5 feb. 2017

Los constituyentes incómodos de 1917


Los constituyentes incómodos de 1917
Los diputados constituyentes de 1917 gestaron la Carta Magna más adelantada de su época para afrontar más tarde una realidad que la contradecía Foto: Cortesía Museo de la Revolución


Yanireth Israde/Reforma
Cd. de México (04 febrero 2017).- Pronto terminó el idilio entre la Constitución de 1917 y los diputados que la forjaron. 
Desempleo, prisión, injusticias laborales y destierro padecieron algunos constituyentes, entre ellos Porfirio Sosa, Victorio Góngora, Ignacio Ramos Práslow, José Manzano, Fidel Guillén, Crisóforo Rivera Cabrera o Cándido Aguilar.
"El 5 de febrero serán ensalzados como héroes, pero no todos corrieron con la misma suerte. Siempre se refieren, y con razón, a los grandes diputados: Félix Palavicini, Francisco J. Múgica, Esteban Baca Calderón... pero no todos tuvieron la fortuna de ser embajadores ni secretarios de Estado, ni jefes del Ejército, sino que les fue muy mal después del Constituyente", contrasta el historiador Edgar Rojano.

El Congreso Constituyente que redactó hace un siglo la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos acreditó a 214 diputados propietarios y 204 suplentes, 418 en total, provenientes de todo el País, si bien sólo 219 permanecieron en ejercicio. El sector más importante era el militar -muchos jefes tenían prestigio en las filas revolucionarias-, pero también destacaba el de los ilustrados: periodistas, normalistas y universitarios, así como el de los abogados.
No por su labor como constituyentes tenían asegurado un puesto, aclara el ex director del Museo Nacional de la Revolución, menos aun cuando se opusieron a la reelección de Álvaro Obregón, en 1928, tras reformarse la Carta Magna el año previo.
"Luis Manuel Rojas, quien fue presidente del Congreso Constituyente, denunció que no estaban de acuerdo en que se pasara sobre la Constitución. Los amenazaron con acusarlos de perturbar el orden público, con las sanciones que ello implicaba. No fueron bien vistos por el régimen que estaba construyéndose: resultaban incómodos", explica el también académico de la UNAM.
Dominaba el grupo sonorense, opuesto al Presidente Venustiano Carranza, promotor de la Carta Magna.
"Ningún carrancista era bien visto. Suele pensarse que los constituyentes, una vez que terminó el congreso, fueron grandes héroes o ídolos. No es cierto. La pasaron muy mal entre los años 20 y 30, y sólo hacia 1940, que coincide históricamente con el fortalecimiento del régimen revolucionario, empiezan a formar parte del panteón nacional de los grandes héroes", explica Rojano.
Gestaron la Carta Magna más adelantada de su época para afrontar más tarde una realidad que la contradecía, como le ocurrió al jalisciense José Manzano, quien en 1939 demandó a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas para que le repusieran su trabajo como Jefe de la Oficina de Inspección, o al guerrerense Fidel Guillén, promotor de una demanda en 1940 para que lo reinstalaran como Médico Sanitario "A" en Higiene de la alimentación, pues alegaba despido injustificado.
El ex diputado de Veracruz, Cándido Aguilar -yerno de Carraza-, se postuló como candidato presidencial para el sexenio 1952-1958 por el Partido de la Revolución Mexicana, ambición que lo condujo a la cárcel.
"Pedía al pueblo, como parte de su programa político, que se uniera a los constituyentes que representaban, a su juicio, la más pura tradición revolucionaria. Aguilar no llegó a competir en las elecciones, pues a su partido se le negó el registro al no cumplir con los requisitos de la ley electoral y porque fue encarcelado en julio de 1952 acusado del delito de disolución social. Unas semanas después fue liberado y se marchó desterrado a Cuba".
También Manuel Amaya, diputado por Nuevo León, piso la cárcel, acusado de "propalar noticias falsas o alarmantes".
No puede señalarse solo al régimen como responsable de desdibujar a los constituyentes, previene Rojano. Los historiadores, dice, deben asumir su parte.
"Hay muy pocas biografías sobre ellos. Estamos en deuda: con excepción de los más grandes personajes, no hay estudios de quienes estaban en segunda fila".
¿Y la exposición conmemorativa?
Aunque este domingo se cumple el centenario de la Constitución, la muestra que conmemorará al histórico documento en la Galería de Palacio Nacional será inaugurada a destiempo; se prevé que sea la próxima semana.
La exposición reúne 650 obras en 2 mil 500 metros cuadrados y que congrega, por vez primera, textos fundacionales como el Acta de Independencia, los Sentimientos de la Nación y las constituciones de 1814, 1824, 1857 y 1917, junto a piezas de diversas disciplinas relativas al tema.

No hay comentarios.: