Ir al contenido principal

Tiempos oficiales, el conflicto/ERNESTO VILLANUEVA

Tiempos oficiales, el conflicto/ERNESTO VILLANUEVA
Revista Proceso # 2038, 21 de noviembre de 2015-
En estos días se ha convertido en noticia la controversia entre los dirigentes del PRI, Manlio Fabio Beltrones; del PAN, Ricardo Anaya, y de Morena, Andrés Manuel López Obrador, por el uso de los “tiempos oficiales”. El debate no es menor; antes bien, resulta útil y necesario para generar una eventual reforma constitucional y legal por razones de interés público. Veamos.
Primero. Los “tiempos oficiales” no existen en estricto sentido jurídico. Son los referentes a los tiempos de Estado previstos en el artículo 251 de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, así como a los contemplados en el “Decreto por el que se autoriza a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a recibir de los concesionarios de estaciones de radio y televisión el pago del impuesto que se indica” (Diario Oficial de la Federación del 10 de octubre del 2002), conocidos como “tiempos fiscales”.
De entrada, habría que señalar que esta figura jurídica no existe en ningún Estado democrático de derecho. Las mejores prácticas internacionales sugieren que el gravamen o derecho anual de cada concesión debe ser pagado como cualquier otro impuesto. Hay países, como Uruguay, donde sólo se cubre la concesión y no un impuesto especial anualmente. En otros casos, éste es prácticamente simbólico, pues no se compara el dinero erogado con lo que en México cuesta ese tiempo que, dependiendo del medio, puede tener un precio de varios millones de pesos diarios. Se trata, en realidad, de una práctica autoritaria que se ha mantenido sin cambios desde 1960, con fundamento en diversas disposiciones normativas a lo largo de los años. Para el interés público sería mejor que los concesionarios cubrieran con dinero el impuesto por uso del espectro, conforme a las prácticas internacionales.

Segundo. Manlio Fabio Beltrones tiene razón en lo que afirma. En efecto, legalmente tanto Anaya como López Obrador no tienen restricción alguna para la promoción de su imagen personal porque no está regulado ese rubro. Por el contrario, el uso de los “tiempos oficiales” por los poderes públicos y los organismos autónomos constitucionales enfrentan la restricción prevista en el artículo 134 constitucional, que es muy claro en el tema y que prescribe: “La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tales los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”.
 De manera adicional, varias reglamentaciones integran en sus contenidos esta disposición constitucional que, por cierto, no es cumplida como regla general por los gobernantes. El uso de los “tiempos oficiales” es retórica; no promueve en cada vez más casos la promoción personal, pero sí la institucional. Salvo excepciones, los “tiempos oficiales” no son usados para “fines informativos, educativos o de orientación social”, como es público y notorio.
 Tercero. Una reforma constitucional y legal sobre los “tiempos oficiales” tendría que considerar si se sigue por esa vía o se opta por el pago de impuestos en dinero. Si se decide mantener el modelo actual, una posible reforma normativa debe observar al menos los siguientes rubros:
 a) Definir de manera taxativa los vocablos “informativo”, “educativo” e “interés social”, de suerte que, por un lado, los poderes públicos y los organismos constitucionales autónomos sepan qué pueden transmitir con cargo a los “tiempos oficiales” y qué no; y que, por otro, los gobernados puedan conocer qué tipo de mensajes van a recibir para honrar el derecho a la información previsto en el artículo 6º constitucional. Las definiciones deberán ser limitativas y de ningún modo enunciativas, para evitar lo que sucede ahora con las campañas (sin efecto, desde luego) de mejora de la imagen institucional vacías de contenido. En suma, los mensajes con cargo al erario deben informar cómo las personas pueden ejercer de mejor manera sus derechos y cómo cumplir sus obligaciones b) Los “tiempos oficiales” que se supone son del “Estado” tienen que ampliarse a las organizaciones sociales que forman parte del Estado mexicano en su acepción histórica y jurídica. Esto permitiría que grupos representativos de la sociedad puedan ejercer a plenitud su derecho a la libertad de expresión, a posicionar mensajes de interés público, y que la comunidad tenga a su alcance las distintas visiones que existan sobre un tema para una mejor toma de decisiones;
c) Incluir los criterios del artículo 134 constitucional a los mensajes de los partidos políticos. Este punto no es censura de ninguna manera, en la medida en que se usan recursos públicos. Por supuesto, cada partido con su propio dinero (no con las prerrogativas de recursos del erario) puede decir lo que quiera con las únicas limitantes previstas en el artículo 7º de la Constitución.  l
ernestovillanueva@hushmail.com
@evillanuevamx

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…