Sólo para dar una muestra de las contradicciones que se vivieron durante la jornada con las encuestas de salida, Mendoza Blanco, una empresa con muy buen récord en estudios de opinión, le daba una ventaja a Gómez con 35.4 por ciento contra 30.2 por ciento de Del Mazo, mientras que Demotecnia, que suele encuestar para el PRI, le daba 35 por ciento del voto a Del Mazo contra 29 por ciento para Gómez. Para lo que fue esta elección, ganara o perdiera el priista era secundario en función de la contienda presidencial: una elección de Estado como fue la mexiquense, no es suficiente para una victoria legitimada.
Twitter: @rivapa3
#
Columna Alhajero/Martha Anaya
El Heraldo
Guerra con encuestas (y declaraciones) falsas
Como en ninguna otra elección, ayer circularon en redes múltiples encuestas falsas de la jornada electoral
Desde las once de la mañana se desató la “guerra” en las redes.
Comenzaron a aparecer encuestas de salida por aquí, Conteos Rápidos por allá (con nombres parecidos a los de las casas encuestadoras más conocidas); números y diferencias tan extraños que difícilmente llamaban a la credibilidad.
Bueno, ¡hasta Mitofski! apareció de nuevo –¿otra apócrifa?- con un supuesto Conteo Rápido obsequiando el triunfo en el Estado de México ni más ni menos que a la panista Josefina Vázquez Mota con 35.70%, ¡hágame el favor!
¡Y de GEA-ISA!, con los nayaritas, ubicando en primer lugar al del PAN, Antonio Echevarría con 35 puntos, mientras el priistas Manuel Cota quedaba rezagado con sólo 22 por ciento de las preferencias.
¿Que estos números parecían verosímiles? Pues sí; pero no tardaron en salir a desmentirla. A asegurar que se trataba de una encuesta de salida ¡falsa! Y como esa –falsas, apócrifas-, ¡más de una docena!
En fin, ante la montaña de números y la diversidad de diferencias y ganadores entre unas y otras, lo difícil era ubicar y descifrar aquellas informaciones que más se acercaban a lo que acontecía en las distintas jornadas electorales.
En el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), con sus propias encuestas en mano, monitoreaban lo que acontecía. Corroboraban: “Están desatando la guerra en redes para los que no han votado”.
En el PRI, listos para el brindis.- Para la una de la tarde –hora en que suele tenerse ya una idea de cómo viene la votación- , funcionarios priistas presumían ir “arriba” en todas las elecciones.
Sí, en todas: Edomex, Coahuila, Nayarit y Veracruz. Tanto que no faltaban quienes se veían brindando con mezcal y tequila unas horas después.
Y para coronar su posición, saldrían a declararse ganadores en Coahuila –el PAN se declararía también triunfador ahí- y en el Edomex en base a encuestas de salida.
Los de Morena, más cautos.- Hacia la una de la tarde, los morenos veían que la elección entre su candidata, Delfina Gómez y el priista Alfredo del Mazo, estaba apretadísima.
Pero para las dos y media de la tarde, desde el Cuarto de Guerra comenzaron a difundir otra información: “¡Ya Delfina arriba!”, anunciaban.
Acompañaban el dicho con una gráfica, –de Mendoza Blanco- en la que se cruzaban las líneas y se leía: Delfina 33 puntos; Del Mazo 32 (el perredista Zepeda aparecía en tercer lugar con 21 y Josefina Vázquez Mota en cuarto lugar, con 11 puntos).
Al cierre de casillas, Horacio Duarte anunciaba a su vez que Morena había ganado y que esto se confirmaría más tarde –por una diferencia de entre 5 y 7 puntos- con los conteos rápidos.
Cada quien, pues, con su versión.
Gemas: Obsequio de Luis Miranda, secretario de Desarrollo Social, al no poder votar en la casilla que le correspondía en el Edomex: “Tengo dos credenciales y al parecer esta no es”.
marthamercedesa@gmail.com
#
Razones/Jorge Fernández Menéndez
Excélsior 
Así no alcanza para gobernar
Hemos realizado muchas reformas, pero las grandes han llegado casi siempre tarde, no deberíamos esperar para implementar la reforma de la segunda vuelta hasta 2024.
Si alguna lección tendría que dejar la jornada electoral de ayer, más allá de los resultados y las alineaciones partidarias de cara a 2018, es que nuestro sistema electoral no da ya más de sí, no garantiza la gobernabilidad, no refleja a las mayorías y que, por más controles que se traten de implementar ante un voto disperso que exige porcentajes de votación tan bajos para ganar una elección, la tentación y la posibilidad de manipular comicios crece exponencialmente.
Haya ganado el PRI o Morena las elecciones mexiquenses (al escribir estas líneas no hay resultado definitivo y quizás tampoco lo haya para cuando usted lea esta columna), lo cierto es que tendremos un ganador o ganadora que apenas alcanzará los 30 puntos, con una abstención que rondará el 50 por ciento de las listas nominales. En otras palabras, quien gane lo hará, en términos absolutos, representando al 15 o 20 por ciento del electorado. Es la mejor fórmula para ser, siempre, un gobierno de minoría, sin poder sacar una agenda legislativa y con una oposición que sabe que es mucho mejor negocio oponerse a todo desde la calle o los medios, que cogobernar desde el Congreso o el gabinete.
El sistema electoral tiene, necesariamente, que implementar varias reformas para 2018 y la más importante es la segunda vuelta con gobierno de coalición. Hay numerosas iniciativas en ese sentido, dos de las más importantes las que presentaron Manlio Fabio Beltrones y Rafael Moreno Valle el año pasado, pero existen otras que vienen desde el gobierno de Felipe Calderón en el mismo sentido. No es verdad, como se argumenta, que ya no hay tiempo legal para sacar una reforma electoral que permita la segunda vuelta en  2018. Ya la semana pasada, María Amparo Casar explicó con detalle cómo se puede implementar esa reforma a través de una reforma constitucional y un transitorio en la misma.
Tampoco sería la primera vez que se hacen reformas de fondo en el ámbito electoral en coyunturas especiales: ya en febrero de 1994 se hicieron profundas reformas, como una manera de responder a la presión política que significó el levantamiento chiapaneco. Ya había candidatos presidenciales que estaban en campaña. La reforma se realizó, y los comicios de 1994 terminaron siendo de los más tranquilos y transparentes en muchos años. En esta ocasión no tendría por qué ser diferente.
La reforma que implemente la segunda vuelta, hemos insistido en ello, no tendría destinatario especial. Se han opuesto a ella, por las mismas razones, el PRI y Morena. Ambos creen que es mejor ganar con un 28 por ciento que ir a una segunda vuelta que le otorgue al futuro mandatario una mayoría propia que se pueda reflejar, además, en fuertes acuerdos legislativos. Creen que en una segunda vuelta las alianzas podrían no favorecerlos. No es verdad: dependerá de quiénes terminen compitiendo en esa segunda vuelta y de los acuerdos que se establezcan. Por supuesto que cuanto más radical o intransigente sea la posición de un contendiente, más difícil le será alcanzar acuerdos. Precisamente de eso se trata. Pero si no puede sacarlos para competir menos capaz será de llegar a ellos para gobernar.
Ninguna democracia presidencialista, salvo la muy peculiar de Estados Unidos, tiene ya un sistema de una sola vuelta. No lo tienen porque no es eficiente y porque en todas las naciones se va hacia la pulverización del voto entre varias fuerzas políticas que, por definición, impiden llegar a mayorías estables en una sola vuelta electoral. Ir hacia 2018 sabiendo que nadie podrá contar con mayoría ni con posibilidades de lograrla es un error grave.
Claro que la segunda vuelta no es una panacea ni asegura que los acuerdos que se puedan signar para alcanzar una mayoría no se rompan en el transcurso del gobierno. También sería deseable que la misma fuera más sofisticada, que, como está propuesto en la iniciativa de Beltrones, se conjugue con el gobierno de coalición.
Hemos realizado muchas reformas, pero las grandes, las importantes, han llegado casi siempre tarde, desde la energética hasta la educativa, no deberíamos esperar para implementar la reforma de la segunda vuelta hasta 2024. Las dos últimas reformas electorales no han mejorado el sistema, han mostrado avance en algunos terrenos, pero en realidad han terminado cerrando aún más, quitando espacios a la ciudadanía y a la propia gobernabilidad en beneficio de las cúpulas partidarias. Es hora de modernizar el sistema y hacerlo mucho más viable, para que ayude a la gobernabilidad y los acuerdos.
En este sentido, no importa si el triunfador en el Estado de México es Alfredo del Mazo o Delfina Gómez, el PRI o Morena, si fue el PAN o el PRD el que quedó tercero, gane quien gane no tendrá el consenso de más del 20 por ciento de los electores reales del estado y comenzará a gobernar con el 80 por ciento de opositores. Y lo mismo sucederá en Coahuila y Nayarit. Y, sin segunda vuelta, en 2018 en todo México. No alcanza para gobernar un país.
#
Se confirma el rival  a vencer/
 Pablo Hiriart
El Financiero.
En una jornada con pocas irregularidades para lo que estaba en juego, el PRI pasaba las de Caín para ganar en el Estado de México, PAN-PRD-PT arrasaban en Nayarit y la moneda estaba en el aire en Coahuila.
Uno de los grandes derrotados de ayer fue el PAN, por su debacle en el Estado de México y la imposibilidad de ganar de manera holgada en la zarandeada Coahuila.
Gane quien gane en el Estado de México, el triunfador fue López Obrador porque incrementó su presencia de manera notable.
De los resultados nos encargaremos mañana, pues al momento de escribir esta columna las encuestas de salida eran inciertas, con una carrera disputada en el Estado de México y Coahuila, y ventaja amplia para la oposición en Nayarit.
Todo tiene explicaciones, pero vale la pena no perder de vista el valor de la democracia que tenemos.
Es sumamente imperfecta, porque imperfecta es la ley y e imperfectos somos los ciudadanos.
Hace algunas décadas, cuando me inicié como reportero, no había dudas de quién iba a ganar, contara o no contara con el respaldo de los ciudadanos.
Cuando fue inocultable el triunfo de un candidato de oposición en la gubernatura de Nayarit (Alejandro Gascón Mercado), el PRI se las cambió por una senaduría por Oaxaca (Jorge Cruickshank). Como dato (no tan) anecdótico, el presidente del PRI en ese entonces era Porfirio Muñoz Ledo.
No existía prensa libre, salvo Proceso, a partir de 1976.
Ahora esta prensa, con todos sus defectos, es la que ha desenmascarado los negocios de gobernadores como los Duarte, Borge, Sandoval, Padrés y otros.
Hay mucho que corregir, pero el país ha avanzado en democracia mientras otras naciones han vivido retrocesos, tras la quimera del populismo autoritario.
Como muestra, ayer, en una casilla del Estado de México se presentó el secretario de Desarrollo Social, el poderoso mexiquense Luis Miranda, y el joven funcionario que le recibió la credencial electoral se la rechazó, con toda naturalidad, por estar vencida y por tanto no pudo votar.
Impensable en otras épocas de nuestra historia reciente.
Desde luego hay mucho que mejorar.
El PRI quiso revertir el rechazo a su mal gobierno en el Estado de México con el reparto de tinacos, en lugares donde ni siquiera hay agua todos los días.
Apretaron el voto de la gente pobre y sacaron a relucir artimañas que, sin embargo, tienen un desenlace incierto porque el ciudadano cuando cruza la boleta está solo y su conciencia.
Al PRI le va a costar el mal gobierno en el Estado de México, pues no supieron ni quisieron darle la mano al ciudadano. Perdieron su reserva de votos más importante del país.
Dejaron al ciudadano mexiquense a merced de la delincuencia, de pandillas que extorsionan por igual a pobres y a ricos, y tienen a zonas de la entidad al borde del estallido social, por negligencia y corrupción.
La candidata de Morena empezó su campaña un año antes de lo que marcaba la ley, corrió con ventaja, y nadie se atrevió a frenarla.
En Nayarit, el gobernador era un humilde tablajero del rastro de Tepic, y a eso se debió su éxito y ascenso político. Pero a los dos años de su administración ya tenía rancho con cortijo y caballos pura sangre.
Hay mucho que mejorar, pero tenemos lo fundamental: democracia y con ella la posibilidad de cambiar gobiernos.
Un balance con sólo encuestas de salida nos dice que a AMLO le fue bien. Tiene una enorme fuerza en el Estado de México y presencia importante en el norte del país, donde la izquierda no ha existido.
Es el rival a vencer el próximo año.
Twitter: @PabloHiriart
#
Itinerario Político/Ricardo Alemán
Milenio
¡Ganó la democracia, perdió el populismo!
A la luz de los resultados electorales —conocidos hasta el cierre del Itinerario Político—, parece inevitable la victoria de Alfredo Del Mazo, candidato del PRI en el Estado de México.
Y es que según el conteo rápido del Instituto Electoral mexiquense, el PRI aventaja con dos puntos la intención del voto, mientras que Morena no logró superar al tricolor, a pesar de que el candidato fue Andrés Manuel López Obrador, antes que Delfina Gómez.
A su vez, la tercera posición será ganada por el PRD, que aventaja con 7 puntos porcentuales al PAN, que no logró siquiera 15 por ciento de las preferencias.
Como queda claro —y a pesar de la ventaja del PRI—, también es cierto que el partido Morena se alza con una victoria incuestionable ya que, de golpe y porrazo —y solo en su primera elección estatal—, el partido rojo se colocó como la segunda fuerza en la llamada “joya de la corona”, en el Estado de México, entidad con el padrón más numeroso del país y que junto con la CdMx y Veracruz suman las mayores reservas de votos del país.
Otro ganador es Juan Zepeda, candidato del PRD, quien a solo dos meses de campaña, pasó de un perfecto desconocido a uno de los políticos con mayor carisma y crecimiento —y con mayor futuro—, además de que hizo “el milagro” de rescatar de la morgue a un cadáver político, el PRD, condenado a desaparecer y que hoy tiene grandes posibilidades para 2018.
Y los grandes derrotados son, en ese orden, Ricardo Anaya, el jefe nacional del PAN y “su pasaporte” para la presidencial de 2018, la señora Josefina Vázquez Mota quien, de manera inexplicable, pasó de ocupar “los cuernos de la luna” —la primera posición al arranque de la contienda—, a una humillante cuarta posición.
Es decir, que el PAN y su candidata mexiquense Josefina Vázquez Mota se volvieron a equivocar y cometieron los mismos errores que en la presidencial de 2012; no entender que el enemigo a vencer no era el PRI y tampoco Morena, sino el peligro de abrir la puerta al populismo que, en todo el mundo, amenaza a la democracia.
Y es que —si queremos ser rigurosos— en el Estado de México la victoria no es solo del PRI, tampoco de su candidato ganador Alfredo del Mazo y menos del presidente Peña Nieto, quien sin duda defendió su casa y su gestión presidencial.
No, lo cierto es que en el Estado de México la victoria fue de la democracia sobre el populismo; acudimos a la victoria de la razón sobre el fanatismo y al triunfo de la cordura social sobre la locuaz tendencia global que amenaza la democracia; el populismo.
En el Estado de México tampoco ganó el mejor candidato y/o el mejor partido. No, en la feroz contienda por el gobierno mexiquense —que en realidad es la primera vuelta de una elección que se definirá en junio de 2018, en una segunda vuelta—, ganaron las instituciones y la cultura democrática, a pesar de la guerra sucia y las provocaciones, a pesar de acusaciones y señalamientos encontrados sobre supuestas trampas y presuntos intentos de fraude.
Y es que en el Estado de México se jugaba —precisamente— cruzar o no el umbral de ese tobogán llamado “populismo”, y cuya meta es —en todo el mundo—, la destrucción de los pilares democráticos.
Dicho de otro modo, resulta que la madurez ciudadana —expresada por los electores mexiquenses—, derrotó el maniqueísmo que durante años sembraron manos y voces interesadas en la destrucción democrática y que pregonaban la derrota del PRI y la victoria de Morena, como condición sine qua non, para llevar a México y los mexicanos al mejor de los mundos.
Pero acaso las mayores victorias de la democracia mexicana —expresadas en el Estado de México— son aquellas contra dos de los mayores engaños de la supuesta izquierda mexicana que representa Morena; la derrota a la farsa de la honestidad valiente y el desenmascaramiento de los amoríos de Morena con la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela.
En el primer caso, los medios dieron una lección sobre el periodismo de investigación, al exhibir las trapacerías de Morena, su dueño, gerentes y candidatos, al extremo de que con datos duros derrumbaron el engaño de la supuesta honestidad valiente de Morena y su claque. Hoy ese partido y sus líderes no cuentan más con la supuesta superioridad moral. Son igual o peor de corruptos que el resto de partidos y políticos.
Y, en el segundo caso, también los medios exhibieron pruebas contundentes de los inmorales amoríos de Morena y sus propietarios con la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela. Lo que aquí se denunció desde el nacimiento de Morena —los vínculos entre ese partido y la dictadura de Venezuela—, hoy se confirmó de manera contundente.
Por lo pronto, solo falta saber si las instituciones electorales tendrán la fortaleza para superar la crisis poselectoral.
Al tiempo.
#
De naturaleza política/ENRIQUE ARANDA
Excelsior
De perdedores y ganadores…
En el caso de la maestrita, si, eventualmente, ganara la gubernatura, su victoria constituiría (casi) un hito y, si finalmente quedara segunda, también gana. Ella, sin duda, y también su peje-mentor. 
De confirmarse los primeros resultados oficiales, sustentados en ejercicios de conteo rápido, de la jornada electoral de ayer domingo en el emblemático Estado de México y, obvio, al margen su eventual judicialización y los procesos que le sigan, la plantilla de perdedores de la misma apunta ya a tener a los panistas Ricardo Anaya y Josefina Vázquez Mota a la cabeza aunque, vale decir, una nariz apenas arriba de los priistas Enrique Ochoa Reza y Alfredo del Mazo Maza, más una cauda de personajes del ámbito gubernamental federal y partidista.
Ello, obvio, al margen de que, de oficializarse la votación en apoyo de la morena Delfina Gómez Álvarez y la “escalada” del perredista Juan Zepeda hasta la tercera posición, igual Andrés Manuel López Obrador que, ¡sorpresa!, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) deberán incluirse en la lista de ganadores de una jornada que, contra todos los pronósticos y al margen incidentes considerados por los más como menores, arroja un saldo (casi-casi) blanco y apunta a una concurrencia récord para la entidad.
Y esto, en razón de que la inclusión de los actores citados en uno u otro de los listados, no depende sólo del logro de un “apretado” triunfo sino, también, de razones de otro orden, cualitativas en su mayoría como, por ejemplo, ocurriría si el tricolor llegara finalmente al Palacio de Gobierno de Toluca, pues ello no modificaría la (muy mala) percepción que de él y su partido existe entre la ciudadanía mexiquense y, menos, la enraizada convicción de que su victoria es resultado de un operativo cuasi de Estado, coordinado desde el poder central.
En el caso de la maestrita, el razonamiento fluye exactamente en sentido contrario, puesto que si, eventualmente, ganara la gubernatura, su victoria constituiría (casi) un hito y, si finalmente quedara segunda, también gana. Ella, sin duda, y también su peje-mentor.
No es el caso de la fallida aspirante por el blanquiazul que, diría alguno ayer mismo, constituye algo muy cercano a un caso de estudio, dada la concurrencia de factores de toda índole: desde la tardía, mal estructurada y lejana campaña realizada por ella, hasta el hecho incontrovertible de que la misma haya quedado atrapada en medio de los intereses y disputa protagonizada por los aspirantes de Acción Nacional al 2018.
Lugar destacado en este primer balance ocupa el administrador de turno del panismo, Anaya que, huelga decir, vio venir la derrota y, pensando más en sí —“en su interés por consumar la toma de la nominación presidencial que viene implementando de tiempo atrás…”— que en la necesidad de conseguir un triunfo o el mejor resultado posible, revisó prioridades y redireccionó apoyos y su programa de giras e, incluso, fue el más interesado en aclarar que el resultado en el Estado de México no condicionará, en forma alguna, el de las presidenciales…
Preliminar balance éste, sin duda, que arrojará más elementos tras consolidarse resultados en Coahuila donde, por ejemplo, el calderonista-margarito Guillermo Anaya disputa, palmo a palmo, el gobierno con el moreirista Miguel Ángel Riquelme o en Nayarit donde, salvo una sorpresa mayúscula, el ganador será el no-perredista y no-panista Antonio Toñito Echavarría, hijo del cacique exgobernador.
ASTERISCOS
* ¡Vaya papelón! el del peñista secretario Luis Miranda Nava de Desarrollo Social que, cuando concurrió a la casilla donde, presuntamente, le correspondía votar, le informaron que no podía hacerlo porque su credencial de elector-INE no estaba vigente y, movido por el deseo de abonar a la causa, reveló que ¡tenía otra en casa!..   
* En el Salón de Sorteos del emblemático edificio El Moro de la Lotería Nacional se concretó la emisión del billete conmemorativo del Centenario de la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), que preside Consuelo Mendoza, y la celebración del sorteo respectivo.
Veámonos el miércoles, con otro asunto De naturaleza política..
#
Teléfono rojo/José Ureña
24 Horas
La peor de las elecciones
No sé a usted, pero las de ayer me parecieron las peores elecciones mexicanas.
Y no por cuanto se dijo antes de las votaciones, sino por lo acontecido precisamente ayer.
En las semanas previas, todos lo sabemos, hubo denuncias y sobre todo se acusó al gobierno de utilizar todos los programas sociales a favor del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y de sus candidatos.
Hubo pocas pruebas, pero la mayoría de los mexicanos compramos el señalamiento.
“El sistema es el sistema, y es mañoso”, nos decíamos.
Pocos reparamos en muchos hechos.
Por ejemplo, el llamado sabatino de Andrés Manuel López desde Sinaloa para botar al PRI y votar a su partido, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), lo cual es hacer campaña por sus candidatos en los seis partidos en liza.
Y ya ayer, las declaraciones de la delfina del Peje, Delfina Gómez, y de la panista Josefina Vázquez Mota para votar a su favor a fin de botar al PRI y acabar con 88 años de dominio tricolor en el Estado de México.
Pero no fue todo.
CAMPAÑA DE PARTIDOS EN REDES SOCIALES
Peor fueron las redes sociales.
Hubo denuncias de todo tipo.
Desde el viaje de maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en sus estados de influencia -Oaxaca, Michoacán, Chiapas de manera preponderante- al Estado de México para servir a Morena o desestabilizar, hasta el alud de camiones cargados de potenciales votantes de la capital y otros lugares.
Al menos 70, según la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).
Ahí están de prueba las fotografías de los autodenominados morenarcos, embozados en acciones delincuenciales en Ixtapaluca, por las cuales debieran haber sido detenidos y encarcelados en el acto.
Pese a su gravedad, no es lo peor.
Los huecos jurídicos facilitaron la participación de las redes sociales en todos los procesos -cada uno en su área: Veracruz, Coahuila, Nayarit o el Estado de México- para intentar incidir en las votaciones.
Son normales los llamados a votar contra el PRI y sus candidatos.
Pero no es justificable el envío de supuestas encuestas de salida para posicionar a determinado partido y abanderado, y en esta actitud participaron representantes de todos los partidos, de manera sobresaliente el Acción Nacional (PAN), Morena y el PRI.
Tuits hubo donde daban vencedores con márgenes y pormenores horas antes de cerrar las casillas.
Y ojo: aquí están involucrados dirigentes y voceros de partidos y sus prospectos.
Por todo esto, ¿verdad que hemos visto lo peor de los partidos, sus dirigentes y sus prospectos?
NI VEDA NI ÓRGANOS PARA APLICAR LA LEY
Y si hablamos de malas acciones de nuestros políticos y sus franquicias, ¿cómo debemos juzgar a las autoridades electorales?
Le doy un dato:
En plena veda electoral, el Instituto Nacional Electoral (INE) autorizó pautas publicitarias donde los partidos hacían sus campañas.
De esa manera era posible escuchar al presidente del PAN, Ricardo Anaya, para explicar cómo el país va mal en manos del PRI y llamar a echarlo del poder.
 “Y no nos digan que no se puede. ¡Claro que se puede!”, decía en su arenga quien utiliza los spots institucionales azules para proyectarse como candidato presidencial, mientras critica a Andrés Manuel López por andar en campaña permanente por Los Pinos.
 Ésta es nuestra política electoral, una política de máscaras e hipocresía.
#
El chat del miedo/ Héctor De Mauleón
El Universal
Alrededor de las 10:30 de la mañana del pasado 21 de mayo fue asaltado el restaurante “El Parnita”, ubicado en la colonia Roma.
Cinco hombres armados irrumpieron en el lugar a una hora en la que se hallaban solo los empleados. Amarraron a un par de ellos con cinta adhesiva y golpearon a otro con un arma.
Los asaltantes subieron al segundo piso, en donde se localiza el bar “Páramo”, y fueron a la caja fuerte por la venta del fin de semana.
La técnica fue semejante a la empleada por los tres hombres que seis días antes habían intentado asaltar, en una colonia cercana, el restaurante El Camarón Revolución. Ahora, sin embargo, no hubo tiros ni muertos. Los ladrones escaparon con un botín que se calcula en unos 300 mil pesos.
“El Parnita” ha sido robado y asaltado siete veces. Los restauranteros de la zona han llegado a la conclusión de que las bandas que los golpean no pueden estar operando por cuenta propia.
“Alguien les abrió la llave”, dice uno de los miembros de la asociación de restauranteros Barrio Unido, que agrupa un centenar de negocios.
Pude consultar un chat abierto por los propietarios de estos establecimientos. Ilustra el clima que robos y asaltos han creado.
“Ayer casi nos pegan, alcanzamos a cerrar la cortina, 5 compas con arma en mano en la esquina de enfrente. En cuanto empezaron a cruzar cerramos y esperamos a que se fueran. Llegaron patrullas”, escribió en marzo del año pasado uno de los miembros de Barrio Unido.
“Al encargado del café Episodios, sobre Orizaba, lo quieren extorsionar los que pasan en camionetas de la delegación, pidiéndole 200 pesos a la semana”, escribió en el mismo mes otro de los miembros.
Extorsiones, clausuras arbitrarias, robos y asaltos son algunos de los temas dominantes en el chat de los restauranteros. El 11 de junio de 2016 ocurrió este diálogo:
“—Solo para su conocimiento, a nosotros nos robaron en la madrugada del domingo. Para que estén pendientes porque la SSP anda dormida.
—Igual en Linneo trataron de entrar en la madrugada de hoy. De hecho entraron pero sonó la alarma y huyeron.
—Me avisaron que el domingo también entraron a robar al Traspatio.
—Hola, el martes asaltaron a la encargada de Tonalá 66 en la puerta, como a las 7:30 de la noche, con pistola. Es la segunda vez que la asaltan en nuestra puerta en 2 meses”.
El 22 de julio del año pasado:
“—Robaron Rincón Cubano y Mamá Rumba, los dos justo cuando estaban clausurados porque les faltaba el letrero de aforo.
—Antes de ayer se metieron a robar al café Toscano y a Cabrera 7”.
25 de julio:
“—Ayer una vez más se metieron a robar al café Toscano. Ya es de risa.
—¿El mismo (ladrón) de la otra vez? ¿Tienes foto?
—Bro, a estas alturas si no entendemos que hay un contubernio entre la SSP y las bandas de robo a casa habitación y a negocio no estamos viendo el fondo del asunto.
—Hay más de 60 robos en los últimos tres meses en la zona”.
26 de julio:
“—Robo en el Carbón vino. Estaba clausurado.
—Como que la fórmula clausura/suspensión= robo se está volviendo demasiado común.
—Parece que funcionarios y ladrones son lo mismo. Primero pegan unos y luego otros.
—Se metieron otra vez a Café Paraíso, clausurado por segunda noche consecutiva. Por fortuna agarramos al ladrón. No era el mismo del día anterior, ni tampoco el del robo al Toscano.
—Ayer se metieron a Casa Virginia en la madrugada”.
30 de julio:
“—Y que se meten de nuevo a robar a Páramo hoy.
—Lo preocupante es el descaro. Como si estuvieran seguros de que pueden hacer lo que se les de la gana sin consecuencias.
—Quiere decir que hay rateros y bandas pasándose la voz.
(Los participantes del chat comparten una imagen de las cámaras de video del negocio robado).
—Es el mismo tipo que se metió a Toscano. Sonó la alarma, pero se tomó su tiempo, 5 minutos para robar algo.
—Entre que suena la alarma y llega la SSP pasó más o menos una hora.
—El patrullero que acudió dijo que tenía serios problemas de rondines porque no hay patrullas suficientes y las pocas que hay no les dan mantenimiento, aunado a eso no les dan dinero para gasolina”.
Todo esto sucedió en sólo dos meses. Fue el preámbulo de 2017, un año negro para el gremio, en el que robos y asaltos se dispararon.
@hdemauleon
#
El más alto de los chaparros/Carlos Loret de Mola
El Universal 
La elección para la gubernatura del Estado de México fue mucho más que una competencia entre los candidatos punteros, Alfredo del Mazo, del PRI, y Delfina Gómez, de Morena.
Se planteó como un enfrentamiento entre el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y el líder nacional y próximo candidato presidencial morenista, Andrés Manuel López Obrador, en una especie de ronda previa a la elección presidencial de 2018.
Si López Obrador quiso convertir la contienda en un referéndum sobre Peña Nieto, el Presidente hizo lo mismo: lo quiso convertir en un referéndum sobre el tabasqueño.
El resultado fue cerrado, con una ligera ventaja para el PRI (al cierre de esta columna, según el conteo rápido oficial).
El Presidente gana. Poco, pero gana. Su partido seguirá controlando el presupuesto anual del gobierno mexiquense, cercano a los 280 mil millones de pesos.
Con un margen de entre uno y dos puntos porcentuales, y tras una operación electoral de dimensiones nunca antes registradas, es previsible que Morena, legítimamente, dé la pelea. Quién sabe si en las calles o en los tribunales. Deberá medir López Obrador qué le conviene.
La estrategia que siguió Peña Nieto para ganar fue mantener al PRI como el más alto de los chaparros. ¿Cómo? Con un trabajo constante para lograr la pulverización del voto opositor calculando que el PRI y su base de militantes lograría destacar por encima de los demás.
La estrategia puntual consistió en dinamitar una alianza PAN-PRD; despedazar a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, quien inició la contienda como la mejor colocada en las encuestas; ensalzar al candidato perredista Juan Zepeda para restarle votos a Delfina Gómez; y luego darle un poquito de oxígeno a Vázquez Mota apelando a que también restaría votos a Delfina.
Todo esto, acompañando la operación electoral récord, la maquinaria priísta. No hubo siquiera el intento de esconderla.
Del otro lado, la estrategia de López Obrador fue elegir a una candidata que lo representaba a él y sólo a él, sin posibilidad de una vida propia. Más de la tercera parte de los mítines de Delfina Gómez fueron encabezados por él y sólo él llevaba el discurso central.
En el camino, el líder nacional de Morena se peleó con el Ejército, con la Marina, discutió con el padre de uno de los 43 normalistas de Ayotzinapa, se enganchó en una pelea de callejón con el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, tropezó frente a los videos de la morenista Eva Cadena, insultó al candidato del PRD al que pedía declinar a favor de su candidata, aceptó una alianza bastante visible con los operadores políticos de Elba Esther Gordillo, y permitió el coqueteo con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.
Esta noche empieza la batalla poselectoral, pero también una nueva salida de los corredores para 2018.
#
Para contar/Arturo Zárate Vite
El Universal
El voto de Joaquín
Joaquín es un profesionista que vive de su trabajo, seguidor de noticias, interesado en la política y en la competencia por la presidencia en México. Su empresa transnacional en la que labora ha decidido salir de la Ciudad de México e irse a Querétaro. Él hará lo mismo en las próximas semanas, a un estado gobernado por un partido distinto al de su preferencia. Lo bromeo y le digo que terminará por vestir la camiseta azul, en el supuesto de que la administración satisfaga a la población queretana.
Por lo pronto, nada ni nadie le quita de la cabeza el nombre de Andrés Manuel López Obrador.
De no ser porque conozco su trayectoria académica, diría que es el típico “pejezombi”, que sigue a ciegas al líder de Morena y virtual candidato de este partido en el 2018.
Las incongruencias, errores, el lenguaje populista, el disculpar a sus colaboradores que han pecado de corrupción y hasta las expresiones autoritarias, son defectos que no niega ni ignora.
Te cuento esta historia, porque cada vez que en alguna reunión de amigos coincidimos y se habla de política, su posición es invariable. Cualquier crítica u observación de los demás, la toma por el lado amable. Nunca lo he visto enojarse, ni incomodarse, mucho menos levantarse del asiento y abandonar la reunión. Por el contrario, su actitud es divertida, ríe. Sin apasionarse, comenta y reafirma sus afectos políticos.
Para Joaquín, por lo menos hasta ahora, no hay mejor candidato que el abanderado de Morena. Se le resbala lo que hablen mal de su favorito. Las comparaciones con el gobernante de Venezuela, lo tienen sin cuidado, no lo inquietan
Me sorprende el blindaje que le ha puesto a quien cree debe ser el próximo presidente de México, porque le perdona todo. A veces no ha faltado quien le ha preguntado si le pagan por asumir ese papel. Cuestionamiento que rechaza. Está como hipnotizado por un discurso mágico que ofrece resolver cualquier problema, del tamaño que sea. No es un  “pejezombi”, pero se comporta como si lo fuera.
Joaquín es especialista en contabilidad y finanzas. Le gusta leer, en particular de política. Es amplio su dominio de temas. Platica de la obra de cualquier escritor connotado, de economía, música, cine y deportes. Por supuesto, en política internacional, para nada acepta lo que hace Donald Trump. Es asiduo lector del portal de una revista semanal y de las redes sociales. Son sus principales fuentes de información, lo ha dicho.
Conoce y acepta las reglas electorales. Tiene claro que el voto manda. No está en sus planes cortarse las venas, tampoco rasgarse las vestiduras ni cerrar avenidas en caso de que el triunfador sea otro. Quizás por eso en las reuniones de amigos, respeta y es cordial con quienes difieren de su opinión.
Vite10@hotmail.com
#
Indicador Político/ Carlos Ramírez
Al día siguiente…; el 2018 aún no está escriturado para AMLO
Cualquiera que sea el saldo electoral de ayer 4 de junio --por cuestiones de cierre editorial esta columna se escribió sin conocerse los resultados--, la única certeza radica en el hecho de que la política mexicana es de ciclos y que no siempre unos determinan los otros. Ello quiere decir que la batalla del 2018 apenas comienza.
Todos los protagonistas de la elección presidencial manipulan los hechos a su antojo y suponen que los ciudadanos carecen de memoria histórica. Al final de cuentas, como personajes de Dickens, los fantasmas de las navidades pasadas se les presentan para recordarles que nada se inventa todos los días.
La gran lección de la elección mexiquense fue la confrontación entre los aparatos electorales institucionales y los liderazgos mediáticos cotidianos. Luego del avance espectacular de López Obrador en el 2006 --medio punto debajo de Felipe Calderón, en las cifras oficiales y legales--, en el 2012 la victoria perredista parecía fácil. Pero Peña Nieto logró una ventaja de 6.6 puntos porcentuales.
En el 2006 López Obrador comenzó el proceso con una distancia favorable de casi 20 puntos porcentuales y la campaña electoral ruda le hizo perder todo su colchón. En el 2012 Peña Nieto comenzó con un avance arriba de 10 puntos sobre el tabasqueño y en la campaña perdió la mitad.
La campaña electoral en el Estado de México mostró dos errores estratégicos: descansar expectativas en las encuestas que registraban tendencias consolidadas de votos e ignorar las condiciones sociológicas de los votantes. Por alguna razón el PRD como oposición autodenominada de izquierda no ha pasado de un tercio de la votación --Cárdenas en 1988 y López Obrador en 2006 y en 2012-- y la expectativa del tabasqueño descansa en la fragmentación del voto en el 2018 en cuando menos seis candidatos y la posibilidad de que corra más de un independiente. En esta lógica, el próximo presidente puede gobernar con un 30% de los votos.
La carrera presidencial del 2018 comenzó desde el 2006 en que López Obrador perdió la presidencia y ha trabajado casi doce años como candidato en campaña. El PAN tendrá definiciones sobre la candidatura hacia el cuarto trimestre del año y el PRI tratará de extender la decisión hacia finales de octubre. Los independientes perdieron gas con el retiro de Jorge G. Castañeda y los problemas de Jaime Rodríguez El Bronco y de Enrique Alfaro.
La sobrexposición mediática de López Obrador como el único precandidato visible a la presidencia ha sido más perjudicial que positiva, porque su discurso superficial, de insultos y de autoexclusión lo ha colocado en la mira de los medios, ya sea estimulados desde sus adversarios o por la irascibilidad del aspirante. En las campañas presidenciales del 2006 y del 2012 sus exabruptos verbales y violentos le bajaron puntos decisivos.
La expectativa de que el 2018 se decida con un 30% de la votación preocupa a los protagonistas, pero en sectores de la sociedad no le significa nada. Más aún: un presidente con baja votación y sin su partido como mayoritario en el Congreso se va a convertir en un control de autoritarismos porque obligará al nuevo presidente a pactar en el Congreso; en los hechos habría un gobierno de coalición.
Así que el 2018 no se resolvió el domingo pasado. El único dato revelador ha sido el desgaste personal de López Obrador.
Política para dummies: La política es el cuento de nunca acabar y siempre andar comenzando como si nada hubiese ocurrido.
Sólo para sus ojos:
Recuerde todos los días el programa “La Agenda” de Carlos Ramírez y Roberto Vizcaíno en la estación Éxtasis Digital en el 1530 de AM en la CDMX. El archivo de programas pasados en http://indicadorpolitico.mx y puede escucharlo en vivo por dispositivos móviles en cualquier parte del mundo a través de aplicaciones como TuneIn Radio y en www.extasisdigital.mx y www.laagendade.com. Y por Periscope en vivo y con imagen puede vernos en @carlosramirezh
El saldo más importante de las elecciones de ayer domingo está en el desbordamiento de los organismos electorales y las trampas de todos los partidos violando reglas de control. El INE y los institutos estales fueron no sólo desbordados, sino que los partidos nunca los tomaron en cuenta. Y la autoridad electoral fue incapaz, por debilidad institucional, de ejercer castigos. Así, con estas reglas y estas instituciones, el 2018 será una batalla de pandillas.
La decisión de Trump de sacar a los EE.UU. del acuerdo climático de París ha tenido más andanada de insultos que análisis estratégicos. O sea, que Trump volvió a ganar.

 #
Juegos de poder/
LEO ZUCKERMANN
Excelsior
Lo bueno de Trump
El mandatario ha provocado el surgimiento de un liderazgo colectivo de políticos que sí creen en los valores de la democracia-liberal.
La salida unilateral de Estados Unidos del Acuerdo de París es una pésima noticia para los que creemos en la ciencia, que estamos convencidos que la emisión de gases de dióxido de carbono está afectando el clima del planeta y que esto tendrá consecuencias muy negativas para la humanidad de no hacer nada. El asunto es particularmente triste para las generaciones jóvenes que son las que más sufrirán los efectos adversos de no actuar de inmediato. Durante muchos años se negoció el Acuerdo de París y, de un plumazo, la segunda nación más contaminante del mundo ha decidido retirarse.
Todo porque su Presidente quiere quedar bien con su base electoral. Se trata del típico problema de acción colectiva donde no están alineados los intereses de los afectados. A toda la humanidad, incluyendo EU, le conviene disminuir los contaminantes. Pero hay minorías, como los trabajadores de la industria del carbono, que perderían sus empleos por esta decisión. Son una minoría muy vocal y organizada frente a una mayoría silenciosa y desorganizada. En este caso, los carboneros apoyaron al candidato que tenía un discurso aislacionista y anticientífico. Trump, gracias a un anacrónico sistema electoral, ganó la elección y, ahora, en la Casa Blanca, sigue cortejando a su electorado, aún a costa de hacerle daño a la población estadunidense y mundial. La política local (ganar en ciertas regiones de estados claves para el Colegio Electoral) se impone frente a la necesidad de resolver un problema global.
El retiro de EU del Acuerdo de París es un desastre. Me preguntarán, entonces, por qué el título de esta columna: ¿dónde está lo bueno de Trump? En el surgimiento de un liderazgo colectivo de políticos que sí creen en los valores de la democracia-liberal, que toman decisiones basadas en la ciencia y que están dispuestos a resolver los problemas globales.
Lo bueno de Trump es el tamaño que ha demostrado tener Angela Merkel. Cosas veredes: que la canciller alemana se posicione como líder de los mejores valores democrático-liberales. Fantástico observar cómo Alemania aprendió la lección de haber vivido bajo el yugo de un liderazgo demagogo y totalitario. Ver cómo reciben a los refugiados sirios. O las declaraciones de Merkel el día que ganó Trump las elecciones (“Alemania y EU están conectadas por los valores de la democracia, la libertad, el respeto por la ley y la dignidad del hombre, independientemente del origen, el color de la piel, la religión, el género, la orientación sexual o las opiniones políticas. Ofrezco al próximo Presidente de EU una estrecha cooperación sobre la base de estos valores”). O su bonhomía frente a la patanería de Trump de no querer estrecharle la mano en la Oficina Oval. O su paciencia frente a las provocaciones proteccionistas. Ni qué decir de su realismo al decir que “los momentos en los que podíamos confiar plenamente en los demás han terminado. Sólo puedo decir que los europeos tenemos que tomar nuestro destino en nuestras propias manos”.
Gracias a Trump hoy tenemos, también, el liderazgo del joven Presidente de Francia. Luego de la salida de EU del Acuerdo de París, Emmanuel Macron, se vio grande al demandar, en inglés, que “hagamos al planeta grande otra vez”, en referencia al eslogan de la campaña republicana. Sin ambages, criticó a Trump por la decisión: “Ha cometido un error para los intereses de su país y para el futuro de nuestro planeta”. Y, como “no hay un planeta B”, Francia “no negociará un acuerdo menos ambicioso” contra el cambio climático.
Sumemos a esa lista al Primer Ministro de Canadá. El joven Justin Trudeau se ha convertido en otra fuerza de la democracia-liberal. Ese país sigue abriendo sus puertas a la inmigración y a refugiados de naciones en guerra. Con respeto y elegancia, algo que no conoce Trump, dijo al visitar a su homólogo estadunidense: “Ha habido momentos en que hemos diferido en nuestros enfoques, y eso siempre se ha hecho con firmeza y respeto. Lo último que esperan los canadienses es que vaya al sur a otro país a darles una conferencia de cómo ellos quieren gobernarse a sí mismos”.
En este mismo contexto, celebro, además, la elección en Irlanda, uno de los países más católicos del mundo, de un Primer Ministro hijo de inmigrantes indios y abiertamente homosexual: Leo Varadkar de 37 años de edad. “No soy un político medio indio, ni un doctor metido en político, ni un político gay. Todo eso forma parte de mí, pero no me define por sí mismo”.
Merkel, Macron, Trudeau y ahora Varadkar son una bocanada de oxígeno en estas épocas de demagogia, xenofobia, racismo y aislacionismo representada por Trump. Ellos han tomado la batuta de la democracia-liberal. Enhorabuena por este liderazgo colectivo mientras los estadounidenses regresan a la senda de los mejores valores que también existen en ese país.
#

No hay comentarios.: