5 feb. 2017

Trump mide a México

Trump mide a México/ Francisco Martín Moreno
Decía Octavio Paz que los gringos no saben escuchar y los mexicanos no sabemos hablar
El País, 2 de febrero de 2017..
A pesar de ser novelista, en ocasiones, me es difícil creer en las casualidades, sobre todo cuando la realidad llega a superar a la mejor de las novelas; sin embargo, en política, las casualidades me son indigeribles, por lo que la filtración a la prensa de la conversación sostenida entre Trump y Peña Nieto, responde, desde mi punto de vista, a una clara intención: medir la respuesta mexicana ante un nuevo embate encubierto de Trump, un auténtico peleador callejero.

Me explico: durante la conversación telefónica entre ambos jefes de Estado durante la presente semana, el actual inquilino de la Casa Blanca supuestamente amenazó a Peña Nieto con el envío de tropas a México para combatir a los bad hombres que el Ejército mexicano no había podido someter. Las fuerzas armadas de Estados Unidos sí que podrían hacerlo, palabras más, palabras menos, fueron las aseveraciones de Trump. ¿El Gobierno mexicano iba a filtrar esa parte de la plática que equivalía a darse un tiro en el paladar? Por supuesto que no, y por lo mismo, se apresuró a negar de manera tajante la veracidad de la nota publicada por AP. La Casa Blanca alegó que el intercambio de opiniones jamás había salido del marco de la cordialidad y del respeto existente entre ambas naciones. Una maravilla diplomática, ¿no…? ¿Aceptado…?
¿Entonces una empresa tan seria como AP le dio crédito a una charla inexistente? La respuesta es muy sencilla: el equipo ominoso de Donald Trump, adiestrado en las técnicas publicitarias de Joseph Goebbels, se encargó de filtrar esa parte de la charla que bien pudo ocurrir o no, en el entendido de que lo importante y lo rescatable consistía en la intención del Departamento de Estado y de los asesores de Trump de pulsar el nervio y el músculo mexicano, para estar en posición de evaluar y de diseñar estrategias políticas, económicas y financieras para aplastar a México a la brevedad posible y entonces y solo entonces, poder vender el ejemplo del sometimiento a otros países, salvo que decidieran enfrentar el rostro implacable y patibulario del Tío Sam, el temerario viejo barbón, que supuestamente había enfundado sus pistolas para dejar de aterrorizar al mundo.
La AP está profesionalmente arrinconada y su prestigio en entredicho porque no encuentra una salida ni una explicación respecto al origen de la publicación de la insultante nota, más aún cuando ambos Gobiernos han negado en términos absolutos su veracidad. ¿Acaso la AP va a confesar que se trató de una filtración pagada por la Casa Blanca, con lo cual se derrumbaría el prestigio que ha logrado construir durante tantos años? Si acepta la existencia de una filtración, está muerta, y si no existió, quedará como insolvente ante el público. ¿Qué hacer?
La conclusión corresponde a la visión política de un novelista: un presidente como Trump, agresivo, insolente, aguerrido, vulgar, irresponsable, impetuoso al extremo de haberle colgado el teléfono al Primer Ministro de Australia; haberse enemistado con la Unión Europea, en concreto, con Alemania y Francia; el mismo que atacó a la CIA, al FBI, a la prensa estadounidense, a los chinos, a los mexicanos llamándonos violadores, asesinos y rateros, entre otros calificativos más, bien pudo haber amenazado al presidente mexicano, quien acostumbrado a las formas diplomáticas y exquisitas, se vio impedido de contestar una agresión de esa naturaleza proveniente de la primera potencia de la Tierra. Fácil no era la respuesta, sin embargo, Trump sabe perfectamente bien que si su adversario flaquea, lo aplasta y si se crece al castigo, entonces negocia.
En lo personal me inspira una profunda pena confesarlo, pero sí creo en la posibilidad de que Trump haya amenazado a Peña Nieto: México tendrá ahora que crecerse al castigo o perecer aplastado ante un rufián que desconoce las normas mínimas de la etiqueta y de la convivencia civilizada. Si la escena se hubiera dado entre Obama o Clinton con otro mandatario mexicano, nunca hubiera escrito esta columna, pero la personalidad de Trump no me deja espacio alguno para abrigar dudas.

Bien decía Octavio Paz que los gringos no saben escuchar y los mexicanos no sabemos hablar. Su tesis se confirma a diario.

No hay comentarios.: