1 jul. 2018

Las columnas políticas, hoy, domingo 1 de julio de 2018....;

Cita histórica.
Poco más de 89 millones de mexicanos están convocados para acudir este domingo 1 de julio a las urnas; cada quien decidirá por quien votar; el favorito en las encuestas es Andrés Manuel López Obrador (Morena-PES-PT )  quien se mide con  José Antonio Meade, (PRI-PANAl-PVEM), Ricardo Anaya (PAN-PRD) y con el independiente Jaime Rodríguez Calderón, alias “el Bronco”.
Hoy sabremos quien dirigirá el destino de la nación por los próximos 5 años...
Con su voto, los ciudadanos decidirán en manos de quién quedarán los 128 cargos de senadores, 500 de diputados, ocho gubernaturas y la jefatura de gobierno de Ciudad de México, entre otros puestos.
La logística es amplia...1, 4 millones de ciudadanos ejercerán el cargo como funcionarios en las 157,000 mesas electorale.
Para vigilar el desarrollo de los comicios, habrá 907 visitantes extranjeros de 60 países; destaca la misión de observación por parte de la OEA encabezada por el expresidente de República Dominicana Leonel Fernández e integrada por 60 expertos y observadores.
El jefe de la misión, la cual se desplegará en 25 estados del país, reconoció que desde la OEA están “preocupados” por la violencia.
En efecto, el lado oscuro de esta cita histórica lo constituye la violencia ...
Durante el proceso electoral han sido asesinados más de 100  personas de diferentes partidos políticos; casi todos han quedado impunes...

La web Animal Político, identificó que en 78 de 101 homicidios de políticos se presume la actuación de algún grupo o célula delictiva, mientras que en otros 15 casos los primeros reportes hacen referencia a problemas familiares, o asaltos con violencia. En otros ocho crímenes, no hay información que permita conocer un posible móvil.
Los 101 asesinatos se cometieron entre el 6 de septiembre de 2017 y el 27 de junio de 2018. Aunque la consultora Etellekt, tiene el dato 133 políticos que han sido asesinados
desde que comenzó, en septiembre, el proceso electoral en México; de ellos  27 son candidatos, y se han registrado más de 540 agresiones directas a actores políticos.
Esperemos unos comicios blancos, Ojalá- quiera Alá.
Yo me alisto a votar..., (Voto y cartón de Reforma)
#
Numeralia....
 Están convocados 89 millones 123 mil 355 ciudadanos;  las mujeres son el 51 por ciento del padrón; .4 de cada 10 electores tienen entre 18 y 35 años de edad; 
Están en juego 3 mil 222 cargos de elección popular: la Presidencia de la República, 500 diputaciones y 128 senadurías. 
También serán elegidos 8 Gobernadores y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México. Asimismo, en 26 estados se votará por mil 596 Presidentes Municipales. Y por primera vez, se elegirán 16 Alcaldes en la CDMX.
Es la elección más cara de la historia con un costo de 24 mil 215 millones de pesos;
Las campañas fueron marcadas por la violencia. 
#
Las columnas políticas hoy, 1 de julio de 2018, hora cero.., día de jornada electoral
OCHO COLUMNAS:
- Reforma: Inédito. Se hará historia porque...
- El Universal: ¡A votar!
- Excélsior: La hora de la verdad; destino 2018.
- La Jornada: Caos prelectoral: queman y compran votos y asesinan a 7. Se agudiza tensión en varios estados en la víspera de comicios. 
- Milenio: Mercados al alza, gane quien gane: Banorte.
- La Crónica: A la urna: hoy, la elección mas grande de la historia.
- El Sol de México: Vota. Hoy tú decides.
- El Heraldo de México: ¡A votar!
#
Templo Mayor de Reforma 
LLEGÓ el 1o. de julio y los mexicanos vamos a las urnas en lo que será el punto culminante de unas elecciones que seguramente serán objeto de mucho análisis y debate los próximos años.
PORQUE, más allá de qué candidato gane la Presidencia, qué partido domine el Congreso, y quiénes obtengan las nueve gubernaturas en juego, el proceso electoral quedó marcado por la polarización, la intolerancia, el mal uso de las facultades y recursos del Estado y, en muchos casos, por la violencia.
Y NO SE puede culpar sólo a un candidato, a un partido, a las autoridades electorales o a un gobierno. Prácticamente todos los actores políticos, económicos y la sociedad en general contribuyeron a crear un clima de división y confrontación.
ADEMÁS, ha sido una contienda sin real competencia en la que todo apunta a que no ganarán las mejores propuestas, sino las ganas de revancha, de devolverle la patada a una clase política que no ha tenido llenadera.
NADIE ha ganado aún, pero Enrique Peña Nieto ya puede contarse entre los derrotados. Recuperó la Presidencia para el PRI y termina su sexenio con los niveles más bajos de aprobación y su gobierno, convertido en ícono de la corrupción.
TAMBIÉN pierden los políticos en general, pues en partidos, gobiernos, congresos y poderes judiciales de todo el país los casos de corrupción y abuso son tantos que es imposible llevar la cuenta.
DE AHÍ que seguramente hoy habrá una afluencia inédita de votantes queriendo expresar su descontento, más que manifestar su apoyo a uno de los modelos de país planteado por los contendientes.
OJALÁ haya paz en la jornada de hoy, que a partir de mañana los ciudadanos encuentren tareas en común para dejar atrás la confrontación y, sobre todo, que los políticos ganadores y perdedores por igual entiendan el mensaje que dejarán los ciudadanos en las urnas. O como diría Paquita: "¿Están oyendo, inútiles?".
HAY QUIENES ya no se preocupan por la elección de hoy y ya están pensando en mañana... como Margarita Zavala.
CUENTAN que la ex candidata independiente lejos, muy lejos, está de dar por terminada su carrera política. Al contrario: quienes la conocen dicen que a partir de ahora buscará construir su propia opción política.
ESO EXPLICA, dicen, lo activa que anduvo Zavala apoyando a candidatos panistas en los estados, y llama la atención que reactivara su lista de correos para invitar a los medios a registrar su voto. Habrá que ver qué mensaje enviará hoy.
#
Frentes Políticos/Excelsior..
I.   Llegó la hora. De aquellos años en los que se cayó el sistema a éstos, hay un mundo tecnológico de diferencia. Los viejos trucos para robar el voto tienen los días contados, pues hoy los teléfonos móviles son armas ciudadanas contra los abusos partidistas. La veda electoral sólo es una frase en desuso que nadie obedece. Ni algunos candidatos ni sus operadores, militantes o los propios seguidores, quienes aprovecharon todos los medios para tratar de cambiar la oleada de sufragios que se espera este domingo. Vidas y dinero han costado la democracia. No dilapidemos el máximo tesoro del país. Vote libre, secreto y con responsabilidad. Pero vote y disfrute lo que viene.
II. Sensibles. A unas horas de la jornada electoral de este domingo, el Partido Acción Nacional emitió sanciones pendientes a varios militantes. Ernesto Cordero, Jorge Luis Lavalle y Eufrosina Cruz fueron expulsados del partido. Los panistas rebeldes ya habían sido amenazados, pero el desprecio es evidente: un sólo párrafo usó el blanquiazul para informar su decisión mediante un comunicado de prensa. En tanto, Cordero en su cuenta de Twitter escribió: “Sin valorar pruebas y de manera arbitraria pretenden expulsarnos del PAN. ¿Por qué un día antes de la elección están tan ocupados de purgar a su disidencia? Ahora que pierdan, ¿a qué le temen?”. No le perdonaron apoyar a un contrario. Y les ganó el hígado.
III. Deuda. El proceso electoral que concluye es el más viciado de los que tenga memoria en la historia de México. Más de cien políticos han sido asesinados en una masacre que nadie puede detener y en la que los intereses turbios del crimen organizado pretenden tomar ventajas políticas. Lejos de la división social que pueda dejar la elección de hoy, urge que en México se corrija la situación. En memoria de los candidatos fallecidos, que la democracia, la justicia y los derechos humanos prevalezcan. Ni encuestas ni estadísticas ni guerra sucia. Lo que México necesita es paz. La merecemos.
IV. Vulnerables. Uno más. José Guadalupe Chan Dzib, reportero de la fuente policiaca dedicado a escribir en un medio digital llamado Playa News, fue asesinado la noche del viernes dentro de un bar en Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. La Fiscalía General del Estado informó que se abrió la carpeta de investigación contra quien o quienes resulten responsables. Trascendió que en días pasados el reportero publicó en su perfil de Facebook la frase: “Como cuando te das cuenta que tus días llegan a su fin y no hay nada más”, como si supiera del evento trágico que se avecinaba. Matar comunicadores no mata la verdad. Y aquí hay que buscarla hasta el fondo.
V. Compromiso histórico. Los mexicanos estamos listos para salir a votar este domingo. Y así, preparados para narrarlo a detalle, Grupo Imagen te presentará la elección como nunca la habías visto. Con un grupo de reconocidos periodistas y colaboradores, #Destino2018, la cobertura especial tiene para ti la mejor versión de la jornada que se vislumbra inigualable. Todo el equipo de Grupo Imagen te llevará oportunamente, y durante las horas que sean necesarias, la definición en las urnas para el modelo de país que será México los próximos seis años. En esta casa editorial trabajamos cada día por un México mejor. Únete. La objetividad y la experiencia están con nosotros.
#
Bajo Reserva/ El Universal
Y el ganador de la contienda es...
Todo está listo para que hoy puedan acudir a las urnas casi 89 millones de mexicanos. Han sido 90 días de campañas y todo un proceso previo, por lo que ahora la decisión está en manos de los ciudadanos. Sin duda hubo mucha violencia. Sin embargo, la elección de quien será el próximo presidente de la República tiene a más de uno sentado al borde de la silla. Pero también está en juego el Congreso, 500 diputados y 128 senadores (en ambos incluidos de mayoría y de representación proporcional), además de ocho gobernadores y la Ciudad de México. Así que, para esta noche, sin duda, el ganador de la contienda presidencial es...
Preocupación en el equipo de AMLO
En estos días de veda electoral, el equipo de campaña de Andrés Manuel López Obrador tuvo una encerrona para ver todos los detalles para la elección de hoy. Nos dicen que la principal preocupación en el equipo, como en las dos campañas anteriores, es que no se cubran al 100% las casillas con representantes de los tres partidos en alianza, así como la inseguridad en algunas entidades. Nos cuentan que pese a contar con cuadros probados en las lides electorales, no puede haber confianza en extremo. Por ello es que en los últimos días se dedicaron a aceitar su maquinaria para evitar sorpresas, las cuales ya han vivido en las elecciones de 2006 y 2012.
Los costos del Congreso
A las seis de la tarde de este domingo, los electores habrán votado por diputados federales, así como por senadores, y desde ayer sábado comenzó la tarea de reconstruir el espacio de bienestar para ellos. La Cámara Alta ya finiquitó a cientos de colaboradores que no tienen más derecho laboral que la paga de salario simple, y las 128 oficinas que ocuparán los que sean electos este día, ya vacías, serán reacondicionadas para dar la bienvenida a los nuevos representantes populares. En San Lázaro no se pueden quedar atrás, sobre todo porque allí hay “reacomodo” por diputados daminificados de los sismos de septiembre pasado...
La purga en AN
Ayer aquí le anticipamos la noche de cuchillos largos que se avecina en Acción Nacional, tras la difusión de un video de Ricardo Anaya en el que habló de un grupo al “acecho” y listo para tomar “a la mala” al partido. En realidad es la punta del iceberg. Ayer mismo se resolvió la expulsión de los senadores Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle, así como de Eufrosina Cruz. Nos anticipan que la lucha fratricida está en curso. Y nos aseguran en las filas del PRD que la ruta de colisión ahí también se prevé violenta. Habrá que ver cómo resuelven las divergencias derivadas de triunfos y derrotas en los distintos partidos políticos, pero de que el espectáculo será dantesco, no tenga usted ninguna duda. Aliste las palomitas.
#
TRASCENDIÓ /Milenio Diario 
:Que el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, mantendrá una presencia constante a lo largo de la jornada de hoy, caracterizada por ser la de más cargos en juego de la historia democrática del país.
Y es que el funcionario tiene previsto dar tres mensajes en cadena nacional: el primero al mediodía para llamar a la votación, el segundo a las 8 de la noche para reportar sobre el cierre de las casillas y, el más esperado, alrededor de las 11 de la noche, para dar a conocer las tendencias del conteo rápido sobre el ganador de la contienda presidencial. Será un día movido.
:Que aunque muy pocos saben del derroche tecnológico y humano detrás del PREP, el personal y los equipos del sistema trabajarán al menos 29 horas ininterrumpidas, desde las 3 de la tarde de este domingo y hasta las 8 de la noche de mañana lunes para procesar las cifras de las actas generadas en las más de 157 mil casillas de todo el país, con múltiples candados cibernéticos para evitar errores o sabotajes en los números.
:Que hablando del titular del Instituto Nacional Electoral, ayer informó, a través de su cuenta de Twitter, que concluyó la recepción de los votos de mexicanos en el extranjero con cifras históricas: más del doble de los que llegaron en 2012 y el triple de los recibidos en 2006.
:Que de los aspirantes a la Presidencia, el más tempranero será Andrés Manuel López Obrador, pues tiene planeado acudir a votar a las 8 de la mañana en Copilco, mientras que entre las 9 y las 10 lo harán Ricardo Anaya y José Antonio Meade, en Querétaro y Oxtopulco Universidad, respectivamente; y el que más tarde irá ante las urnas será "El Bronco", a las 11:30 horas en su natal Nuevo León. ¿Al que madruga, dios le ayuda?
:Que entre los incidentes registrados en la víspera de la jornada electoral destaca la denuncia del Consejo Nacional Indígena sobre un presunto hostigamiento a comunidades con bases de apoyo del EZLN en la selva Lacandona de Chiapas.

En un pronunciamiento dado a conocer en su página oficial, los zapatistas condenaron “el hostigamiento del mal gobierno con sobrevuelos de helicópteros militares” en su zona de influencia.
#
De naturaleza política/ENRIQUE ARANDA...
Excelsior
Pelean por despojos del PAN…
La Comisión de Orden y Justicia Intrapartidista del PAN formalizó la expulsión del partido de Ernesto Cordero Arroyo, Jorge Luis Lavalle Maury y de Eufrosina Cruz Mendoza.
Como si algo hiciera falta (aún) para evidenciar la profunda división y encono prevaleciente al interior de Acción Nacional y de la encarnizada “guerra” por sus despojos que será librada, se libra ya, entre quienes se sienten con derecho a los mismos, doce horas escasas antes de la apertura de las casillas del más importante y, sin duda, trascendente proceso electoral nacional, su dirigencia en turno se encargó de ofrecerla…
Al mediodía de ayer, efectivamente, la Comisión de Orden y Justicia Intrapartidista del blanquiazul, que coordina el sinaloense Carlos Castaños Valenzuela —diputado local ahora con licencia, federal plurinominal, a partir del 1 de septiembre, y desde marzo, coordinador de la campaña presidencial de Por México al Frente en la primera circunscripción de Baja California, Baja California Sur, Sonora, Nayarit, Jalisco, Durango, Chihuahua y su natal Sinaloa—, formalizó la expulsión de las filas del partido de los senadores Ernesto Cordero Arroyo y Jorge Luis Lavalle Maury y de la exdiputada federal Eufrosina Cruz Mendoza.
Mientras que los dos legisladores considerados “rebeldes”, por rechazar plegarse a “la línea” dictada desde el búnker azul de Coyoacán en la realización de su trabajo en la Cámara alta, primero, y más recientemente, por oponerse a apoyar la candidatura presidencial de Ricardo Anaya Cortés —el exsecretario de Hacienda, Cordero, se pronunció, incluso, por el priista José Antonio Meade Kuribreña—, la exdiputada de extracción indígena lo fue por sumarse entonces a la ¿ex? panista Margarita Zavala Gómez del Campo en la búsqueda de la candidatura presidencial de su partido y luego en su infructuosa campaña como candidata independiente.
Razones, pues, para ser expulsados existían. Apoyaron a candidatos de partidos distintos —como en Jalisco o Nuevo León, por sólo citar dos casos relevantes y muy recientes, lo han hecho otros de sus dirigentes, su dueño incluido— y en razón de ello, perdieron ipso facto el derecho a militar en las filas del otrora partido de la gente decente.
Ni se les notificó ni se les escuchó, y esto es un asunto que abrirá la puerta a la impugnación de la decisión por vía judicial, pero, dejemos claro, esto no es lo realmente importante…
…Lo verdaderamente relevante del asunto es que el mismo constituye la primera y directa embestida de quienes en Acción Nacional controla Anaya Cortés, en contra de los que, en opinión del queretano —“quien, por cierto, sabe de lo que habla”—  pretenden hacerse con el partido “sin tener los principios que nosotros sí tenemos…”; los que, al igual que los expulsados —siete gobernadores en funciones, entre otros muchos, muchísimos liderazgos ahora “hechos a un lado”— aprovechan cuanta oportunidad se les ofrece para empujar la idea de que, apenas pasada la trascendental jornada electoral, hay que iniciar la “reconstrucción del PAN… de lo que queda”, tras la desafortunada alianza con sus otrora enemigos de PRD y MC.
Ahora que, vale decir, esta guerra apenas comienza…
ASTERISCOS
* Un personaje del que mucho se habló en el proceso fue Marcelo Ebrard Casaubón, aunque, a decir verdad, pocos saben que es en Jalisco donde él se juega su futuro político. Ahí, junto con Salvador Guerrero, ha realizado una operación de gran calado en apoyo del moreno Carlos Lomelí, quien, tras enderezar duras críticas por corrupción contra el naranja Enrique Alfaro, vio crecer significativamente sus posibilidades…   
* Premio nacional, por cierto, no, ¡galáctico!, a la incongruencia para Paco Ignacio Taibo II, quien, tras su estúpido reclamo a Andrés Manuel López Obrador de expropiar las empresas de cuanto empresario se oponga a su proyecto político (populista), fue exhibido departiendo con su familia ¡en el más exclusivo restaurante de Las Brisas!, en Acapulco…    
Veámonos aquí mañana, con otro asunto De naturaleza política.
@#
Democracia con libertad/Enrique Krauze
Reforma 01 Jul. 2018
Sin democracia la libertad es una quimera. Sin libertad la democracia es despotismo.
Octavio Paz
A juzgar por las expresiones que ha vertido Andrés Manuel López Obrador en diversos foros y en Twitter contra la prensa independiente y las voces críticas que disienten de él, su probable victoria podría augurar tiempos nublados para la libertad de expresión. De acuerdo a la jurisprudencia vigente, en la medida en que concentra la mayor responsabilidad pública, el presidente debe mostrar la mayor tolerancia a la crítica. Es lo sensato, porque la intolerancia predicada desde el poder es el camino más directo a la tiranía.
Costó mucho conquistar la libertad. En México, el reclamo de libertad fue anterior a la exigencia democrática: nació en el movimiento estudiantil de 1968. Los principales diarios lo cubrieron, en el mejor de los casos, con timidez. Una excepción fue la gran revista Siempre!, y aun ahí había límites. Después de la represión del 10 de junio de 1971, Carlos Fuentes declaró que "no estar con Echeverría es un crimen histórico"; Gabriel Zaid envió a Carlos Monsiváis (director del suplemento "La Cultura en México", de Siempre!) esta refutación: "El único criminal histórico es Luis Echeverría". El director José Pagés Llergo se negó a publicarla. Cinco años más tarde, Echeverría dio el golpe al Excélsior de Julio Scherer, con la consecuencia inesperada de que nacieran tres órganos independientes: Proceso, Vuelta y Unomásuno. Poco después apareció La Jornada. Dependiendo de sus lectores y anunciantes, apartada del gobierno, la prensa mexicana había conquistado su libertad.
Recuerdo que la única información radiofónica objetiva e inmediata que se trasmitió la noche del 2 de octubre fue en el programa en inglés de la NBC. Heroicamente, también Radio Universidad hizo valer su autonomía, con canciones de protesta, programas de crítica y un noticiero muy escuchado. En los ochenta, la radio comercial tomó la estafeta de la libertad y promovió activamente la democracia en sus programas de información y debate.
Tras el 68, Díaz Ordaz se enfureció con la discreta cobertura del movimiento en la televisión privada, lo cual puso en riesgo las concesiones. En tiempos de Echeverría la relación tuvo nuevos momentos de tensión, pero a partir de López Portillo hasta Carlos Salinas privó el entendimiento y aun la connivencia. En la televisión no se ejercía la libertad ni se promovía la democracia.
México vislumbró la democracia en los ochenta y transitó a ella en 1997, cuando el PRI perdió por primera vez la mayoría absoluta en el Congreso. Desde entonces, la prensa, la radio y la televisión han actuado en un marco democrático. ¿Han sabido usar su libertad?
En los principales diarios, las columnas de opinión y los caricaturistas son libres. No obstante, en algunos periódicos el oficialismo de la línea editorial es proporcional a su dependencia de los anuncios públicos y esta condición se ha agravado con la decadencia de los medios impresos frente a los digitales. Por otra parte, la amenaza cumplida del crimen organizado, aliado en ocasiones con políticos venales, ha sofocado la libertad de expresión en el ámbito estatal y local.
La radio conserva un margen amplio de libertad. Quizá se deba a sus bajos costos en comparación con otros medios masivos, a su alto nivel relativo de publicidad privada y a una audiencia fiel. Pero el margen se ha estrechado: el gobierno ha ejercido actos de censura que, aunados a la inseguridad, han vuelto riesgoso su desempeño.
La televisión privada ha sido libre en sus noticieros; sus programas de debate, abiertos, plurales y críticos. Ante un poder político incontestado y quizá intolerante, ¿defenderá la libertad de expresión, la objetividad de la cobertura y la pluralidad?
En las redes sociales la libertad es total y debe seguir siéndolo, pero a partir del 2 de julio los medios en México podrían enfrentar una seria disyuntiva. Si son aquiescentes o se autocensuran, perderán autoridad. Si son críticos, podrían ser objeto de represalias, no solo del gobierno y sus entornos sino de los grupos más radicales en las redes, que azuzados por un simple tuit del presidente podrían pasar de la violencia verbal a la violencia física. La clave de civilidad la tiene el presidente: a máxima responsabilidad pública, tolerancia máxima.
Octavio Paz tenía razón. Hay que defender la democracia y la libertad. Si perdemos la libertad, perderemos la democracia. Y si perdemos la democracia, perdemos al país.
www.enriquekrauze.com.mx
#
Ser ciudadano/Eduardo Caccia
Reforma,  01 Jul. 2018
Hoy es un día crucial para nuestro país. Millones de mexicanos saldremos a votar con la convicción de que estamos tomando la mejor decisión. No sólo se trata del proceso electoral más grande en la historia de México, también ha sido uno de los más intensos y desgastantes de la era moderna, caracterizado por el golpeteo entre políticos y por una sociedad peligrosamente dividida. Independientemente de quienes sean los ganadores, estamos llamados a un inmediato proceso de reconciliación y toma de conciencia sobre lo que implica una de las responsabilidades más grandes para México, no me refiero al cargo de presidente de la República sino al de ser ciudadano.
Contrario a la visión que desprecia y desconfía de la sociedad civil, las siguientes administraciones (en sus tres niveles) tendrán mejores resultados si trabajan con y para la sociedad civil y no contra ésta. Si el estatista aspira a más Estado, el estadista visualiza más y mejor sociedad. Ser ciudadano no es votar cada vez que hay elecciones, es un puesto de tiempo completo que implica entender que la mejora social no depende nada más del gobierno en turno y que mucho podemos hacer desde nuestra trinchera.
Celebro iniciativas como #ElDíaDespués que da en el clavo cuando expone que "No hay responsabilidad más grande que ser ciudadano o ciudadana". Sin menoscabo a su contenido, destaco algunos de sus "12 compromisos para el siglo 21": el número 1 (es más bien un anhelo) dice "La paz y la tolerancia no son un sueño. Deben ser una realidad". Si son compromisos, debería decir algo como "Me comprometo a exigir que el gobierno cumpla su principal función y razón de ser: darnos seguridad y ejercer justicia". El número 3 consigna "Ejerzo una actitud crítica hacia nuestros gobernantes"; considero fundamental ver en el accionar ciudadano el mayor contrapeso al gobernante, el poder emana de la sociedad y debemos recordarlo cuestionando, vigilando y participando en las diferentes instancias.
El compromiso 4 dice "La corrupción mata, violenta y divide. No la tolero y denuncio a quienes la practican". Esto es indispensable para ser ciudadano y si es que quieres un mejor México. Implica (bajo mi óptica) comprometerse a vivir en un Estado de legalidad, esto es, de respeto a la ley y los reglamentos. He sostenido que la corrupción es cultural porque es parte de nuestro modus operandi para solventar las situaciones que se nos presentan. Ser ciudadano es aceptar que corrompemos la ley (léase somos corruptos) cada vez que realizamos una transgresión, desde las "simples", como no respetar el reglamento de tránsito, hasta las más graves. Ser ciudadano es entender que la corrupción no es exclusiva del gobierno y que la solución no vendrá únicamente de éste; ser ciudadano implica entender que la corrupción es una elección cotidiana a nuestro alcance.
Los compromisos 6, 7 y 8 reconocen una deuda histórica: "Debo escuchar a los pueblos indígenas y asegurarme que sus decisiones y autonomías sean respetadas". "La igualdad de género es una condición fundamental para una sociedad justa" y "Respeto la identidad de género y la orientación sexual de cada persona".
El 10 es crucial: "Apoyo la educación, la cultura, la ciencia y las artes como los pilares sobre los cuales se construya cualquier proyecto de país". No puedo estar más de acuerdo. En esta elección presidencial por primera vez (que recuerde) aparece en la agenda el tema cultural, en buena medida gracias al trabajo colectivo ¡Es la reforma cultural, Presidente!, en el que orgullosamente participé y que propone ver en la industria cultural una forma de desarrollo económico y prosperidad social. El compromiso 12 es imprescindible: "Defiendo la libertad de expresión en todas sus formas. La libertad es un derecho que construyo y que exijo".
Los diferentes cargos de elección popular que elegiremos hoy durarán entre 3 y 6 años, nuestro cargo de ciudadano no tiene fecha de caducidad, tampoco toma de protesta y la devaluada advertencia de "...si no lo hiciere, que la Nación me lo demande". Si fallamos, la Nación encontrará -como lo ha hecho ya- la forma de demandárnoslo.
Vota por quien quieras pero recuerda: no habrá milagros, el camino al buen gobierno que anhelamos tiene una ruta: ser ciudadano.
@eduardo_caccia
#
El país del imaginario/Luis Rubio
Reforma, 01 Jul. 2018
En el corazón de la disputa política que hoy concluye se encuentra la gran ausencia que México padece desde hace décadas: capacidad de gobierno o gobernabilidad. Esa capacidad de actuar y resolver desapareció en la vorágine que produjo una combinación letal de circunstancias -crisis financieras, (casi) hiperinflación, globalización, crimen organizado y ceguera de la clase política- entre los setenta y lo que va del milenio. En lugar de soluciones, la parálisis condujo al declive de las capacidades gubernamentales y esto generó una interminable nostalgia.
La nostalgia, esa añoranza por un pasado mítico, es fácilmente explicable por las carencias y complejidades cotidianas que padece la población: inseguridad, malos servicios públicos, pésima educación, pobreza. Pero la nostalgia fácilmente se puede convertir en un instrumento propagandístico de control político y no de buen gobierno.
El gobierno que emergió de la gesta revolucionaria era más autoritario que institucional, circunstancia que le permitió lidiar eficazmente con la criminalidad y asignar recursos de manera discrecional, todo lo cual favoreció algunas décadas de estabilidad política y crecimiento económico. Al mismo tiempo, su inherente rigidez le impidió adaptarse a los cambios que ocurrían tanto dentro del país como en el entorno externo.
Y esos cambios acabaron minando sus estructuras, tornándolo cada vez más ineficaz. Las primeras manifestaciones fueron las crisis económicas de los setenta, las insuficientes y, en ocasiones, inadecuadas reformas de los ochenta y la crisis de seguridad a partir de los noventa. Todos estos factores fueron producto de cambios en el entorno externo que el gobierno mexicano no tenía capacidad -o disposición- de enfrentar. En una palabra, México no se preparó para los cambios que se dieron en Colombia y Estados Unidos y que tuvieron el efecto de alterar los patrones de operación del crimen organizado; ni creó condiciones integrales para que todo el país se insertara exitosamente en el mundo de la globalización. Ambos fenómenos transformaron al mundo, pero en México el gobierno no se adaptó y así fue incapaz de evitar la crisis de seguridad o de generar un marco para una mejor distribución de los beneficios de la globalización.
En este contexto, es fácil caer en la nostalgia de regresar a un mundo en que las cosas aparentemente funcionaban, donde la economía crecía y no había violencia: un momento en la historia que es irrepetible. La nostalgia por la estabilidad viene de la mano del sueño de mando unipersonal, el control de la población y el sometimiento de los sindicatos y de los empresarios; le permite al votante imaginar una solución mágica a los problemas que le aquejan, sin costo alguno.
A quienes viven en ese momento idílico del pasado les es imposible comprender que el mundo cambió no por nuestra voluntad sino porque se dieron circunstancias que acabaron con los sustentos de aquella era: la tecnología evolucionó de manera prodigiosa, las comunicaciones aceleraron los intercambios y la integración de los procesos productivos elevó las economías de escala, mejorando la calidad de los bienes y su precio. Quien maneja un automóvil en la actualidad no puede concebir que hace treinta años había que llevar los coches al taller a cada rato porque las descomposturas eran frecuentes: la vida ha mejorado dramáticamente.
El reto es corregir los males del presente sin crear una mega crisis y eso requiere del reconocimiento que no hay más recursos; la (supuesta) austeridad de los gobiernos de los ochenta hacia acá no fue producto de su deseo, sino de falta de alternativa. Hubo poca austeridad y no hubo ahorros.
Es evidente que los mexicanos vivimos contradicciones interminables. Las cosas no están organizadas para que sea fácil prosperar: todo se hace difícil por burocratismos, intereses dedicados a obstaculizar la vida cotidiana y gobernantes cuidando más de sus propios asuntos que de generar condiciones para el desarrollo. Esto habla de la necesidad de un cambio político para que la economía prospere.
Las estructuras económicas que tenemos han hecho posible que vastas regiones del país crezcan a tasas asiáticas, pero las viejas estructuras políticas y sociales han preservado cacicazgos y, con ello vastos espacios de pobreza. No ha habido un gobierno capaz de romper obstáculos: el problema no es el modelo económico en sí, sino los impedimentos políticos que mantienen a estados como Oaxaca y Chiapas paralizados. La disyuntiva no radica en reconstruir el pasado manteniendo lo bueno del presente, algo imposible, sino en cambiar los vectores actuales para hacer posible el desarrollo. Y este es el gran desafío político hacia adelante.
La paradoja de esta elección radica en que las regiones que sufren son aquellas en las que el modelo económico tan criticado no ha sido implementado. La inequidad y la pobreza son producto de intereses intrincados: cambiar esa realidad implica un cambio de régimen con dos características: un gobierno moderno y funcional y un régimen de legalidad.
La nostalgia, dice un religioso, "es una forma de indulgencia. Como todos los miembros del clero saben, las indulgencias vienen con un alto precio".
@lrubiof

@#
La oposición del aire/Juan E. Pardinas
Reforma 01 Jul. 2018
Hoy, por primera vez en 85 años, l@s mexican@s votaremos por integrantes al Congreso que podrán ser reelectos de forma consecutiva. La reforma política de 2014 enmendó una prohibición que existía desde 1933. Los senadores podrán ser electos por dos periodos consecutivos de seis años y los diputados por cuatro periodos de tres años. Escoge con cuidado. Los nombres que cruces en las boletas al Poder Legislativo podrían permanecer en su curul hasta el año 2030.
En 1972, cuando el PRI tenía el monopolio absoluto del poder político, Jesús Reyes Heroles era el líder de aquel partido que lo gobernaba todo. En un discurso en Aguascalientes, don Jesús sentenció: "No queremos luchar con el viento, con el aire; lo que resiste apoya. Requerimos una sana resistencia que nos apoye en el avance político de México". El hombre sabio del viejo PRI advertía con este aforismo los enormes riesgos de un gobierno sin una oposición firme a su propio poder.
Durante los mandatos de Luis Echeverría y José López Portillo (1970-1982) se tomaron algunas de las peores decisiones de política económica en la historia de México. En aquellos años del antiguo presidencialismo, la dirección del viento y el mal clima eran de los pocos factores que no estaban controlados por la voluntad presidencial. A la hora de endeudar al país, al momento de aprobar presupuestos con gastos irracionales, las disciplinadas mayorías del tricolor en el Congreso acataban la señal que venía de Los Pinos. Desde 1997, cuando el PRI perdió el control absoluto del Poder Legislativo, México no ha sufrido las clásicas crisis económicas de fin de sexenio por un irresponsable manejo de las finanzas públicas.
En una democracia civilizada, los adversarios no deben darse el trato de los enemigos. Para un Presidente, los conformistas silenciosos o los aduladores pueden resultar más dañinos que el rival más estridente. Un gobierno sin contrapesos pierde la noción de sus propios puntos ciegos. Enrique Peña Nieto no supo leer las señales de su sexenio. Alguien en su círculo más íntimo lo convenció de que el encono social por la corrupción y la impunidad sería una molestia pasajera. Los escándalos de su gabinete fueron empujados debajo del tapete, como quien quiere esconder a un elefante ocultándolo con un pañuelo. ¿Qué hubiera pasado si la presión del Congreso hubiera incitado al presidente Peña Nieto a sacar las frutas podridas de su gabinete? ¿Dónde estaría hoy el PRI si se hubiera atajado la voracidad cleptocrática de sus gobernadores a la luz del primer escándalo? El hubiera es el verbo de las hipótesis que jamás se cumplieron. Con oposiciones débiles o inexistentes, un gobierno queda a la merced de su máximo potencial de torpeza. No se pueden endosar los yerros del sexenio a los partidos de oposición, pero esa resistencia de la que hablaba Reyes Heroles hubiera ayudado a corregir equívocos y agravios.
Un Congreso corrompido por la opacidad y las dietas discrecionales representa la misma oposición que una brisa ligera. Esta semana, Reforma publicó la investigación sobre una banda de crimen organizado que opera desde el Congreso de San Luis Potosí. Los integrantes de esta red delincuencial son los propios diputados estatales de todos los partidos políticos. ¿El Congreso de San Luis Potosí representa la excepción o la regla de conducta esperada para los legisladores federales y estatales? El reciente escándalo de la senadora Layda Sansores es sólo una paja en el pajar. México necesita de un Congreso que ponga un alto cuando el buey ronde los bordes de la barranca. Tú puedes ayudar a construir ese Congreso con tu voto. El esfuerzo por tener Congresos más transparentes y honestos requiere de la presión y la participación cívica, mucho más allá de la jornada electoral.
@jepardinas
#
Es la hora de decidir por México/Heriberto M. Galindo Quiñones
La Jornada, 
Hoy se celebrarán en nuestro país las elecciones más importantes y competidas de la historia, tanto por la dimensión alcanzada en todos los órdenes cuanto por el significado que entraña en términos del devenir histórico y de la disyuntiva que está por definirse en unas cuantas horas más.
Esta noche se conocerá la verdad política de la mayoría de los mexicanos: o se vota por un modelo democrático progresista, moderado, pero de avances estables, sustentados, graduales, planeados y programados, responsables y serios, acordes con los cánones actuales que marca la evolución del mundo desarrollado, en medio de la globalización y de la interdependencia imperantes, o se vota por la búsqueda de un cambio de paradigmas –que tiene sus razones por las injusticias y por los desequilibrios lacerantes–, pero que está más a tono con un populismo radical –por cierto en desuso por sus nefastos resultados– y con la rebeldía antisistémica que impera en gran parte del mundo, sustentada en el comprensible hartazgo social generado por la desigualdad, la injusticia, la corrupción, la impunidad, más por los errores del gobierno y del partido en el poder.
Estas lamentables situaciones han lastimado y ofendido a un segmento importante del electorado y se corre el riesgo de que ello pese más que el razonamiento en el momento de sufragar, pues hay un malestar indiscutible en parte de la población, la que no valora los logros y los éxitos de la actual administración, como son las reformas estructurales, la magna obra en infraestructura, el empleo y los avances en salud, educación, el campo y en el combate a la pobreza extrema.
Las opciones que el electorado tiene para hoy, frente a sí, son los proyectos de los candidatos José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya.
Esta misma noche habremos de saber cuál fue la decisión de las mayorías, cuya determinación habrá de respetarse conforme a derecho, con el poder del sufragio y en aras de fortalecer a las instituciones responsables, gane quien gane y siempre bajo el imperio de la ley.
Su majestad el electorado habrá de imponerse de manera mayoritaria y contundente, y nadie más intervendrá ni afectará en el trabajo limpio de más de un millón de personas que colaboraron con el Instituto Nacional Electoral, que garantiza que no hay lugar para el fraude.
En las urnas, en esta ocasión, no solamente se elegirá al próximo presidente de la República, también a gobernadores, alcaldes, regidores, senadores, diputados locales y federales, pero sobre todo se votará por un modelo de desarrollo que significará, en mi opinión, avance o retroceso, estabilidad o inestabilidad, y el tiempo lo dirá.
Sin negar méritos a los contendientes, sin inquinas, odios o fobias, tratando de ser objetivos dentro del atroz subjetivismo que se vive en la política; conociendo muy bien el pensamiento y el carácter de los tres más importantes aspirantes presidenciales y, por el bien de México, yo apuesto por comicios pacíficos y civilizados; por el voto razonado, reflexivo, responsable y útil en favor de quien garantice patriotismo, visión y amor sincero a México, capacidad, seriedad, estabilidad, equilibrio, rectitud, respeto, progreso, honradez y justicia, y de quien, según los lectores y los electores, sea lo mejor para las y los mexicanos.
Sin asumir actitudes sectarias o discriminatorias basta comparar propuestas, trayectorias, desempeños, resultados, conductas y actitudes de los candidatos, y que sea la gente quien examine los pros y los contras.
Dejemos que nuestro pueblo escoja de manera consciente y elija con tranquilidad y con ponderación, sin manipulación y sin presión, sin coraje, sin despecho, sin odios, con simpatía y con afinidad, por supuesto, pero siempre pensando en la grandeza, la justicia y el avance de la democracia.
Seamos justos en el juicio, sobre todo antes de tomar las decisiones políticas tan importantes del día de hoy: propongo que no se culpe de los errores y de las fallas existentes tan señaladas a quien no es culpable. Que no se endilguen los desprestigios del partido político que lo postula a quien no es su militante aunque sea su prestigioso abanderado.
Los tres aspirantes tienen derecho a competir por la posición más importante de la República.
Dejemos entonces que el electorado los evalúe, los compare y elija en libertad y en paz. Pugnemos por que por encima de intereses particulares, de partido o de grupos imperen el interés y el bien de la República. Que así sea.
#
La literatura y las estrellas/Mario Vargas LLosa
El País, 
Domingo, 01/Jul/2018El punto más alto en La Palma (Islas Canarias) está a unos 2.400 metros, en el Roque de los Muchachos, unos roquedales que a la distancia y con algo de imaginación parecen figuras humanas. Aquí se respira un aire tan puro como el de Arequipa, la tierra en que nací, y es muy hermoso contemplar, allá abajo, a nuestros pies, una alfombra de nubes que se extiende como un mar en todas direcciones hasta el remoto horizonte. Pero lo más pintoresco del lugar acaso sean unos cuervos sociables que posan con coquetería para las fotografías de los turistas a cambio de un puñado de comida.
Al parecer este pedazo de tierra tiene la atmósfera más diáfana de Europa y acaso del mundo y eso explica la existencia del Observatorio, compuesto de enormes telescopios nocturnos y solares construidos en esta cumbre por diversos países, y que, desde mediados de los años ochenta del siglo pasado, atraen aquí astrónomos de todo el planeta. Son seres extraños, que duermen de día y trabajan de noche, y que, como los vampiros, operan en las sombras y la luz que los guía no es de este mundo sino la de allá arriba, muy arriba, quiero decir la que emiten o emitieron hace millones de años los astros que navegan (o navegaron antes de desaparecer) por el infinito universo.
Si la belleza de esta isla, una de las más pequeñas de las Canarias, con sus bosques, playas, cerros y parques naturales es grande durante el día, el verdadero milagro se produce al caer la oscuridad, cuando el cielo se va poblando de una miríada infinita de estrellas, constelaciones, planetas, luces que chisporrotean y se apagan y se prenden y, como en el Aleph borgiano, uno toma la tremenda conciencia de que allí, encima de su cabeza, tiene al infinito universo. La cosa es todavía más espectacular cuando, con ayuda de las lentes de los telescopios, se empieza a navegar por los espacios siderales y a acercarse a aquellos bólidos y, por ejemplo, se tiene la sensación de ser un astronauta que se pasea por el cielo rugoso de la Luna, entre cráteres gigantescos, obra de los aerolitos que la han ido bombardeando a lo largo de los millones de años de existencia que tiene aquella aglomeración de planetas.
Creo que en los dos días apenas que pasé allí he aprendido más cosas que en todos los otros viajes que he hecho en mi vida. Por ejemplo, que nada se parece tanto a la literatura como la astronomía porque en ambas la imaginación es tan importante como el conocimiento y que, sin aquella, éste no progresaría en absoluto. Los astrónomos que hay en el Observatorio y, en especial, su director, el profesor Rafael Rebolo López, armados de paciencia y sabiduría, dan elocuentes respuestas a todas mis preguntas, que siempre me suscitan nuevas preguntas y, de este modo, la conversación salta la débil frontera que en esta disciplina separa (y a menudo confunde) la física de la metafísica.
¿No es abrumador y paralizante trabajar en un dominio que abarca el desmesurado infinito, el tiempo sin tiempo que es la eternidad? Sí, tal vez. Pero, para evitar aquella parálisis, ha surgido la teoría del Big Bang, que pone un punto de partida —una explosión de la materia ocurrida hace más de trece mil millones de años y que prosigue su eterna expansión por el espacio sin término— a esa eternidad y, aunque ambos conceptos sean incompatibles, permite a los científicos trabajar con menos incertidumbre. ¿Y si la teoría del Big Bang es popperianamente “falseada” en un momento dado? Surgirá otra que rectificará lo alcanzado hasta el momento y permitirá progresar por una vía distinta. ¿No es esa la historia de todas las ciencias, sin excepción?
¿Han llegado los astrónomos a encontrar vida, o síntomas de vida, en algún otro astro del universo? No, en ninguno. Pero esto no permite afirmar de manera definitiva que sólo la Tierra tiene semejante privilegio, entre otras razones porque los científicos sí han encontrado en astros diseminados en distintos puntos del espacio casi todos aquellos constituyentes necesarios para la vida. De modo que semejante descubrimiento —tener parientes en algún rincón perdido del universo— podría ocurrir en algún momento del futuro. ¡Y a ver si esos humanoides venusinos o marcianos se parecen a los de la ciencia ficción o son más originales que los inventados por la fantasía literaria!
¿Qué posibilidades hay de que el pequeño planeta Tierra desaparezca por el impacto de un gigantesco aerolito que sería miles de veces más grande que el que cayó por Siberia hace más o menos un siglo devastando un enorme territorio? Muchas, si se tiene en cuenta que muy a menudo se registran en el espacio sideral accidentes, es decir, hecatombes gigantescas que resultan de desvíos de sus órbitas, o de falta de órbitas, en las trayectorias de ciertas formaciones díscolas; y pocas si se considera que no ha ocurrido todavía en la larguísima historia registrada del astro terráqueo. Pero, desde luego que, como hipótesis, podría ocurrir mañana y devolver todo lo que existe en nuestro entorno a la nada de la que salió hace algunos milloncitos de años. Vistas desde la perspectiva de las estrellas, qué estúpidas y mínimas parecen las guerras y todas las violencias de que está impregnada la historia de la humanidad.
Pregunto al grupo que me rodea qué porcentaje de astrónomos es creyente y, luego de cambiar pareceres, me dicen que probablemente un veinte por ciento; los demás son agnósticos o ateos. Uno de estos amigos se apresura a marcar la diferencia: “Yo soy creyente”. Y añade: “Y me siento perfectamente cómodo compatibilizando mi religión con todo lo que descubre o descarta la ciencia”.
Es cierto lo que dice, sin duda, y debe serlo también para esa quinta parte de astrónomos cuya fe resiste a ese cotejo cotidiano a que están sometidas sus creencias religiosas con las revelaciones —no sé si llamarlas estupendas o terribles— que les hacen las estrellas. Pero yo entiendo mejor a las otras cuatro quintas partes de científicos a los que su diario trabajo sumerge en dudas y vacilaciones respecto a las ideas propagadas por las religiones sobre el ser supremo que habría creado todas aquellas constelaciones y todo lo que existe. Porque qué pequeñitos resultan los dioses que los seres humanos adoran o han adorado enfrentados a este abrumador espectáculo milyunanochesco de billones de billones de estrellas sembradas a lo largo de un espacio sin fronteras, gravitando y sosteniéndose mutuamente, arrojando luz o recibiéndola, y qué pobres las explicaciones de las religiones inventadas para estas inexplicables preguntas: ¿cómo fue posible todo esto? ¿Pudo ser puro azar, conjunciones y constituciones misteriosas como casualidades, las que, de pronto, en ese universo helado hicieron brotar la vida, aquí, en ese planetita sin luz propia que es el nuestro? ¿Es más o menos convincente que fuera no el azar sino un ser superior, dotado de infinita sabiduría, el que, tal vez aburrido de su eterna soledad, creara esta maravilla tenebrosa que es la historia humana? Las mejores respuestas —las más bellas e imaginativas— a estas preguntas, posiblemente no estén en las estrellas ni en la religión, sino en la literatura.

No hay comentarios.: