23 jul. 2017

El INE mostró “la estridencia de su silencio”/

 Revista Proceso # 2125, a 23 de julio de 2017
El INE mostró “la estridencia de su silencio”/ROSALÍA VERGARA
Para Alfredo Figueroa, exconsejero electoral y actual coordinador del movimiento Ahora, encabezado por Emilio Álvarez Icaza, lo más preocupante de las elecciones en el Estado de México y en Coahuila, impugnadas por diversas violaciones a la ley electoral, es la actuación de los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE).

“Creo que la razón por la que se hizo la reforma de 2014 era quitar el control de los órganos electorales, y esta autoridad, el INE, ha nombrado autoridades que están controladas por los gobernadores. Ahí hay una primera responsabilidad del instituto porque, ¡vamos!, no es que haya hecho algo este año, sino que cuando nombró a esas autoridades, en realidad lo hizo ofreciendo cuotas a los partidos políticos, al gobernador en turno”, dice en entrevista.
Entonces, advierte, hay un problema muy grande en el INE frente a 30 elecciones que se van a celebrar el próximo año. “¿Vamos a ir con autoridades que estén en este nivel de ausencia de autonomía, con este nivel de control de los gobernadores? Es un asunto muy grave”.

También cuestiona el problema de la fiscalización, facultad del INE, pero que en este proceso electoral “estuvo ausente en las investigaciones vinculadas al desvío de recursos públicos a las campañas”. Añade que los consejeros no ejercieron sus facultades.
En su opinión el INE tiene “voluntad de no saber, en términos del hacer de la autoridad”, y recalca que al revisar las votaciones del Consejo General del instituto advirtió cómo hay siempre cuatro votos sistemáticos en favor de la defensa de los intereses del PRI y del Partido Verde. “No hay margen ni siquiera para la diferencia. Y hay otros votos que les son funcionales a ellos”.
Se pregunta: “¿En serio vamos a ir, el próximo año, con una autoridad controlada por el presidente de la República? ¿En serio vamos a permitir este ejercicio de regresión autoritaria, después de 30 años del 88, que nos lleve a un conflicto ético poselectoral? ¿No debemos discutir hoy las condiciones de la democracia en el país? ¿No es este el momento, antes de entrar al proceso electoral, de decirnos con franqueza, frente al espejo, cuáles son las condiciones que tenemos para enfrentar una elección como la que enfrentaremos?
“El desafío de las elecciones de 2018 es enorme y el riesgo político que significa ir a un proceso electoral con este descrédito y con una actitud, además, no de encabezar la indignación sino la resistencia y el silencio de una institucionalidad autoritaria es muy grave”, afirma.
–¿Se perdió el sentido ciudadano del INE?
–Creo que sí, aunque aún hay, dentro de la autoridad, elementos y personas con una visión absolutamente democrática; pero la mayoría de quien controla ahora el Consejo General no sólo no entiende lo que fue la ciudadanización, no la entiende ni la acompaña; esto puede ser discutible, pero uno esperaría que por lo menos actuasen con independencia política.
–¿Cree que la autoridad electoral perdió la credibilidad desde 2006, con la actuación de Luis Carlos Ugalde?
–Sí. Pero ha habido dos reformas en medio de eso. Ha habido un recambio de consejeros a partir del tema de aquella elección. Y lo que ocurre en nuestro país es que hay tal desgaste de nuestras instituciones, tal descrédito, que pareciera normalizada la impunidad.
–¿Qué diferencias ve entre las actuaciones como consejeros presidentes electorales de Luis Carlos Ugalde y Lorenzo Córdova Vianello?
–Vi un Luis Carlos Ugalde, en algunos momentos, capaz de ver el tamaño del conflicto en el que se encontraba.
“Sin duda cometió errores importantes, debió seguramente tomar otras decisiones y yo lo que advierto en el caso de Lorenzo es que tiene una preocupación y una mirada muy conservadora, muy limitada, yo diría lamentablemente, de lo que es la institucionalidad democrática. Es decir, la institucionalidad democrática no reclama silencios, sino transparencia, promueve la crítica, la discusión pública y entiende cuál es el papel histórico que un presidente y un Consejo General debe jugar en un contexto como el que hoy tenemos.”
En el caso del proceso electoral del pasado 4 de junio, Figueroa sostiene que le preocupa “profundamente” que el presidente de la República pudiera intervenir en la elección del Estado de México, como lo hizo, y que el INE mostrara “la estridencia de su silencio”.

No hay comentarios.: