6 feb 2023

El papa Francisco: “La muerte de Benedicto ha sido instrumentalizada”

El papa Francisco: “La muerte de Benedicto ha sido instrumentalizada”

En la conferencia de prensa que concedió al regresar de África, el Pontífice consideró “cuentos chinos” las versiones sobre presuntas diferencias con su predecesor, salidas de “gente de partido, no de la Iglesia”

LA NACION, 5 de febrero de 2023


Elisabetta Piqué, CORRESPONSAL EN ITALIA

ROMA.- “Son cuentos chinos”. Así, el papa Francisco definió hoy las versiones que circularon en las últimas semanas sobre presuntas diferencias entre él y su predecesor, Benedicto XVI, papa emérito, que murió el 31 de diciembre pasado a los 95 años.

En la tradicional conferencia de prensa que concedió en el vuelo que lo trajo de regreso a Roma desde Juba, capital de Sudán del Sur, ante una pregunta sobre las tensiones salidas a luz en las últimas semanas, Francisco fue categórico.

“Algunas de las historias que se cuentan, de que Benedicto estaba amargado por lo que hizo el nuevo Papa, son cuentos chinos. De hecho, lo consulté a Benedicto para tomar algunas decisiones. Y estuvo de acuerdo”, aseguró. Y fue más allá: “creo que la muerte de Benedicto ha sido instrumentalizada por personas que quieren llevar agua a su propio molino. Y los que instrumentalizan a una persona tan buena, tan piadosa, casi diría un santo padre de la Iglesia, diría que son gente sin ética, son gente de partido no de la Iglesia”, denunció, según la transcripción de la rueda de prensa de Vatican News. “Dejo de lado esas cosas, porque no prosperarán, caen por su propio peso, como en el resto de la historia de la Iglesia”, agregó, al hablar por primera vez de las internas y de las críticas de los sectores más conservadores tras la muerte del papa emérito.

Aunque no mencionó a nadie, el Papa aludió, claramente, al libro de memorias que escribió el arzobispo alemán, Georg Ganswein –secretario privado de Benedicto- que creó gran revuelo porque justo salieron anticipos con trapos sucios en los días del funeral de Joseph Ratzinger. Ganswein, que en ese libro habló de dos visiones de Iglesia y de dos bandos, en una entrevista incluso dijo que la decisión de Francisco de limitar el uso del antiguo rito en latín le había “roto” el corazón al papa emérito. Benedicto renunció al trono de Pedro en febrero de 2013 convirtiéndose en el primer pontífice en 600 años en dimitir y se retiró a vivir en un monasterio en los Jardines del Vaticano.

“Me gustaría decir que he podido hablar de todo con el Papa Benedicto. Siempre estaba a mi lado, apoyándome, y si tenía alguna dificultad, me lo decía y hablábamos. No hubo problemas”, aseguró el Papa.

Francisco contó incluso que cuando una vez “alguien que se cree un gran teólogo” fue a denunciarlo ante Benedicto porque él había hablado en favor de las uniones civiles de homosexuales, el papa emérito “no se asustó”.

“Una vez que hablé del matrimonio de las personas homosexuales, del hecho de que el matrimonio es un sacramento y que nosotros no podemos hacer un sacramento, pero que existe la posibilidad de asegurar los bienes a través de la ley civil (…) una persona que se cree un gran teólogo, a través de un amigo del papa Benedicto, fue a verlo e hizo una denuncia en mi contra. Benedicto no se asustó, llamó cuatro cardenales teólogos de primer nivel y les dijo, explíquenme y ellos le explicaron. Y así terminó la historia”, evocó. “Es una anécdota para ver cómo se movía Benedicto cuando había una denuncia”, explicó, pasando luego a denunciar la “instrumentalización” de su muerte por parte de gente “sin ética”.

En la conferencia de prensa, por primera vez no estuvo solo, sino junto al arzobispo de Canterbury, Justin Welby, y el Moderador de la Asamblea General de la Iglesia de Escocia, Ian Greenshields, con quien compartió un peregrinaje ecuménico de paz a Sudán del Sur, segunda etapa de su viaje a dos países marcados por guerras olvidadas, pobreza y explotación de sus recursos naturales. Y, como en otras oportunidades, volvió a denunciar la venta de armas, que definió “la mayor plaga del mundo”.

Preguntado si, como hizo en 2019 con los líderes políticos rivales de Sudán del Sur que se reunieron en el Vaticano, le besaría los pies al presidente ruso Vladimir Putin, el Papa contestó que, como ese gesto no fue pensado, sino que fue “un impulso interior”, no sería repetible. Pero volvió a manifestarse dispuesto a reunirse con el mandatario ruso y su par ucraniano, Volodimir Zelensky y reiteró que si no fue hasta ahora a Kiev fue porque no fue posible ir a Moscú.

En todo caso, destacó que la de Ucrania no es la única guerra. “Desde hace doce o trece años Siria está en guerra, desde hace más de diez Yemen está en guerra; pensemos en Myanmar, en los pobres Rohingya que viajan por el mundo porque han sido expulsados de su patria. En todas partes, en América Latina, ¡cuántos focos de guerra hay! Sí, hay guerras más importantes por el ruido que hacen, pero, no sé, el mundo entero está en guerra y en autodestrucción”, lamentó. “Detengámonos a tiempo, porque una bomba te pide otra más grande y otra más grande y en la escalada no sabes dónde acabarás”, advirtió.

Ante una pregunta sobre su salud al cabo de un viaje de seis días más que exigente a dos países del corazón del África con temperaturas tropicales, en el que utilizó la silla de ruedas por su problema de rodilla y donde fue aclamado por cientos de miles de personas, el papa Francisco, de 86 años, apeló al humor porteño. “Ya se sabe que yerba mala nunca muere”, dijo, al admitir que no se siente “como al principio del pontificado” ya que “esta rodilla molesta”. Adelantó, además, que, al margen del viaje previsto a Lisboa, Portugal, para la Jornada Mundial de la Juventud, en agosto, está pensando en ir el 23 de septiembre a Marsella para un encuentro de obispos de puertos del Mediterráneo y de ahí volar a Mongolia. “Pero aún no es definitivo, es posible”, precisó, al detallar, por otro lado, que podría ir a la India el año próximo.

Como había hecho en su reciente entrevista con AP y luego de un viaje a dos países donde la homosexualidad no es aceptada, el exarzobispo de Buenos Aires volvió a reiterar que “criminalizar a las personas con tendencias homosexuales es una injusticia”.


No hay comentarios.:

La reforma que viene, frente al poder que se va/Fernando Gómez Mont

La reforma que viene, frente al poder que se va/ Fernando Gómez Mont El Universal  19/06/2024 |; Resulta paradójico que la reforma judicial,...